lunes, 28 de noviembre de 2011

CINE: MIDNIGHT IN PARÍS (2011)



Woody Allen vuelva a estar brillante en su última película, que escribe y dirige. Realmente es una película mágica que emana de una mente creativa y culta como pocas en el cine actual. Sin duda, su mente está instalada permanentemente en la creación.
Tal vez sea cierto que en París pueda ocurrir cualquier cosa que esté relacionada con el arte. Lugar de especial inspiración para escritores, para pintores, para escultores... ¿Que tendrá París?
Una pregunta que parece hacerse Woody Allen y que consigue explicar tan bien.
Desde luego ha sido ha sido delicia poder volver a los años 20 o incluso a finales del siglo XIX para contemplar un país anegado de arte, inspiración y bohemia.
La fotografía no puede ser más conseguida, conseguida con -seguramente- los mejores planos que ha podido encontrar de la capital francesa.
(¡Ay, la lluvia en París!)
Nunca hemos encontrado - y es mucho decir- a un Woody Allen tan prolífico y certero como en sus últimas películas.

2 comentarios:

  1. En la versión original de la película Dalí hace un guiño a Buñuel diciéndole en castellano "Oye, Buñuel, oye" -o algo parecido- que puso Woody por lo de la sordura de Buñuel jajaja! (hace poco comentando la película salió el tema, yo no tenía ni idea) pero no sé si te fijaste en una extra del mercadillo a la que se le caía la chaqueta y se echó las manos a la cabeza diciendo "madre, lo que he hecho!"

    En pocas palabras, fue un placer verla! Ernest Hemingway muy bien logrado y vaya con Dalí... RINOCERONTE! Owen... no sé, le faltaba algo pero fue tremenda!

    ResponderEliminar
  2. Andsha, no, no me fijé en ese detalle.. hay tantos, lo que demuestra la esponteneidad de Woody Allen a la hora de rodar y la originalidad de incluir escenas -menores-fallidas.
    Sí, me pareció impresionante todo ese carrusel de personajes y la especial dedicación hacia los españoles. Me maravilló la presencia de Scott Fitzgerald.
    Lo del rinoceronte le salió a la perfección a Adrien Brody en el papel de Dalí.
    Sin desperdicio.Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...