Mostrando entradas con la etiqueta CRÓNICAS ANTIMONÁRQUICAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CRÓNICAS ANTIMONÁRQUICAS. Mostrar todas las entradas

08 marzo 2015

LA 'TRAGEDIA' DE UNA FAMILIA

Hay que ser bellacos para decir y mantener ciertas cosas, con lo que ha llovido y lo convulsionado que está el país a cuenta de la crisis y la corrupción.
Por acabo de enterarme que la Caixa no suprime el sueldo de 220.000 € brutos al año, así como gastos de colegio y alquiler de la casa en Suiza, a la Infanta porque no quieren agravar la 'tragedia' de esta familia que no cuenta con más ingresos -dicen-. ¿Por qué la Caixa no es tan sensible con las familias a las que les quita la casa y les sigue exigiendo el pago de la hipoteca? Lo tengo claro: a la Caixa no hay que comprarle ni una entrada de un espectáculo. Vaya país de mierda. Y vaya mierda de democracia estamos soportando. Ni que decir tiene que el espectáculo de la Casa Real, sólo es posible que se haya producido y se siga produciendo por toda esa madeja de corrupción política que asola a instituciones y partidos. Todo ese engaño en cadena que han posibilitado los dos partidos que se han alternado en el poder desde el inicio de la democracia -con la intervención inicial de UCD-. Lógicamente, hablamos de los dos partidos con los casos de corrupción más escandalosas, el PP y el PSOE, o bien, el PPSOE, que viene a ser igual.
Me pregunto si todo esto es así porque los partidos y la casta han hecho de la democracia el nido perfecto para la corrupción; o si -y esto es más preocupante- en este país somos así por sistema. La respuesta no es fácil.    

31 agosto 2014

CUATRO REYES, CUATRO CABEZAS

Leo con asombro y mucha indignación que el rey viene a pasearse y de camino ver gratis total al partido inaugural de la selección española de baloncesto. Viene a Granada, que es una ciudad a la que siempre gustar venir y mucho más si te traen gratis -gratis para él, sí, pero con los impuestos de todos los españoles- y de camino comes a cuerpo de ídem y acabados los fastos, tan ricamente te devuelven a tu palacio o donde diablos viva ahora el rey.
Porque se no se trata del rey actual, sino del rey padre. 
Pero en qué quedamos, ¿en que ahora tenemos dos reyes y dos reinas? O sea, que somos el país pobre de la Europa rica con monarquías con mas reyes, a excepción de la muy monárquica Gran Bretaña. Es decir, cuatro presupuestos distintos y diferenciados. O sea, en palabras más llanas: mucho más gasto que con anterioridad. 
Más gasto, sí, sí hacemos pequeñas aritméticas: los reyes viejos mantienen sus sueldos como antes y todos los gastos de representación y nadie nos ha dicho que se hayan ido de Zarzuela (al menos yo no lo sé); los reyes nuevos doblan su sueldo y asignación, más gastos de representación al pasar de la categoría de príncipes a reyes; y para colmo sus descendientes -o alguna de ellas, no lo sé- pasan a la categoría de princesitas, con las asignaciones correspondientes. Mucho trabajo de guillotina para los revolucionarios franceses si estuviéramos en 'La France' de 1789. 
Qué tomadura de pelo para este paupérrimo país, exento ya no sólo de riqueza y recursos económicos sino de moral y ética alguna. Qué manera de abusar del pueblo llano, que obviamente alguna parte de culpa tendrá cuando admite a bocanadas todo este tipo de abuso y atropellos. Qué vergonzosa forma de ofrecer privilegios a quien no se los merece porque levita sobre ellos la sombra de la corrupción y la opacidad y para colmo no han sido votados.
Me pregunto cómo podremos librarnos de tanto parásito. Porque cuando más parece que se inician nuevas iniciativas para descolgar de la poltrona a tanto vividor, más se ahonda en proporcionarle privilegios. Pasamos de tener dos reyes  a cuatro y todo se hace sin el más mínimo pudor, además de con el cinismo bien diseñado por el gobierno y los medios de comunicación rastreros de hacernos creer que todo eso es para diseñar unas instituciones más modernas, flexibles y que conlleven menos gasto. Pero ¿a quién creen que engañan con tantas monsergas? Lo único que tienen es el poder, no la razón ni la verdad.  
Es tanta la vergüenza que da todo esto que sospecho que la única de combatir este abuso continuado sólo deja margen para dos posibilidades, a lo sumo tres: 

1) Irse para siempre de este país de mierda.
2) Votar a opciones totalmente contrarias a las actuales.
3) Utilizar la vía de la violencia, totalmente justificada cuando se trata de derribar abusos y componendas lesivas para la ciudadanía. De hecho, esa violencia dada en las grandes revoluciones es la que permitió que a día de hoy el orden mundial no sea tan perverso como lo hubiera sido de no haberse producidos éstas, principalmente la Francesa.

17 junio 2014

PANORAMA PATRIO

   Sinceramente os lo digo: yo a estas alturas ya no sé qué tipo de cosa es España. Yo no sé ni lo que sienten ni lo que piensan vascones -astures ya no- y catalanes ante la renovada etapa monárquica. A lo mejor piensan que si los Borbones entraron en la gran España con Felipe V, igual se quieren ir para siempre cuando se acabe -dios o los cielos lo quieran- el reinado del futuro Felipe VI, pero es que a estas alturas -los vascones y catalanes, digo- no han dicho ni mú. Es más los que cuentan -CIU y PNV- en el Congreso se han abstenido en la votación de la ley orgánica de la abdicación. Es decir, algo así como decir que ni me va ni me viene. Pero yo creo que les va más que le viene. 
   Por su parte está el PSOE, ese partido que ya nadie sabe a qué se dedica. Se declaran en las tabernas como republicanos pero luego se hacen una piña en el Congreso y se alían con PP y UP y D -qué desilusión la de este partido, oye- y crean un muro de contención en torno a la corona. Pero, bueno, ya se sabe, qué se puede esperar con los chaves, los rubalcabas y toda esa mugre política que no se hace otra cosa que mirar el calendario y echar sus cuentas para la jubilación. 
   Por su parte los del PP -quizá los mas coherentes- ahí con ahínco numantino alzando la bandera del nacionalespañolismo, si bien, en puridad, no otra cosa se les puede pedir ni reprochar. Alguien tiene que asumir la herencia.   
   Pero es eso en lo que consiste o ha consistido España. No ha sido otra cosa desde la transición o desde antes. Una interminable lista de politicastros interesados tan sólo en su bolsillo, su futuro personal y el de su familia, que no el del país ni tonterías por el estilo. Y no les ha salido mal el engaño de lo que llamaron transición y democracia con mayúsculas, tanto que están dispuesto a repetir las veces que haga falta, seguir apoyando a la monarquía porque nos ha ido de maravilla con ella, para qué cambiar, para qué cambiarlos, si con sus ganancias también ganamos nosotros. Que basta con seguir asustando a la gente con lo de la República y la guerra o la crisis. Nosotros a lo nuestro. Que siga el heredero o quien haga falta y que nos dé tanta prosperidad como nos dio el padre, se dicen unos a otros. Que los Borbones siempre se prestan, desde aquel Felipe de Anjou franchute.
    Otra cuestión bien distinta son los tiempos venideros, ese horizonte que se barrunta desde las elecciones europeas. Ese Podemos, ese Vox, ese Ciudadanos, en fin todo ese grupúsculo de gente de la calle, que todos unidos podrían cambiar las moquetas de los altos edificios del poder hispano. Está por ver. 
Pero de entre todos los aparentes contrarios a algo, me llama mucho la atención Izquierda Unida, maniobrando ahí como puede. Sin saber si sumarse al bipartidismo o liderar el grupúsculo Podemos. Difícil situación la suya. Sabe que si se alía con el bipartidismo el error táctico puede ser demencial -bipartidismo no se convertirá jamás en tripartidismo por su propia naturaleza- pero si se alía con el grupúsculo Podemos, estos 'pueden' -y de hecho ya lo han hecho- arrebatarles sus votos. Curioso panorama el de los partidos españoles, el de la sociedad española.
Mientras tanto la monarquía a su bola. Montando su franquicia como el Mcdonald monta tiendas donde puede o le dejan, intentando que la prole, que es abundante, tenga un futuro. O sea como cualquier familia de bien. Buscando los mínimos resquicios que les deja o le posibilita la clase política rastrera, apresurándose a que esto no se convierta en algo ingobernable, aprovechando la coronación mientras que la decadencia de la 'roja' no se derrumbe del todo, aprovechando cualquier cosa por tal de seguir ahí todo el tiempo posible. Cuatro años más, ocho años más, lo que sea, a ver si conseguimos que podamos jubilarlos como Chaves o Rubalcaba y que los niños no tengan que irse a Sintra o a Biarritz a veraneos perpetuos, como los abuelos.
Por su parte, el español medio. Ese que mira con asombra y perplejidad, a la vez que con ascendente apatía todo lo que pasa a su alrededor. Total, si sabe que por mucho o poco que diga nada va a cambiar, para qué mover un dedo. Y eso ahora que estamos jodidos económicamente, que cuando tengamos prosperidad económica gritaremos al cielo el nombre de Felipe VI o lo que haga falta. Es cuestión de tener paciencia.
Y, claro, como eso lo saben desde la monarquía hasta el alcalde más modesto, se trata tan sólo de aguantar el chaparrón, hacer leyes inmunes y que la 'roja' vuelva a ganar cuanto antes, aunque sea a Australia. 
Así se escribe la historia.  

16 junio 2014

¿MONARQUÍA O REPÚBLICA? ¡MONARQUÍA O REPÚBLICA!

   La mañana siguiente a la abdicación, un compañero de trabajo me planteó lo siguiente: 'José Antonio, si te dieran a elegir la continuidad de los Borbones o una República cuyos Jefes de Estados fueran Aznar o González, ¿qué harías?. No seas malvado y dame más opciones, le dije. No, no hay más opciones. Lógicamente me quedé blanco, bloqueado, sin saber qué opinar.
   Y me puse a pensar. 
  Haber, me dije, eso que me ha planteado mi compañero, a pesar de la rigidez de la cuestión, es perfectamente posible. Es más, es hasta probable. Conociendo cómo se hacen aquí las cosas y considerando que la historia de nuestro país está llena de este tipo de cuestiones y cambios inesperados, eso que me planteó mi compañero, es perfectamente posible. Comencé a destilar sudor frío ante la claridad de la evidencia. 
   Supongamos que mañana los dos partidos mayoritarios, por temor a la respuesta de los nacionalistas e independentistas y temerosas de la cada vez mayor pujanza de los partidos minoritarios de filosofía antimonárquica y republicana, pasan de coronar a Felipe VI y deciden iniciar un proceso constituyente, reformar la constitución, eliminando el Título II o adaptándolo a la nueva forma política de la Jefatura del Estado y tras unas elecciones urgentes, España, un buen día, casi como pasó en 1931, se levanta republicana. 
  En realidad, parece haberse producido un tsunami político. Todos los medios de comunicación españoles, europeos y mundiales, se hacen eco de la noticia, pero en realidad, nada ha cambiado. 
   No han cambiado los valores éticos y morales, se sigue aceptando la corrupción como algo inevitable, las autonomías siguen gastando a sus anchas y la división de poderes sigue siendo inexistente, entre otras cosas, porque el poder ejecutivo domina al legislativo por aquello del partido con más representantes en el Congreso, y eso también determina que el Consejo General del Poder Judicial, que es el gobierno del Poder Judicial, siga eligiéndose en base a esa máxima representatividad de los partidos en el Congreso. 
   Por tanto, como hay una nueva de forma de Estado, en lugar de rey, ahora hay un presidente de la República, como en Italia, en Francia, Portugal o Alemania, por poner cuatro ejemplos europeos. Hay unas elecciones para elegir al Jefe del Estado y ya no se tira de la herencia dinástica. 

Y a esas elecciones, obviamente, se presentan todos los partidos que quieran el cargo.Y los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, vuelven a poner en marcha el resorte bipartidista. Y como se trata de un cargo no ejecutivo, tiran de sus hombres más prestigiosos. Es decir, de aquellos que ya han ocupado la presidencia del gobierno. Es decir, el PP tira de Aznar y el PSOE de González -no creo que se atrevan de Zapatero-. Luego, en pocos meses, el sueño republicano se convierte en lo mismo que había, pero de nuevo aguantando a estos dos nefastos líderes, abueletes forrados con delirio de grandeza. Y en poco tiempo, vemos en Zarzuela a Aznar, a la Botella. a su hija reproductora de mucha especie humana, al yernísimo y a toda la tropa. Y será entonces cuando comprobaremos de verdad lo que esta familia es capaz de hacer. Si ya siendo presidente del gobierno, casó a la hija con más lujo y boato que una infanta y que el mismísimo príncipe, mejor no pensar cuando se vea como Jefe de Estado. Y si se trata de González, tendremos que aguantar sus ocurrencias y sus negocios con sus amiguetes de América latina, que es donde le gusta a él estar. Todo cambia para que nada cambie o algo así.
   En fin que la cuestión que me planteó mi compañero, me dejó hecho mierda y mucho más confundido. A pesar de estar plenamente convencido de que la forma política de los estados siempre ha de ser elegible y no hereditaria y que eso supone tener que asumir que sea elegido quien no nos gusta. Pero es elegido y lo será durante un periodo concreto. Lo hereditario ni es elegido ni va a durar un periodo concreto, luego ¿qué razón de ser tiene entonces una monarquía en un sistema democrático? ¿Me lo podría explicar alguien como se explican las cosas a un niño de cinco años? Es para ver si me entero.    

08 junio 2014

LOS RENOVADOS SUELDOS DE LA CASA REAL Y DEMÁS ADYACENTES

Es curioso, ahora que habrá nuevo rey y que España sigue estando como el culo en materia económica, a ningún fontanero de la casa real -con minúsculas- se le ha ocurrido aplicar una política de austeridad, aunque sólo sea para quedar bien con los súbditos y atenuar el cabreo generalizado. Que se sepa, no hay intención de bajar dotaciones -que es como le llaman a los sueldos del rey, príncipe y demás personajes- ni gastos de representación de éstos ni de los demás miembros de la casa. 
Es más, es probable que lejos de bajar sueldos sean mayores las dotaciones y gastos de representación tras la abdicación, sencillamente, porque más gente ocupará nuevos cargos e inéditas situaciones. Una sencilla operación nos lleva a lo siguiente, usando el presupuesto de este año: 

El rey saliente dejará de percibir la dotación de 140.519 € y los gastos de representación asignados de 152.233 €. Pero no nos hagamos ilusiones, ya que esas mismas cantidades se asignarán al rey entrante. Es decir, que este tipo -que a mi siempre me ha caído como el culo- va a tener una considerable subida de sueldo.
Pero lejos de pensar que lo que el recibía -el 50% tanto en dotación como en representación, de lo que cobraba el rey-, se ahorrará, esa cantidad pasará a la nueva princesa de Asturias, que es lo mismo que decir que al nuevo rey, ya que es su hija, menor de edad. Por tanto, la cantidad que se llevará al bolsillo será descomunal. Y cuando ésta crezca y se empareje, su pareja también obtendrán una dotación y gastos de representación que supondrán el 35 % de lo asignado al rey. Por lo tanto, jóvenes en paro de este país id espabilando y dejad de plantearos de emigrar a Alemania y a otros países a ganaros la vida. 
Su amante esposa, la nueva reina plebeya, pasará a ocupar la nómina de la anterior reina -la patricia griega-, es decir, que obtendrá unos gastos de dotación -sueldo- y representación del 45% de lo que tiene asignado el rey. Es decir, si sumamos lo que va a entrar en esa casa, nos entran ganas de echar la pota (dotación+gastos de representación del rey+dotación+gastos de representación de la reina+dotación  gastos de representación de la nueva princesa de Asturias. Haced la cuenta que yo ya me estoy mareando). Y todo eso libre de polvo y paja porque a diferencia de la fea costumbre que tenemos todos los españolitos de pagar nuestras facturas, ellos no pagarán nada de nada. No pagarán ni hipoteca, ni la luz, ni el gas, ni el servicio doméstico, ni la comida, ni los viajes, ni los colegios de los niños. O sea, es como decirle a un hipotecado español que el mes de junio se podrá quedar con toda la nómina él solito, que no se preocupe por nada, que ya lo paga el Estado.  
Pero lejos de pensar que todo se quedará ahí, a quién con dos dedos de luces se le ocurriría pensar que el rey y la reina salientes se iban a quedar sin asignación alguna. Sin duda, junto a la ley que les dotará de inmunidad, se les asignará una cantidad muy apañailla, que seguramente será muy similar a la que le asignan a los expresidentes del gobierno, si no mayor.
Al parecer, las hermanas -la imputada y la divorciada- no formarán parte de la casa real, por aquello que han hechos méritos más que ostentosos -principalmente la primera- para ser expulsadas, pero ¿eso significa que se les dejará sin un euro? A la imputada ya se le dejó sin gastos de representación -según se deduce de la propia página web de la casa real-, y a la segunda se le tenía asignada una cantidad de 25.000 €. Habrá que ver en qué situación se queda ahora.  Otra pregunta en el aire: ¿habrá asignación para la hija menor de los nuevos reyes, por aquello de que no odio a la hermana princesa? Al tiempo. 

En cuanto a lo material, me pregunto ¿qué ocurrirá con las dos casas? Se supone que la Zarzuerla será la que ocupará el nuevo rey, pero ¿quién ocupará la que se le hizo con todo lujo de detalles al príncipe cuando se casó? Lógicamente, no la va a ocupar la nueva princesa de Asturias que es aún menor de edad (con el tiempo la ocupará, cuando se empareje).¿La podría ocupar, pues, el rey saliente y la reina saliente? Es probable. Además, estos dos últimos necesitarán más coches y personal para su nueva situación jurídica. Es algo que aún no nos han contado. 

Por tanto ¿Esto era la democracia? ¿Esto fue la transición? ¿Hay alguna forma de darse de baja de este país?, pregunto.    

Con esas cifras, ¿cómo no va a haber motivos para sonreír? (o sea, reírse de todos los españolitos): 

   

05 junio 2014

LA MUY VERDADERA Y REAL HISTORIA DE LA ABDICACIÓN (HUMOR BORBÓNICO)

Seamos prácticos. Si ya está decidido; si no va ha haber proceso constituyente para iniciar la reforma de la Constitución; si ya el heredero le ha tomado apego al trono sin reinar aún; si ya sueña con más fama, poder y fortuna; si nadie de los que mandan de verdad está dispuesto a mover un dedo para que la cosa cambie, pues seamos prácticos y hagamos como los británicos (aunque estos si que llevan en los genes la monarquía, inseparable del nacimiento como nación; hasta los holligans la defienden, palabra): riámonos y contemos chascarrillos y chistes de esta tropa borbónica, que desde que se alzaron con la corona española -con no demasiadas interrupciones- allá en el año 1700 de la mano de Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia y que se puso el nombre de Felipe V. Por tanto, ya tenían gana de que el V se convirtiera en VI. Soñaban con ello. 

Última portada de la revista 'El Jueves', censurada
por su grupo editor RBA. Este hecho ha
provocado la dimisión de varios de sus más 
prestigiosos humoristas. Primeras 'víctimas' del nuevo 
rey de todos los españoles, vascones, catalanes
 y demás pueblos patrios.  
Ya antes en la segunda mitad el siglo XVI los 
Borbones ya habían hecho sus pinitos en la Corona de Navarra, pero eso es otra historia. Aunqueo les sirvió bastante para posicionarse. Observaban cómo la Casa Austria se estaba desmoronando con los ineficaces Austrias Menores y aprovecharon bien la ocasión para ocupar el trono español. Listos y oportunistas como pocos. Y así siguen: aferrados al poder y a la riqueza, sin que haya necesidad que sean buenos estadistas, gente seria o ética. Es igual: esto es España. Qué más da. 
Pero no me enrollaré, porque lo yo quiero aquí hoy es contar la verdadera historia de la abdicación de Juan Carlos I. No fue como no lo contaron. Veamos. 

Resulta que estaban en Zarzuela dando una recepción, como un día cualquiera. En esta ocasión se recibía al presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que son tipos muy importantes allí. 
Y este tipo, conocedor de la afición enóloga del rey, le trajo un excelente caldo californiano. Y el rey, no pudiendo esperar, mandó que lo descorcharán. Se sirvió y de forma espontánea -porque nuestro exrey es de sencillo que te cagas- exclamó con esa media lengua que dios le ha dado: '!Qué zdico..¡' Le gustó tanto el vino que no pudo evitar alabar su calidad. 
En la sala estaban los periodistas acreditados por Zarzuela para sus distintos medios. Pero ese día había un becario sustituyendo a uno de ellos que se encontraba mal, no se sabe de qué medio de comunicación. Y como becario que era, por aquello de los nervios y la falta de experiencia en estos menesteres regios, al escuchar esa exclamación del rey, no dudó un segundo en coger su smartphone y tuitear: 'El Rey acaba de decir: ¡Que abdico! Y claro, ya navegando el mensaje por la red a velocidad de vértigo y tratándose de un asunto de Estado, la noticia se extendió como la pólvora hasta acabar en los ordenadores centrales de los medios de comunicación de medio mundo. Y ya nada se pudo hacer.
Así que eso fue todo. Que de malentendidos está repleta la historia de la humanidad. 

     

14 enero 2014

ELLA NO SABE (Y LA MONARQUÍA IGNORA)

Ella sólo sabía que el careto que aparecía dibujado en los billetes de diversos colores era el de papá. Y eso no podía ser nada malo. 'Era papá, señoría, y papá siempre nos ha cuidado'. 

También sabía que lo único que tenía que tener en mente era un número de cuatro cifras. Se metía la tarjeta de plástico en un aparato y se pulsaban esas cuatro cifras. Y ya está. No había que hacer nada más. 
Es más, cuando tenía que sufrir el engorro de llevar repetidos los billetes con el rostro de papá en el bolso, bastaba tan sólo con entregarlos a quien, a cambio, te ofrecía el abrigo de visón, el móvil de última generación, la fiesta de cumpleaños de los niños, la estancia del hotel de Malibú, (¿o era Candanchú?, se pregunta).., si bien, en ocasiones el de la agencia decía que ese viaje ya estaba pagado '¿Pagado?', se preguntaba ella. 'Habrá sido papá', se decía. 
Ella no entendía las llamadas que hacía y recibía su atlético y esbelto marido ('Lo quiero, se decía mirando con los ojos vueltos al cielo. Es alto, guapo, listo...'), pero estaba segura que eran llamadas importantes. Luego, ya por la noche, la invitaría como siempre a cenar en un exclusivo restaurante de Barcelona y le contaría que había hecho un gran negocio en Valencia o Mallorca. Eso era lo que más le gustaba a ella. El momento en el que llegaban al restaurante después de una dura jornada, llamaba a la canguro para preguntar por los niños, pedían un exclusivo vino y, alzando, la copa para brindar, la especial luz de la vela y de la felicidad se reflejaba en su rostro, mientras su tierno marido ('qué listo es') le contaba los logros que había conseguido ese día. 
En ocasiones, estaba tentada de preguntarle a su amantísimo esposo si en los billetes que había ganado estaba el rostro de papá, pero le daba vergüenza hacer esa pregunta. Y también le daba algo de miedo hacerla, no vaya a ser que no estuviera como ya le ocurrió en una ocasión. La recuerda perfectamente: estaban ambos en Suiza ('¿O era Suecia?', se pregunta) y su amantísimo le enseñó unos billetes que había ganado en unos negocios días antes y, ante su sorpresa, descubrió que esos no tenían la imagen del careto de papá. No pudo negar que se alarmó, pero no quiso decirlo delante del esposo.
'Pero de todo, lo más, es el palacete que hemos comprado en Barcelona', le contaba a sus íntimas amigas mientras almorzaban en el puerto de Palma. Su marido siempre le decía que ella se lo merecía. Que no era posible que ella viviera en una casa normal siendo quien era y que la familia iba creciendo y necesitaban espacio. '¿Se lo decimos a papá?', preguntó ella emocionada. 'No, cariño, ya le daremos la sorpresa en su momento,' le contestó él. Lógicamente, ante la decisión de su amantísimo poco podía objetar: él era el que entendía de esas cosas de casas ('¿o se llaman inmuebles?', se preguntó). 
'¡Qué bien nos va con nuestras empresas y en la vida!', decía ella una y otra vez. 'No nos merecemos otra cosa', le comentaba él. Siempre tan atento. Y,además, papá era tan bueno. Todos los meses le mandaba un montón de billetes de esos en los que aparece su careto. De todos los colores y tamaños. 'Pero ¿papá- le preguntaba ella-, por qué tienes tantos billetes con tu cara?' Su papá reía socarrón y le acariciaba el pelo, como siempre había hecho. 
No obstante, esa felicidad, que parecía eterna, una mañana se nubló algo. Llamó su asesor por teléfono a su residencia de Whasington y le dijo que el nombre de su marido aparecía en varios periódicos de España. 'Pero eso no puede ser malo, es señal que allí lo quieren. Ha jugado al balonpié o como se llame ese juego', le contestó ella. El asesor, acostumbrado a las respuestas de ella, cambió la estrategia y le dijo con palabras suaves que su marido estaba siendo investigado. 'Es la envidia, le contestó ella algo descorazonada, es la envidia'.
En pocos meses, esas breves noticias fueron agrandándose y aumentando su presencia en los medios. Ella no comprendía nada de lo que estaba pasando, hasta que un buen día, también apareció el nombre de ella en los periódicos. Su abogado, le dijo a los periodistas que ella no sabía nada. 

Esta mañana ella se ha levantado triste. El día no tenía la luz que los días anteriores. Los periódicos dicen que le han imputado y que tiene que ir a un juzgado de Palma, pero ella no sabe bien qué significa eso. Está hecha un lío.'A ver si esta noche me lo explica mi amantísimo en nuestro restaurante favorito, como ha hecho siempre', se dice.  

                                                                                                          

                                                                                              Por: José Antonio Flores Vera

05 noviembre 2013

LOS NEGOCIOS Y AMORÍOS DEL BORBON -UN VÍDEO DE CANAL 4, DE ISLAS BALEARES-

'No te lo pierdas. Sin desperdicio. Un saludo'. Con este escueto texto me enviaba Javi por e-mail este vídeo atrevido que está dedicado a los negocios y otras lindezas del Borbón principal, aún Jefe del Estado, por muy increíble que parezca. Estableciendo una analogía inicial acerca de la prutrefacción del sistema que, como ocurre con el pescado, comienza por la cabeza, este periodista de Canal 4, la cadena televisión privada más importante de las Islas Baleares (y allí deben saber bastante sobre los tejemanejes de los Borbones), hace una espectacular exposición acerca de las prácticas corruptas del  rey Juan Carlos que deja al telespectador boquiabierto, tanto por la gallardía y arrojo de las mismas como por la claridad argumentativa y de dicción del periodista, que, bien se aprecia, no es nuevo en el oficio. 
Cuando acabé de ver el vídeo me sorprendí. Incluso yo, que llevo años denunciando donde puedo o me dejan la clase de monarquía que tenemos. Y me sorprendí, además, por lo que consideré de relevante en boca de este periodista, el cual con total tranquilidad y claridad denuncia asuntos que podrían complicarle a nivel jurídico, por aquello de la superprotección con la que cuenta el monarca. Por tanto, deduje, que si esta cadena, este periodista y todo su equipo se lanzan al barro denunciando tan abominables circunstancias que rodean al Jefe del Estado, muy bien atado y probado han de tener todo lo que denuncian. 
Pero no diré más, tan sólo invitaros a que veáis este vídeo para que podáis juzgar con independencia de opinión. En la mía, no tiene desperdicio.  

03 octubre 2013

EL PUEBLO MACHACA A LOS BORBONES

Venía el otro día en un autobús urbano y unas mujeres de edad madura que, por lo que deduje, se dedicaban a tareas de limpieza comenzaron a machacar al rey y a toda la Casa Real. Me sorprendió y agudicé el oído. No me podía perder lo que decían porque en raras ocasiones esto ocurre entre gente llana y trabajadora, que por falta de información, miedo a la crítica o, qué se yo, abducidos, quizá, como están con tanta tele tonta palmera de los borbones, jamás se les ha ocurrido pronunciar una mala palabra sobre ellos. 

Hablaban con espontaneidad, mezclando las criticas con las gracias de sus nietos o las penurias de sus hijos e hijas. Y al escucharlas me pregunté si el pueblo llano ya estaba comenzando a abrir los ojos. Entonces aludieron al asunto de la enésima operación de cadera y criticaron con dureza que se haya operado en un hospital privado y 'con los dineros de todos', dijeron. Luego vinieron los reproches a las 'bribonás del yerno' o lo bien que vivía él y su familia a costa de los demás, y 'mira nosotras como estamos, sin un duro pa'na'. Y fue ahí cuando comencé a perder el interés. O sea, que estaban criticando al rey porque a ellas les gustaría estar en su lugar, pero no por un sentido democrático, o al menos ético. No, nada de eso. La crítica era porque vivía muy bien (y ellas vivían muy mal). Reconozco que ahí me enfríe. Había picado como una mosca y me ilusioné pensando que el pueblo ya había captado la verdadera razón de ser y de existir de la corona. Pero no era así.
Y caí entonces en la cuenta del por qué la escasez de crítica en los años anteriores del pelotazo urbanística. No sé sí era el caso de esas señores, pero en esos años mucha gente llana vivía muy bien, casi tan bien como los mismos borbones. Mucha gente se había hecho de oro especulando con la construcción desenfrenada. Más o menos todo el mundo sacaba tajada. Unos vendiendo terrenos baldíos a precio de oro para que otro especulador aún mayor pudiera construir. Ese otro construyendo y vendiendo pisos o casas a precios disparatados sin que fuera necesario que arriesgará ni un euro, toda vez que el banco -que daba más de lo que se le pedía- avalaba la promoción y luego conseguía magras hipotecas. Alrededor de toda esa construcción todo el mundo cercano a ese sector se ponía las botas: las empresas de materiales no dando abasto, las tiendas de muebles sin stock, los fontaneros y pintores con lista de espera y, mientras, las Administraciones Públicas a través de sus haciendas ingresando cantidades ingentes vía tributaria. Además, como la economía era tan boyante, se vendían más coches que nunca y había más viajes al Caribe por persona que nunca. Los restaurantes siempre estaban llenos y encontrar una plaza de hotel en una playa por muy cutre que fuera era misión imposible. En toda esa orgía económica, casi todo el mundo pillaba algo, incluso, los funcionarios recogían migajas: al menos, no les bajaban el sueldo. Y las notarías  y los registradores de la propiedad tenían que incrementar sus plantillas porque no se amontonaban en los despachos las escrituras de compraventa.
Por su parte, los gobiernos -central, autonómicos y locales- gastaban sin miedo. Hacían aeropuertos e instalaciones deportivas o culturales sin reparar en su coste ni en lo que costaría mantener todo eso. Y, claro, en ese despelote económica la Casa Real, tan dada a gastar tan generosamente lo que es de los demás, no paraba de viajar, trincar, disparar con pólvora de ídem o hacer con el dinero público, que generosamente les asignaba el erario, lo que les daba la gana, sin necesidad de justificar ni un euro. Por tanto, en ese panorama no existía crítica por aquello de que todo el mundo estaba contento con su vida. A lo más, éramos cuatro los que criticábamos la incomprensión de la mayoría que afirmaba que lo que se llevaba la Casa Real era el chocolate del loro (frase típica donde las haya). Pero ahora el loro ha crecido de forma descomunal a los ojos de los españoles y ya parece que nadie quiere que se le dé ni una onza más a ese pájaro charlatán. 
No obstante, a servidor le gustaría que la crítica a la monarquía y no viniera por esa vía. Porque se trata de una vía en cierto modo interesada y egoísta. Le gustaría que viniera por la vía de la reflexión y a través de la crítica meditada y serena que tuviera como argumento serio el valor y el por qué  de la monarquía en un Estado que se considera democrático. Una monarquía que, además, no es nada transparente, como sí lo son las de nuestro entorno europeo. 
Y por ese motivo perdí tan pronto el interés en el discurso de esas mujeres del autobús. 
      

25 junio 2013

HACIENDA YA NO SOMOS TODOS

Hace unos días, recibimos una decepción colectiva. Todos pensábamos que había un órgano del estado que jamás se equivoca, pero resulta que ahora sí lo hace. 
Preocupado, me he puesto a repasar todas las declaraciones de la renta que tengo guardadas y compruebo que jamás Hacienda ha tenido una fisura. Es más, en una ocasión me pagaron un par de cursos que impartí a través de una factura -unas cantidades humildes- y Hacienda replicó inmediatamente que qué era eso. Cuando se lo expliqué me dejaron dormir porque comprobaron que de esa forma yo pagaba más impuestos que si me hubieran deducido el IRPF. Y como salí perdiendo, me dejaron en paz.
Pero no creáis, esa acción de Hacienda me ratificó aún más en la idea de que nada escapa a ese gran ojo fiscal y que por fin algo funciona correctamente en este corrupto país. Sentí cierto orgullo, pero eran otros tiempos, en los que uno era aún algo crédulo.
Pero ahora nos llega la noticia que no, que no era un órgano tan infalible como pensábamos, que se equivoca. Qué decepción.
Y, realmente, no me lo explico, porque ¿cómo es posible que no conozca ningún caso de haberse equivocado jamás en su contra cuando maneja dígitos de DNI de ocho cifras y sí lo hace cuando maneja dígitos de DNI de dos cifras? Otro tortuoso misterio que habrá que desvelar.
Por fin, tantos días de duda han llegado a su fin. Lo ha explicado el ministro de la cosa: no se ha equivocado Hacienda, han sido los registradores y notarios. Esos colectivos tan orgullosos y celosos de su trabajo. Tanto que sólo por tocar el pomo de sus despachos ya estaban abriendo la cartera. Pero eso sí, te explicaban el por qué y cómo de sus elevada factura: son los que elevan a público, los que exteriorizan tus posesiones y tus bienes, y eso hay que pagarlo. 
No voy a defender a ninguno de esos dos colectivos. Entre otras cosas porque no tengo amigos en ninguno y porque han sacado toda la tajada que han podido del sistema corrupto del ladrillo que ha presidido este país, pero pregunto ¿sacarán ese orgullo y esa suficiencia y hasta vanidad, en ocasiones, que atesoraban tras sus lujosas mesas de despacho, ahora que el ministro los han situado a los pies de los caballos? Habrá que esperar la respuesta en los próximos días (oye, Rajoy, que eres registrador de antigua profesión. Dale un toque  a tu  ministro, tío).
Realmente, no terminas de sorprendente si piensas en todo todo lo que aún está por ver y saber en este destrozado país. Sorprendidos ante la estulticia y la alta factura -casi infinita- que hay que seguir pagando para proteger a la casta política y esta monarquía caduca que cada vez es más un problema (siempre pensé que nunca fue una solución). Que incluso lo más sagrado que había, que no es otra cosa que la institución que atesora la redistribución de la riqueza también se hinqué de rodillas ante la tropa -¡vaya tropa!- borbónica. La misma institución que con valentía ha denunciado que el futbolista mejor pagado del mundo, Leo Messi, debe al fisco más de 4 millones de euros en impuestos; la misma que ha porfiado de manera asombrosa para que el astro argentino acabe pagando entre impuestos y multas más de diez millones de euros (es probable que pague catorce más en los próximos días o meses). Y  todo ese prestigio, tirado a la borda porque ahora resulta que alguien decente dentro de Hacienda ha denunciado con supuesta razón que la infanta ha vendido un buen número de fincas y que no ha cumplido con el fisco. 
Habrá que preguntarse -y eso da miedo hacerlo- que se estará ocultando para que se sacrifiquen, incluso, instituciones tan sagradas como es la misma Hacienda. Porque yo no me creo que Hacienda se haya equivocado.     

09 abril 2013

SEGUIMOS CIEGOS ANTE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA.

Cuando yo comencé a escribir -en otros lugares donde publico o he publicado no lo he tenido tan fácil- aquí críticamente sobre la Casa Real española, muchos entendieron que estaba obsesionado o que imaginaba cosas o, incluso, que era un republicano convencido. Años después se comienzan a cumplir esas cosas que sólo unos pocos sospechábamos que pasarían. Cosas que estaban ahí a la vista de todos, pero que nadie quería ver. Unos porque no estaban los suficientemente informados o no querían informarse; otros porque le habían inyectado litros de glucemia a base de ver programas del corazón;  otros porque consideraban que la Monarquía representaba la estabilidad sin saber bien lo que decían; otros porque habían vivido la guerra y consideraban que habría que olvidar todo lo que sonara a República; y los que más, porque no han tenido el suficientemente sentido crítico ante esta familia que ha hecho lo que le ha dado en gana, auspiciados por el vergonzoso pacto de silencio de los medios de comunicación, el compadreo político, los silenciosos y discretos y los complacientes, muchos de los cuáles vivían, o creían vivir del prestigio de la Corona en España y fuera de nuestras fronteras. En suma, unos en menor medida que otros, todos somos responsables. Todos hemos alimentado al monstruo y ahora muchos salen con antorchas incendiarias en la noche oscura.
Hemos mirado hacia otro lado y ahora nos rasgamos las vestiduras y aludimos a crisis institucional, crisis de Estado o cosas por el estilo. Hubiera bastado con más seriedad, más denuncia, más crítica, más transparencia institucional y económica; y sobre todo más democracia. Pero hubiera sido mucho mejor que con anterioridad a la aprobación de la Constitución de 1978 hubiéramos podido decidir sobre qué forma política de Estado queríamos y no que la monarquía entrara en el paquete institucional sabiendo, como sabíamos, que había sido la decisión de Franco y no la del pueblo español que pretendía ser democrático. 
Pero nada de eso ha habido en este decadente y podrido país porque es costumbre nacional, desde siempre, que las cosas lleguen hasta niveles insostenibles y, finalmente, darnos el batacazo para comenzar de nuevo. 
Sin embargo, seguimos sin escarmentar. Hay más datos que nunca sobre a qué juego han estado jugando los Borbones desde siempre y seguimos dando palos de ciegos. Hemos tenido que soportar los múltiples devaneos del Rey a todos los niveles, los negocios de su yerno -que supuestamente podrían apuntar a la misma Casa Real, al tiempo-, la imputación de la Infanta, el parasitismo de la familia del Rey y de la Reina y, últimamente, el patrimonio del monarca. Pero nada de eso nos saca de nuestra ceguera. 
El país se desangra económicamente, el futuro de jóvenes y no tan jóvenes se escapa y aún soportamos que toda esta gente siga siendo mantenida con nuestros impuestos, apoyados por los políticos y sin dar muestras de la menor autocrítica, austeridad o transparencia. Eso sólo pasa en nuestro país y, en verdad, es probable que nos lo merezcamos por crédulos y sumisos.          
   

03 abril 2013

PELLIZQUENME: ¡LA INFANTA IMPUTADA!

PORTADA DE LA REVISTA 'EL JUEVES'

Una lectura atenta del auto del Juez José Castro Aragón, titular del Juzgado de Instrucción nº 3 de Palma de Mallorca, nos documenta de primera mano sobre las dudas razonables que han llevado a este osado Juez -digo osado, porque no es habitual que juez alguno  en España tenga el valor jurídico necesario para imputar a un miembro de la Familia Real- a  imputar y citar para declarar a Doña Cristina Federica (que sorpresa lo de Federica) de Borbón y Grecia. Esa lectura causa estupor y en ocasiones uno tiene la sensación que esas dudas razonables que expone el juez sobre la actuación de la Infanta en  la 'Asociación Instituto Nóos de Investigación Aplicada'  y la sociedad mercantil 'Aizoon S.L.' resumen muy bien el atentado a la inteligencia que supone para el español de a pie la actuación de esta avispada pareja en el juego de sombras en que se ha convertido el entorno de la Monarquía en España. 
No obstante, advierte el juez que la imputación puede suponer tanto el sobreseimiento como la posibilidad de abrir el cauce para posibilitar al Ministerio Fiscal y acusaciones Particular y Popular para que formulen sus reproches penales y a los Actores Civiles sus pretensiones civiles. Todo eso puede ocurrir a raíz de lo que esta señora declare el próximo día 27 de abril a las 10 de la mañana en la sede del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca.
No debemos olvidar que ser imputado penal en este país, de acuerdo con nuestro sistema jurídico-penal, puede significar nada o mucho. Es decir, que no es lo mismo estar imputado que acabar con responsabilidad penal. Y es ahí donde está el punto de inflexión fundamental. Además, hay que tener en cuenta que el Juez José Castro Aragón no juzga sino que instruye; y que la instrucción proviene de una primera instancia judicial del Poder Judicial ¿Qué quiero destacar con esto? Ni más ni menos que el Poder Judicial a medida que va subiendo escalones jerárquicos va adquiriendo más hábitos políticos y menos judiciales. Por tanto, debe estar muy vigilado este juez por los órganos judiciales superiores en jerarquía, a pesar de que en un plano teórico y con las Constitución en la mano tan independiente es la actuación judicial de este juez que la de cualquier magistrado de instancias superiores. 
Dicho esto, hay que considerar que dar el paso de imputar a un miembro - o miembra- de la Familia Real tiene su trascendencia política. Es como si el duro cascarón del núcleo intocable de la Monarquía ya se pudiera tocar; y que eso ocurra en este país podrido supone mucho. 
Claro, ha tenido que tocarse fondo para llegar a estas composturas, pero se ha llegado, que es lo importante. 
Las monarquías como la iglesia -cualquier iglesia- son instituciones camaleónicas, porque no de otra forma pueden seguir subsistiendo en los siglos de los siglos. Esa capacidad de transformación, sin lugar a dudas, tiene su mérito. Por ejemplo, fijémonos en la supervivencia de las monarquías para que nos hagamos una idea de su capacidad de resistencia: han sido guillotinadas (Revolución Francesa y/o periodo republicano de Cromwell en Inglaterra), asesinadas (en la revolución bolchevique contra la Rusia zarista por ejemplo),  expulsadas (caso de los Borbones en España en varias ocasiones), pero ahí siguen, perpetuándose sine die. Siempre vuelven. Por tanto, que ningún republicano de corazón o de ideas considere que nuestra actual monarquía no va a tener la suficiente pericia para seguir aferrada al poder. Un poder que ya no es político sino económico e influyente. Una especie de franquicia que busca situarse allí donde le dejen. Como el Macdonald.               

17 octubre 2012

LOS REALES GASTOS DE LA CASA IDEM



Tradicionalmente, los medios de comunicación y personas que directa o indirectamente han defendido que la Monarquía española es más económica que cualquier República de nuestro entorno, han silenciado -por desconocimiento o intencionadamente- los gastos reales de la Corona. Tan sólo se han limitado a difundir la primera cantidad que aparece en la relación de partidas. Ni que decir tiene que es muy perverso decir que la Monarquía cuesta tan sólo la cantidad de 8.434.280. € -ahora se ha rebajado un poco, pero superó los nueve millones en los años de las vacas gordas-, silenciando las partidas más importantes, exclusivamente diseñadas para el sostenimiento de la Jefatura del Estado. Siempre he mantenido que esa primera cantidad, funciona como algo equiparable a los sueldos que reciben los miembros de la familia y el sostenimiento de la Casa, tal y como se encarga de indicar el artículo 65.1 de la Constitución de 1.978, ya que se asigna libre y directamente al Jefe del Estado para tales fines-. Pero se silencian las partidas realmente significativas, que van desde el gasto empleado en viajes de sus miembros, hasta el sostenimiento del Patrimonio, exclusivamente a disposición de la Casa Real, pasando por la ingente cantidad de personal necesario para todo ese funcionamiento. 
Yo considero que nuestro país -o lo que quede de él- ya debería de ser maduro democráticamente para asumir una información veraz y transparente que, además, sostenemos con nuestros impuestos, pero mucho me temo que a la Monarquía y a sus defensores no les interese esa transparencia porque podría ser su propia tumba. De hecho, en la recién creada ley de la transparencia, impulsada por el Gobierno, y que servirá para conocer gastos, inversiones y sueldos de cargos públicos, se excluye de manera taxativa a la Casa Real. Dijo la Vicepresidenta que se excluye porque la Casa Real no es Administración Pública. Con un par. Los políticos tienen respuestas para todo, con independencia de que sean veraces o no. 
Lo aquí indicado, no tiene otra función que mostrar una realidad que, por lo general, no goza de un conocimiento general. Lógicamente, una Jefatura de Estado republicano podría estar en cantidades similares, pero hay dos diferencias sensibles:  Una: con sus defectos y sus virtudes las jefaturas de estado con forma republicana (Alemania, Francia, Italia, Portugal, entre otros países de nuestro entorno) son elegidas por el pueblo cada cuatro años; dos: es demencial pensar que a ningún jefe de estado republicano se le embolsen casi nueve millones de euros para pagar altas nóminas a todos los miembros de su familia (no me refiere a funcionarios de la casa) y dinero en metálico para el sostenimiento del edificio en el que resida con total y libre disposición. 
Sin embargo, yo sigo siendo escéptico con estas cantidades porque creo que hay otras obscenamente impublicables que jamás conoceremos. Pero, en fin, eso podría pertenecer al terreno de las elucubraciones personales, sin más.    
Que disfruten de la lectura de esas cantidades y luego piensen en los recortes, supresión de pagas extras o pérdidas del puesto de trabajo, que de una manera u otra nos afectan a todos los ciudadanos. Pero, en fin, esto ha resultado ser esta democracia que tan denodadamente porfiaron por implantar a cuatro manos los herederos del franquísmo -que lograron de esa forma pulgar sus culpas y hacer borrón y cuenta nueva-  y los venidos del exilio -que de esa forma hicieron de la recién llegada democracia su negocio-.       

Gastos de la Casa Real española. Presupuesto en un ejercicio presupuestario (lo expuesto vendría a suponer el gasto de 2012)
1.- Asignación directa en los PGE…………………………. ..........................8.434.280
2.- Ministerio de la Presidencia
2a.- Apoyo a la gestión administrativa de la Jefatura del Estado, Gastos de personal
(135 funcionarios y eventuales)……………………..........................................6.203.070
2b.- Servicios a la Corona y actos del Estado, Recepciones, audiencias, cenas de gala, visitas.
Oficial para 2011: 10.015.400 millones.
Media 5 últimos años………………………………...........................................15.500.000
2c.- Sostenimiento del Patrimonio Nacional, Mantenimiento y conservación de Palacios y
Jardines afectados al uso de la familia real…………..................................34.217.000
2d.- Mantenimiento de otros bienes en usufructo por la familia real: yates, coches, fincas de recreo…
No oficial. Estimado 5 últimos años……………….. ...................................41.000.000

3.- Ministerio de Defensa
3a.- Regimiento de la Guardia Real, Personal, Logística, Acuartelamientos, Armamento…
Media 5 últimos años………………………………..........................................80.000.000
3b.- Cuarto Militar. Media 5 últimos años………………………………..............45.000.000
3c.- 45 Grupo de Fuerzas Aéreas (Transportes VIP,s)
Media de horas de vuelo 5 últimos años: 3.500
Porcentaje Casa real: 70%. Adquisición de material de vuelo, mantenimiento, personal,
acuartelamientos, logística, viajes…Media 10 últimos años………..........110.800.000
3d.- Gastos de seguridad y despliegue eventos interviene Jefe del Estado: desfiles,
maniobras específicas, visitas, boda real…Media 8 últimos años
(solo la boda real de 2004 costó al Ejército 20 millones de euros)….......56.000.000

4ª.- Ministerio del Interior
4a.- Seguridad Casa Real y entorno. Seguridad a cargo de la Guardia Civil
Seguridad activa y pasiva (contravigilancia) en Palacios, personas, eventos…
Media 8 últimos años
(solo la boda real le costó a la Benemérita 18 millones de euros)..........42.500.000

Seguridad a cargo de la Policía Nacional. Seguridad activa, pasiva, contravigilancias,
Cierre de espacios sensibles, eventos…
Media 8 últimos años
(solo la boda real de 2004 le supuso a la DGP, con 15.000 efectivos desplegados,
22 millones euros)…………………………………….....................................46.000.000

5.- Ministerio de Hacienda
5a.- Parque Móvil del Estado: Mantenimiento, carburante, revisiones, personal, logística…
de un parque estimado en 300 vehículos adscritos a la Casa Real...….28.000.000

6.- Ministerio de Exteriores
6a.- Viajes oficiales presupuestados
Media real últimos 8 años (20 viajes)………………..............................10.000.000

6.- Otros ministerios
Gastos de personal de 372 trabajadores de la Casa Real………….........22.500.000

7.- Gastos reservados del Estado
La Casa Real española ha cargado a fondos reservados de Presidencia, Defensa, Interior
y CESID, a lo largo de los últimos veinte años, pagos (viajes no oficiales, regalos, encuentros
particulares del monarca…etc) en una cuantía media total estimada de……15.500.000

Total gastos anuales Casa Real………...................................561.654.350 euros

ACERCA DEL PRIMER BORRADOR DE UNA NUEVA NOVELA DE TÍTULO PROVISIONAL: UN MENSAJE DESCONOCIDO

Ayer, día 17 de junio, escribí la mágica palabra «FIN» a una de las novelas en las que estoy trabajando, de título aún provisional Un mensaj...