Mostrando entradas con la etiqueta FORERUNNER. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta FORERUNNER. Mostrar todas las entradas

05 agosto 2013

TODO TIENE SU CICLO

Hace poco tiempo, una buena mañana de sábado entrenaba plácidamente. La mañana era bonita en la Vega, iba muy cómodo y me gustaba el ritmo que llevaba, más que nada por las sensaciones, así que hice un pequeño calculo sobre los kilómetros que podía llevar recorridos. Acababa de atravesar la pedanía santaferina de Pedro Ruíz y me dirigía a Fuente Vaqueros. Entonces fue cuando consulté el Forerunner y comprobé con estupor que la pantalla se había apagado. Me extrañó porque aunque en ocasiones he olvidado ponerlo a cargar en el ordenador, en aquella ocasión estaba totalmente seguro que cuando lo desperté de su base aparecía la leyenda 'batería cargada'. Lo intenté conectar de nuevo pero ya no fue posible, así que hice todo el recorrido sin conocer exactamente el ritmo ni la distancia. Por suerte era una ruta que conocía bien y podía ir calculando los kilómetros recorridos con poco margen de error. No tenía por qué aflorar la tragedia. No ese día. 

Cuando llegué a casa lo volví a acostar en su base de carga pero el dispositivo no era reconocido por el ordenador y me dije: tienes un problema. Extraño porque tan sólo llevaba con la nueva batería un año. Lógicamente, como hacemos todos, busqué las causas de la avería en Internet. 
Lógicamente, encontré averías y soluciones de todos los colores y en algún caso la avería -que no la solución- era similar a la de mi aparato. Lo reseteé siguiendo las instrucciones de la marca, pero el Forer continuaba dormido. Lo siguiente que hice fue pedir un RMA a Garmin, que me contestó en pocas horas dándome un presupuesto aproximado. Lo dejé estar y me fue de vacaciones. Lo meditaré en estos días, me dije. 
Y lo medité. Nada más llegar a casa ya había adoptado una decisión: buscaría en el mercado, otras marcas a ser posible y fue así como me topé con mi nueva adquisición, que llegará mañana y eso mereceré una nueva y floreciente entrada.
¿Que he hecho con los restos del mio, es decir, con el Forer bloqueado, la cinta cardíaca y demás accesorios? Puse un anuncio en Internet; y como no he sido particularmente lucrativo en el precio y he sido totalmente sincero con la situación en la que se encuentra el aparato, rápidamente alguien que necesitaba una cinta cardíaca -y probablemente, la intención de repararlo (hay gente manitas por ahí. No es mi caso)-, se ha hecho con él. 
El importe por él obtenido supone tan sólo un 22% de lo que cuesta el nuevo, pero estoy satisfecho con el trabajo realizado por el Forer en estos últimos años. Ha cumplido su misión sobradamente y lo considero plenamente amortizado. Además, no se ha ido dando un portazo.
¿Se van las personas, por qué no se iban a ir los aparatos? Todo tiene su ciclo, su principio y su final. Es algo que conviene entenderlo lo más antes posible.        

23 junio 2012

EN LA MUERTE DE UN AMIGO (METAFÓRICAMENTE HABLANDO)

De humor negro se podría considerar el título de la entrada de hoy. Porque aunque inanimado este amigo que se ha ido o está a punto de hacerlo ha sido muy comunicativo, fiel como él solo, obstinado en su trabajo, silencioso, comprensivo, serio, riguroso, atento, está siempre ahí....en fin todo esos atributos que uno quisiera tener para un amigo, o bien, los que uno quisiera que tuviera su mejor amigo.
Se trata del Forerunner 305, no demasiado agraciado físicamente y enorme, aunque llevadero, que me ha acompañado durante dos años y medio bajo la lluvia, la nieve, el intenso sol y las duras competiciones. Ese tiempo es lo que ha dado de sí la batería. Aún lo uso, pero raro es el día en el que la inscripción de batería baja no aparece antes del kilómetro siete, para detenerse en el nueve, en el diez o como mucho en el once, como ha sido el caso de esta tarde, en la que me he atrevido a salir a correr a las siete y media para no perderme todo el partido ante Francia y, para tal fin, no se me ha ocurrido elegir otra ruta que una rocosa, árida y dura que transcurre en parte por mitad de unos olivos, donde el running se convierte en trail, para posteriormente llegar a Pinos Puente y volver a Caparacena. Pero he de reconocer que no quería perderme las sensaciones de correr entre los polvorientos, rotos y asimétricos carriles entre los olivos bajo un sol de justicia. Y como ya barruntaba, el calor ha hecho mella, mucha mella. Sin líquido que beber a mitad del recorrido, los últimos kilómetros se han convertido casi en un problema. No en vano he corrido con 37 grados y calor picador. Y hasta de eso ha parecido tomar conciencia muy buen amigo, al cual le quedan unos días de vida antes que practique con el la eutanasia, ya que hoy, por la razón que sea, su batería ha durado más que en otras ocasiones. Ha habido un claro gesto de solidaridad que hoy ha sufrido de verás. Como si quisiera marcharse con la cabeza bien alta. 
Y mientras corría, contando ya cada paso para llegar al final del recorrido, pensaba que un Forer es una gran inversión para un corredor habitual. Una sencilla operación aritmética me ha llevado a la conclusión que el Forerunner 305, que compré en enero de 2010 me ha sido muy rentable en términos de uso y aprovechamiento de sus  altas prestaciones, ya que su precio se ha amortizado a razón de unos 5€ mensuales, lo que podría suponer un raquítico gasto de unos 30 céntimos de euro por cada salida. Pocas aficiones dan tanto por tan poco. 
Ahora tomará su relevo un hermano mayor mucho más caro y con mejores prestaciones, el Garmin Forerunner 910 XT, que será el que adquiera gracias a los buenos consejos de Alfredo y a las muchas y buenas referencias en la web. Es un aparato del que hablaré largo y tendido, pero del que hay que decir que actualmente es la gama alta de la familia Forer y que está concebido para un rendimiento mucho mayor del que yo le daré -Triatlón-, pero me interesa su precisión, su amplia pantalla y su sus sofisticadas prestaciones. Además, la vida útil de su batería no tiene nada que ver con la del 305, por lo que en términos de rentabilidad -a pesar de su elevado precio- será aún más interesante que éste.