martes, 19 de julio de 2011

SEGUIMOS CON EL PLAN


Bueno amigos, sé que no sois muchos los que estáis ahí enfrente de la pantalla, algo lógico por las fechas en las que estamos, pero me parece oportuno seguir contando mis entrenamientos solitarios de cara a la subida al Veleta, cada vez más cercana.
Recordemos que inscribirme fue más un acto de revelación que de reflexión, pero es cierto que el corredor en su fuero interno sabe o al menos intuye a qué pruebas puede apuntarse y tener bastantes posibilidades de acabarlas.
Sé que el Veleta es otra cosa pero, como dije en un comentario, si es una locura correrla, también lo es no correrla. Así que ante esta dualidad de locura he optado por hacerla. La suerte ya está echada y tan sólo queda apurar los días y cumplir el corto pero ambicioso plan de entrenamiento -cuyos consejos como los de Mario y Alfredo, valoro positivamente-.
Tras la mini-subida al Veleta del pasado sábado, con un resultado satisfactorio he de decir, sigo cumpliendo este solitario plan y hoy ha tocado el Torreón, que nada tiene que ver con el Veleta pero hay una importante subida y mantiene el tono muscular para afrontar lo mejor posible lo que nos esperará el próximo siete de agosto.
Y sobre la subida al Torreón de esta tarde quería hacer una reflexión que tenía en mente a lo largo de los doce kilómetros y medio de recorrido: y es que no diré que me ha parecido una tachuela porque la subida es dura y contundente, pero sí he percibido que tras subir desde la Hoya de la Mora al Veleta, esta subida se ha quedado en menor, perdiendo mucho de su épica. Sin embargo, para mí sigue siendo un lugar difícil al que hay que subir mentalizado y con un mínimo de preparación porque no se trata de un circuito fácil.
El domingo y el lunes encontré las piernas aún cargadas; y aún hoy las notaba algo cargadas, pero la subida de esta tarde del martes las ha descargado y ahora las percibo frescas y enteras.
La siguiente etapa del entrenamiento será la subida desde el Dornajo por la antigua carretera de Sierra Nevada -que me dejó perplejo y sorprendido cuando la recorrí el pasado sábado con el coche-. Si no calculo mal, desde el Dornajo hasta la Hoya de la Mora hay 15 kilómetros -quizá los psicológicamente más duros de la prueba-, e intentaré hacerlos todos en el entrenamiento aunque tenga que alternar correr y andar.
Hay que cumplir el plan sin desmayo y, efectivamente, entrenar en altura.

6 comentarios:

  1. Buebos días. Piensa que todo este entrenamiento de cuestas y en altura además de prepararte para la subida al Veleta te va a poner como un toro de cara a las medias del otoño con tal que recuperes un poco y afines con algunas series en el llano. La hora y media caerá tenlo por seguro. Un saludo y ánimos para el entreno de hoy.

    ResponderEliminar
  2. Fuerza amigo, ya queda poco para el gran día. un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Buaaaaaaaaaaggggg. No se yo si algún día me atreveré con el Veleta. Lo hice 2 veces en bici (una de ellas bastante bien) y se me ponen los vellos de punta de sólo pensarlo. Yo no me siento con lo que hay que sentirse como para plantarse en la línea de salida con la idea de llegar hasta el final.

    Buenos entrenos. A seguir

    ResponderEliminar
  4. Alfredo, aunque la subida al Veleta pudiera ser un fracaso, al menos espero que sirva para hacer mis anhelados 90 minutos en media...

    Paco, estaba convencido que este año vendrías a las cumbres nevadas.

    Franfi,tu lo has dicho muy bien: lo importante es sentir que se puede llegar. Ahí comienza la carrera.

    ResponderEliminar
  5. hace tres años asisti a la subida del veleta como espectador a pedales, a partir del dornajo va cambiando la cosa, aunque son tramos concretos como unas revueltas de curvas.
    Yo que tu miraria al cielo y fijaria mi vista al Veleta que tan bien se ve desde Granada y toda su vega

    ResponderEliminar
  6. No hago otra cosa Mario, jeje.
    Hoy ha tocado Moclín como contaré en la próxima entrada.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...