viernes, 13 de marzo de 2009

A CINCO AÑOS DEL 11-M



El pasado miércoles día 11, se cumplió un lustro de los criminales y cobardes atentados de los trenes de cercanías en las inmediaciones de Atocha.
En esos cinco años, nuestro país, no ha sido capaz de controlar en su totalidad a los grupos radicales islámicos, una imposibilidad debida, principalmente, a las vastas posibilidades que tienen estos terroristas de mezclarse con el elevado número de ciudadanos procedentes de diversos países islámicos, que viven en nuestro país.
De manera que a estas alturas uno no sabe muy bien si todo ese desembarco de personas procedentes del mundo islámico obedece a alguna causa política-religiosa concreta o, si por el contrario, sigue siendo España el lugar deseado por estos pueblos, dada la pervivencia islámica durante ocho siglos.

Al europeo occidental, sin duda, le produce mucha angustia esta situación. Probablemente todos tengamos que ser llamados a entendernos, pero quien esto firma cada vez cree menos en la alianza de civilizaciones que predica Zapatero. Sencillamente, unos y otros, pertenecemos a distintas culturas y obramos de acuerdo con distintos criterios éticos y morales.
Además, está el factor religioso. Europa dejó atrás, hace siglos, el fanatismo religioso, convirtiéndose la religión en un aspecto más de nuestras vidas, que no es ni más ni menos importante que otros. Sin embargo, en los países árabes la religión se vive de otra forma. De hecho, se entrecruza con la política más veces de las deseadas y si se me apura existe una menor tolerancia dado su fundamentalismo.
Por tanto me pregunto abiertamente con sinceridad ¿me inquieta la presencia de tanta población árabe en España? Sí, abiertamente me inquieta.
Probablemente, en España y, particularmente en Andalucía, muchas de nuestras instituciones, normas, costumbres, avances científicos, médicos, arquitectónicos e, incluso, rasgos físicos, tengan una raíz árabe. Pero España hace siglos que mira más hacia Europa y pertenece a esa rica cultura Europea.
Los países árabes lo saben pero muchos parecen no admitirlo.
Europa con sus grandezas y sus miserias, en mi opinión, es un ejemplo de organización social y de civismo. Países en los que se han diseñados políticas sociales y fiscales coherentes. En los que las ciudades han crecido armónicamente y su población ha gozado de un estatus y unos derechos bastantes homogéneos en comparación con otras regiones del mundo. Por tanto, a día de hoy pocas -quizá ninguna- culturas puedan alcanzar a la Europea.
Lamento mucho tener que escribirlo, pero a día de hoy los países árabes no pueden presumir de estar a esa altura. Fueron culturalmente avanzados y florecientes pero hoy día están demasiado influenciados por un fundamentalismo ciego y excesivo odio hacia occidente.

14 comentarios:

  1. Supongo José Antonio que eres consciente de que lo que has dicho no es políticamente correcto, y es precisamente por ello que tengo que felicitarte por tu valentía.
    Valentía por decir en voz alta y clara, aquello que muchos pensamos y no siempre nos atrevemos a decir en determinados foros, sobre todo en los denominados, de manera falaz, progresistas.
    La población árabe que se ha trasladado a nuestras ciudades, no ha hecho el más mínimo esfuerzo por integrarse en nuestra sociedad, y más bien dan la sensación que detestan nuestras costumbres y cultura, hablando de modo genérico, pues habrá discrepantes seguro.
    Y lo que más me sorprende es que las "progres" defiendan a estos tipos, que todos sabemos como tratan y qué concepto tienen de la mujer.
    Estas reflexiones que aportas son necesarias, pero siempre tratándolas sin esteerotipos y con algo de lógica y valentía. Yo creo en los valores de la sociedad occidental, y quiero que el que venga la adopte o se marche, y me refiero a democracia, igualdad, libertad de opinión y de culto, etc.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Ostras!!! Antonio, me dejas perplejo, enhorabuena!! por reconocer abiertamente, cosa que ya haciamos mucha gente hace mucho tiempo y se nos tildaba de racistas y xenófobos.
    Hace falta que haya más gente valiente como tú que de una vez por todas dejen de ser crusis, simplistas y demagogos en este tema tan importante para mantener los valores de libertad e igualdad de occidente.
    He conocido arabes que son gente extraordinaria y otros que celebraron el 11-S. Es un tema que si se generaliza, hay que gente que pierde, pero ante el grave riesgo que existe, creo que se pueden hacer pocas excepciones.

    Saludos Aleandro para ti y para las Verdes.

    PD: No estoy perdido, estoy con mucho trabajo. ¿Que vais a hacer para Málaga?.

    ResponderEliminar
  3. Sin cometer el riesgo de ir más allá, se puede decir que todo lo que has enumerado tiene mucho que ver con la realidad actual. La distancia, como tantas veces: la religión y la prioridad de esta; y el "filius" bastardo la política, omnívora y contemporánea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. totalmente de acuerdo, ya esta bien de reinvidicar y dar la razon aquellos que reivindican Al Andalus como única cultura de nuestra tierra, somos mucho más que ese Al Andalus pasado y útopico, y de ahí nuestra riqueza.
    Nota: y eso que fisicamnte parezco medio moro

    ResponderEliminar
  5. por cierto paisano ya estoy inscrito para málaga

    ResponderEliminar
  6. Amigos, lo politicamente correcto nos puede llevar al caos em muchas cosas. En este asunto - para colmo hoy conocemos la noticia de la masacre que se estaba preparando en La Haya- hay que decir la verdad, alta y clara, como bien dice Abel.
    Y la verdad no tiene en este asunto demasiados caminos.
    Por supuesto que no se puede ir más allá, como dice Pedro, pero es que precisamente a quienes no se citan en este artículo es a los ciudadanos árabes que trabajan y estudian entre nosotros, asumiendo los valores occidentales totalmente. Pero esos ciudadanos no son muchos, como bien dice Aleandro, por desgracia.
    Amigos, existe un odio hacia occidente y masacres como la de Madrid, el metro de Londres y las Torres Gemelas demuestran que esta gente no está sóla: tienen muchos apoyos políticos y estatales. Y eso es lo verdaderamente preocupante.
    Además, he conocido opiniones de algunos de ellos y consideran que al-Andalus es de ellos, resultando que este territorio histórico, que transcurrió entre el siglo VIII y el XV era practicamente lo que es hoy España y gran parte de Portugal. Pero como bien dice Mario al-Andalus es un conjunto de otras cosas, al margen de denominaciones. Nuestra historia es compleja.
    Existe odio, mucho odio hacia este mundo occidental y no veo muchos signos de integración, excepto honrosas excepciones.
    No hay que quedarse callado ante estas cuestiones por el mero hecho de no parecer racista o xenófobo. Para hipocrecía ya es suficiente con la de nuestros políticos: demagogos y mediocres donde los haya, además de inconsecuentes.

    ResponderEliminar
  7. Compae; has plasmado en tu comentario la opinión del 99´9% de los españoles, pero que solo comentamos en petit comité.
    Ellos no solo imponen la "Ley Islamica" donde mandan, sino que pretenden hacerlo y ser hegemónicos allá donde emigran. No nos olvidemos que el occidente es el enemigo de su religión.
    A los solidarios, solo les pido que los metan en su casa un mes solamente, tal vez cambien de opinión.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Compae, ya me conoces y sabes que soy comedido. Pero quien mejor que tú por tu trabajo, para conocer la realidad in situ.
    Pero, en fín, somos el país "del buen rollito".
    Al final no fue al pueblo a correr, me quedé dormido.

    ResponderEliminar
  9. El 11-M fue aquel infierno que nos trajeron unos demoledores asesinos sin alma y completamente descerebrados. Todos sabemos (o casi todos) que aquella tragedia fue un acto de venganza por el apoyo de nuestro Gobierno a la guerra de Irak.

    A mí no me inquietan los árabes que viven o conviven con nosotros. Me inquietan sus imposiciones sociales (el pañuelo hacia la mujer, el ensimismamiento religioso, las costumbres arcaicas, etc.)

    Soy pro-europeo y pro-occidental confeso y convencido. Pero no puedo admitir como los países europeos han dejado que un país llamado "democrático" como Israel, machacara y machacase a la inocente población de Gaza, y asesinar a más 1.300 personas.

    Está claro que todo esto, en el futuro nos traerá muchos más fanáticos, suicidas y terroristas islámicos por todo el mundo.

    Si no ponemos los medios (los remedios), nos vendrán las peores enfermedades.

    Coincido totalmente contigo: los países árabes o de religión musulmana no están a la altura de las circunstancias y dejan mucho que desear.

    Irán, pasó de una dictadura laica y pro-occidental a una macro-dictadura terrorífica y fanático-religiosa. En Argelia, el FIS ha llevado ríos de sangre para imponer su fanatismo. En Egipto, de momento, los "Hermanos musulmanes" están controlados por el régimen. En Irak: todos sabemos la tragedia que allí se vive. Quizás Turquía sea una "pequeña excepción". Marruecos: entre Pinto y Valdemoro.

    Creo que Europa y Occidente, deben apoyar a los países árabes que avancen decididamente en derechos y libertades.

    Saludos republicanos. Toni Sagrel.

    ResponderEliminar
  10. No me gustan los extremismos. El terrorismo es el acto mas cruel y cobarde del ser humano...saludos

    ResponderEliminar
  11. Con los atroces precedentes que nos han dejado, creo que como occidentales nos hemos ganado al menos el derecho al rencor, al, cuanto menos, desconfiar. ¿Qué menos? Han marcado nuestras vidas (la de las víctimas y familiares, más) y siempre enarbolando la bandera del fanatismo religioso. Ante eso, la impotencia que siento me hace dudar de mis valores de solidaridad y humanidad.

    ¿Tenemos que ser políticamente correctos (esto es, demagogos, cínicos) y creer en esa alianza de civilizaciones? Sinceramente, veo ejemplos de integración, muchos, veo árabes europeizándose cada vez más, lo cual me produce satisfacción, no porque adopten nuestra cultura, sino porque se desligan de sus lazos más extemistas y radicales, y aceptan el respeto al entorno que los acoge.
    Pero al mismo tiempo veo grupúsculos, veo actitudes y comportamientos rudos, casi violentos... veo desinterés total por aprender...

    Podemos y debemos dudar. ¡Qué menos!

    ResponderEliminar
  12. Toni, nuestro occidente tiene muchas miserias. Entre ellas la excesiva blandura en defender a quienes son injustamente tratados, como es el caso de los palestinos de la franja de Gaza a manos de Isral. Occidental es nuestro prohombre Solana, que es el resumen de político mediocre que no busca compromiso alguno sino ocupar cargos constantemente. Pero aún así, a pesar de nuestras miserias, como bien dices hoy día no hay otra opción que ser pro-occidental. Los paises árabes tienen que intentarlo y haciéndolo buscarán el camino de la paz, sin duda.
    Paco, el terrorismo siempre es una lacra venga de donde venga, por supuesto.
    Javi, esos árabes que buscan los valores democráticos y respetan nuestros valores siempre serán bienvenidos. El problema es que, como bien dices, hay rencor y odio y pocas ganas de integración en la gran mayoría.
    Insisto, lo politicamente correcto nos puede llevar a caminos sin retorno. Al tiempo.

    Amigos todos, gracias por vuestras valiosas aportaciones.
    Cuando escribí este atrevido post, pensaba que me quedaría sólo, pero celebro que estemos en una onda similar, porque hemos sido valientes manifestando lo que pensamos sin miedo a que las facciones politicamente correctas nos ataquen con discursos hipócritas.
    Yo creo que es hora en esta sociedad de decir lo que pensamos todos, no lo que sólo piensan los líderes de opinión y los políticos.

    ResponderEliminar
  13. De "intempestiva" nada de nada, bastante oportuna y valiente opinión sobre un tema en el que muy pocos se atreven a expresar sus ideas por miedo a ser tratados de intolerantes o racistas. Felicidades.

    Del tema de Israel y Palestina, pienso que ninguna de las dos partes, pero también las dos tienen sus razones para estar donde están. La diferencia es una parte cuenta con medios y la otra no. ¿Qué ocurriría si los palestinos tuvieran un potente ejército?

    Un saludo

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...