jueves, 15 de diciembre de 2011

CINE: LAS CRÓNICAS DE NARNIA: LA (HASTA AHORA) TRILOGIA



Que el autor de esta saga sea el mismísimo C.S. Lewis, contemporáneo y, probablemente, el mejor amigo de Tolkien, ha favorecido enormemente que vea con deleite estas -hasta ahora- tres películas basadas en la obra cumbre del autor anglo-irlandés.
Sobre las conexiones personales y literarias de Lewis y Tolkien ya hablé sobradamente en el artículo que publiqué a principios de este año en Ideal denominado "Coincidencias literarias", pero ahora me interesa sobre todo hablar de estas versiones cinematográficas basadas en las tres primeras entregas (el autor escribió siete libros y no sabemos si todas serán llevadas al cine) de la enorme obra de C.S. Lewis, cuyos rasgos biográficos ya pudimos ver en la magnífica película "Tierras de penumbra", protagonizada por Anthony Hopkins.


Con "El león, la bruja y el armario -2005-" (que en la obra original también podría traducirse por ropero), C.S. Lewis nos adentra a través de la imaginación de cuatro hermanos -dos chicas y dos chicos- en un monumental mundo imaginario, en el país de Narnia, habitado por seres extraños y animales que hablan -y que resultan ser a la postre de los más sensato-. Consiguió que desde un momento presente y con la sola presencia de una simbólica farola se viajara en el tiempo y se abriera ante nuestros ojos todo un fascinante mundo en el que la lucha entre el bien y el mal hace estragos.
Hubo que esperar hasta 2008 para que el mismo director, Andrew Adamson rodara "El Principe Caspian", que se convirtió en la segunda entrega, en la que nuevas aventuras aguardan a los cuatro hermanos, que de forma esotérica han de volver de nuevo a este fabuloso mundo para intentar imponer el bien; y ya por fin en 2010, otro director Michael Apted (desconozco el por qué del cambio), rodó la tercera entrega "La travesía del viajero del alba", donde el protagonismo ya lo tienen sólo los dos hermanos más pequeños pero que arrastra la novedad brillante de ensalzar en el juego a un arrogante primo de espíritu muy británico y moral algo rebuscada hasta que un conjuro lo convierte...(no, mejor no introducir aquí spoiler alguno).
Lógicamente hablamos de tres cintas que contienen una fotografía exterior y decorativa excelente y que encierra un sonido muy conseguido, un dolby auténtico que hará las delicias del quien disfrute del sonido digital multicanal como es mi caso.
Pero hay que destacar por encima de todo comentario cinematográfico, que nos encontramos ante una meritoria obra de grandes alardes imaginativos y mucho tuvo que ver esa relación personal que mantenían Lewis y Tolkien y que les llevó junto a otros amigos a fundar el mítico y selecto grupo literario Inklings, ya que en las obras de estos autores encontramos mundos oníricos, personajes imaginarios e historias similares, estando siempre presentes el bien el mal. No en vano, en ambos autores existía una marcada fe religiosa y seguramente algo de eso se trasladó a sus respectivas obras. Sin embargo, fuera el que fuere el elemento inspirador lo que está claro es que ambos nos han dejado un legado literario excepcional que ahora podemos disfrutar en el cine como ya disfrutamos con la lectura.
Habrá con seguridad más "Narnias" igual que sabemos que volveremos a disfrutar del mejor Tolkien ya que está cercano el ansiado entreno de "El Hobbit" su obra cumbre, que por suerte vuelve a dirigir Peter Jackson como ya hiciera con maestría con la trilogía del "El Señor de los Anillos".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...