sábado, 24 de diciembre de 2011

DE NUEVO, NOCHEBUENA



NOCHEBUENA. Un año más, fiel a su cita; buena para unos, mala para otros, porque pareciera que en este día se concentren todas las nostalgias, anhelos y melancolías  del año casi pasado, sensaciones muy similares a las que tendremos de aquí a una semana. 
Me dispongo a escribir esto, minutos antes de hacer mi tradicional ruta de Mañanabuena, que este año se retrasará unas horas. Pero la tradición sigue siendo la tradición...Una Nochebuena más con un nuevo relato en Ideal el cual os dedico a todos vosotros, amigos y amigas, que sois muchos los fieles todo el año; pero que también dedico a los menos fieles, a los que pasan por aquí esporádicamente y a quienes, por alguna casualidad prosaica pasan hoy por esta bitácora que es de todos nosotros. 
Deseándoos una sincera FELIZ NAVIDAD os dejo con el relato -cuya inspiración surge de mi último viaje a tierras castellanas- que también podéis leer en el especial que hoy se entrega junto al diario IDEAL:   


LA FOTOGRAFÍA

            La imagen de la fotografía que tantos años lo había obsesionado ahora se encontraba ante su vista. Esa antigua plaza de aquel escondido pueblo ahora cobraba vida y se abría ante sus ojos en su versión real. Sin embargo, nada entrañable identificó en aquella plaza y eso le deprimió.
               Esa imagen, que cayó en sus manos cuando rebuscaba no se sabe qué en el archivo del periódico de provincias para el que trabaja desde hace lustros, estaba tan presente en su vida que conocía de memoria cada rincón de la plaza y todas las calles que salían o desembocaban en la misma. Había utilizado esa fotografía en reportajes, en artículos..., la había exprimido. 
               En aquella foto antigua se distinguían en un primer plano los viejos maderos de la porticada plaza, emergiendo en un segundo todo ese espacio diáfano, cubierto de nieve. También se apreciaban lo que parecían ser puestos ambulantes que bien podrían dedicarse a la venta de pavos, venta de castañas asadas y adornos navideños, aunque todo eso bien podría ser producto de su imaginación ya que la foto antigua no se prestaba a una mejor nitidez; y aunque se trataba de una imagen fija podría afirmarse que todo ese ajetreo presagiaba un día festivo dada la algarabía de personas y carros que iban y venían a lo largo y ancho de la plaza. Que fuera la mañana de Nochebuena o Navidad podría también ser fruto de su imaginación o al menos era lo que él quería ver en aquella foto.
               Ante su vista ahora, en el lado más septentrional de la plaza, igual que en la instantánea, se abría una estrecha calle, en cuya esquina aparecía el blasón de la antigua casa del Condestable, pero ahora esa esquina no era de argamasa sino de un mármol de color grisáceo: se trataba de la fachada de un banco, cuyos luminosos rótulos le ganaban la partida al negruzco blasón familiar adosado a la fachada, justo encima del dintel que aún se apoyaba en labradas jambas que presagiaban una vetusta puerta, transformada ahora en otra giratoria que daba acceso al banco. Sin duda, había mitificado aquellos lugares a través de esa instantánea de color sepia, pero nada de eso pudo reconocer en la imagen real que tenía ahora delante de él. Los pórticos seguían en su sitio, pero ya no parecían tan viejos, y había, sí, un par de puestos, en realidad, kioscos, aunque ninguno vendía pavos ni adornos navideños; uno era de la ONCE y el otro se dedicaba a la venta de revista y prensa del día.
               Dudó sobre si lo más sensato sería dar media vuelta y alejarse de esas sensaciones deprimentes que ahora le atenazaban y que amenazaban seriamente con mitigar la imagen soñadora que poseía de la imagen de esa fotografía por poco real que ya fuera. Se sentía hondamente defraudado, pero no había hecho setecientos kilómetros para nada, así que sacó valor y decidió adentrarse en la plaza con la idea de buscar alguna señal que le permitiera seguir aferrándose a aquel lugar que tanto había admirado en la ajada instantánea.              
               No llevaría andados más de veinte metros cuando un hombre mayor -supuso que octogenario- le atisbó y le saludó por su nombre. Escuchar pronunciar su nombre en un extraño le puso en guardia, pero como parecía un tipo correcto y educado no dudó en detenerse. Lógicamente, lo primero que le preguntó es cómo conocía su nombre si él nunca había visitado aquel pueblo. Pero el hombre mayor ajeno a su  sorpresa esbozó una beatífica sonrisa y le dijo que le explicaría todo si le permitía invitarlo a un café. Eran las once de la mañana y comenzaban a caer los primeros copos de lo que podría ser una copiosa nevada, así que aceptó. Entraron en un acogedor bar, cuyo aspecto iluminó por primera vez su rostro. Debía de tratarse de un bar muy antiguo, probablemente el único elemento que había sobrevivido a la voracidad de la modernidad. El hombre mayor pareció leer su pensamiento y le confirmó que ese bar seguía inalterable desde la época de aquella foto. Pero ¿cómo sabe de la existencia de esa foto?, le preguntó con impaciencia.
               -Esa foto la hice yo, -respondió el hombre mayor-, y gracias al interés que usted ha mostrado por la misma y a la enorme divulgación que ha hecho de ella a lo largo de sus muchos años como periodista –siguió diciéndole-, una inocente fotografía, que no era más que un mero divertimento de un muchacho casi adolescente, publicada en un programa de festejos de navidad de hace sesenta años, se ha convertido en una joya muy preciada para cientos de románticos viajeros que, como usted, esperan encontrar lo que les hace soñar cuando contemplan la imagen. Sin duda, ese ha sido el mejor reclamo de nuestro perdido pueblo.
             
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EQUIS QUERÍA CORRER (NOVELA CORTA) SERÁ PUBLICADA

Tras muchas horas de dedicación a mi novela corta Equis quería correr  (mi primera novela que verá la luz), será publicada. He valorado ...