jueves, 13 de mayo de 2010

ESAS NO SON LAS MEDIDAS A TOMAR (O AL MENOS NO LAS MÁS IMPORTANTES)




Vaya follón que está liando Zapatero. Un día dice una cosa y al siguiente hace la contraria. Su última ocurrencia trae a medio país de cabeza, por unos motivo o por otros. Y parece que se está destapando la tapa de los truenos para que de una vez por todas la gente de este surrealista país comience a comprender algo de lo que está pasando. O, al menos, a comprender algo de que sabemos que está pasando, porque hay cosas que nunca sabremos.
Veamos. Se bajará una media del 5% el sueldo de los empleados públicos, decisión ésta histórica en España, y se congelarán las pensiones, excepto las mínimas y las no contributivas. Además, se elimina el cheque-bebé, entre otras medidas de mayor o menor calado.
No comentaré estas decisiones porque no considero que sean las realmente importantes. De hecho, estas medidas ocultan otras acciones que no se han tomado y se deberían tomar.
Y esas acciones que no se han tomado conllevaría un cambio radical en la mayoría de la mentalidad y estructura del gasto público, es decir, un cambio de mentalidad que mucho me temo nunca llegará a España porque entonces no estaríamos hablando de España.


Este es un país de mierda. Perdonad por el taco pero así lo creo. Un país de prebendas, de parásitos, de vividores, de vagos enganchados a la cosa pública (no, no me refiero a los empleados públicos, aunque algún que otro parásito sí que hay: casi todo el personal eventual). Y éstos van desde los miembros de la casa real hasta el último concejalillo. Y, lógicamente, de ese ejército de menesterosos se salvará quien objetivamente tenga méritos para salvarse, que no es casi nadie.
Vale, se recorta el sueldo a los empleados públicos, que no olvidemos son trabajadores. Un colectivo que en su gran mayoría (más del 80%) no alcanza los 1500 € netos al mes y no os podéis imaginar la cantidad de empleados públicos que apenas llegan a los 1000 € netos. . De acuerdo. En momentos de crisis como éstos en los que existe una gran porcentaje de personas parados el sentido solidario debe de existir. Pero habría que considerar que se entiende por empleado público (sé que es largo, pero os aconsejo mi artículo de Ideal sobre empleados públicos pinchando aquí), porque entre éstos se encuentra el personal eventual que en su mayoría son todos esos asesores vinculados a los partidos. A esos, ni agua, por supuesto. Los demás, en su mayoría son profesionales que han accedido a través de una oposición o concurso y se ganan la vida como pueden.
Sin embargo, esa no es la solución. O al menos no la única solución.



Por lo primero que habría que comenzar es por la eliminación de prebendas y privilegios en las Administraciones Públicas. Hay que bajar más de un 20% el sueldo de todos los altos cargos y eliminar todas las dietas que reciben, que es la partida más lucrativa y no contributiva; además, hay que eliminar todos los privilegios en cuanto a coches oficiales propios y exclusivos, viajes pagados, comidas gratis, regalos, entrada gratis a espectáculos y un largo etcétera. Hay que meter la tijera al presupuesto de la casa real y conocer de una vez por todas cuánto se les paga y en qué gastan ese dinero (estoy pensando en acogerme al derecho de petición constitucional - Artículo 29 de la Constitución- solicitando esa información que, por supuesto, no me darán). Hay que eliminar la mayoría de las subvenciones, patrocinios y otras estupideces por el estilo. Hay que meterle mano a las rentas de los directivos de bancos y empresas ¿Cómo? por ley. O incrementando el tipo del IRPF hasta el 45%. Hay que meterle mano y subir el tipo del IRPF a los deportistas de élite, principalmente a los extranjeros que juegan en España y que disponen de unos privilegios exorbitantes con respecto a los de aquí. Hay que eliminar ministerios y organismos públicos inútiles (por ejemplo, el de Igualdad, el de Vivienda, cuyas competencias las tienen las Comunidades Autónomas, el de Sanidad refundirlo con otros, ya que esas competencias también las tienen las Comunidades Autónomas; dos de las tres vicepresidencias). Hay que eliminar gran parte de los organismos autonómicos, que derrochan el dinero vilmente. Hay que controlar el gasto municipal, en particular, el de los ayuntamientos de grandes municipios. Y hay que eliminar de una vez por todas las empresas públicas que se han convertido en el coladero de politiquillos denostados de sus cargos, o bien politiquillos que no disponen de empleo cuando dejan el cargo.


Y lo más importante de todo, y esto es ya una tarea de ámbito internacional: hay que eliminar de una vez por todas los paraísos fiscales, aunque eso suponga dejar con el culo al aire a muchos políticos que tienen en éstos sus ganancias y por eso declaran que nada tienen en ese vergonzosos registro de bienes y retribuciones, ¿ Cómo lo veis ?

6 comentarios:

  1. Opiniones intempestivas, acaban en soluciones intempestivas.

    ResponderEliminar
  2. Aconsejo la lectura o relectura del capitulo titulado "La politica" de la obra "El amor y otras pasiones" de Schopenhauer. Muy actual pese al tiempo pasado.

    ResponderEliminar
  3. paisano, comparto tu malestar con el gasto de la casa real, pero hay tantas realezas ya en España a costa de la política que esto esta lleno de vireyes. Pero creo que ante la situación de poda que nos anuncian, lo pirmero es cortar a zapatero. Es responsable de la situación, por mucho que me digan que si especuladores fiancieros, que si el sistema financiero, que si el capitalismo... pienso que hace tiempo que ha perdido legitimidad, no me gusta su publicidad.

    ResponderEliminar
  4. No veas cómo andamos... Además con el beneplácito de la gran mayoría, que es lo que más me jode. Parece que para el no funcionario ésta haya sido una inyección de legitimidad, sienten que es justo, que ya era hora... Sí, como dices, hay que recortar muchas cosas antes, empezando por realezas, noblezas y burgueses (con todos los privilegios que llevan ligados) y acabando con ministerios inútiles que tienen infinitas ramificaciones (cada una de ellas bien retribuida, por cierto).
    Nosotros, el colectivo docente, sentimos de algún modo que nos lo merecemos, porque hasta ahora no vislumbramos signos de solidaridad, corporativismo ni humanidad. A ver si metiendo mano en nuestras carteras la gente empieza a decir esta boca es mía. Seguro que sí.

    ResponderEliminar
  5. Amigos, sospecho que nos quedan tiempos duros e imprevisibles ¿El fin de las clases medias? ¿Una especie de vuelta al medievo?
    Vicente, leeré ese capítulo del atormentado Schopenhauer, que probablemente tuvo la brillantez de suicidarse ante la estulticia de su tiempo..

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...