Mostrando entradas con la etiqueta DIEGO HURTADO DE MENDOZA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DIEGO HURTADO DE MENDOZA. Mostrar todas las entradas

24 marzo 2022

LIBRO: LA GUERRA DE GRANADA, DE DIEGO HURTADO DE MENDOZA (1503-1575)


Leo en estos días el libro Guerra de Granada, de Diego Hurtado de Mendoza, que tuvo lugar sobre todo en la zona de la Alpujarra granadina y almeriense entre 1568 y 1571. Un testimonio directo porque el autor participó en ella. Fue, digamos el último coletazo, el último intento, en este caso de los moriscos, descendientes de aquellos moros expulsados por los Reyes Católicos, para intentar cimentar de nuevo el dominio musulmán, estando ya en el poder Felipe II. La cosa se desmadró gracias a la voluntad e interés de un descendiente noble de los expulsados, Fernando de Válor, reconvertido en Aben Humeya. Se trató de una guerra muy cruenta, en realidad, como todas las guerras. Estoy leyendo el libro original, tal y como lo escribió el eximio escritor granadino del Siglo XVI y tal como era el castellano en ese siglo. A veces cuesta entenderlo, por lo que es fácil perder el hilo, pero prestando atención y a veces releyendo se entera uno muy bien de lo acontecido y asiste en primera persona a cómo era Granada, la Vega, La Alpujarra y muchos de los pueblos que hoy conocemos, como Padul, Dúrcal, Órgiva, Adra, Berja, Guadix, y un largo etcétera. Y eso ha hecho que recuerde este artículo que escribí para Ideal en clase, dirigido por el gran Antonio Arenas, sobre el Castillo de Belillos -actualmente denominamos Velillos, con v-, ubicado a la salida de Pinos Puente, en dirección a Los Montes Orientales o bien en dirección a la provincia de Córdoba. Lo acaecido en lo que cuento del Castillo de Belillos fue siglos antes, pero todo está unido en este conflicto que comenzó mucho antes de la expulsión de los moriscos. El grabado que acompaño es un dibujo que hizo un viajero, creo que del siglo XVI o XVII, sobre los restos del Castillo en el Cerro de los Infantes. Muy ocultos, o casi inexistentes, pero aún quedan algunos.

AQUÍ EL ENLACE DEL CASTILLO DE BELILLOS