miércoles, 14 de julio de 2010

PACIENCIA





Amigos-as, la paciencia es una virtud. Lo dijo Shakespeare y creo que puede ser aplicable a todos los aspectos de la vida, pero en esta entrada no voy a filosofar, no, sino que voy referirme a la paciencia en el correr. Y esa reflexión viene a cuento de lo que experimentaba ayer tarde en mi sesión de diez kilómetros por la Vega entre Pinos Puente y Fuente Vaqueros.
Ya conté que la semana pasada hice trece kilómetros y me sobraron tres, así que comprendí que mis mejores sensaciones, el mejor entreno, ese que no te deja vacío y exhausto, por ahora, no debe pasar de diez kilómetros. En esa distancia me siento cómodo, a un ritmo medio nunca inferior a 5'15'' el mil. Corro sin ataduras de reloj y sólo aspiro a acumular kilómetros. Si me encuentro cansado bajo el ritmo y si me encuentro más entero lo afino algo más.
Y es ahí donde entra en juego la paciencia. Correr me gusta y con esas premisas estoy más que satisfecho.
Y, más o menos, en eso pensaba ayer cuando pasadas las 8,30 de la tarde iniciaba mi ruta. Percibía que comenzaba lento, en torno a los 5'25'', y percibía también que sin esfuerzo, alrededor del kilómetro 4, se me ocurría mirar el Forer y leía un ritmo de 4'52''. Sin proponérmelo. En ese momento ya había dejado el camino de la Vega y corría por el margen izquierdo de la carretera local que une Fuente Vaqueros con Sierra Elvira, cerca ya de la entrada al Camino de las Cruces que me volvía de nuevo a conectar con la Vega. Verdaderamente las sensaciones eran excelentes y la impresión de que mi forma se iba ajustando muy certera. Sentía que había encontrado la razón de ese lento cambio: la paciencia.
Percibía igualmente que las pulsaciones eran mucho más bajas que las marcadas el domingo por la mañana en idéntico recorrido. Y más impresionante fue comprobar cómo tras subir la pequeña rampa del ferrocarril las piernas, fresquísimas, alargaban la zancada y en los últimos seiscientos metros me ponía sin esfuerzo en 4'19''. Algo increíble para mi forma actual.
Curiosamente, cuando la noche ya se había desperezado y el frescor en Granada ganaba el terreno al tórrido sol, leía en el libro "El correr Chí", que un corredor debe de correr la distancia necesaria que le permita correr los kilómetros plenamente, sin caer en esfuerzos excesivos por el mero hecho de hacer distancias largas. En definitiva, el autor venía a decir que las distancias no son lo importante, sino el sentir que los kilómetros que se hagan sean totalmente plenos y adaptados a nuestra forma actual. Es el mejor antídoto contra las lesiones y el sobrentrenamiento.
Sin saberlo, sin haber leído aquello, fue lo que hice esa misma tarde, lo que vengo haciendo desde que sé mejor escuchar al cuerpo.
Mi distancia-forma, por tanto, está ahora en los 10 kilómetros. No significa que no pueda hacer más, pero es en los diez en los que encuentro el organismo pletórico y sin proponérmelo puedo ir a ritmos adecuados. De ahí que siga instalando durante algún tiempo en esa distancia aproximada, sin tocar los doce o trece kilómetros hasta que transcurran, al menos, un par de semanas.

9 comentarios:

  1. 10 kms es una gran distancia,¿para que hacer mas? solo son cifras. Corres como ahora lo estás haciendo y disfruta. Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que correr por encima de los 30 grados, con o sin lesiones, es un sobreesfurzo añadido por lo que 10 Kms no esta mal. Yo suelo recomendar, mientras los termometros no bajen de esas cifras, disminuir en un tercio el entrenamiento que uno hace habitualmente en invierno.

    ResponderEliminar
  3. recorrido pinero pinero!!!! que mas se puede pedir

    ResponderEliminar
  4. Jose Antonio, un día de estos te voy a acompañar a entrenar por esa vega y te voy a poner en forma del tirón.Vas a llegar a las medias del otoño en una segunda juventud.
    SaludoSS.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, diez kilómetros haciendolos con regularidad es una distancia muy aconsejable para varias cosas como bien indicáis. A mí es una distancia que particularmente me gusta.
    Alfredo, a ver si es posible retornar a una primera juventud, jeje.
    Saludos amigos.

    ResponderEliminar
  6. Ohh!! 10 Km!! Eso si que es mucho, con suerte lo máximo que he trotado han sido 4 km diarios...moriría en 10!

    ResponderEliminar
  7. Estoy con Paco, lo de menos es la distancia. Lo importante: disfrutar.

    ResponderEliminar
  8. Lechón, dónde te metes?? Sigues entrenando o te has tirado a la mala vida verde?
    SaludoSS.

    ResponderEliminar
  9. esta bueno tu blog felicitaciones es muy original me encanto visita el mio cuando tengas un tiempo www.muertebienvenida.blogspot.com blog de cuentos cortos saludos desde colombia

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LA VIDA BOHEMIA (Finlandia, 1992)

Si hablamos de cine finlandés, es probable que muchos no tengamos nada qué decir, pero distinto es hablar del cine finlandés de Kaurismäki...