jueves, 2 de junio de 2011

IRÓNICA REGENARACIÓN DEL PSOE


Tras el batacazo electoral en las pasadas elecciones locales y autonómicas que accedieron por la vía del artículo 143 de la Constitución, el PSOE ha decidido regenerarse de una manera muy particular.
Evidentemente todo el mundo esperaba un congreso y algunos de sus miembros más destacados así lo solicitaron, pero no, finalmente han optado por unas primarias totalmente descafeinadas, de esas a las que acostumbra el partido en el gobierno simulando democracia interna. Pero no la hay y, en la práctica, la mecánica es muy similar a la del dedazo que utiliza el PP, pero al menos éstos no se esconden ni disimulan.
Y de esa irónica regeneración se va a encargar la cúpula del partido del 82, aquel construido a la imagen y semejanza de su líder, ahora convertido en un acaudalado señor que gestiona fondos de inversión, como los grandes magnates.
Pues sí, esa regeneración tiene nombre y apellido: Alfredo Rubalcaba, pero llamémosle Alfredo a secas, como a él le gusta. Y no dudo de su capacidad política –de hecho, es probablemente el mejor político con que cuenta el PSOE- si entendemos por ésta la que te permite baldear bien todos los terrenos de este otrora noble arte de engañar sin parecerlo.
Por tanto, ¿de qué regeneración está hablando este partido? Tan sólo faltaría que a sus huestes de futuro se unieran Chaves y Zarrías. Se ve que esta gente quiere autoinmolarse en el partido una vez inmolado el Estado con su pésima gestión.
Pero lo peor de todo no es eso. Lo peor es que la negativa a adelantar las elecciones generales para liquidar un gobierno en el que su cabeza se encuentra secuestrado en la Moncloa, culminará con diez meses de campaña electoral sufragada por todos los españoles. De hecho, el pasado jueves Rubalcaba aprovechando lo de la crisis del pepino se acercó a Almería para desde allí dar un salto a Sevilla en avión oficial militar para hacer campaña de partido con su desquiciado amigo Griñán el enterrador de Andalucía.
En fin, el PSOE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...