Mostrando entradas con la etiqueta MIS CARRERAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MIS CARRERAS. Mostrar todas las entradas

15 julio 2012

XIV PRUEBA DE FONDO RÍO DÍLAR (15/7/2012)



Sin duda, hay hambre por correr, por competir. Porque no de otra forma se puede explicar que llegaran a meta 597 corredores y corredoras, siendo 15 de julio y no estando ante una de las pruebas más asequibles. Una prueba que te arrastra por terrenos malencarados y que te regala una subida verdaderamente dura hasta el bonito pueblo de Dílar. Pero mucho es poco si se trata de practicar un deporte que tiene mucho de adicción y que cuenta con la virtud de dejar el disco duro del sufrimiento a cero, una vez acabada la prueba. Es más, es probable que esa adicción se deba al sufrimiento y que los corredores acabemos aullando por las esquinas cuando no tenemos una prueba de este estilo que echarnos a la boca. Es todo un misterio: las endorfinas, la constancia física, la preparación psicológica...muchos ingredientes necesarios para saber que para la gran mayoría, tras madrugar un domingo, acabarás subiendo cuestas de caballo bajo un sol africano y que para colmo nada ganarás, tan sólo -si hay suerte- una camiseta técnica y algún refrigerio. Pero no es eso lo nos mueve, luego ¿que es lo que nos mueve? 

Pero ¿que pasó en lo personal? Una cosa que pudo ser decisiva: haciendo una ruta rutinaria -valga la casi cacofonía-, el pasado viernes, el gemelo derecho se contrajo como suele hacer cuando está a punto de anunciar una pequeña microrotura fibrilar. Eso me asustó, y casi aconsejó, no intentar heroicidades. Pero había un problema: quería hacer esta prueba; y quería hacerla en estas fechas que, para mí, son buenas para correr, a pesar del fuerte calor. 
El gemelo, finalmente, no dolió corriendo, aunque sí la tarde anterior cuando andaba. Misterios de la fisiología. Pero aunque no doliera, está claro que eso condiciona. Y lo hizo durante los primeros cuatro kilómetros, que fueron tranquilos y lentos, en la cola del pelotón, mirando de reojo el coche escoba o la ambulancia por si tenía que servirme de él o de ella, más atento al gemelo que a la carrera. Por suerte, nada de eso sucedió.
Pero, ¿qué sucedió? Un poco lo que nos sucedió a todos: sufrimiento, principalmente, en la fuerte subida a Dílar. Un sufrimiento que, en mi caso, no fue excesivo he de decir, probablemente, fortalecido por esos cuatro primeros kilómetros sosegados. Pero hay que decir que sí vi a mucha gente sufrir en exceso y andar por la zona de subida, porque, lógicamente, este mes no nos coge a todos en la misma forma. Hay gente que por estas fechas se relaja aprovechando las vacaciones y las piernas y los pulmones se tornan vagos. Ya digo, no es una prueba propia para estas fechas, aunque sí lo será para quien afronte en menos de tres semanas la subida al Veleta, prueba a la que decidí apuntarme el año anterior justo tras finalizar esta prueba, si bien este año, los objetivos son muy otros. 
En cuanto a la logística de la prueba, hay que decirlo alto: mal en organización en lineas generales, como es habitual cuando sale o pasa por Otura. Está claro que este municipio no tiene mucha fe en este deporte. Sigue persistiendo la afluencia de coches por las zonas de paso, a pesar del buen hacer de Guardia Civil de Tráfico y Protección Civil. No vi excesiva Policía Local. Seguramente que los recortes en muchos ayuntamientos está haciendo estragos.  
El avituallamiento fue pobre y con pocos voluntarios -no es culpa de ellos, claro está- y el agua parecía no haber visto un frigorífico en su vida. Desconozco si faltó como en alguna otra ocasión; al menos no, cuando me tocó pasar por éstos. No obstante, hay que celebrar que la camiseta haya sido técnica. Bastante repetida ya, pero técnica al fin y al cabo.  

¿POR CIERTO, QUIÉN ES ESTE INDIVIDUO DE VERDE, QUE APROXIMÁNDOSE COMO UN TORO MIURA PARECE DISPUESTO A ENMPITONARME LLEGANDO A META?  

Foto debida a  Paqui

Foto debida a Paqui 

Foto debida a Paqui


      

18 junio 2012

PRUEBA DE FONDO "VALLE LECRÍN" Ó EL INFIERNO DE LA VÍA DE SERVICIO

 Realmente no se trata de un infierno orográfico, para eso tenemos el Veleta, la prueba de la Ragua, cualquier prueba de montaña o un maratón; el infierno es psicológico -que repercute en lo físico-, porque esa vía pareciera que no acabara y esos toboganes de las realengas cambian el rostro del corredor. Para colmo hay que pasar en dos ocasiones, siendo la segunda mucho más tortuosa: por tener más kilómetros en las piernas; por el mayor calor. Porque,  efectivamente, como bien escribe mi amigo y Álter, no se trata de transcurrir por un Valle entre naranjos, que haría honor al producto típico de la zona, al contrario, se trata de la prueba más desprovista de vegetación del calendario aunque ayude ese paso doble por las calles de Dúrcal y ese descanso del favorable terreno que conduce al pueblo y el ánimo del concurrido público que siempre hay en esta prueba.
Pero tal vez por ello, esta carrera a su forma es interesante. Fea en cuanto a recorrido, pero especial en cuanto a lo épico del calor y esa vía de servicio, a pesar de que tan sólo se traten de once kilómetros. 
Lo importante en esto de las carreras es que cada una tenga su idiosincrasia; y la que no la tiene -como casi todo en la vida- acaba por ser desmerecida, abandonada a su suerte y, finalmente, eliminada. 

Corrí demasiado bien para mi larga y prolongada inactividad -los tres primeros meses por una lesión y las tres últimas semanas por una afección-, a pesar de que yo mismo no creí demasiado en mis posibilidades de poder correr por debajo de los 4'45'' y acabé saliendo en el furgón de cola, algo que se significa mucho cuando coges ritmo, principalmente, porque se te va la olla de tantísima gente a la que acabas rebasando. Realmente, salí para correr a 5' el mil, pero lo hice a 4'40'', demasiada desproporción y de ahí todo ese tiempo adelantando a gente, excepto en los dos últimos kilómetros en los que las fuerzas ya estaban muy igualadas e, incluso, diezmadas con relación a algún corredor que finalmente me acabó rebasando. Optimista pues para las próximas pruebas...si no hay otra recaída. 


The runner MIB


      
   

28 mayo 2012

XXIV CARRERA DE FONDO "CIUDAD DE ÓRGIVA" (27/5/2012)

Cuando subía las primeras rampas, antes de llegar a Tablones, en la siempre dura prueba de fondo de Órgiva, sabía que mi concurso iba a ser mediocre, principalmente, con relación a participaciones pasadas. Cuando llevas un tiempo corriendo interpretas las sensaciones, que son como una especie de información sofisticada que la mente transmite al resto del cuerpo. En ocasiones, esa información nos anima a forzar porque existe margen de mejora en el ritmo; en otras, es todo lo contrario. Y hoy ha sido todo lo contrario. 
Demasiadas cosas en contra: poco rodaje (a pesar de estar casi en junio es la primera prueba dura que hago en 2012), el cansancio de las rampas en el entrenamiento de Tiena del pasado jueves (no he logrado recuperar bien) y el fuerte calor, que lo es para todos, pero a mí me afecta de modo especial.  Es uno de mis muchos defectos como corredor. Prefiero el frío, la lluvia, la nieve e, incluso, el viento. Debí nacer en Noruega. Porque mucho ha sido el calor en esta mañana oficiosamente veraniega en plena Alpujarra granadina. 
Por tanto, la mejor opción era dosificar y reservar mucho más de lo que exige la sensatez. De esa manera, la llegada estaba asegurada por debajo de la hora y media, pero forzando más, el sufrimiento podría haber sido muy alto; y arriesgando sin sensatez alguna, la pájara en la bajada hubiera estado asegurada. Eso ya ocurrió un año y os aseguro que se pasa muy mal. 
Lógicamente, tanta dosis de sensatez a veces se transforma en conformismo  y son muchas las ocasiones en las que piensas a lo largo de los dieciocho kilómetros y medio que podrías forzar algo más porque llevas margen de mejora. Podrías subir más rápido o podrías bajar con más intensidad, pero esta carrera podría encuadrarse dentro del grupo de las que traicionan y son muchos los corredores que sucumben en la bajada por no dosificar bien en la subida o, incluso, en la bajada misma. Además, ocurre que un corredor si presta atención a sus sensaciones sabe desde el primer kilómetro que no está corriendo bien, pero que con paciencia y más entrenamiento llegarán mejores sensaciones. Siempre llegan. 
La prueba de Órgiva, decía, son de las que traicionan. Puede llegar un momento en que te encuentras bien en la subida y decidas dilapidar toda la energía, pero lo sueles acabar pagando. De ahí, que sea una de las pruebas en las que más corredores desfallece, precisamente, en los últimos kilómetros. Y así se lo decía al responsable de la web del Ayuntamiento, cuando me invitó amablemente a que opinara sobre la prueba: "mucha gente piensa que en esta prueba la dureza está en la subida, pero no, está en la bajada", dije, y "también sería conveniente que comenzara una hora antes porque es una época de mucha calor", concluí. 
Pero no me gustaría dejar de destacar un factor fundamental en esta prueba, además, de la excelente organización y la posibilidad de contar con toda la carretera para nosotros, los corredores; me refiero a la bolsa del corredor. Una de las mejores. Probablemente, la mejor de todas las pruebas del circuito, lo que demuestra que cuando hay motivación en hacer bien las cosas, se hacen. Compuesta de -tomen nota-: camiseta técnica de excelente calidad (con relación a la camiseta, sugiero a la organización que para el próximo año lleve la inscripción de la prueba en la espalda, que es algo que nos gusta a los corredores), tarrina de riquísimos tomates de la modalidad cherry, frasquito de aceite de calidad, tarrina pequeña de miel de flores, un producto alpujarreño por excelencia. Incluso, han tenido el detalle de aportar unas tiritas, muy necesarias para los dedos del pie del corredor y una muestra de protección solar, que nos ha servido para recordar que hoy hubiera sido sensato haberla utilizado. Por no hablar de los excelentes regalos que se sortean, eso sí, excesivamente tarde, tras una entrega de trofeos demasiado ceremoniosa y autocomplaciente. 
Como también dije en esa invitación a hablar de la prueba: esta prueba va camino de convertirse en una de las mejores del circuito. Que tomen nota algunos ayuntamientos.  

13 mayo 2012

PRUEBA DE FONDO DEL ESPÁRRAGO (HUÉTOR TAJAR, 12/5/2012)


Cuando en el kilómetro cuatro  miré el Forer y comprobé que estaba por debajo de los 17 minutos casi me arrepentí de forma espontánea. Sabía que iba demasiado forzado para mis capacidades actuales. Una cosa es lo que te aconseje la mente y otra muy distinta la respuesta del físico, de los pulmones, de las piernas. Así que de forma voluntaria -y obligada- bajé el ritmo hasta acaba el último kilómetro en una media de 4'46''. No había más de donde sacar fuerzas y el intenso calor -mucho más intenso en una zona geográfica tan particular como es Huétor Tajar, donde el terreno es una especie de hoya, con inviernos muy fríos y veranos muy calurosos- tampoco contribuyó a que fuera de otra forma. Incluso, pensé en parar, influenciado por el fuerte impacto emocional que supone ser consciente de que vas bajando el ritmo de manera lamentable, pero fui positivo y comprendí que podía mantener ese 4'47'', eso sí, con mucho esfuerzo. Y de esa manera llegué a meta, consciente de que estaba siendo rebasado por una miríada importante de corredores que, habiendo reservado las fuerzas en los primeros kilómetros, ahora se encontraban con fuerzas para llegar por debajo de los 44 minutos. No fue mi caso, ya que casi llegué a los 45, 44'47'' para ser exactos, a una media de 4,29'' el mil, lejos aún de los 4'08'' el mil que atesoro en esta prueba.   
Casi tres meses de lesión, tiempo en que se pierde forma y ritmo de competición y una escasez de entrenamientos rápidos no dan para más que para esos apenas 4'30'' el mil, lejos, por ejemplo, de esos 4'24'' de la Media Maratón de Granada, por poner un ejemplo no demasiado lejano. Es evidente que somos lo que entrenamos, con independencia de las cualidades genéticas de cada uno, que también cuentan y mucho. 
También es importante en la competición la predisposición psicológica. Por ejemplo, en mi caso particular. Desde la mañana de la prueba no encontraba la convicción necesaria para correr por la tarde Huétor Tájar, e incluso, pensé en no ir, pero había quedado con Emilio -que ha hecho una magnífica carrera- y voy muy justo para completar las diez mínimas. Me apetecía mucho más un entrenamiento suave y algo más tarde por la Vega de Pinos Puente. Y eso influye de manera decisiva a la hora de afrontar una carrera. Demasiados elementos contrarios para encontrar para salir airoso. 
Por tanto, habrá que esperar a que vayan llegando las sensaciones, que asomaron de manera tímida tanto en Alhama como en Salobreña. Lo de hoy habrá que interpretarlo como un espejismo o como el precio pagado por ese alto ritmo de los primeros cinco kilómetros, que mi organismo aún no tolera.
En cuanto a la parte logística y organizativa de la prueba, hay que decir que la prueba de Fondo del Espárrago está bien organizada. Un año erraron en cuanto a la señalización de un punto (fui víctima junto a otros sesenta o setenta corredores), pero fue culpa en particular de la persona que estaba al cargo del cruce más que de la organización en sí. Existe un buen número de voluntarios en los avituallamientos -algo lentos en repartir el agua, eso sí- y cuenta con todos los niveles de autoridad: Policía Local, Guardia Civil y Protección Civil. Pero erran como casi todos los pueblos y ciudades en cuanto a la entrega de la bolsa del corredor -compuesta por camiseta técnica y manojo de espárragos en esta ocasión-. Erran en varios sentidos: muy poco espacio para tal acumulación de corredores y nulo control de las tallas de las camisetas (no había posibilidad de elegir una talla. Remitían a un cambalache entre corredores, algo muy difícil, como todos sabemos). Además, se da la circunstancia que no siempre delegan en las personas más adecuadas. Sé que son voluntarios y que, por lo general, hacen un trabajo no remunerado, pero hay que tener cierta psicología para atender a corredores que vienen de hacer diez kilómetros bajo un calor infernal. En esta ocasión una chica gritaba a la multitud de corredores que si se apelotonaban no recibirían su camiseta, que es algo que se escucha a diario en cualquier guardería. Se lo reprendí diciéndole que se pusiera en el lugar de quien viene destrozado de correr diez kilómetros bajo este calor y que no había espacio para no apelotonarse; que no era la forma de decirlo. Otros corredores le advirtieron que estaba dando voces y utilizando un tono poco adecuando. Por tanto, una tarjeta amarilla -casi roja- a esta persona. Pero tampoco se lo podemos imputar a la organización que, ya digo, ha estado correcta y ha cumplido con lo esencial de la carrera: los cruces y el agua, básicamente.
Seguramente se me olvidará gente -les pido disculpas- pero saludo nuevamente a Ángel, que es seguidor de este blog y que lo fue de su hermano mayor, Diario de un Corredor, a Roberto, siempre fiel a la cita atlética, a Fernando Medina, a Manu y a Joaquín que vienen de correr el Maratón de Madrid, a Luis, también compañero del club como los otros tres anteriores, a Alberto, que me adelantó solvente faltando un par de kilómetros, a Francis Tovar, al que vi descalentando tras su prueba, delgadísimo como siempre, al triatleta Victor que llegó a Huétor Tájar a lomos de su estupenda bicicleta. En suma, saludos a todos quienes tenéis la paciencia de dedicar unos minutos para leer este blog.
Nos veremos en Órgiva, si los Dioses nos son propicios.     

En absoluto llegué tan fresco como en Salobreña. Sufrí mucho más.
  

15 abril 2012

XXIII PRUEBA DE FONDO "CIUDAD DE ALHAMA" (15/4/2012)



Con mi amigo Roberto -que amablemente me envía la voto hecha por Paqui- en el furgón de cola de la salida. 
Por fin me reencuentro con el Circuito tras "dejar" pasar por lesión las tres primeras pruebas. Pero las hadas han decidido que lo retomara precisamente en una de las pruebas más duras, concepto que se ha incrementado por el inusual frío en estas fechas y por un nuevo diseño en la parte final del recorrido, que seguramente hará las delicias de cualquier turista que pretenda conocer las maravillas naturales y arquitectónicas de este antiguo e histórico pueblo de Alhama de Granada, pero no para unos corredores que vienen de subir enormes cuestas en campo abierto. 
Sin embargo, a nivel personal, la noticia es que estamos de nuevo en los caminos y con buenas sensaciones. No sé exactamente el tiempo personal (se rebeló la batería del Forer), pero me indican en la organización que hice una hora y casi dos minutos. Tampoco sé realmente la distancia, pero ésta ha debido estar en torno a los 11,5 kms., pero nada de eso es importante. Al menos no lo era hoy para este corredor. Lo realmente importante es que he corrido a un paso tranquilo y sin un sufrimiento excesivo. Mucho mejor de lo que esperaba dado el parón que acumulo. Por tanto, los entrenamientos metódicos tras la lesión están dando su fruto.   
No obstante, volver a correr en competición no tiene esos únicos ingredientes. Son muchos más. Por ejemplo, reencontrarse con viejos conocidos corredores o, incluso, con viejos conocidos que en teoría no eran corredores. Entre el primer grupo, dos fieles al circuito: los muchos compañeros de mi club, Atletismo Caja Rural, Rafa Bootello, seguidor de este blog; Santi, de Los Trotanoches y Roberto. Siempre es muy grato correr y charlar con Roberto, "el incombustible", al que veo muy bien y atesora y buen ritmo medio. Salí con él en la cola del enorme pelotón y como siempre fuimos hablando de literatura y de política, pero no me aventuré a seguir su fuerte tren de subida en el primer ascenso de cuatro kilómetros. Sí, decidí ir a mi ritmo, que no era otro que el de un entrenamiento ordinario, tal y como había premeditado. Esa era la propuesta y el argumento básico para correr en Alhama. Pero también pude charlar con integrantes de ese segundo grupo, el de los viejos conocidos no corredores, o al menos, no corredores habituales. Pero al parecer, tanto Antonio como Pablo, dos antiguos conocidos de distintos ámbitos de mi existencia ya se han enganchado, creo, que de manera irreversible. Con el segundo y su mujer, María, que hasta hace muy poco ha sido una corredora destacada del club Chapín de Jerez de la Frontera, tomé un muy necesario café y descubrí la ilusión de este nuevo corredor habitual en su rostro. Ya estás perdido, Pablo, le dije.
Pero hacía frío, mucho frío, y nada aconsejaba ya estar en la calle y el coche no estaba muy cerca, así que lo aconsejable era refugiarse en él. Tampoco está cerca Alhama de Granada de Granada (que curioso el lenguaje). No sin antes recibir el saludo de otro fiel de este blog, José Ángel, que siempre tiene la amabilidad de saludar. Me sigue desde los orígenes de aquel mítico Diario de un corredor; de manera que si a alguien hubiera que darle un hipotético premio de fidelidad y constancia, el sería un serio candidato.  
De manera, que vivido lo vivido y tenidas esas buenas sensaciones, entré en el coche con una sonrisa en los labios, que seguramente era el resumen de lo mucho que nos ofrece este deporte. Probablemente mucho más de lo que nosotros mismos, los corredores, le podamos ofrecer a él.  
Por cierto, dada la repercusión que ha tenido la última e incomprensible acción de la Casa Real -que parece empeñada en cavar su propia tumba-, no os perdáis la entrada anterior si no la habéis leído ya.   

Tres fotografías de las zonas más duras del circuito (Geoogle Earth):



06 noviembre 2011

XIX MEDIA MARATÓN "CIUDAD DE GRANADA" (6/11/2011)


En homenaje a mi "compae" Paco -con A.Faucón, de corto- que ya observa mi llegada para animarme al paso por el kilómetro 12 en Parque Almunia. Es único... (Foto de Mati, erigida en muy buena fotógrafa).

Se trataba de comprobar si sería capaz de mantener en media maratón el ritmo que últimamente estoy manteniendo en pruebas de diez kilómetros y, principalmente, si estoy asimilando los intervalos de 1000 metros que, aunque pocos aún, ya están bajando entre quince y veinte segundos sobre el mejor tiempo de competición en los diez kilómetros sin llegar a la extenuación.
Por tanto, era un nuevo reto. Es cierto que en una anterior Media de Granada -hará unas tres o cuatro ediciones- rodé a algo menos de 4'30'' sin hacer apenas entrenamientos de calidad, pero de eso hace ya algunos años.
A principios de 2011, en la Media de Almería, conseguí un tiempo similar al de aquella Media de Granada de hace algunos años, pero hay que decir -y lo saben todos los que la han corrido- que la Media de Almería tiene un trazado más asequible que el de Granada y siempre es posible arañar unos cuantos minutos.
Y no es por que la de Granada te obsequie con inescrutables rampas, pero sí tiene sus dificultades que acaban por romperte el ritmo si no recuperas bien como ha sido mi caso. No recuperé tras las subidas y en la segunda parte de la carrera perdí algún tiempo.
Se tratan de unos tres kilómetros aproximados de dificultad, entre el diez y el trece, lo suficiente para que en esos apenas tres kilómetros pierdas de entre veinte y veinticinco segundos por kilómetros, dependiendo de la forma de cada uno.
Por tanto, me conformaba con arañar un par de minutos al tiempo de Motril, Media Maratón en la cual cedí de manera muy notable en los últimos cinco kilómetros, principalmente por la humedad y el calor, que no sería el caso de Granada. Sin embargo, en esta mañana de domingo otoñal, con buen tiempo para correr -algo de frío sí hacía- he conseguido arañar cuatro minutos a ese tiempo de Motril, rodando a una media de 4'23'' el kilómetro. Finalmente, en los últimos kilómetros -algo picados también- me desfondé algo, rodando en el diecisiete y dieciocho a unos veinte segundos por encima de esa media global. Sin embargo, ese aspecto no ha sido demasiado significativo para el tiempo final de 1:33:14, que es lo que marcó mi GPS en línea de meta.
Ahora el reto está en acercarse más a los 90 minutos, para lo que habrá dos oportunidades idóneas: Córdoba y Almería.
La Media de Córdoba, está programada para el día 27 de noviembre y no sé con exactitud sí acudiré. Pero sí acudiré a Almería el último domingo de enero para intentar acariciar ese promedio de 4'16'' que ya no está tan lejos, tan sólo es necesario un terreno más llano que el de Granada y seguir con entrenamiento de calidad.
Una cosa final en cuanto a la organización de la prueba granadina: sería muy importante que los organizadores esta Media, que ya está adquiriendo maneras de gran competición, volvieran plantearse los cajones, por dos motivos: el primero, para evitar los atropelladeros que se producen en la salida toda vez que mucha gente que va a ir más lenta sale en posiciones muy adelantadas y hace perder tiempo al que va más rápido y ha de ir sorteando; el segundo, como referencia para rodar al ritmo propuesto, tal y como hacen en la Media de Málaga y otras. Sugerido queda.

27 marzo 2011

MEDIA MARATÓN DE BAZA 2011 (27/3/2011)



Oficio de tinieblas 5. Así se llamó uno de los libros más heterodoxo debido al genio de Camilo José Cela. Una sucesión de palabras e ideas que salían de la mente del nobel español, sin signos de puntuación, sin acentos, sin ningún otro atributo que la palabra. Antiliteratura dijeron algunos. Una forma de escribir arriesgada en la que el lector ha de imaginarse si existe una coma, un punto y seguido, un punto y coma o un acento. Al no haber puntos, pues tampoco hay palabras que comiencen por mayúsculas y las mismas palabras que son nombres propios tampoco tendrán mayúsculas. O sea.

Y así haré la crónica de la Media Maratón de Baza, integrada básicamente con comentarios sobre la prueba y no en modo exposición.

La idea se me ocurrió esta mañana en algún momento de esos ciento y pico kilómetros lejanos y solitarios cuando volvía por enésima vez de una carrera que me gusta. Además, pensé, la crónica convencional ya está muy extendida y es bueno cambiar, innovar, sin descartar que en futuras crónicas vuelva a la crónica convencional.

Sí, lo admito, una decisión un tanto extraña. Pero es bueno, ya digo, seguir innovando, aunque en esta ocasión sea inspirándome en el estilo de un escritor que abrió puertas.

También utiliza esa técnica en gran parte -aunque sí usa acentos- el desaparecido José Saramago en su última obra, Caín. Voy a ello.




CRÓNICA DE LA MEDIA MARATÓN DE BAZA


ninguna decision preconcebida podra situar a un corredor en linea de meta porque competir exige estar en condiciones fisicas y mentales y cada vez mas opto por abstenerme de competir si considero que existe algún tanto por ciento bajo minimos en mi fisico y si el fisico esta bajo minimos no existe mentalidad para competir sobre todo en una prueba como la de baza siempre exigente a pesar de que el trazado desde hace unas cuantas ediciones no tiene nada que ver con el anterior o al menos en el anterior que yo conoci hace mas de tres años en aquellas fechas la larga subida hasta baza viniendo creo recordar de la carretera de benamaurel era un suplicio pero el nuevo recorrido a pesar de ser mas benigno sigue gozando de dureza en la orografia amen del fuerte viento que protagonizo algunos tramos en esta placida mañana de domingo fui a baza con ilusion y animo porque los ultimos entrenamientos habian sido alentadores pero sabia que habia perdido ritmo por el paron obligado de la lesion en el talon izquierdo durante el mes de febrero este esta practicamente curado pero aun sigue dando alguna molestia que poco impide poder correr al mejor ritmo posible pero el mejor ritmo posible aun me cuesta y es algo que note desde los primeros kilometros en la ciudad bastetana de todas formas tenia muy claro que iba a rodar sin otro proposito que exiguirle al organismo la mejor version posible porque la competicion sin duda es el camino mas rapido entre las dos lineas que separan la actividad y la idoneidad fisica el complemento necesario que necesita el entrenamiento para mostrar sobre el escenario lo que este ha conseguido el año pasado me encontre algo mejor y el crono tambien fue algo mejor pero a pesar de que el circuito fuera identico al del año anterior cambian otras cosas el año pasado hubo lluvia pero no hubo viento y este año no ha habido lluvia pero el viento ha perjudicado en algunos tramos los parciales han ido desde el mas bajo 4,22 el mil en el kilometro tres al mas lento 5,10 en el kilometro uno para una media general de 4,44 el mil que es bastante discreta aunque me satisface haber corrido por debajo de uno cuarenta en una prueba que no tiene fama de llana precisamente esta prueba esta bien organizada al pasar por carreteras se aprecia mucha presencia de guardia civil policia local y proteccion civil algo que resulta meritorio para una localidad que cumple fielmente con esta cita si bien una vez mas no se ha homologado el recorrido aunque en esta ocasion y segun mi forer tan solo han faltado ciento diez metros para los veintiun mil noventa y siete que mide esta prueba se aprecia que lo del año pasado fue algo criticado por propios y extraños y aqui lo criticamos tambien y han optado por salir mucho mas abajo de la calle desde donde se da la salida sin embargo este año hay que destacar como muy buena noticia la hechura y diseño de la camiseta que provee gescon chip y regala el ayuntamiento de baza verdaderamente se trata de una excelente camiseta con un diseño tecnico que nada tiene que envidiar a la de las grandes marcas del running tras trotar un rato tal y como me aconseja francis rodriguez tovar en direccion opuesta a los corredores que aun iban llegando estirar y conversar con conocidos y compañeros del club sali para granada con un buen sabor de boca con la sensacion del deber cumplido y con la encomienda personal de acudir a correr todas las pruebas siempre que me encuentre en buenas condiciones fisicas y mentales una sensacion agradable que sentia mientras conducia por una autovia bastante desierta entre esos riscos de la sierra de baza en direccion a la hoya de guadix sinceramente y a pesar de que son muchas las pruebas disputadas siempre mantengo esa ilusion y esa sensacion de haber hecho algo extraordinario ya que de sentirlo como ordinario podria ser el motivo de dejar de correr y competir decia que la sensacion que experimento es de hacer algo extraordinario porque no es muy comun levantarse una mañana recorrer mas de doscientos kilometros para correr veintiuno sabiendo que sufriras como un leon herido es como dice el famoso video basado en el texto del escritor uruguayo.


06 febrero 2011

XXIII PRUEBA DE FONDO "LA INDUSTRIAL" DE ARMILLA (6/2/2011)



La primera prueba del Circuito de Diputación nos ha deparado: mucha gente, buena temperatura y cero camisetas. Supongo que la eliminación de la camiseta frustrará a mucha gente; no a quienes ya atesoramos balas de camisetas sino a quien comienza a correr, que siempre suele mostrar las primeras como un trofeo. Pero, en fin, en eso consiste la crisis: en ser pobre o en parecer pobre, que me inclino mucho más por lo segundo.
Los ayuntamientos han estado durante mucho tiempo atando a los perros con longanizas y han obtenido muchos fondos vía impuestos y vía construcción, que ambas cosas concurren. Y ahora hay que aparentar austeridad porque seguramente que será un valor a tener en cuenta por el electorado en el próximo mes de mayo. Es un poco como la mujer del César..
No obstante, lo importante no estaba en ese aspecto sino en la prueba en sí. Una prueba concurridísima y, como siempre, mal medida, por no hablar de ese cuello de botella en que se convirtió la salida o esa extraña llegada en forma de curva que me hizo pensar en esas inexplicables curvas que sin excusa uno se encuentra en las autovías sin que medie problema orográfico de por medio.

Foto debida a Paqui (gracias).

En el plano personal, cuando atravesé la meta con un tiempo personal de 39'52'' (40'33'' para la organización porque se tardó en salir lo suyo) sabía que había algo que no encajaba: ¡en absoluto me parecía razonable haber bajado de los cuarenta minutos! La explicación vino en seguida cuando consulté el Forerunner: faltaban 490 metros para los diez kilómetros, lo que hubiera supuesto un tiempo de algunos segundos por debajo de los cuarenta y dos minutos, mucho más acorde con mi actual ritmo.
No obstante, he de decir que puse toda la carne en el asador y sufrí, a pesar la frustración de ese primer kilómetro, al que siempre se le puede arañar algunos segundos si se encuentra más despejado, algo que nos ocurre a todos, excepto a los que salen en las primeras filas, que no es mi caso.

Mis pasos según el Forerunner 305 han sido éstos:

Km. 1: 4'29''; Km. 2: 4'12''; Km. 3: 4'17'';Km. 4: 4'05''; Km. 5: 4'01''; Km. 6: 4'09''; km.7: 4'17''; Km. 8: 4'25''; Km. 9: 4'05''. El paso por el 10 no es posible saberlo, pero en la meta (es decir en los primeros 510 metros) el promedio era de 3'45''-que hubiera aumentado si el kilómetro hubiera sido completo-. En fin, un promedio real de 4'12'' el mil, que no el ilusionante 4'04'' que asegura la organización (la organización lo calcula sobre 10 kms).

Por tanto, satisfecho aunque volvió a reproducirse lo que ya se manifestó en Almería: fuerte dolor en la zona del calcaneo hasta el punto de cojear de manera ostensible tras la terminación de la prueba y a medida que se enfría la zona.
Mucho me temo que tendré que parar durante algún tiempo. Una nueva lesión en el horizonte.