Mostrando entradas con la etiqueta MEDICINA DEPORTIVA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MEDICINA DEPORTIVA. Mostrar todas las entradas

11 marzo 2011

SOBRE LA MEDICINA DEPORTIVA Y OTROS ASUNTOS


Esta tarde estaba la Vega particularmente hermosa. Caía una leve agua "gallega" pero no hacía frío y todos los elementos parecían estar de acuerdo y en armonía. Incluso mi lesión.
Ayer corrí ocho kilómetros con las Brooks Trance y las plantillas "Sorbothane Shock Stoppe Full Strike" -que es el nombre completo de la marca comercial- y las molestias fueron muy similares a los días anteriores. Pero hoy corrí con las Asics GT 2140 y las molestias han remitido casi por completo. Son unas zapatillas soberbias y con una amortiguación que sólo el Gel de Asics ofrece. Pero también es probable que esté mejorando rápidamente.
El caso es que he corrido un kilómetro más que ayer -nueve- y a un ritmo muy superior. Casi el normal en un entrenamiento medio. Además he puesto en práctica algunos ejercicios de técnica de carrera que ayer me aconsejaba en su consulta uno de los mejores médicos de Medicina Deportiva que tenemos en Andalucía. De hecho, es una suerte que lo tengamos en Granada y que yo por circunstancias relacionadas con mi destino profesional actual, lo tenga muy a mano. Es un privilegio sin duda. Pero merecen unas cuantas líneas las opiniones sobre mi lesión y los consecuentes consejos que ayer me dio este acreditado profesional.
En principio, indicaré que se trata de un médico de los que hablan con los pacientes, de enorme sustrato humanista y sencillez sorprendente a pesar de su trayectoria, prestigio y conocimientos. "Auscultó" mi pie y concluyó que no existe dolencia en Tendón de Aquiles -a pesar de mi insistencia- y probablemente tampoco fascitis, pero sí es probable que ésta pudiera producirse ya que la zona plantar la encontró rígida y poco relajada. De hecho -dijo- mis uñas negras (que están así desde que jugaba al fútbol, desde la pubertad) se deben a que los dedos de los pies se me elevan y rozan en la parte superior de la zapatilla. Se elevan por la tensión que existe en esa zona plantar. De ahí que el dolor del talón sea ostensible. Hay que relajar la zona porque en la pisada el pie se debe de comportar como un muelle y el mío no parece cumplir esa función. Has de hacer técnica de carrera y relajar esa zona, concluyó.
Luego hablamos de forma distendida y me mostró aún más su sabiduría. Por ejemplo ¿podríais suponer que subir una cuesta con los ojos cerrados es mucho más fácil? Este médico que conoce mucho sobre los elementos neurólogicos aplicados al deporte comprobó cómo el mítico jugador de baloncesto estadounidense Larry Bird -uno de los mejores lanzadores de todos los tiempos- lanzaba canastas de tres puntos con los ojos cerrados; observaba la canasta unos segundos antes de lanzar y cerraba los ojos: la mente se encargaba de medir la distancia y la potencia de su muñeca para llevar el balón al aro. "Corre un trozo de cuesta con los ojos cerrados y lo comprobarás. Yo lo hago". "Eso es peligroso", le repliqué. Obviamente hay que hacerlo durante algún tramo y en un lugar en el que no haya peligro. Hoy lo he probado y los resultados son más que sorprendentes.
Resulta que la visión de la cuesta nos cercena, nos desanima y la mente manda la información al resto del organismo. Esa información no es positiva y eso hace que subamos la cuesta con mala predisposición. Sin embargo, al cerrar los ojos la mente no adquiere ninguna mala influencia sobre las características de la cuesta y la mente se encarga de ejecutar el esfuerzo de forma más llevadera. Hoy lo he probado y, ya digo, es sorprendente. Pero, ojo, que podemos darnos una buena castaña. De hecho, yo he estado a punto de hacerlo.
Pero bueno, lo importante es que las molestias han remitido casi por completo y ya estoy casi preparado, pero -amigo Alfredo- no iré a Loja para evitar recaídas. Pero si todo va bien pienso prepararme para la Media de Baza con las máximas garantías.
Por cierto he pedido a UK las Saucony Triumph 7 de color naranja. Son unas zapas fantásticas.

Microrrelato: Hijo Predilecto (libro Pérdida y olvido)

 De mi último libro Pérdida y olvido extraigo este microrrelato.