domingo, 15 de agosto de 2010

EXTRAÑA RELACIÓN


Mi relación con el correr -al menos durante este verano- está siendo extraña, muy extraña. Pareciera que ambos -el correr y yo- fuéramos dos grandes desconocidos que acaban haciendo buenas migas tras unos cuantos kilómetros.
En realidad, esa extraña relación comenzó a fraguarse desde la última lesión, que ni por asomo fue la más grave de los últimos años. Sin embargo, llegó, tal vez, en el momento menos adecuado, cuando más estaba disfrutando de este deporte y cuando mejores sensaciones experimentaba.
Y quizá por ese parón inesperado, en estos últimos meses, corro con la sensación de provisionalidad, con cierto desconcierto, casi preguntándome por qué corro o, quizá, atemorizado ante una nueva recaída. Aunque la realidad es que no estoy relajando los rodajes y rara es la semana que termino con menos de treinta kilómetros repartidos en tres o cuatro sesiones semanales que, en ocasiones, alterno con la bicicleta, llegando en ocasiones casi a los cuarenta.
Sin embargo, esa relación sigue fría y la confianza no aflora, a pesar de que me empeño en seguir corriendo por los mismos lugares para que esa confianza aflore.
Y lo más curioso es que la ilusión por seguir corriendo casi a diario sigue intacta y el placer de rodar por rodar no ha perdido un ápice de frescura, principalmente desde la inyección de moral que supuso subir al Torreón de Albolote hace una semana. Por lo tanto, no hay más remedio que seguir porfiando porque, en ocasiones, este tipo de "crisis" casi siempre desemboca en un mayor crecimiento.

2 comentarios:

  1. Amigo José Antonio, solemos tener picos a lo largo de nuestras temporadas, a veces altos o bajos. Los míos están bajo cero, pero no dejo de salir en días alternos. Ya vendrán tiempos mejores. Un abrazo y a seguir con esa treintena de kms

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paco, la cosa va en aumento, eta semana pasada casi 50. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...