lunes, 31 de mayo de 2010

ENFRASCADO EN LA LECTURA



Ando enfrascado en libros. En la lectura. Mis únicas carreras ahora consisten en acabar un libro e, inmediatamente, a la carrera, dirigirme a los anaqueles para elegir otro, que es uno de los ejercicios más placenteros que me gusta ejercer.
Tras sumergirme en una novela negra con parte de "thriller" judicial me lanzo a la carrera con "La noche de los tiempos", de Antonio Muñoz Molina.
"Al amparo de la ginebra", es una novela de José Luis Serrano -la primera del autor- que me ha gustado y me ha impresionado por algo que es probable que cuente en algún momento, y que es probable que le cuente algún día al autor.
Y sigo con otro "granadino". Ahora le toca el turno a la última novela de Antonio Muñoz Molina, que casi siempre comparto con un ensayo, siempre de digestión más lenta. En este caso "El libro de la escritura vital" de Manuel Pimentel.
De Muñoz Molina se dicen muchas cosas, literariamente hablando. Nadie niega su talento narrativo, pero quizá siempre le pierda la obsesión por la perfección y solemnidad literaria que quiere dar a sus creaciones. Le ocurre con sus artículos igualmente.
Pero es un animal literario.
Esta novela ha merecido ser la mejor novela del año española para una revista especializada en libros "Qué leer" y de ella han hablado maravillas.
Con una argumento personal e ideológico, está muy en la linea del pensamiento del autor y, al parecer, su hechura literaria está muy conseguida.
Poco más puedo decir de una novela que acabo de comenzar y que se acerca a las mil páginas. A ver.

7 comentarios:

  1. Lo tengo desde que salió, pero se me hace de rogar, es como si hubiese evolucionado mi estilo que no me atrae Muñoz Molina y otros pendientes

    ResponderEliminar
  2. Hace muchos años que leí El Jinete Polaco y tengo buenos recuerdos. Ya nos contarás si a tu juicio merece la pena La noche de los tiempos.
    De los que has leído de Muñoz Molina recomendarías alguno más?
    Un saludo Jose Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Jesús, Muñoz Molina -no sé por qué motivos o por cuales recursos, siempre acaba complaciendo porque está muy cerca de la gran literatura. Ya te contaré.

    Alfredo, no he leído mucha narrativa del ubetense, ya que me interesa más como articulista, pero te puedo decir que Plenilunio y El invierno en Lisboa me parecieron excelentes. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias, tomo nota y pasan a la lista de futuras adquisiciones.
    Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  5. Este lo regalé a mi padre en Navidades. A mí me suscita curiosidad, pero está en la cola para el verano. Ya nos contarás.

    ResponderEliminar
  6. Pues os digo que para leer a Muñoz Molina tenemos que cambiar el chip. En pocas palabras, hay que tener ganar de sumergirse en literatura porque es un excelente escritor, aunque muy interior, muy prosaico. No le interesan tanto las historias en sí sino la recreación en el lenguaje.
    Por tanto, no es una lectura demasiado recomendable para verano ya que es literatura espesa. Y, ojo, éste tiene casi 1000 páginas.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...