jueves, 12 de agosto de 2010

EL LETRADO RATÓN

Seguimos con los relatos breves de verano, dentro del mundo de la abogacía que dá mucho juego:



EL LETRADO RATÓN

El ratón llegó a la sala de togas de la Audiencia Provincial y comprobó que dada su fisonomía no había toga que pudiera adaptarse a su roedor cuerpo. Así que cariacontecido -ya que esa era su mayor ilusión desde acabó la carrera en la prestigiosa Facultad de Derecho de Salamanca- hubo de conformarse con echarse encima de sus hipotéticos hombros la funda blanda de tela de color negro de las gafas Gant que acababa de comprarse en esa lujosa óptica del centro con los amplios emolumentos obtenidos con su primera caso ganado.

Cuando accedió a la sala de juicios nadie parecía reparar en su inexistente toga porque todo el mundo, incluido el magistrado y los funcionarios de la sala, estaban expectantes ante la sabiduría de aquel ratón, tan versado en leyes.

3 comentarios:

  1. Muy imaginativo el relato, igual que el anterior, refrescantes y ocurrentes. Yo siempre te leo, José Antonio, aunque nunca comente, de hecho es el primer comentario que hago, pero es increíble, cuando escribes algo literario, algo que no tiene nada con el correr, los que siempre te comentan no lo hacen. En fin, yo disfruto con tus entradas literarias, ya que no soy corredor, aunque cuando hablas de correr también metes mucha literatura, que es algo que agradezco, por si algún día me animo a correr. Saludos desde Cuenca.
    Miguel.

    ResponderEliminar
  2. Curioso mustélido leguleyo!!

    A ver cuando te dejas caer con unas birritas, al fresco de la alameda de alguna vega noctámbula....jejeje

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Preciosa la música de Vangelis. Muy apropiada para ambientar la lectura de un buen libro.
    Ya tenemos fecha para la XXVIII Media de Granada, el 7 de Noviembre. Un buen test de cara a la Maraton malagueña del 6 de Diciembre.Un saludo Jose Antonio y demás asiduos, corredores o no.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...