Mostrando entradas con la etiqueta TU PUEDES CORRER. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta TU PUEDES CORRER. Mostrar todas las entradas

02 octubre 2018

SEGUNDO CAPÍTULO DE LIBRO "TÚ PUEDES CORRER. COMIENZA A CORRER DESDE CERO" (EBOOK)

CAPÍTULO II: SI YA ESTÁS DECIDIDO, “CASI” PUEDES COMENZAR YA  

1. Si ya has tomado la decisión, ponte en marcha. 


El proceso mental decisorio ya lo has asumido. Ya sólo queda comenzar cuanto antes. En el título del capítulo rezaba el término “casi”, y eso es porque no es conveniente que te lances a los caminos, carreteras o calles, sin más. Y, lógicamente, correr no debería ser lo primero que deberías hacer, sobre todo, si no lo has hecho nunca. Debes de llevar a cabo con anterioridad una serie de cosas que te expondré. Porque, aunque correr pase por ser una actividad natural —y, de hecho, lo es—, debemos de llevar a cabo una serie de ejercicios previos para tonificar la musculatura que vamos a utilizar y que, probablemente, esté mal tonificada si no hemos hecho ejercicio en los últimos tiempos o nunca. De ahí que sea muy conveniente reforzar algo los músculos de las piernas y pies, por lo pronto. Si lo hace el corredor de élite, con más motivo lo deberá hacer quien comienza a dar los primeros pasos. Por tanto, andar, en principio, y reforzar es lo primero que deberemos hacer para iniciar esta aventura sin tempranas lesiones.     

2. Si quieres correr, comienza a andar.  

Sí, puede parecer un sinsentido, pero no lo es. Nadie debería comenzar a correr desde el primer minuto si no lo ha hecho nunca. Tampoco si no lo ha hecho desde los años del instituto o de la universidad. Lógicamente, aquí habrá que tener en cuenta le edad y el estado físico general antes de correr, pero eso tampoco será lo importante a la larga. Lo realmente importante es que es necesaria una mínima adecuación física. En este caso, andar no tiene por qué ser sinónimo de pasear. Es posible que estés acostumbrado a dar largos paseos, ir andando a la oficina o de compras por la ciudad, pero andar de manera concienzuda es otra cosa, en mi opinión. Es dedicar tiempo libre para hacerlo. Andar está dentro de lo que se denomina ejercicio aeróbico, como lo está ir en bicicleta, nada o correr, es decir un ejercicio que se caracteriza por la resistencia necesaria para llevarlo a cabo. Sin embargo, se trata de un ejercicio aeróbico de bajo impacto. No obstante, cuenta con la virtud de servir de base para acceder a otros deportes de base aeróbica de más resistencia y preparación. Entre éstos se cuenta correr. De ahí que sea muy necesario alternar en una primera fase correr y andar, predominando esto último.   

3. Adecuación física necesaria 

Pero hablemos de la adecuación física mínima para comenzar a correr. Ésta debería de comenzar por un chequeo, aunque sea básico (el sistema sanitario público lo podrá llevar a cabo sin problema alguno). No es necesario que ese chequeo sea exhaustivo, al menos al principio. Basta con que sea ordinario, siendo el propio médico de familia quien te lo puede tramitar. Piensa que los primeros meses la actividad, como decía, será de bajo impacto. Ahora bien, si con anterioridad has tenido alguna crisis cardiaca o cualquier otra enfermedad importante, no debes dar un paso hasta que no lo diga tu médico, porque siempre hay que ser prudente cuando se trata de afecciones graves relacionadas con el corazón, pulmones u otros órganos que tengan relación con el ejercicio. Incluso para gente que ha sufrido un infarto, será el propio médico especialista quien le aconseje un ejercicio moderado. Por tanto, no debe de haber problema inicialmente. Distinto será cuando alcancemos un nivel superior o nos propongamos llevar a cabo alguna competición, que exija un mayor esfuerzo. La importancia del chequeo viene dada, no porque no podamos comenzar la actividad aeróbica (que será de bajísimo impacto en un principio, insisto), sino porque es posible que padezcamos de alguna dolencia cardiaca que no conozcamos, si bien no es algo habitual. Además, se da la circunstancia que muchas personas que acceden al deporte por primera vez arrastran un hábito de vida totalmente alejado de éste. Es posible que sean fumadores, tengan malos hábitos alimenticios y sobrepeso. O sencillamente, posean un tren muscular inferior y abdominal poco desarrollados y necesiten reforzar determinadas zonas musculares. También es importante contar con algo de flexibilidad en los primeros pasos.  La buena noticia es que nuestro cuerpo y organismo poseen recursos más que suficientes de adaptabilidad, por lo que unas pocas sesiones —no es necesario apuntarse a un gimnasio, aunque también es una buena opción— en casa serán más que suficientes para comenzar a andar rápido y alternar andar con correr en poco tiempo.    Por tanto, mi consejo particular es que comiences a andar cada día una hora, a ritmo de paseo. Aquí lo importante no es tan sólo esa hora de ejercicio, sino ir creando un hábito. Sí es posible, arrebata una hora a tu tiempo libre y que esa hora sea la misma cada día. 

4. Cumplir con ese hábito a diario  

Como decía, de lo que se trata es de ir fabricando el hábito. Ser consciente de que esa hora la vas a dedicar a andar. Lógicamente, habrá días en los que no puedas salir a la misma hora o, incluso, que no puedas salir a ninguna. Pero procura que esos motivos que, en potencia, te pueden impedir salir a andar sean derogables. Que se trate de obligaciones personales, familiares, laborales, etc., que puedan esperar. Es necesario ser un pelín egoísta cuando inicias una actividad física, por lo general, solitaria. Es la única manera de cumplir el compromiso que te has fijado. A medida que lo vayas cumpliendo, te sentirás mejor contigo mismo, al tiempo que irás percibiendo que el organismo y la mente te piden esa hora de paseo, hasta el punto que te sentirás algo frustrado si algún día no has podido cumplir con tu actividad, mucho más si no has cumplido por motivos efímeros e injustificables. Repito, es así como se fabrica el hábito. Una vez conseguido, cuando llegue el momento de correr, te será mucho más fácil. 

5. Ponte en marcha, no esperes al fin de semana 

Es habitual que cuando se trata de actividad física nos fijemos el horizonte del fin de semana. Pero desde mi punto de vista es un error. Me explico. El fin de semana lo solemos asociar a ocio derivado del mayor tiempo libre. Y no diré que andar no lo sea, pero es importante que no lo consideremos así. Tampoco hemos de considerarlo una obligación, sino algo que debemos hacer, como comer, asearse, ir al baño…De ahí que sea muy importante integrarlo en el día a día y no dejarlo para el fin de semana. Porque si conseguimos integrarlo en el día a día, se creará en nuestra mente un hábito diario, mientras que sí solo andamos —o corremos— el fin de semana nos estamos diciendo que lo hacemos porque durante la semana no tenemos tiempo libre, que en definitiva no es más que procrastrinar. Hay que intentar que eso no ocurra. El fin de semana, ha de servir para redoblar nuestro esfuerzo diario, si cabe.  Todo eso tendrá más sentido cuando nos convirtamos en corredores habituales. Comprenderemos que no es necesario correr cada día, pero sí que es conveniente no correr solo el fin de semana. Insisto, la idea es integrar esta actividad en el día a día. No conozco mejor forma de crear hábito. 

6. ¿Cómo comenzar a andar?   

Lógicamente, no se trata aquí de enseñar a andar. Nada de eso. Nacemos con ese atributo genético. Se trata de ayudar a lanzarse a los caminos, las calles, los parques o por donde decidas hacerlo. Ponte algo cómodo y da el primer paso. Siempre me ha gustado distinguir la obligación de andar con la voluntariedad de andar. Por lo general, cada día andamos por obligación: para desplazarnos al trabajo si está cerca de casa, para coger el autobús, para ir de compras, para hacer alguna gestión…Por lo general, al tratarse de una obligación más no reparamos en ello. Nos desplazamos sin más, sencillamente, porque hay que hacerlo. Otra cosa muy distinta es andar de manera voluntaria. Programar esa hora a la que me refería anteriormente. Dejar todo y ponerse algo cómodo y lanzarse a andar. Es de esa manera como mejor se aprovecha el ejercicio, básicamente por un motivo: activamos la mente para esa actividad y todo se focaliza en ella. Todos los órganos se conectan de manera armónica para poder llevar a cabo esa hora de ejercicio. Ya no se trata de una obligación, sino de una actividad voluntaria. Y eso significa que cada paso que damos obtiene la máxima atención de nuestra mente, transmitiendo ésta esa atención a los órganos que intervienen en ese ejercicio: corazón, pulmones, piernas, pies… Por tanto, es en ese momento en el que hay que vestir algo que nos vincule con el deporte —un chándal, por ejemplo— y comenzar a dar los primeros pasos, conscientes de que vamos a estar una hora andando. Siempre he considerado que el primer paso motivacional para comenzar un deporte es vestirse con la ropa adecuada. Da confianza y, ya digo, mucha motivación. Prueba y verás que llevo razón.       

7. Sigue andando, pero prueba ya a correr un poco 

 Igual que ocurre con andar, también nacemos sabiendo correr. Sin embargo, es más fácil olvidarse de correr que de andar. Por una sencilla razón: se anda a diario, por poco que sea; correr, no. Por tanto, con el paso de los años perdemos el hábito y eso hace que perdamos también la flexibilidad y la técnica imprescindible para hacerlo. Y como resulta que cuando lo intentamos — normalmente, cuando no tenemos más remedio—, nos resulta desagradable y fatigoso, deseamos no volver a hacerlo. Pero es tan sólo una apreciación mental. Correr es otra cosa muy distinta. Siempre aconsejo que se corra algo cuando ya se llevan varias semanas andando. Pero ¿qué significa correr algo? Un buen principio podría ser el siguiente (no te voy a exponer un planing, que por lo general se acaban abandonando y no es ese el propósito de este libro): 

-Anda durante treinta minutos y corre durante cinco minutos. Posteriormente, anda quince minutos más y corre otros cinco minutos. Los últimos cinco que te quedan para completar esa hora diaria, hazlos andando. 

Esto lo puedes hacer cada dos días después de llevar tres semanas andando. 

No te aconsejo que incrementes por ahora el tiempo dedicado a andar ni a correr. Soy de los que piensan que los hábitos tardan mucho en ganarse y muy poco en perderse. Además, el mayor enemigo del hábito que va camino de afianzarse es el desencanto, la apatía o la falta de motivación. Por ese motivo, me parece muy importante ser muy conservador al principio. No ocurre nada si hacemos esos intervalos andar-correr durante un par de meses. Ya habrá tiempo para incrementar todo eso.  

Conozco a mucha gente que sin haberlo hecho nunca, o haberlo hecho en su juventud solamente, ha comenzado a correr a los pocos días de andar. Por lo general, han abandonado mucho más antes de lo previsto al haberse precipitado y obtener como respuesta malas sensaciones del organismo.  Andar y correr son parientes cercanos, pero no hermanos. Cuando andamos siempre tendremos apoyado un pie en el suelo, cuando corremos, por poco que elevemos los pies, no suele ser habitual. Ese esfuerzo conlleva que se activen músculos y arterias que no se activan cuando andamos. De ahí que sea muy importante comenzar a correr solo cuando se tenga una mínima idoneidad. Correr durante cinco minutos después de llevar andando varias semanas o meses no será un problema, pero será muy distinto correr durante veinte o treinta minutos. Para ese fin hay que tener paciencia y cierto bagaje físico.  Y hábito. Sin embargo, la buena noticia es que se consigue antes de que lo piensas. 


















19 marzo 2018

UN REPASO A MI PROCESO CREATIVO ACTUAL

   
Mi proceso creativo es diario y no lo impide las musas. Esas malvadas las dejo para la poesía y mis reflexiones nocturnas de corredor, un sano ejercicio estilístico que estoy iniciando como ahora os contaré, si tenéis paciencia suficiente para leer esta entrada hasta el final. 

   Decía que mi proceso creativo es diario y, por lo general, solo lo impide los elementos devoradores del tiempo que pueblan la vida de todos nosotros. De ahí que me convierta en egoísta y me encierre en mi escritorio, a hurtadillas a veces (sobre todo para escamotear otras obligaciones). 
   Y en ese proceso creativo diario hay varias cosas, antiguas y nuevas. De entre las antiguas están las novelas, últimamente abandonadas porque me he encerrado en la publicación digital, sin caer en la cuenta que la opción del marketing digital es vital en ese mundo y eso es otro proceso independiente. Que sí, que se va vendiendo algo, pero que para vender mucho, además de contenidos atractivos para el lector (ya sabéis romántica, novela negra, histórica, coaching, psicología positiva, los cuales no suelen formar parte de mi 'oficio' literario) es necesario saber vender, además de saber construir tu propia marca como escritor. A ello se une que muchos de mis lectores no suelen entrar en el ámbito digital. No obstante, como lo que me gusta es escribir y el hábito ya lo tengo adquirido desde hace tiempo, sigo férreo con mis proyectos, que enumero a la vez que comento por encima el proceso creativo básico. Comenzaré por lo que espero sea de publicación más próxima: 

POEMARIO DE TÍTULO PROVISIONAL 'ME IRÉ CON EL PRIMER VIENTO' 

Le he dado muchas vueltas. No solo puliéndolo sino buscando la mejor opción para él. No me considero poeta y por tanto un poeta, tal vez, no debería de publicar los poemas que escribe en su intimidad (es un decir, porque los suelo publicar en Facebook como sabéis) pero, al mismo tiempo considero que suelen tener aceptación y mucho me apetecería que vieran alguna luz. O sea, una enorme contradicción. El enviado el poemario a un par de editoriales y se interesaron en publicarlo en coedición, una de ellas, específica en poesía, con una tirada amplia. Lógico, pensé, ¿quién va a apostar por alguien que no tiene ni un mínimo nombre en este submundo de la poesía? Luego, ¿qué ocurrirá con él? No lo sé. Por lo pronto, está ya casi preparado para lo que sea, incluso una posible publicación personal. 





NOVELA CORTA: EQUIS QUERÍA CORRER

Digamos que está al cincuenta por ciento. Y luego quedará reescribirla. Sin embargo, sí es un proyecto que veo viable y publicable en papel. El proceso creativo con esta novela es divertido y me cunde darle el desarrollo que más o menos tengo diseñado. Confío mucho en ese proyecto. Se trata de un tipo que es la antítesis de corredor, pero un buen decide que quiere comenzar a correr. Ese es el móvil de la novela, sobre el que girará la trama y el argumento. Humor, drama, enorme psicología de los personajes, acción....  







NOVELA CORTA: UN MENSAJE DESCONOCIDO 

Totalmente abandonada, por lo pronto. Lo que no quiere decir que no va a ser retomada. Se trata de la continuación del relato del mismo título incluido en Conversación en la taberna y 41 relatos. Mundos paralelos, espacio, tiempo, misterio...Ahora está en el, digamos, cincuenta por ciento de elaboración. Necesito mucha documentación y tiempo, nunca mejor dicho.


NOVELA LARGA: DONDE LOS HOMBRES ÍNTEGROS

Se podría decir que es mi gran proyecto y también el más antiguo. No la he terminado aún porque lo respeto demasiado, pero, curiosamente, es el más avanzado. Solo falta una conclusión, que ya está más o menos diseñada y la tormentosa y terrible reescritura. Saldrá algún día, no me cabe duda.    


REFLEXIONES NOCTURNAS DE UN CORREDOR 

Es éste el nuevo proyecto ilusionante que os comentaba al principio. Ese que sí necesita de algunas musas. La regla es: cada noche una reflexión breve de entre cuarenta y cien palabras. Una reflexión sugestiva sobre un mundo que conozco, sobre sensaciones de las que siempre he escrito (el ejemplo de las 303 páginas de Corriendo Entre Líneas en un ejemplo de ello) como corredor aficionado, pero dedicado. La idea es que sea una publicación breve, del tamaño de un poemario, de no más de cien páginas. Cada reflexión (o cada grupo temático de reflexiones) llevará una foto propia o ajena. Esa es la idea. Por supuesto, de publicarse lo será en papel. Me ilusiona ese proyecto.



NUEVOS EBOOK EN EL HORIZONTE PARA AMAZON

Como antes he comentado, estoy trabajando casi en exclusiva en este sector, tremendamente difícil, pero muy satisfactorio, sobre todo cuando compruebas que alguien descarga tus libros (pocos, eh¡) al otro lado del charco. 
A los cuatro ya publicados (la versión digital de Conversación en la taberna y 41 relatos, Tú Puedes Correr, Relatos y Artículos de Viajes y, el último, Yo, opino, se sumaran este mismo año, tal vez dos o tres más: Uno dedicado a los comentarios de cine no espoileados que escribo en mi blog como muchos sabéis, otro dedicado a escritos y artículos exclusivamente literarios, otro que explicará el proceso creativo 'del blog a los libros' y otro sobre qué hice para correr mi primer maratón, que es como una especie de continuación de Tú Puedes correr





¿Salda todo eso en un espacio más o menos breve de tiempo? No lo sé, pero me esfuerzo cada día porque así sea. Que se lo digan a las musas.         
         

15 octubre 2017

CAPÍTULO I: ¿DESEAS CORRER? DE MI EBOOK "TÚ PUEDES CORRER. COMIENZA A CORRER DESDE CERO"

CAPÍTULO I: ¿DESEAS CORRER?

1.    ¿Te ha picado la curiosidad o, tal vez, quieres mejorar tu forma física?

Sea por el motivo que sea, lo importante es que te has interesando por correr. Es posible que hayas visto a cada vez más gente corriendo por la calle y por los caminos de las afueras de tu ciudad o pueblo. O, incluso, que alguien de tus amigos o familia ya corra de manera habitual. Te han hablado de la bondad de este deporte y quieres probar por ti mismo esa bondad. Es probable que tu decisión haya sido para bajar de peso y elevar tu forma física o porque estás harto de postergar una decisión que hace tiempo ya casi habías tomado. Fuere por el motivo que fuere, lo importante es que en tu pensamiento ya existe esa opción. Ya está sembrada la semilla. Por tanto, no la dejes escapar porque estás en el buen camino.
Si algún día llegas a ser corredor o corredora —ese es mi propósito—, seguramente no recordarás con exactitud cuál fue el motivo que te lanzó a correr. Eso será lo de menos. Lo importante es que ya habrás desarrollado el hábito y correr será ya una de las cosas más importantes de tu vida, dando gracias a los dioses cada día por haberte convertido en corredor. Todo esto que te cuento, lo he experimentado. Es más, he lamentado muchas veces no haber comenzado antes, es decir, no haber comenzado antes a correr de manera habitual. Pero, como siempre digo a quien me pide consejo, nunca es tarde; no existe la edad ni la condición física. Solo existe la determinación de dar el primer paso, todo lo demás llegará poco a poco.  

2.    Vas a dar un paso importante: piénsalo bien, ¡que los sueños, suelen cumplirse!

Será por aquello de que los sueños hay que dosificarlos porque suelen cumplirse, es muy importante que tengas muy claro que quieres dar el paso. Porque una vez dado, cambiarán muchas cosas en tu vida. Sencillamente, por el cambio de hábitos y por el tiempo necesario que deberás dedicar a esta tu nueva faceta deportiva. Te advierto que es adictiva. Sobre todo, al principio. Con el tiempo esa adicción se atempera y se integra en tu vida de una manera natural. Es un proceso necesario.
También cambiarán tus relaciones personales en mayor o menor medida. Mucha de la gente que te rodea, ya sean familia o amigos, no comprenderán inicialmente tu cambio de hábito —y de vida— y eso, en ocasiones, ha creado algunas tensiones en corredores que he conocido. Incluso, puedo hablar en primera persona de esos desajustes. Piensa, por ejemplo, que, si tienes el hábito de tomar unas cañas con tus compañeros de trabajo tras la jornada laboral y eso lo has hecho a lo largo de los últimos años, es probable que debas desistir de algunas de esas agradables reuniones de amigos y compañeros porque tengas que entrenar esa tarde. No todo el mundo tiene el mismo nivel de comprensión. O bien, ya no te interese o no te venga bien trasnochar si lo hacías habitualmente. Por eso es muy importante que una vez hayas decidido dedicarte a esto de manera habitual lo hables con tus seres queridos y amigos más cercanos. Lo comprenderán, sin lugar a duda, si te respetan y quieren lo mejor para ti. Los más interesados, egoístas, desleales y demás adjetivos, no te entenderán o no querrán entenderte. Les mueve más perder al amigo de cañas (hábito que tampoco es necesario perder, sino moderar y organizar) que ganar al amigo que se preocupa por su salud y su estado físico y mental. Pues bien, esos probablemente no sean los amigos que necesitas. Da el paso sin miedo.  
Posteriormente encontrarás otros obstáculos, pero los irás superando si ya has tomado una decisión y ésta es firme. Por tanto, si ya estás decidido, comienza ya.   
Has de tener en cuenta, no obstante, que lo que se cuece en la mente necesita ser refrendado con la actividad, sobre todo si se trata de una actividad que requiere un hábito. Porque si hay alguna acción que esté relacionada directamente con el hábito esa es la de correr. Y como todos los hábitos, cuesta al principio, pero con el paso del tiempo, si porfiamos, cada vez será más fácil. Por tanto, si ya estás decidido…. ¡Adelante!     
Todo lo que te cuento acerca de los amigos y familia y su comprensión o incomprensión lo he vivido de manera directa, pero siempre lo tuve muy claro. Es más, no tuve reparo alguno en cortar una seudoamistad si ésta me imponía unos límites, porque la amistad verdadera no debe imponerlos. Te diré que comencé historias independientes pero conexas sobre un personaje que un buen día decide correr, tras haberse pasado su vida encorsetado en un trabajo aburrido y mecánico y un tiempo perdido con colegas, que solo tenían la ambición de beber hasta derrumbarse y trasnochar cada día. A esa historia le denominé “X quería correr”, la cual publicaba en mi blog. Tuvo sus buenos seguidores y es posible que algún día la retome y se llegue a publicar como novela.





23 septiembre 2017

EBOOK "TÚ PUEDES CORRER": INTRODUCCIÓN

INTRODUCCIÓN

¿Por qué este libro?

Siempre suelo preguntarme por qué este libro en cada uno de los libros que he publicado. Y lo hago, porque al tiempo que me lo pregunto a mí mismo os lo acabo explicando a vosotros, apreciados lectores.
            Éste que tienes en tus manos surge a partir de la publicación de mi anterior libro ‘Corriendo entre líneas’ (Editorial Leibros, 2017), del cual conoceréis un capítulo completo como adenda regalo al final de éste. ‘Corriendo entre líneas’ es un libro complejo, en el sentido de que aborda la actividad de correr desde una perspectiva muy amplia. El correr como actividad vital que va más allá del mero ejercicio de correr. De ahí que denominara su estilo como realidad ficcionada, ya que cuenta a lo largo de sus más de setenta historias, repartidas a lo largo de trece capítulos, el mundo del corredor o el corredor y su mundo, como se le quiera denominar, basado en mi propia experiencia vital como corredor habitual.
Pero no es un libro que tenga como fin servir de guía para comenzar a correr, aunque pudiera serlo para algunos lectores.  Así que cuando estaba a punto de editarse, me dije que sería buena idea ayudar a todo aquel que, como yo, un buen día decide ponerse a correr, pero necesita que alguien le guie de primera mano. Por tanto, me dije de nuevo, escribiré un libro que pueda servir de guía para el aspirante a corredor que pretenda correr desde cero; un libro destinado a toda aquella persona que desea comenzar a correr desde ya sus primeros kilómetros, sabedor de que tan sólo lo ha hecho ocasionalmente para coger el autobús o para huir de algún peligro, y que quiera comenzar a correr con independencia de su motivación, la cual puede ser diversa: bajar de peso, sentirse activo y vivo, eliminar el colesterol y los triglicéridos, que siempre salen altos en la revisión médica de la empresa o particular, comenzar una nueva actividad, cambiar hábitos insalubres (comida basura, tabaco, alcohol) por otros más salubres… Los motivos pueden ser tantos como tantas las personas que deciden a dar ese primer paso.
Luego, me dije también, yo tengo la experiencia tras muchos años corriendo y, de alguna manera, también comencé a correr desde cero. Pensé en mis comienzos y concluí que me hubiera sido muy útil que alguien me explicara de manera ordenada cómo comenzar a correr.
Como decía, el libro que ahora comienzas a leer está basado en mi propia experiencia personal, la cual me ha llevado a correr miles de kilómetros a lo largo de varios maratones, decenas de medios maratones, infinidad de carreras más cortas y todo el entrenamiento que eso conlleva, por no hablar de la participación en alguna prueba de ultrafondo en altura, como es la Subida al Pico del Veleta de Granada, que dicen que es de las más duras del mundo, y varias de montaña, además de todos esos miles de kilómetros de entrenamiento para asumir todos esos retos, que para mí han sido divertidos, a pesar de la dureza de muchos de ellos.
En definitiva, lo que me ha movido a escribir este libro es la intención de que tú también corras. Y me mueve ese afán porque siempre he considerado que cualquier persona puede hacerlo. Es más, te diré también que cualquier persona que se lo proponga puede correr un maratón. No, no miento ni exagero. De hecho, tengo proyectado también un libro que intente convencer acerca de la posibilidad real que puede tener cualquier persona de correr un maratón, comenzando desde cero.
Por tanto, aquí cuentas con mi experiencia condensada a lo largo de los años. No tendrás ante ti un farragoso manual técnico, que es materia propia de correros avanzados, ni una terminología que te hagan desistir del libro, nada de eso. Todo ese tecnicismo lo he evitado de manera voluntaria. Tendrás lo que a mí me sirvió y creo firmemente que también te servirá a ti. Ahora bien, como cualquier disciplina, exige tiempo, motivación y muchas ganas de comenzar a cambiar un aspecto en tu vida que, con el paso del tiempo —y lo digo por mi propia experiencia—, se convertirá en algo muy importante en tu existencia. Si te enganchas a correr —no digo a competir como un obseso ni a intentar batir marcas, que no sean las personales que te motiven—, te aseguro que se abrirá ante ti todo un mundo, el cual levitará sobre todos tus mundos: sobre el trabajo, sobre la amistad, sobre la familia, sobre tu concepción del mundo, en definitiva.      Te hará mejor persona y disfrutarás más de ti mismo. Y te acabarás preguntando, por qué tanto por tan poco. Yo también me lo preguntaba, pero ahora sé la respuesta. Y ésta no es otra de que se trata de una actividad física que transmite las buenas sensaciones a la mente de una manera directa y proverbial. Porque no es tan solo correr, sino que esos kilómetros recorridos los tienes todo el día en mente y los días posteriores, de manera que acabas viendo el mundo que te rodea de otra manera. En algunos casos esa actividad a la que dedicarás una o dos horas acabará por ser la más importante del día y conseguirás verlo todo bajo el prisma de ésta. Y cuando llegue la noche y toque descansar te encantará pensar en el camino recorrido, en esa cuesta en la que sufriste, en esa puesta de sol que veías mientras corrías plácidamente entre los ocres campos otoñales, en esa carretera y solitaria que has recorrido y que la ves en lontananza cuando miras atrás, en ese grupo de pájaros que en manada, sobre tu cabeza, buscan un territorio más cálido cuando llega el invierno, en ese crepitar de las hojas secas de otoño cuando las pisas, en esa acequia que corre paralela a ti con su agradable rumor, en esa lluvia suave que te sorprendió cuando corrías en soledad…Son tantos los estímulos que acabarás comprendiendo que no se trata tan solo de una actividad física, sino que es mucho más que todo eso. Por tanto, comencemos el camino con un primer paso. Si lo continuas al ritmo que está descrito en el libro, conseguirás ser un corredor al que se le abrirán todas esas maravillas que acabo de exponerte. Adelante, pues.         


13 agosto 2017

TÚ PUEDES CORRER (VERSIÓN EBOOK PARA KINDLE)

Os presento el que es mi cuarto libro publicado. En esta ocasión se trata de una versión exclusivamente digital. Solo es posible descargarlo en Amazon, ya que está en exclusiva en esta plataforma.  Su precio es de 0,99 € Este es el enlace de descarga y la descripción del mismo: 


Descripción del libro


"Tú puedes correr" es un libro que está basado en la experiencia personal del autor como corredor. Según sus palabras, es el libro que le hubiera gustado leer cuando comenzó a correr. Está escrito de manera amena y es de fácil comprensión, apartándose de tediosos tecnicismos. La idea es que cualquier persona que quiera comenzar a correr pueda hacerlo siguiendo los consejos que se dan en este libro. Por tanto, el autor ha decidido escribir no un manual repleto de planes de entrenamiento, que con el paso del tiempo se acaban abandonando, sino un libro que se lee con facilidad y que aporta consejos basados en su propia experiencia acerca de cómo dar los primeros pasos, para lo cual es muy importante ir creando un hábito y alternar en una primera fase andar y correr. Aborda entre otros aspectos básicos de nutrición sin que pretenda ser un manual en este campo, la pérdida de peso y el equipamiento técnico básico necesario para comenzar a correr tanto con un clima cálido como frío. 

Tal vez, lo más importante de este libro es que no hay ni una sola palabra, frase o idea que no ha sido experimentada por el propio autor como corredor veterano con varias maratones a su espalda, así como diversas pruebas de ultrafondo, montaña y decenas de medios maratones y pruebas de todo tipo de distancias. Además, se da la circunstancia que es autor de un libro (Corriendo entre líneas. Editorial Leibros, 2017) que refleja diversos aspectos sobre el corredor y su mundo, elaborado con historias, reflexiones y anécdota vividas por el propio autor a lo largo de sus muchos años como corredor, cuyo primer capítulo se regala al lector de este eBook. Además, el autor ha escrito dos libros más: Conversación en la taberna y 41 relatos (Editorial LUHU, 2015 y Editorial Estratega, 2017) que incluye entre otros muchos, algunos relatos breves relacionados con correr; asimismo, es autor de un libro titulado Opiniones Intempestivas (Editorial Estratega, 2016), que es una recopilación de artículos escritos en prensa. Algunos de esos artículos relacionados con el correr están incluidos en el anterior libro, Corriendo Entre lineas.
Por tanto, el lector de este eBook va a encontrar en este libro un fiel aliado para comenzar a dar los primeros pasos como corredor. Un libro que siguiendo sus postulados le convertirá en un corredor que desde la nada le posibilitará terminar pruebas de diez kilómetros; es decir, un libro que, en definitiva, le convertirá en corredor.

14 julio 2017

"TÚ PUEDES CORRER: COMIENZA A CORRER DESDE CERO", MI ÚLTIMO LIBRO, EN FORMATO SOLO DIGITAL Y EN EXCLUSIVA EN AMAZON


"Tú puedes correr" es un libro que está basado en la experiencia personal del autor como corredor. Según sus palabras, es el libro que le hubiera gustado leer cuando comenzó a correr. Está escrito de manera amena y es de fácil comprensión, apartándose de tediosos tecnicismos. La idea es que cualquier persona que quiera comenzar a correr pueda hacerlo siguiendo los consejos que se dan en este libro. Por tanto, el autor ha decidido escribir no un manual repleto de planes de entrenamiento, que con el paso del tiempo se acaban abandonando, sino un libro que se lee con facilidad y que aporta consejos basados en su propia experiencia acerca de cómo dar los primeros pasos, para lo cual es muy importante ir creando un hábito y alternar en una primera fase andar y correr. Aborda entre otros aspectos básicos de nutrición sin que pretenda ser un manual en este campo, la pérdida de peso y el equipamiento técnico básico necesario para comenzar a correr tanto con un clima cálido como frío. 

Tal vez, lo más importante de este libro es que no hay ni una sola palabra, frase o idea que no ha sido experimentada por el propio autor como corredor veterano con varias maratones a su espalda, así como diversas pruebas de ultrafondo, montaña y decenas de medios maratones y pruebas de todo tipo de distancias. Además, se da la circunstancia que es autor de un libro (Corriendo entre líneas. Editorial Leibros, 2017) que refleja diversos aspectos sobre el corredor y su mundo, elaborado con historias, reflexiones y anécdota vividas por el propio autor a lo largo de sus muchos años como corredor, cuyo primer capítulo se regala al lector de este eBook. Además, el autor ha escrito dos libros más: Conversación en la taberna y 41 relatos (Editorial LUHU, 2015 y Editorial Estratega, 2017) que incluye entre otros muchos, algunos relatos breves relacionados con correr; asimismo, es autor de un libro titulado Opiniones Intempestivas (Editorial Estratega, 2016), que es una recopilación de artículos escritos en prensa. Algunos de esos artículos relacionados con el correr están incluidos en el anterior libro, Corriendo Entre lineas.
Por tanto, el lector de este eBook va a encontrar en este libro un fiel aliado para comenzar a dar los primeros pasos como corredor. Un libro que siguiendo sus postulados le convertirá en un corredor que desde la nada le posibilitará terminar pruebas de diez kilómetros; es decir, un libro que, en definitiva, le convertirá en corredor.


Este es el enlace de descarga de Amazon:  

https://www.amazon.es/dp/B073WMT2NG/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1500053098&sr=8-1&keywords=tu+puedes+correr

RELATO CORTO: UN DISTINGUIDO VIAJERO

“Luego la Reina mandó que fuese un alguacil de corte, por la posta, tras Cristóbal Colón, y de parte de su Alteza le dijese cómo lo mandaba ...