Mostrando entradas con la etiqueta OTROS DEPORTES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta OTROS DEPORTES. Mostrar todas las entradas

08 abril 2011

CONTINÚA LA PASIÓN


No puedo comenzar esta entrada de otra forma que agradeciendo vuestro interés y palabras (y mucho me temo que un buen grueso de lectores de este blog aún no han leído esa catarsis). Porque comprendo el estupor que os ha producido la noticia. De hecho, yo fui el primero en experimentar ese estupor. Pero es bastante habitual que la iniciación en un deporte te haga experimentar esas nuevas sensaciones.
Ocurre que a lo largo de tu vida deportiva te aventuras a iniciarte en nuevos deportes y unos te enganchan y otros no. Recuerdo en una ocasión cómo tras correr unos cuantos kilómetros con mi amigo Paco - y estando ya la marcha consagrada en el deporte español-, ambos decidimos practicar unos kilómetros de marcha. Seguramente la técnica era desastrosa, pero aquella experiencia nos elevo. Sencillamente, se trataba de algo fantástico. No porfiamos en aquel empeño, pero a punto estuvimos de dedicarnos a ello; al menos nos conjuramos en esa promesa. Y qué decir de mis años de portero de fútbol. Un portero bastante irregular, según la opinión de la mayoría. Para muchos, un portero muy malo; y para otros -entre los que se encontraban técnicos que habían jugado en primer división, todo hay que decirlo- un portero con mucho talento. Sin embargo, poco me importaban aquellas opiniones ya que lo único que pretendía es hacer paradas espectaculares y rodar por los suelos (me motivaban particularmente los embarrados, que el césped por entonces estaba reservado a muy pocos).
Por no hablar de los años de ciclismo en ruta. Fueron los mejores años del ciclismo patrio. Años en los que Perico Delgado bajaba a tumba abierta las rampas del Joux Plane e Indurain subía impertérrito las rampas del Tourmalet sin levantarse de la bicicleta. Años de emoción por ver a estos dos grandes ciclistas encabezar el ciclismo mundial y años de emoción por poder montar día sí día no en una bicicleta y perderme por las carreteras.
El deporte, sin duda, despierta en nosotros las más sanas pasiones. Como lo hizo en su día el correr; y como lo ha hecho ahora el pádel

Y ahí estoy, cargando con esa nueva pasión.
Ayer por la tarde, casi saqué de su casa a mi amigo para proponerle jugar una partida en el selecto centro WeFitnessClub; de hecho, ya había llamado y reservado una hora de pista. Lógicamente, mi amigo, conocedor del veneno del pádel esbozó una socarrona sonrisa cuando fui a recogerlo: qué, que casi ni has podido dormir, me soltó divertido.
Lógicamente, existe una enorme diferencia de nivel. Él es un jugador avanzado y yo un nini que como bien advirtió Alejandro llama a la pala raqueta. Por cierto, hablando de palas y material técnico de este deporte, ayer tras jugar el partido, me dediqué a rastrear por Internet sobre materiales técnicos propios de este deporte y no salía de mi asombro: los precios son altos, altísimos. Seguramente habrá que dar la razón a "Arathon" (en eso, no en la opinión política) de que este deporte bien pudiera estar concebido -o probablemente creado por pijos-; de hecho, lo puso en órbita el inefable Aznar.
Sin embargo, considero que si quieres hacer algo medianamente bien en materia deportiva es conveniente seguir las reglas y comprar cosas de calidad.
En primer lugar, opté por la pala que, obviamente, seleccione para jugadores que se inician. Opté por la marca Bullpadel, módelo Strength, que cuesta la friolera de 85 €. Mejor no hablar de los precios para niveles más avanzados. La ropa técnica está en unos precios muy similares a la utilizada para correr, pero me da la impresión que el calzado técnico es mucho más cara. Aún no me he decidido por ninguna zapatilla en concreto, pero me atrae sobremanera la Asics Gel Resolutión 3 OC, probablemente elegida por tratrarse de Asics.
Y sí, he de volver a dar la razón a Arathon, ni me atreví a beberme a cogote la 1925 que nos tomamos tras el partido. No sin antes ducharme debidamente y cambiarme de ropa (que tiempos aquellos en los que tras correr tomabas unas verdes con la gorra de correr junto a la cerveza y la tapa) para evitar inquisidoras miradas de la múltiple clientela in.
Por cierto, la talla que tienen las Saucony naranjas es la 10,5 UK.
Seguiré contando.



07 abril 2011

CAMBIAR KILÓMETROS POR RAQUETA

Pala de <span class=
Sinceramente, ni yo mismo doy crédito a la decisión que he tomado: dejo de correr. Todo lo dicho aquí sobre este deporte lo mantengo: las sensaciones, el buen estado físico que proporciona, la paz mental y espiritual...pero todo eso se convierte en un mero buen recuerdo cuando te adentras en otro deporte que te llena más.
Hasta ahora he alternado el correr con algo de bicicleta y no quería explorar otros deportes más del fútbol del que pendí -y estuve federado- durante bastantes años.
Pero resulta que un amigo apasionado del pádel -deporte en el que está federado y participa en competiciones por toda Andalucía- me sacó el compromiso de que jugáramos una partida.
Que no, que temo por mis articulaciones; que temo lesionarme y no poder correr; que las uñas de los pies se ennegrecen porque están mal desde hace muchos años; que a mi sólo me gusta correr...
Ante todas esas escusas, mi amigo, que me conoce y sabe de mi curiosidad por los deportes, sonreía de forma socarrona. Así que casi sin darme cuenta me encontraba en una excelente y moderna pista de pádel de césped artificial, vistiendo una excelente camiseta de competición y empuñando una atractiva raqueta, algo más pequeña y compacta que una de tenis, con una pala exenta de cuerda y con un color que la hacía realmente atractiva. Desde ese momento mi amigo y yo sabíamos que estaba ya perdido y que ese deporte me iba a dar muchas satisfacciones.
Y, efectivamente, desde ese día no me pude quitar de la cabeza esa hora de partido, esas sensaciones cuando se alcanza una pelota, esos intentos por golpear la pelota con la raqueta, esa rapidez de juego, esa movilidad, ese sudor resultado del esfuerzo, todos esos materiales técnicos...
Cuando salimos de las instalaciones y mientras tomábamos unas verdes, le confesé a mi amigo que todo el tiempo disponible lo quería dedicar a ese deporte. ¿Y tus carreras? me preguntó mi amigo. Me va a costar dejarlas, le contesté, pero no me puedo dedicar a ambas cosas.
Cuando llegué a casa abrí el armario y observé todas las camisetas técnicas, pantalones técnicos, calcetines, zapatillas y he de decir que sentí tristeza ¡Cuántas horas invertidas en ese deporte! ¡Cuántas buenas sensaciones! ¡Cuántos buenos recuerdos! Pero tenía que decidir.
Por tanto, ya he formulado mi baja en el club y probablemente introduzca toda esa ropa técnica y las últimas zapatillas técnicas en Ebay, que puedan servir a otros. Mientras tanto, ya no paro de buscar ropa técnica y una buena raqueta para jugar al pádel -mientras tanto me la presta mi amigo federado-; e incluso ya estoy haciendo gestiones para federarme en este apasionado deporte, porque según me confesó mi amigo no se me da nada mal, de hecho soy zocato.
Ha sido tan intensa la catarsis que ni sabía cómo escribir esta entrada; de hecho, he tardado días en hacerlo, algo en mí bastante extraño.
Y es que la vida te lleva por derroteros inimaginables. Un creyente diría que los caminos del Señor son insondables...

MATADEROS DE CRISTAL

                                                              Por José Antonio Flores Vera Hasta hace bien poco no solían programar en telev...