miércoles, 9 de noviembre de 2011

URDANGARIN EN LA CUERDA FLOJA



Cuando Urdangarín -al que muchos llaman ya Hurgardarín- y su esposa, la Infanta Cristina, comenzaron a vivir como ricos, por encima, incluso, de la falsa discreción de la Casa Real muchos ya intuíamos que este hombre podría estar sacando tajada de sus estatus de miembro de la Monarquía española. Lógicamente, eran presunciones aunque no es fácil justificar la compra de un palacete de precio tan elevado en la exclusiva zona barcelonesa de Pedralbes de la noche a la mañana por muy miembro de la Casa Real que se sea.
Lógicamente, en este país hipócrita como pocos, nadie en su sano juicio que se gane la vida con el periodismo iba a ponerse en contra de la influyente monarquía española, pero llegó la crisis, llegó la indignación, la proliferaron las redes sociales, las bitácoras en Internet, y lo que parecía intocable hace unos años ya no lo es tanto.
Pero además, se da la circunstancia que mientras media España naufraga para llegar a final de mes y muchos ven como están perdiendo su trabajo y su casa, los miembros de la realeza española siguen a lo suyo, tirando de chequera -es decir, presupuesto público- y poniéndose el mundo por montera. Parecen decirse unos a otros que ellos han nacido para ser reyes y divinos y nadie puede quitarle ese privilegio estemos en la Edad Media o estemos en una madura democracia.
Y, claro, con esa autoestima por las nubes la frontera entre lo legal y lo ilegal es tenue.
Jesús Cacho en varias de sus obras denunció en su día los tejemanejes del Rey. Sus negocios, sus amistades peligrosas escogidas entre los expresidiarios más famosos del reino -Conde, De la Rosa, Colón de Carvajal-. Después vinieron más libros de osados periodistas que ponían en solfa los privilegios reales, entre los que se encontraba gente rigurosa como Josep Carles Clemente, el José Miguel Abad o el excoronel Martinez Inglés.
Esos libros y otros más poco a poco fueron abriendo ese caparazón real y rompiendo ese pacto de silencio de algunos medios de comunicación, que aún se mantiene (yo mismo fui invitado en un artículo a que no citara la Casa Real cuando en una ocasión escribí sobre el abuso del dinero público).
Eran tiempos de tira y afloja acerca de esa orfandad informativa que siempre ha rodeado a Zarzuela en asuntos de dinero público.
A día de hoy aún no sabemos a qué se destinan esos casi nueve millones de euros que anualmente se presupuestan para la Jefatura del Estado y seguimos sin conocer la cantidad total de dinero que se necesita para mantener la monarquía hereditaria. Es decir, no sabemos cuando pagan de su bolsillo y cuando cargan la factura a las arcas públicas (en ese sentido, estoy harto comprobar en mis viajes por España cómo en establecimientos exclusivos ya se dediquen a fabricar el mejor chocolate o a hacer la mejor vajilla, siempre añaden, de forma invariable que la Casa Real son clientes suyos).
Pero hay un punto de inflexión que podría haberse producido hoy con la noticia sobre el informe de la Fiscalía Anticorrupción del Tribunal Superior de Justicia de Baleares que avala el juez José Castro en un auto: el yerno del Rey podría ser imputado -aún no lo está- por un asunto de desvió de fondos públicos perteneciente al caso Palma Arena.
Me he dedicado a visitar varios foros y comentarios de noticias y, lógicamente, están que arden incidiendo la mayoría de opiniones y comentarios en un asunto clave: se pregunta casi todo el mundo si Urdangarín será tratado judicialmente en los mismos términos de igualdad que cualquier ciudadano.
Lógicamente, conociendo cómo funciona este país y la hiperprotección con que cuentan políticos y demás personajes públicos, la mayoría considera -incluido quien esto suscribe- que el poder judicial en este asunto no demostrará que es independiente.
Sin embargo hay un dato clave que hoy comentaba con algunos compañeros de trabajo: hasta hace pocos años ni tan siquiera era posible conocer si algún miembro de la Casa Real estaba relacionado con alguna trama de corrupción.
Hoy este asunto ha sido publicado en todos los periódicos generalistas, incluso en esos que aún mantienen el pacto de silencio.

3 comentarios:

  1. Hola,buscando información en Internet me he encontrado con tu blog y sobre esta crítica del Urdangarín, con la que estoy de acuerdo.
    Precisamente hoy la Casa Real da indicios sobre dejadlo colgado, tal y como ya decías en otro artículo.
    Juan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me apuesto lo que quieras a que a él personalmente no lo condenan. El suegro borbón tiene mucho poder.
    Ahora bien , es probable que le traiga consecuencias personales, se habla de un posible divorcio de la Cristi.
    Ayer oía a uno de esos depredadores-carroñeros de las vidas de los famosos, sentenciar: "los yernos acabarán con la monarquía" , y yo añado y la "nuera" esa si que tiene peligro.....menuda pájara. SaludoSS.

    ResponderEliminar
  3. Juan, como bien dice Alfredo y mantuve yo esto huele a divorcio. La monarquía siempre saca el cuello en los naufragios.
    Es cierto Alfredo, buena pájara esta Leticia que lucía palmito como republicana. Igual es una infiltrada...

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...