Mostrando entradas con la etiqueta MBT. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MBT. Mostrar todas las entradas

04 marzo 2013

VIDA DESPUÉS DE CORRER

El pasado sábado cumplí lo previsto: una sesión corta y suave de MBT. Finalmente fueron 22 los kilómetros recorridos, pero lo importante no era eso, sino contactar con la naturaleza y poner en marcha el cuerpo para evitar su oxidación. Finalmente dará igual qué hagamos o no, lo importante es que hagamos algo para no caer en el despropósito que supone la inactividad, que también es un hábito, aunque no lo creamos. 
Al día siguiente, sabedor de que no iría a Loja y que tampoco podría correr aunque fuera suavemente, opté por andar por una zona de monte, intentando no forzar demasiado. 
Y mientras andaba por el monte, en la soledad de la naturaleza, con la sola presencia de los pájaros invernales, consideraba que no era mala solución cuando el organismo ya se sienta incapaz de trotar por esos caminos de Dios. 
Y es que al final, todos somos animales de costumbres e igual que hacemos del correr un hábito insustituible, ese mismo hábito se adueñará de otras actividades, ya sea montar en bici o andar por el monte.
Sin embargo, el correr siempre está presente -es un hábito ya muy arraigado- y a partir de mañana comenzará esa nueva recuperación clínica -que llevará con el tiempo a otra nueva lesión-; de hecho, ganas tengo de correr por este excelso sitio por el que ayer anduve: 


Estas veredas entre pinos serán un excelente sitio fortalecer las piernas....
.....y la recompensa será ésta.  


02 marzo 2013

HACIENDO LOS DEBERES

Estoy haciendo los deberes, en cuanto al proceso de recuperación se refiere. Hacer los deberes y recuperar son conceptos inextricables y conviene que vayan de la mano. Nada se consigue perdiendo la cabeza en esto de las lesiones. Tienen su recorrido, su tiempo, su proceso y hay que cumplirlos de forma escrupulosa. 
Pero ocurre que en ocasiones consideramos que ya estamos listos para correr porque cuando no nos exponemos al ejercicio, el dolor, por lo general, no suele aparecer, pero sigue ahí, agazapado como un animal herido a la espera de lanzarse sobre su pieza porque sabe que es la última oportunidad que le queda para seguir sobreviviendo. Sé que puede parecer  una metáfora excesiva, pero es cierto que una lesión suele ser como un animal herido. 
Por tanto, sigo con mi proceso pausado y ordenado: crioterapia los tres primeros días -seguirla más allá de 72 horas en lesiones normales no suele ser efectiva-, Traumeel desde el primer día y, sobre todo, no correr. Sin embargo, para alejarme de la oxidación sí continuo con alguna leve sesión de elongamiento muy suave y abdominales casi a diario; y ya hoy haré mi primera sesión suave de MBT con tan sólo 21 kilómetros de pedaleo, porque consideramos que con el pedaleo no forzamos demasiado y, sí, es cierto, pero tampoco hay que pasarse ya que aunque el gemelo no sufra el impacto del terreno sí trabaja con el continuo pedaleo, principalmente, en las cuestas.
A fuerza de lesiones -son ya unas cuantas en la misma zona- he llegado a detectar, sin necesidad de probarme corriendo, cuando estoy ya listo para correr y cuando no. Es algo que aprecias interiormente; hay una sensación extraña que te transmite ese dato. Y el dato que detecto no es otro que debo esperar algún tiempo más, toda vez que -además- aún no me han asignado clínica deportiva que me pueda atender. He recibido ya dos llamadas del seguro que gestiona la Federación de Atletismo en Granada y siempre me dicen que intentan concertarme una cita y no hay forma porque hay clínicas que no cogen el teléfono ¿La razón? No puede ser otra que la que ya me apuntaron en la clínica a la que acudí el año pasado: pagan mal, tarde y poco. A ver si hay suerte y la próxima llamada -y la tercera clínica ya- es efectiva.
Por tanto, que sirva esto como una denuncia expresa o tácita sobre el mal funcionamiento que hay en este asunto y que nos afecta a tantos corredores federados ¿Culpa de la Federación? ¿Culpa del seguro contratado? ¿Culpa de las clínicas adscritas? Conviene conocer qué ocurre. 

25 febrero 2012

UNA RUTA EN MTB ASEQUIBLE Y AGRADABLE

A continuación os mostraré una amena ruta hecha en MTB en la excelente mañana del sábado. Para quienes frecuentéis los pedales deciros que es una ruta corta de 20 kms., que transcurre entre Pinos Puente y Tiena, para volver a la primera localidad. 
Esta ruta es muy frecuentada por ciclistas de toda clase ya que se trata de una carretera provincial, recién arreglada, además y el tráfico es bajo. No tiene una dificultad muy alta, a excepción de la subida a Tiena de un kilómetro y medio aproximadamente. De hecho, es también fenomenal para ponerse "fino" corriendo y yo la he frecuentado cuando he estado preparando pruebas duras como es la prueba del Veleta. En aquella ocasión la dureza fue mayor porque llegué hasta el Castillo de Moclín, que es otra historia. 
Por tanto, os dejo este reportaje fotográfico, que recoge  algunos motivos de esta bonita ruta que es una transición entre dos comarcas granadinas muy diferentes entre sí: la Vega y los Montes Orientales. 

Estamos al comienzo de la ruta, segundos después de pasar las instalaciones deportivas de Pinos Puente. Al fondo a la izquierda hayamos el Cerro de los Infantes, lugar en el que se hallaron las ruinas de lo que fue la antigua ciudad íberoromana de Ilurco, que también fue escenario de encuentros bélicos entre castellanos y árabes, años antes de la Toma de Granada.
  
Estamos en el lugar más próximo al río Velillos, junto a la antigua ciudad íbero-romana de Ilurco, que está en el otro margen del río. 

Esta fotografía refleja la muy conocida Media Luna de Búcor, una obra civil muy antigua, que data de la etapa musulmana, si bien fue reconstruida posteriormente.   

Este el cruce de caminos que nos conducirá -en función de la dirección que elijamos- a Olivares -que se ve al fondo- Tiena -que es de donde vengo- y Pinos Puente a la izquierda -hacia donde me dirijo-. 

Justo en el cruce que antes señalaba se encuentra el panel informativo de la Ruta del Califato, dentro de "El Legado Andalusí", que indica las direcciones de las localidades integrantes de esta ruta.  

Ya me encuentro en la Fuente de Tiena, donde hay que reponer fuerzas tras subir el duro repecho que conduce a esta localidad. El agua es cristalina y está fresquísima. Realmente Tiena es un remanso de paz y tranquilidad.


Es muy importante tener amigos en todas partes, que te reciban con hospitalidad.

El Cortijo de Enmedio está justo en el límite entre el municipio de Pinos Puente y Moclín, si bien pertenece a este último. Fue muy mediático en su día por ser un paradigma de la fallida reforma agraria de la Junta de Andalucía. De hecho, aún existen algunos programas públicos agrarios que se anuncian a la entrada del Cortijo. 

Tras pasar Búcor en dirección a Pinos Puente, nos encontramos el Cortijo de las Tres Hermanas, que es un recinto bucólico. Al fondo se yergue el Cerro de los Infantes, de pasado tan glorioso.

Se trata del Cortijo de las Tres Hermanas al que me refería en la fotografía anterior.