viernes, 27 de agosto de 2010

EL OFICIO DE CORREDOR O COSAS QUE OCURREN CUANDO ERES UN CORREDOR HABITUAL


Correr, correr, correr... Qué gama más amplia de matices y secuencias ocurren cuando corremos.
Nuestro cuerpo y nuestra mente van perfectamente compenetrados. No hay apenas sufrimiento. La respiración va como la seda. Las piernas frescas y fuertes. La mente relajada. Vas tragando kilómetros. Por caminos. Por veredas. Por carreteras locales. Vas observando a tu alrededor todo lo que se mueve. Y lo que no se mueve. Corres al compás y al mismo ritmo que el transitar suave del agua de las acequias en la Vega. O corres cerca de los impertérritos olivos en el secano. O pasas junto a cortijos y casas de campo en carreteras locales casi despobladas. Lo ves todo como un cinematográfico antiguo. Y muy de vez en cuando te cruzas con personas. Que andan. Que también corren. Que van en bicicleta. Que van en coche. Que sencillamente están trabajando en el campo o viven por allí. Y todo pasa ante tus ojos que, relajados, van captando todas esas imágenes.
Ocurre que todas estas cosas que narro ocurren en la mente y el sentimiento del corredor ya avanzado. Aquel que no tiene que estar demasiado pendiente de su correr, de sus movimientos, de su esfuerzo. Es algo que nos ocurrirá más tarde o más temprano a los corredores (aquí sería el momento de mandar el mensaje a los corredores -como Miguel- que ahora empiezan para que comprendan que poco a poco su cuerpo y su mente serán como un reloj que nada necesitará para que funcione).
Y en el correr diario ocurren anécdotas, pasan cosas. Aunque sólo fuera por el índice de probabilidades, las situaciones en las que nos vemos los corredores son tan diversas como los días en los que sales a correr.
Podrá ocurrir que vayan acumulándose las sesiones de entrenamiento y nunca parezca que pase nada, pero de golpe y de manera inopinada, sin que ni siquiera lo adviertas salta la anécdota o la situación agradable o no agradable, que de todo hay: el perro que se lanza hacia tí no se sabe con qué intenciones, el trabajador en el campo que te dice: ¡eso tiene que ser trabajoso!, el bromista que te anima diciéndote que vas el primero -y el último, le replicas tú-, el conocido que te anima diciéndote que llevas buen ritmo, la persona que ante la lluvia o la nieve, te dice que hay que tener valor, la rata que asustada corre a tu par unos metros, la serpiente que se cruza en tu camino, el coche que pasa a una velocidad desmesurada, el camión que casi te echa a la cuneta, el chori-moto que aumenta la velocidad cuando pasa a tu lado por un camino de tierra, la señora mayor que está regando en su puerta y te ofrece agua, el anciano que ante una nevada y un frío siberiano te insiste en que te montes en su coche, la noche que cae sobre tí y aún te quedan tres kilómetros para llegar a tu destino, la detención en terreno de nadie por mor de un desgarro fibrilar en el gemelo, la avispa que te pica en un brazo, las ramas que te arañan las espinillas, la pájara que te da en el kilómetro siete cuando aún te faltan ocho para terminar la ruta, el perro de apariencia pacifica que resulta ser un león, el perro con apariencia de león que resulta ser pacífico, la gigantesca segadora que te obliga a saltar una acequia porque necesita todo el camino, las ganas de defecar en mitad del campo, sin un papel mínimo que te asista, la mente que no va, el flato que no te deja respirar, perder la verticalidad unas cuantas veces, el rebaño de ovejas que casi te detiene en seco, peinarte con unas graciosas ramas de un díscolo árbol del camino, el terreno inundado que te obliga a dar la vuelta y de camino echar por tierra la ruta planeada...
Podría estar días escribiendo sobre anécdotas y cosas (todas reales) que ocurren cuando eres corredor habitual. Seguramente que con algunas os identificaréis y, con toda probabilidad, vosotros, apreciados amigos-as podéis aportar otras cuántas...¡ Venga, haced memoria!

8 comentarios:

  1. Gran entrada amigo, digna de un corredor que escribe muy bien. Al leerla me dan ganas de empezar a correr ya, pero lo dejaré para mañana, que voy con mi amigo Emilio a Los Montes...Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tan reales como la vida misma. Todas o casi todas me han pasado.
    Un saludo Jose Antonio y ánimo con esos entrenos.

    ResponderEliminar
  3. No siempre ir en calzon corto por esos caminos ha sido bien visto. Recuerdo alla por finales de los 70ser apedreado en el rio beiro, que entonces era un camino entre cañaverales.
    Saludos y felicitaciones por tan magnifica entrada.

    ResponderEliminar
  4. Precioso relato, José Antonio. Con tus dotes literarias, podrías escribir un libro del corredor popular.
    Saludos, Ramón

    ResponderEliminar
  5. Confieso que he corrido... grande, Alter, grande.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias amigos por vuestro comentarios. Ya sabéis que correr y escribir son pasiones insustituibles.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me acerqué a este blog por la literatura que contenía y poco a poco me he puesto a correr. Pero jamás había sospechando que escribir sobre correr fuera tan literario.
    José Antonio, estoy siguiendo tu plan que me indicaste, con muy buenos resultados. Gracias por citarme y por brindarnos esa prosa.
    Miguel

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EQUIS QUERÍA CORRER (NOVELA CORTA) SERÁ PUBLICADA

Tras muchas horas de dedicación a mi novela corta Equis quería correr  (mi primera novela que verá la luz), será publicada. He valorado ...