domingo, 30 de junio de 2013

¿MI PRIMERA RUTA TRAIL RUNNING SERIA?

La pregunta del título es la que me hacia el pasado sábado cuando a eso de las 12,30 de esa calurosa mañana de junio acababa de entrenar por una anárquica ruta de 18 kilómetros, entre olivos. La había hecho en MTB y me pareció ideal para este tipo de bicicleta. Un camino maltrecho, roto por la fuerza de las torrenteras, enquistado y pedregoso que, además, cuenta con las típicas subidas y bajadas del terreno de secano en el que suele crecer el olivo en esta zona del sur de Andalucía. 

Cuando hice esa ruta en MBT, me dije que algún día la haría corriendo y esa intención me causó respeto desde el principio; una cosa era hacerla en bicicleta y otra hacerla corriendo.
Pero llegaron las Cascadia y la determinación de experimentar el trail running y ya no había escusa alguna para no hacer la ruta. Así, que ayer fue el día en el que se materializó aquel anhelo de hace más o menos un año. Además, se daban las condiciones adecuadas: terreno totalmente seco y algo de calor. 
Correr con demasiada calor no es algo aconsejable, pero sí considero que lo es correr con algo de calor en verano, más que nada porque conviene ir aclimatando el cuerpo y la mente a estas nuevas condiciones atmosféricas, principalmente si de lo que se trata es de inmiscuirse a lo largo del periodo tórrido por este tipo de terrenos. La idea es también ir preparando la prueba que tengo en mente. Así que preparé mi correa de hidratación y no lo dudé.
Esta primera incursión por este tipo de terreno no se puede considerar lo que se entiende como un trail técnico, ya que éste se materializa por lugares en los que hay tramos en los que no es posible correr, pero ya digo, se trata de un terreno introductorio que encaja mucho en lo que quiero hacer, ya que descarto -por ahora- correr algo que sea más técnico. No obstante, sí profundizaré por otros lugares con más puntos técnicos ya que esto es tan sólo -ya digo- la introducción. 
Pero me satisfizo. Y mucho. Se trata de una fenomenal opción para no apalancarse en el running-running. Buscar otras opciones que posibiliten mantener viva la llama de la ilusión. 
Reconozco que me gusta mucho correr por caminos cuidados y por asfalto. Será algo que seguiré cultivando, pero ahora toca abrirse a nuevas perspectivas, a nuevas experiencias. Como lo fue correr el Veleta o la Media Maratón de Montaña de La Ragua o las dos maratones que he corrido. Hemos de renovarnos. 
Y al renovarnos conseguimos sentir nuevas sensaciones y descubrir material técnico que no conocíamos de propia mano. 

Esas nuevas sensaciones son magníficas. Verse corriendo por caminos pedregoso rodeados de naturaleza en estado puro, sin que la mano del hombre haya hecho gran cosa es algo nuevo y único. Es como volver a nuestra naturaleza más ancestral. Sentirse fusionado con el entorno del que partimos como seres vivos. Por otra parte, experimentar nuevo material técnico es también emocionante. Por ejemplo, las nuevas zapas con las que me he hecho -ya hice hace unos días su presentación-, las Brooks Cascadia 7, que gozan de una perfección técnica para este tipo de terrenos que es encomiable. Una zapatilla nacida para el trail, que se agarra a la perfección al terreno tanto subiendo como bajando. Sin duda, una experiencia nueva. Las pocas veces que había pisado, aunque fuera de forma muy casual este tipo de terreno, lo había hecho con las zapas de running más convencionales y la diferencia es cósmica. Particularmente emocionante es comprobar cómo la suela de la zapatilla de transmite a la perfección lo agreste del terreno sin que eso lo sufras en la planta del pie. Espectacular es también comprobar cómo las bajadas las puedes hacer con mayor confianza -y por tanto con más velocidad- dada la garra que tiene la suela. 
Sigo corriendo, no hay duda, pero ahora seguiré corriendo con la certeza de que introduzco una nueva opción, igual o más placentera que la anterior. Ahora seré,  probablemente, un corredor más ecléctico.      

sábado, 29 de junio de 2013

DREAM THEATER VERSUS METALLICA

Cuando uno rebusca por YouTube -qué gran invento, Dios!!-, te puedes encontrar pequeñas joyas que no sabías que existieran. La última que encontré es esta versión que hacen los Dream Theater de 'Master Of Puppets', uno de los temas mas señeros de la banda californiana Metallica. Escuchar los riff 'metallicos' de este gran tema en manos de músicos tan virtuosos es algo que impresiona. También es sorprendente la voz de LaBrie -mucho más melódica- emulando al sinpar James Hetfield. Y lo más milagroso es que a pesar de que se atrevan con uno de los  cortes thrash más mediáticos no dejan de imprimir su sello 'Theater':

viernes, 28 de junio de 2013

¿QUIÉN PILOTA EL CAMBIO? (IDEAL, 27/6/2013)

España ha vuelto a derrotar a la temible Italia, si bien en esta ocasión ha costado más. Eso está bien. Ofrece al ciudadano, si no esperanza, al menos, un rato de entretenimiento, pero sin ánimo de ser aguafiestas -para eso está ya la clase política- no debemos olvidar ni por un momento, que el fútbol no es más que una burbuja protegida y que no siempre será así. Los privilegios acabarán si no es que están acabando ya. Lo veremos muy pronto. De hecho, la investigación y publicidad del 'caso Messi' no es más que el aviso que el gobierno quiere dar. Es como si dijera: 'si podemos meter en cintura a Messi, podemos meter a cualquiera'. ¿ Pero quién mete en cintura a la rapiña política? ¿Quién pilota el cambio? Sobre ese asunto escribo más de seiscientas palabras en el periódico Ideal del día 27. Si no os fue posible leerlo en papel, aquí podéis hacerlo. 

¿QUIÉN PILOTA EL CAMBIO?

 Lo que parecía un incipiente rumor, una voz común ahogada, cada día toma más cuerpo. Se escucha en la calles y en los bares y el rumor va a más. Ya no se trata de una mera conjetura trasnochada, ni una silente percepción apreciada en encuestas varias: no interesa la clase política y sus cuitas; causa rechazo, indignación, impotencia. El desinterés es inversamente proporcional a la frustración.
               Lo que hace algunos lustros podría considerarse la opinión de cuatro antisistema, ahora se está convirtiendo en un clamor popular. Y cuando el pueblo manifiesta como una sola garganta su enconada cólera se suelen trastocar las estructuras. Observemos el ejemplo de Turquía, donde una inicial oposición a la remodelación del parque Gezi de Estambul está sirviendo para exteriorizar el rechazo popular hacia una forma de gobernar determinada. Aquí, en este país, no sólo se han eliminado parques, se han eliminado ecosistemas enteros, y no se trata tan sólo de una mera metáfora. Pero en España el personal parece ser más pacífico. O más conformista. O más desencantado. O todo junto.
               Fuere lo que fuere, lo que es evidente es que existe un galopante divorcio entre la clase política y el pueblo. Un distanciamiento que ya no se soluciona con el sempiterno diálogo me temo, sino con el cambio de rumbo. Y ahí está el problema. O la pregunta: ¿Quién pilota el cambio? ¿La misma clase política? ¿El pueblo con su voto en las urnas, que cada vez se torna más insignificante? ¿La Unión Europea que se está convirtiendo más en un problema que en una solución? No parece haber muchas salidas.
               O no parece haberlas, o bien, no pensaron en ellas quienes debieron hacerlo. No cayeron en la cuenta que la corrupción, pese a lo que parezca, no tiene tanto que ver con lo material ni con lo político como con la ética y la moral; en última, instancia, con todo lo relacionado con el espíritu humano. Y éste, por poco que pese, es realmente el que cuenta. En nada de eso pensaron y es probable que ahora en este país sea necesaria una transición de veras, una refundación, una catarsis. Arreglar lo que no se abordó en su día.  Aunque también parte de culpa radica en los súbditos, en el pueblo. Culpables por no mirar de frente al problema. Por ser condescendientes, manejables, crédulos. Por no dudar de todo lo que nos contaban a pie de coche oficial. Por no ser más contundentes cuando comenzó el festín. Por pensar ingenuamente que todos podríamos participar de él.
               Porque aunque parezca mentira, la clase política sigue pensando de forma interesada que todo se limpia con unas nuevas elecciones, con otro partido en el poder o con otros políticos menos salpicados, con un borrón y cuenta nueva, con una ley de punto y final, pero se equivocan: nada que concierne al espíritu se limpia con cosas triviales. Es necesaria una diálisis más contundente que purifique al sistema. O que lo cambie.
               Y llegado a este punto es cuando habría que preguntarse si todo lo que está ocurriendo, todo lo que se está pudriendo a pasos agigantados, todo lo que está salpicando a diario no sea más que el comienzo de la catarsis que está por venir. Un dejar hacer para que todo se pudra. Como negarse a retirar la manzana podrida para que se pueda pudrir toda la caja. No olvidemos que los grandes cambios siempre han venido de la mano de acciones a priori insignificantes. Lo que no está claro es si los ciudadanos estamos capacitados para asimilar todo lo que está aún por saberse, todas esas carpetas que algunos se niegan a abrir porque el hundimiento del sistema estaría asegurado, todos esos apuntes en paraísos fiscales que pugnan por salir pero que no llegan a hacerlo, todos esos sumarios sellados, todas esas bocas alimentadas que faltándoles el sustento acabarán por abrirse. 

jueves, 27 de junio de 2013

HABLAMOS DE CORRER, HABLAMOS DE TRAIL






Lo anuncié subrepticiamente. 'Habrá sorpresas en cuanto a material técnico' o algo así escribí en una entrada, en la que ensalzaba el placer de correr entre pinos y olivos. '¿Seré carne de trail?' Creo recordar que me pregunté también en una ocasión hace muy poco. Pues sí, ya se ha hecho realidad lo que intuía; ya he dado el primer paso -nunca mejor dicho- para hacer mi primera prueba de competición de trail running. Ya me ha llegado desde UK lo que necesitaba, lo más básico: unas zapas técnicas que pudieran permitirme introducirme en esta modalidad de carrera. Ya están aquí las míticas Brooks Cascadia -estas de las fotos son la versión 7. Acaba de salir la 8, que varían poco o casi nada-. Han venidos por pares. El otro para Juan Carlos Fernández, compañero de trabajo, corredor, dado también al monte y con el comparto la pasión por el correr y las películas frikis norteamericanas (y espero que también la música que yo escucho, en la que le estoy introduciendo poco a poco -Anathema es un buen comienzo-).
Unas zapas que se ajustan a lo que buscaba, que no es otra cosa que hacer trail running no demasiado técnico y que al mismo tiempo me sirvan para 'asfaltear' si fuera necesario. Además, estaba echando de menos algo así, porque le he tomado apego a los caminos y veredas de olivos y las zapas que tengo, aunque se defendían, no se encontraban cómodas en estos terrenos. La que más la Triumph; la que menos la Supernova, con la que eres candidato a acabar con un sonado esguince. 
La primera prueba competitiva, si las cosas no cambian y todo va bien será en mitad de agosto, en los días más típicos en los que la mayoría de la gente se tuesta en la playa y hace cola en el chiringuito para que le sirvan la paella encargada cuatro horas antes, yo estaré corriendo caminos y veredas por un lugar de de interior. Pero como no me gusta adelantar acontecimientos porque podrían no cumplirse, cuando llegue el momento contaré dónde correré.
Por tanto, ahí mezcladas con el follaje de las plantas, las Cascadia se encuentran a la espera de su debú, que si todo sale como preveo será mañana por una ruta algo pedregosa entre olivos, pero también tocando asfalto, a ver cómo se portan.    

martes, 25 de junio de 2013

HACIENDA YA NO SOMOS TODOS

Hace unos días, recibimos una decepción colectiva. Todos pensábamos que había un órgano del estado que jamás se equivoca, pero resulta que ahora sí lo hace. 
Preocupado, me he puesto a repasar todas las declaraciones de la renta que tengo guardadas y compruebo que jamás Hacienda ha tenido una fisura. Es más, en una ocasión me pagaron un par de cursos que impartí a través de una factura -unas cantidades humildes- y Hacienda replicó inmediatamente que qué era eso. Cuando se lo expliqué me dejaron dormir porque comprobaron que de esa forma yo pagaba más impuestos que si me hubieran deducido el IRPF. Y como salí perdiendo, me dejaron en paz.
Pero no creáis, esa acción de Hacienda me ratificó aún más en la idea de que nada escapa a ese gran ojo fiscal y que por fin algo funciona correctamente en este corrupto país. Sentí cierto orgullo, pero eran otros tiempos, en los que uno era aún algo crédulo.
Pero ahora nos llega la noticia que no, que no era un órgano tan infalible como pensábamos, que se equivoca. Qué decepción.
Y, realmente, no me lo explico, porque ¿cómo es posible que no conozca ningún caso de haberse equivocado jamás en su contra cuando maneja dígitos de DNI de ocho cifras y sí lo hace cuando maneja dígitos de DNI de dos cifras? Otro tortuoso misterio que habrá que desvelar.
Por fin, tantos días de duda han llegado a su fin. Lo ha explicado el ministro de la cosa: no se ha equivocado Hacienda, han sido los registradores y notarios. Esos colectivos tan orgullosos y celosos de su trabajo. Tanto que sólo por tocar el pomo de sus despachos ya estaban abriendo la cartera. Pero eso sí, te explicaban el por qué y cómo de sus elevada factura: son los que elevan a público, los que exteriorizan tus posesiones y tus bienes, y eso hay que pagarlo. 
No voy a defender a ninguno de esos dos colectivos. Entre otras cosas porque no tengo amigos en ninguno y porque han sacado toda la tajada que han podido del sistema corrupto del ladrillo que ha presidido este país, pero pregunto ¿sacarán ese orgullo y esa suficiencia y hasta vanidad, en ocasiones, que atesoraban tras sus lujosas mesas de despacho, ahora que el ministro los han situado a los pies de los caballos? Habrá que esperar la respuesta en los próximos días (oye, Rajoy, que eres registrador de antigua profesión. Dale un toque  a tu  ministro, tío).
Realmente, no terminas de sorprendente si piensas en todo todo lo que aún está por ver y saber en este destrozado país. Sorprendidos ante la estulticia y la alta factura -casi infinita- que hay que seguir pagando para proteger a la casta política y esta monarquía caduca que cada vez es más un problema (siempre pensé que nunca fue una solución). Que incluso lo más sagrado que había, que no es otra cosa que la institución que atesora la redistribución de la riqueza también se hinqué de rodillas ante la tropa -¡vaya tropa!- borbónica. La misma institución que con valentía ha denunciado que el futbolista mejor pagado del mundo, Leo Messi, debe al fisco más de 4 millones de euros en impuestos; la misma que ha porfiado de manera asombrosa para que el astro argentino acabe pagando entre impuestos y multas más de diez millones de euros (es probable que pague catorce más en los próximos días o meses). Y  todo ese prestigio, tirado a la borda porque ahora resulta que alguien decente dentro de Hacienda ha denunciado con supuesta razón que la infanta ha vendido un buen número de fincas y que no ha cumplido con el fisco. 
Habrá que preguntarse -y eso da miedo hacerlo- que se estará ocultando para que se sacrifiquen, incluso, instituciones tan sagradas como es la misma Hacienda. Porque yo no me creo que Hacienda se haya equivocado.     

domingo, 23 de junio de 2013

CINE: THE MASTER (USA, 2012)

Nadie la puede quitar a 'The Master' esa aureola propia de las grandes películas. Esas escenas graves, esos diálogos contundentes, esa ambigüedad en la trama, todo ese ambiente de buen cine en el que cada escena es el presagio de otra aún más contundente, esas dos grande interpretaciones, la de Joaquin Phoenix y la de Philip Seymour Hoffman...nadie le puede quitar esa grandeza, insisto. Pero dicho esto, no sería la película que me llevara  a una isla desierta y me dieran a elegir un par de ellas para llevar. 
Quizá de tan grave, de tan tortuosa, de tan oscura, de tan compleja y ambigua...no me ha gustado. Es más, la veo excesivamente larga y algo aburrida; es más, considero que es demasiado ambigua en lo que quiere explicar y transmitir. 
Entiendo que se trata de una película que más que querer explicar el cómo y el porqué de la génesis de la llamada 'iglesia de la cienciología' -hoy tan famosa gracias a estrellas del celuloide como Cruise o Travolta-, penetra en el aspecto psicológico de sus personajes, tanto de su complejo creador en el film, Lancaster Dood (nombre ficticio de su fundador original L. Ronald Hubbard), interpretado de forma brillante por Piliph Seymour Hoffman, como por su pretendida mano derecha, el errático y desquiciado Freddie Quell, interpretado también de forma brillante por Joaquin Phoenix, al cual no consigo ver como mano derecha sino como cobaya. 
Una inmersión en el lado psicológico del creador al que en más ocasiones de las necesarias, quizá, se le sitúa en el lado del fraude y poco en el del creador, el intelectual. Seguramente porque fuera más lo primero que lo segundo, según Anderson, director y guionista de la película.
Pero fuere lo que fuere,  o lo que sea actualmente la iglesia de la Cienciología, es algo que ha adquirido cuerpo y ha hecho fortuna; no ha más que ver quién la integra y su divulgación a nivel mundial. Nada más ver la película no pude evitar pensar en el fastuoso edificio con el cuenta esta autodenominada iglesia, o secta, o lo que sea, en una de las zonas más caras de Madrid, en la Calle de Santa Catalina, justo al lado del Paseo del Prado.    

sábado, 22 de junio de 2013

MÚSICA: ICED EARTH (USA,1985-Act)

Se podría decir que la veterana banda norteamericana Iced Earth es ecléctica. Cultivan varias ramas metálicas y así lo llevan haciendo desde hace casi treinta años. 
Son unos enormes músicos muy curtidos en los 'live' y sus conciertos jamás defraudan, precisamente pro su versatilidad contrastada y su fuerza propia del 'Power metal', de sus inicios y que aún cultivan. 
Se podría decir que es la típica banda que gira en torno a un líder que en este caso se trata del guitarrista Jon Ryan Schaffer que además de la guitarra asume voces y, eventualmente, teclados. Por tanto, ha habido a lo largo de sus casi treinta años muchos cambios.
Iced Earth es una banda que comenzó a cultivar el clásico Power metal norteamericano, pero que ha ido derivado a un Thrash  metal sin olvidar el Metal progresivo y el Heavy metal puro.
Como suele ocurrir en este tipo de bandas, predominan mucho los 'riff' y las melodías metálicas y es muy fuerte la presencia del vocalista que, como ocurre en la mayoría de las grandes bandas, no suele interpretar ningún instrumento (se plantea una fuerte excepción en Metallica). 
Posee una batería muy portentosa y una fuerte influencia del bajo que se alinea muy bien con las dos guitarras rítmicas. Eventualmente utilizan teclados, pero no es muy frecuente, ya que este tipo de instrumento músical es propia de grupos que cultivan la rama 'Gothic' o incluso el 'Doom'.
Aquí les vemos en su actuación del Wacken Open Air de 2011 con gran acogida del público, como suele ser habitual.    




jueves, 20 de junio de 2013

CONFESIONES DE UN CORREDOR

Comenzó junio con la idea de incrementar los kilómetros semanales en torno a unos 10. Pero no es tarea fácil. Para tal objetivo había dos alternativas: salir un día más a la semana -jamás salgo más de cuatro- o bien hacer entre dos o tres kilómetros más por salida.  Pero ocurre que nos solemos acostumbrar a una inusual rutina (la rutina del corredor siempre es inusual) y es difícil escapar a ella. Es más, en ocasiones no consigo cumplir con la idea que suelo denominar como 'del maratón semanal', es decir, no correr menos de 42 kilómetros por semana. Para tales sumas, incluyo la competición si la hubiera.
Veamos. Hacer un día más a la semana me cuesta. Se trata de organizarte un día más a la semana para salir a correr, toda vez que cuento con que los dos días del fin de semana -sábado y domingo- siempre corro aunque para ello tenga que incumplir con otras personas. Correr es lo prioritario.
En cambio, buscar tres tardes a la semana no es tarea fácil. No suelo correr ni lunes ni martes, precisamente para descansar de la carga de kilómetros de fin de semana, lo que supone correr de forma obligatoria miércoles, jueves y viernes. Pero ocurre que si hay tirada el sábado por la mañana -siempre algo más kilómetros ese día-, es un riesgo salir el viernes por la tarde ya que no hay descanso suficiente. Ahí radica la dificultad de salir cinco veces. La única opción tendría que ser correr también el martes; o bien, incrementar los kilómetros a lo largo de esas cuatro salidas tradicionales que suelen ser con poco margen de error: miércoles, jueves, sábado y domingo. No olvidemos que somos corredores aficionados -no me gusta el concepto: populares- y esto es una afición.
¿Y qué ocurre con la calidad? Si concibo hacer series, algo para lo que soy muy irregular, le dedico el miércoles el jueves; y si se trata de fartlek, que no suelo hacer, cualquier de las salidas puede ser válida para llevarlo a cabo, toda vez que se hace en ruta. Últimamente estoy introduciendo técnica de carrera, pero no me supone ningún problema, porque cualquier día después del entrenamiento puede ser válido para ello ya que siempre encuentro algún terreno blando donde hacerla.
¿Cómo compenso la falta de calidad? Si no hago series o fartlek, que es lo habitual, lo suelo compensar con rodajes rápidos o bastante rápidos. No se trata de calidad en puridad, pero sí está muy cerca.
Sin embargo, los corredores no debemos olvidar la elongación y ejercicios complementarios. Para elongación no encuentro problema alguno, ya que después de cada sesión de entrenamiento dedico a ello entre 10 y 15 minutos; sin embargo, para abdominales, gomas y otros ejercicios hay que buscar huecos. Como no voy a gimnasio alguno, esos huecos los busco en casa. Ahora bien, como resulta que son ejercicios fácil de hacer en cualquier sitio, siempre es factible dedicarles entre 15 y 20 minutos cualquier tarde perdida, que puede ser tras el entreno o en las tardes que no suelo correr. Pero no siempre hago estos ejercicios. Craso error. 
Resulta que los corredores -y no digamos nuestro entorno- no siempre pensamos detenidamente en el tiempo que necesitamos para poder entrenar dignamente, sin restarle tiempo a otros asuntos del día a día, pero si lo pensamos llegaremos a la conclusión de que se trata de una de las actividades que más tiempo nos exige y es muy necesario dedicar ese tiempo si queremos mantener un nivel adecuado, cosa que no siempre es fácil, principalmente, cuando las tardes se acortan o el trabajo se alarga.  O ambas cosas. 
De ahí que en muchas ocasiones nuestro entorno les cueste entendernos. Que les cueste entender que no podamos acudir a un acto social, a una reunión familiar o cosas así. Casi todos estos actos o reuniones son en fin de semana y si le damos prioridad a ellos se la quitamos a nuestro entrenamiento más serio. Pero cómo explicárselo sin que te miren como a un extraterrestre. 
Al principio a mí, como a todo el mundo, me costaba y, por lo general, casi siempre sucumbía y anteponía ese acto social o la reunión a mi entrenamiento, pero ya he llegado a un punto en el que el entrenamiento es lo esencial y lo otro lo secundario. Y no suele preocuparme que lo entiendan o no.         

miércoles, 19 de junio de 2013

SOBRAN LAS PALABRAS





Pocas entradas he subido que no tengan palabras. Pero si son innecesarias en alguna, ésta gana por goleada. ¿Te harías de una bolsa de éstas?:















































Gentileza de mi amigo Juan Mora.

lunes, 17 de junio de 2013

'LES FLEURS DU MAL' ÚLTIMO DISCO DE THERION (2012)

Que Therion, la buena banda metálica sueca, una de las más veteranas -ha cumplido sus bodas de plata- del inmenso panorama nórdico metálico, haya sacado disco -creo que lo sacaron a finales de 2012-, es siempre un acontecimiento, más que nada porque es una banda que intercambia a muchos de sus miembros e innova musicalmente a pesar de ser fieles a sus principios. Cultivan desde el el 'gothic' hasta el metal puro, pasando por el melódico, el progresivo, el death. Sin duda, son de los más versátiles de la orbe metálica. 
Además, es una banda que cuida sus temas, sus trabajos -muchos de ellos conceptuales- y sus directos -doy fe- son impresionantes. No abordan cosas estúpidas en sus letras; es más, suelen fijar su atención en mitos culturales, en lenguas muertas, en tradiciones, en literatura. Me gusta de ellos que cultiven nuestra cultura europea occidental, que traten aspectos culturales de nuestro pasado europeo. Eso me fascina. 

File:Baudelaire crop.jpgY lo han vuelto a demostrar con el último disco 'Les Fleurs Du Mal', nada y nada menos que todo un homenaje a la más señera obra del enorme poeta maldito francés del siglo XIX, Charles Baudelaire. Una obra que me fascina y que leo con regularidad y de la que he hablado aquí en alguna ocasión.
Lo que ha hecho Therion y su inquieto líder Chirstofer Johnsson -hacedor de la marca Therion- es algo insólito. Me hubiera gustado personalmente que los temas se hubieran basado exactamente en los poemas del poeta francés, pero supongo que eso será difícil de cantar. Se les ha ocurrido no otra cosa que versionar -no de manera muy metálica- temas del pop francés de las décadas 60-70, cantados en francés, además ¿Curioso, no?. 
Sin embargo, hay que admitir la originalidad, la creatividad y ese homenaje -al menos en el título del disco- a ese poeta maldito al que tanto se censuró en su tiempo. He de decir que tras escuchar el disco he quedado sorprendido de su calidad y los cuidadísimos arreglos, aunque no sea el Therion que más me mola. Prefiero al Therion fuerte, el que apunta al Death, al Metal puro, al que se asoma al Doom o al 'Gothic'. Pero son unos creadores y en las escena metálica hay que renovarse o se acaba muriendo. Además, ellos son conscientes que muchos grupos posteriores han seguido su estela -incluso les imitan abiertamente- y nada mejor que eliminar el rastro si uno no quiere ser emulado constantemente. Eso es lo que tiene ser precursor de algo. En fin. Inserto uno de sus temas más emocionantes, 'La Maritza' (escuchadlo que os gustará):


domingo, 16 de junio de 2013

EL VERANO, EL CALOR, EL MATERIAL, LA COMPETICIÓN...

Me gusta competir en verano. Incluso hacerlo cuando el calor ya se va convirtiendo en un problema. Pensaba en ello cuando me dirigía al coche al terminar la prueba de Fondo de El Valle de Lecrín, bajo un sol inmisericorde ya a las 11 de la mañana.  A pesar de que no soy un corredor que rinda bien con el color. Rindo mejor con lluvia y frío. Pero, tal vez, por eso  me motiva correr con calor. En plan retador. Por esa asignatura pendiente que supone.
Dicho esto, tengo que decir que el verano es una época en la que entreno bastante. Los días son largos y hay tiempo. Por tanto, en bastantes ocasiones, el calor me ha cogido corriendo a más del las 12 del mediodía, cuando el sol deja de ser amigo para convertirse en un verdugo; o a las 7 de la tarde, horario en el que el astro rey sigue teniendo casi la misma mala leche que a las 12. 


Y es que correr por esos caminos secos, esos pedregales entre olivos en los que tan sólo se escuchan las chicharras, por ese asfalto en el que el calor hace aguas y uno cree ver lagunas, es motivador (el otro día vi mi primera culebra atropellada en la orilla de una carretera). Lógicamente, hay que tomar medidas para no llegar al colapso físico. Y nada mejor que llevar buen material técnico. El mejor, si el bolsillo lo permite. Correr con una gorra técnica -poseo tres-; no correr jamás con el torso desnudo como a tanto insensato veo hacer cuando entreno en estas fechas. Hay que ir provisto de una buena camiseta técnica tipo 'Dry', que tenga la capacidad de despedir el sudor y al mismo tiempo evitar que los rayos del sol penetren a través de ella en la piel. Siempre es preferible correr con camiseta de manga corta, pero si se opta por la de competición -tirantes- más vale llevar una buena protección solar con un buen factor de protección, que dependerá mucho de la piel. Pero de todo, lo más fundamental es la hidratación. Si corremos por una zona en la que sabemos con seguridad que hay agua potable, podremos programar nuestra ruta en función de esos puntos de agua; pero si no es así, nada mejor que portar hidratación. A mí me va bien con una correa de hidratación con dos depósitos. Uno de ellos suele ir repleto de bebida isotónica y el otro de agua y los dejo toda la noche en el congelador e intento calcular cuando es posible beberlos en ruta. En ocasiones, he calculado mal y no he podido beber hasta pasado un buen rato por estar el líquido congelado, por lo que no estaría mal sacarlos con tiempo suficiente del congelador.  
Son reglas básicas a las que se les puede añadir otras en función de los circuitos por los que entrenemos. Se pueden elegir unas zapas más transpirables e, incluso, un pañuelo para proteger el cuello tipo trail. Y si la ruta es larga, nada mejor que una mochila de hidratación tipo 'camelbak'. El problema de la hidratación estará superado si competimos ya que habrá suficientes puntos de avituallamiento y no dejarán que nos deshidratemos, lo que es muy relativo en esta fechas de crisis (recuerdo cómo en la prueba del Río Dílar de hace varios años la organización se olvidó de dar agua a la mayoría de los corredores y tuvieron que ser los vecinos residentes por los lugares de paso de la carrera los encargados de suministrarla. Se subía una fuerte pendiente en pleno julio). 

Nuevo recorrido
Pero volviendo a la prueba de El Valle de Lecrín, en Dúrcal, tras ese amplio paréntesis. 
Nos han cambiado el recorrido y ha resultado mucho más duro. Han eliminado esa segunda vuelta tortuosa por la vía de servicio y nos han derivado por un terreno más campestre, con carriles de tierra incluidos. 
Particularmente, a mí me ha gustado este recorrido. Al menos, me ha gustado más que el anterior. La distancia también ha aumentado un poco y todos los corredores hemos sufrido mucho más tanto por las rampas de esa última parte de la prueba como por el fuerte calor que ha caído sobre el Valle. Es algo que se apreciaba nítidamente en los rostros.
Por último, unas cuantas palabras sobre material. En pocos días me llegará algo novedoso que no he tenido hasta ahora, luego ¿será el principio de una hermosa amistad, como en la película Casablanca? Está por ver.  Que por experimentar y seguir avanzando no quede.   

sábado, 15 de junio de 2013

MÚSICA: AMORPHIS (Finl, 1990-ACT.)

Lo primero que me llamó la atención de esta banda finlandesa es su, digamos, metal 'incunable', por llamar de alguna manera a la poca adscripción a la que se podría conceder a sus trabajos. Así lo quieren ellos.
Es una banda que, en sus orígenes, parte de un Death melódico, pero penetra pronto en el Heavy Metal sin más, en el Death a secas e, incluso, en el Doom. Pero no han querido jamás encasillarse y han practicado distintos estilos. Incluso han probado hasta con la música 'psicodélica'. Se podría decir que en cada trabajo han hecho cosas distintas, pero siempre está detrás su sello y así llevan 23 años, que se dice pronto, siendo reverenciados y respetados allá por donde van. Es la típica banda que podría considerarse que no es de masas, pero que tiene un enorme número de seguidores fieles. 
A mí me gusta porque son dinámicos en sus melodías; y la presencia comedida, pero muy presente, de los teclados le da un empaque distinto.  La voz de su vocalista actual, Tomi Joutsen, tiene una impronta muy 'gothic' y nos recuerda a Nick Holmes de 'Paradise Lost'. Utilizan, una voz independiente, dos guitarras, batería, bajo y teclados y hacen melodías deliciosas.
Me interesan las bandas que se atreven con varias cosas y que hacen de la música trabajos concienzudos y bien diseñados, en los que las notas y los arreglos, así como la voz, persiguen una perfección y una armonía ambiciosa. En esa línea está Amorphis. 
Os sugeriría que escucharais la riqueza de todo el trabajo conjunto que hace esta banda en este vídeo de su actuación en el 'Summer Breeze Open Air' de 2009, que se celebra a mediados de agosto de cada año en la ciudad alemana de Dinkelsbühl.



  

miércoles, 12 de junio de 2013

UN TRUCO BÁSICO PARA EVITAR LA RUTINA EN EL ENTRENAMIENTO

Los corredores, por mucho que nos apasione correr, también podemos ser presa de la rutina. No siempre hay las mismas ganas, ni siempre la misma predisposición física y motivación psicológica. Como solemos decir: 'hoy no estoy para muchos trotes' (dixit un corredor popular).
Como ya sabéis los más antiguos -que no viejos- del lugar, la mayoría de las entradas que introduzco en este blog sobre correr se basan en mi experiencia personal. Y lo que hoy expondré también. 
Resulta que ayer, martes 11 de junio, me planteé entrenar aprovechando que la tarde ahora se dilata de forma espectacular y que la luz ya le gana por goleada a las tinieblas. Digo que me planteé correr porque normalmente no lo hago en martes -voy a introducir en estos meses un días más de entreno, como contaré en su momento-, pero como somos animales de costumbres, no encontraba la predisposición física ni psicológica necesaria ya que, por lo general, comienzo mi actividad atlética los miércoles e, incluso, el jueves. Pero, eso sí, tenía ganas de correr, algo curioso. Así que busque argumentos para no caer en la rutina, porque lo que menos me apetecía era correr en los lugares que normalmente reservo para hacerlo. En pocas palabras: quería cambiar de ruta. 
Justo en este punto comencé mi ruta de nueve kilómetros.

Opté por hacer una cosa básica, que podéis hacer si necesitáis desplazaros en coche para correr. No valdría si salís a correr desde vuestro domicilio. Fue sencillo lo que hice. Como de todas maneras tenía que coger el coche para ir a Pinos Puente o a Caparacena o al Pantano, me pareció una buena idea ir con el coche a un lugar de la ruta intermedio y desde ahí hacer el  mismo circuito pero trastocando el punto de salida y de llegada. Me fui con el coche a un punto -Pedro Ruíz, anejo de Santa Fé-, que por lo general en una ruta corriente desde Pinos Puente es el kilómetro 4; y desde allí enfilar hasta Fuente Vaqueros para volver de nuevo a Pedro Ruíz pasando a tan sólo un kilómetro de Pinos Puente. Había cumplido el objetivo que no era otro que no forzarme a salir desde Pinos Puente y volver de nuevo a Pinos Puente. 
Las sensaciones que experimenté en esa ruta de 9 kilómetros fueron extrañas, pero al mismo tiempo muy motivadoras: comenzar a correr en el punto 4 de la ruta acostumbrada y saber que aún te quedan 4 kilómetros cuando estás a 1 de Pinos Puente, que es el punto de llegada es algo curioso, extraño, motivador y, sobre todo, distinto. Os puedo asegurar que pareciera que hubiera hecho una ruta totalmente distinta y novísima a pesar de que se tratan de los mismos caminos y senderos de siempre. 
Además, me resultó aún más curioso correr el último kilómetro -siempre hago el último kilómetro más fuerte-  a una velocidad no acostumbrada cuando hago la ruta desde Pinos Puente. 
Os aconsejaría ese pequeño cambio en la rutina. Veréis cómo percibís la ruta totalmente distinta y, de camino, engañáis a la rutina.      

lunes, 10 de junio de 2013

EN ESTADO DE GRACIA (O ENTRE PINARES Y OLIVOS)

Si correr fuera algo previsible tal vez no tendría tanto encanto. Pero no lo es, y eso es lo que lo hace grande. Y a nosotros. Porque, en más ocasiones de las que creemos somos protagonistas directos de esa falta de previsibilidad de este deporte, que al mismo tiempo es parte de su grandeza. 


Es lo que pensaba hoy, mientras hacía diez kilómetros, mezclando monte, olivos, camino y asfalto. Y todo ello, haciéndolo con una enorme frescura en las piernas, a pesar de los 17 kilómetros a ritmo alegre de ayer. Evidentemente, no pensaba que pudiera tener las piernas tan frescas y por eso planifiqué una ruta conocida para evitar adentrarme en terrenos de los que me cueste salir (es decir, en los que no pueda correr controlando). Pero a medida que veía que las piernas cada vez iban más frescas y que no parecía cansarme, no dudé en penetrar por medio de una de las varias zonas de pinares que rodean al Pantano del Cubillas. Eran las 3 de la tarde y todo estaba en silencio. Además, la temperatura era estupenda para correr. Subía y bajaba laderas -algunas de ellas muy técnicas- y seguía por un estrecho camino entre pinos, pisando piñones secos y hojas caídas. Una experiencia deliciosa. ¿Seré carne de trail?, me pregunté. 

Posteriormente volví al asfalto y luego me adentré por un conocido terreno entre olivos; un terreno zigzageante que me motiva sobremanera. Y también, en ese terreno me sentí cómodo y fresco. Lo último que pisé fue asfalto, entre Caparacena y el Pantano del Cubillas, con varias dificultades, las cuales también subí con frescura y nada de cansancio. No encontraba -ni quería- que llegará el momento de terminar pero, pensé, aprovecharía el estado de gracia para hacer técnica de carrera, en el blando terreno entre pinos del Pantano; y así lo hice. Ni tan siquiera la técnica, en ocasiones tan agotadora, apenas me cansó. Un día de esos en los que estás en estado de gracia sin que sepas porque. El día anterior, como decía, hice 17 kilómetros, comí lo normal, me harté de tomar cerveza e, incluso, acabé la noche tomando un güisqui mientras veía un par de películas al tiempo que me hartaba de comer chocolote negro. Hay ocasiones en las que te cuidas de manera intencionada, no corres el día anterior, no tomas una gota de cerveza -de güisqui, ni hablamos-, y al día siguiente corres como un perro; luego ¿cuál será el misterio de este deporte?      

domingo, 9 de junio de 2013

CINE: BESTIAS DEL SUR SALVAJE (USA, 2012)

No estoy muy seguro qué ha querido contarnos el joven y novísimo director Benh Zeitlin en la aclamada película 'Bestias del sur salvaje'. Si todo es metáfora habrá que interpretar qué ha querido contarnos a través de ella; sí es realidad, resulta poco creíble; y si es una mezcla de ambas cosas, habrá que imaginar.  
Está claro que no es un cine descriptivo. Por tanto, habrá que entender que es onírico, imaginativo. O una rara mezcla entre lo posible y lo imposible.    
Por un momento pensé que jugaría con la imaginación, pero ha medida que transcurría la cinta comprobaba que no había definición alguna para poder permitirse imaginar algo. Ya he dicho en varias ocasiones, que en el cine para que me describan la realidad de una manera no real o metafórica, prefiero la ficción pura y dura, es más, prefiero la ciencia ficción porque sé lo que voy a ver. De ahí que si no hay forma de ver lo que se quiera contar, prefiera cada vez más películas sin pretensiones, 'americanadas', incluso.  
Viento esta película, ha habido momentos en los que he pretendido ver un homenaje o una denuncia al brutal tratamiento que se dio a las víctimas empobrecidas del nefasto 'Katrina' en New Orleans, pero lo descarté; luego, si no se trata tampoco de eso, vuelvo a no saber  qué película he visto.
Por su parte, la irrupción desde la tumba de esa especie de jabalíes gigantes (¿Orus?), dormidos plácidamente siglos y siglos en el Polo Sur y que vuelven a la vida a través de deshielo, no puede ser otra cosa que la metáfora de que tenían fama de atacar a los cavernícolas, devorando de paso a sus bebés, luego ¿hay una correlación entre aquellos cavernícolas expuestos a los dramas de la naturaleza y éstos seres pobres como ratas de las pantanosas tierras del sur de Estados Unidos? No estoy seguro de poder contestar a eso con rotundidad. Por tanto, sigo sin saber qué ha querido contarnos el joven director.
Eso sí, excelente la fotografía y buena la banda sonora. 
¿Aconsejar la película? Que cada cual elija. Me es imposible mojarme.

    

sábado, 8 de junio de 2013

MÚSICA: PARADISE LOST (UK, 1988- ACTUALIDAD)

Paradies Lost es una veterana banda británica que cultiva el Doom Metal y el Gothic Metal. Muchos la consideran una banda de culto; en concreto, su trabajo Gothic es considerado como precursor de este estilo metálico y con alguno de sus temas suelen comenzar sus conciertos.
Como buena banda británica, cuidan mucho los arreglos musicales. No significa que no lo hagan bandas de otras partes del planeta, pero en este aspecto este país es único (a pesar de que siempre se queden los últimos en Eurovisión o, tal vez, por eso mismo). Al margen del sarcasmo del paréntesis, he de decir que desde que los descubrí -creo que por Javi, que es un experto en este tipo de bandas-, no he dejado de escucharles. Y me gusta todo. Me gustan principalmente sus trabajos 'Draconian Times' 'Paradise Lost' y 'Gothic' -de ese trabajo, particularmente me deleitan sus dos últimos temas: 'Painless' y ' Desolate'. Su último trabajo 'Tragic Idol', igualmente, raya a altura similar que los anteriores y sospecho que les queda mucho camino creativo por delante. 
Trabajan con dos guitarras, un bajo, batería y voz independiente -en ocasiones con matices guturales-, que siempre ha sido la de Nick Holmes. Curiosamente, el titular de la la batería ha sido el único que ha ido cambiando con el paso de los años. 
Este vídeo que inserto corresponde a uno de sus últimos conciertos, el ofrecido en el último Wacken, el 12 de agosto de 2012: 

   

jueves, 6 de junio de 2013

UNA PAREJA DIABÓLICA


Esta pareja de aparatos de la fotografía es diabólica; genialmente diabólica. Juntos, y aplicados de manera correcta, son imprescindibles para el corredor que se precie.
Como decía no hace mucho, decidí comprarlos. Uno -el aparato ultrasonidos- es bastante caro; el otro -la lámpara de infrarrojos- bastante barato, pero ambos son muy precisos para cuando andamos renqueantes por mor de alguna lesión o indicio de lesión. Incluso como medida de prevención. 
Comprendí enseguida que mis puntos flacos anatómicos son los gemelos. Será por genética o por los deportes que he practicado con anterioridad, pero los tengo muy desarrollados y la musculatura de ambos gemelos -mas que ambos sóleos- se me contracturan con facilidad. Esa es mi vulnerabilidad, igual que para otros corredores lo son sus isquios o sus rodillas. 
Comprobé que de todos los tratamientos recibidos por profesionales, la electroterapia (tens de masaje), los ultrasonidos, el frío y el calor a través de luz de infrarrojos han sido muy efectivos y son los que me han permitido recuperarme y seguir corriendo con normalidad; eso y el conveniente reposo. Así que progresivamente, me fui haciendo de cada cosa que me beneficiaba. 
Porque a estas alturas ya conozco cuando una lesión comienza a ser incipiente y sé cuando he de parar.
Lo presentí el otro día en la prueba de Órgiva -recién salido de una lesión por microrrotura fibrilar en el gemelo interno derecho-. Debido básicamente a la experimentación en la técnica de carrera -en la que seguiré porfiando-, cargué demasiado los gemelos. Fueron días de entrenamiento en subida y, para colmo, la subida de la prueba de Órgiva. Sabía que ese dolor que experimentaba -sobre todo en el gemelo derecho- iba a acabar en lesión si no hacía algo, como siempre ha ocurrido.
Pero vinieron unos días minifestivos en Granada y opté por salir de la ciudad aprovechando que se celebraban las fiestas del Corpus. En esos días, lógicamente, no corrí, pero aún así, cuando andaba, percibía ese molesto dolor en el gemelo derecho. El izquierdo me dolió en Órgiva, pero desapareció por completo a los pocos días. De manera, que cuando regresé a Granada comencé -ayer- a correr. Y para mi sorpresa e inquietud, seguían las molestias, pero de una manera extraña. En los primeros metros, sentí un inquietante pinchazo y eso determinó todo el entrenamiento de nueve kilómetros y pico. Bajé el ritmo. Al finalizar la sesión, volví a sentir otro pequeño pinchazo. Esos pinchazos breves siempre han sido la antesala de microrrotura fibrilar. No obstante, eso no me impidió acabar la ruta, pero llegué al coche algo cariacontecido. Tienes que programar un par de sesiones de ultrasonidos y infrarrojos, me dije. Y es lo que hice nada más acabar el entrenamiento. El día anterior había preparado otra y esa mejoría fue la que determinó que no me detuviera.  Y lo que esperaba se ha cumplido: hoy he vuelto a hacer la misma ruta, los pinchazos han desaparecido por completo y sintiéndome tan seguro y cómodo he apretado y he logrado hacer ¡25'' menos por kilómetro! con respecto ayer en idéntico circuito ¿Qué ha pasado? Muy fácil: en esos pocos días que he estado sin correr no he perdido un ápice de forma y con la confianza de no experimentar dolor, la sesión de entrenamiento ha salido rápida y redonda. Una importante culpa de que todo haya ido sobre ruedas, se debe a esos efectos positivos que generan en la musculatura esta pareja diabólica, que aconsejo a cualquier corredor.    
   

miércoles, 5 de junio de 2013

MIRAD A LA DERECHA

Por supuesto que no me estoy refiriendo a la ideología política...hasta ahí podríamos llegar; no, se trata de los 'gadgets' del margen derecho de este blog. 
Desde que administraba 'Diario de un corredor', me gustó siempre incorporar en ese lado cosas: cine, música, vídeos, imágenes, no sé. 
Y sigo con esa costumbre. Por tanto, no os perdáis la columna derecha que siempre hay información fresca.
Actualmente tengo secciones fijas en ese rincón, que en ocasiones van variando. Son las siguientes y mirando de arriba a abajo: 

* Una llamada a comentar, que no siempre tiene el éxito que uno quisiera, pero que por invitar no quede. 

* Mi reciente cuenta de Twitter, con la que intento ser selectivo, tanto en seguir como en que me sigan. Selectivo no es sinónimo de elitista, pero me parece una tontería seguir para que me sigan y viceversa. Normalmente sigo a gente que voy a leer porque interesan lo que escriben y cuenta y no siempre sigo a quien me sigue. No es falta de respeto, sino coherencia. Por tanto, con esas premisas mi cuenta de Twitter es modesta tanto en quien sigo como en seguidores. Por la sencilla razón que -ya digo- a quien sigo suelo leer y a la inversa también me molaría que fuera así. Las redes sociales pueden ser una estupidez colosal o una herramienta maravillosa; yo intento que sea lo segundo. Para muestra un botón. El reciente Príncipe de Asturias de las Letras, el honesto intelectual ubetense, Antonio Muñoz Molina, no llega a 34.000 seguidores, mientras que Sergio Ramos cuenta con casi 3.600.000, lo que quiere decir que las redes sociales son un reflejo de este país, qué duda cabe. 

*Un espacio para buscar cosas en este blog, que no es tan efectivo como Google, pero que funciona bastante bien. 

*La fotillo. Que por fin la he renovado. Ya estaba bien de la del ascensor. Esta es reciente y deportiva.

*Último entrenamiento, que es la última sesión que he incorporado. Siempre aparecerá ahí, resumido, el último entrenamiento hecho por muy penco que haya salido. 

*El último CD escuchado: lógicamente, no escucho sólo el que está ahí, pero es el que más escucho últimamente si lo introduzco ahí. Y es que cuando me da por un grupo o intérprete lo escucho semanas enteras.  

* Me gustó:.. se trata de alguna de las últimas películas que he visto y me han gustado en DVD o BD (no suelo ir al cine). De algunas elaboro una entrada y de otras no. Si no me ha gustado la peli que he visto, tan siquiera aparece ahí, y ni mucho menos le dedico una entrada. Si la menciono es porque me parece interesante que se vea, pero en esto cada uno tiene su criterio. Como en todo.

*Estoy leyendo... incorporo el último libro que estoy leyendo. En ocasiones está meses el último libro, pero ocurre que soy un lector lento y disperso. Y ahora mucho más que dispongo de Kindle.   

*Última carrera en la que he participado... al igual que con el entrenamiento, siempre estará ahí la última prueba que he corrido. 

*Próxima carrera que haré... se trata de un propósito, que no siempre podré cumplir, como ocurre en este momento con la Media Maratón de Montaña de La Calahorra-La Ragua. 

*Último libro adquirido... es, quizá, la sección más inmovilista, porque cada vez compro menos libros físicos (y ahora aún menos desde que puedo comprar la  versión e-books). 

* El siempre necesario archivo del blog, que se puede buscar por meses y años, desde su creación. A mí, principalmente, me es útil. 

*Escriben, corren, piensan...una relación de blogs que sigo -sigo pocos, lo sé-. No todos corren, pero todos escriben y piensan. 

*El siempre necesario contador de visitas 

*La procedencia geográfica de las últimas visitas a nivel mundial. Hay algunos lugares que me llaman la atención, pero sé que dan con este blog por pura casualidad en el buscador. Sin embargo, otras visitas de procedencia muy lejana, sé que son fieles al blog, lo cual se agradece. 

*Las etiquetas temáticas, que tengo que organizar algún día, ya que están repetidas y mal diseñadas. 

*Las visitas on-line, en tiempo real. 

*Otro contador de visitas, que suelo consultar para ver las estadísticas de consulta, básicamente.    

*Una sección con las entradas más populares que se visitan. Las elabora automáticamente Blogger. 


Por tanto, podéis comprobar cómo la columna de la derecha da mucho juego. Una parte importante de este esforzado blog que os animo a que tengáis en cuenta cuando paséis por aquí.  


   

LA CRISIS PRODUCE MONSTRUOS (IDEAL 4/6/2013)

Las crisis económicas jamás vienen solas. Toda una suerte de elementos las acompañan y muchos menesterosos y agoreros suelen sacar tajada, hacer caja o simplemente actuar como cenizos. Sobre todo este asunto versa el artículo que publico ayer en Ideal. Por si no pudisteis leerlo en papel, lo reproduzco a continuación.





LAS CRISIS PRODUCE MONSTRUOS

  Que la crisis económica genera monstruos lo sabemos. Al margen de teorías de la conspiración, que siempre surgen en periodos críticos, en estos tiempos de incertidumbre la decadencia económica se traslada a la moral con facilidad y de todas estas aguas pantanosas y nauseabundas surgen los que vengo en llamar mercaderes de la crisis.
            Éstos pululan por todas partes. Conectas el televisor y están ahí; conectas la radio mientras conduces y también están ahí; abres un periódico y cobran protagonismo en sus titulares. Y no se trata tan sólo de personajes o personajillos que ocupan cargos institucionales y corporativos importantes, que ésos ya sabemos más o menos quienes son. Se trata de otra nueva especie que de manera cínica ha comprendido que estando el personal contra la pared por la penuria económica, es un buen momento para mermar también su moral e, incluso, su ética.
            Suelen anunciar como si de una catástrofe antediluviana se tratara que no hay futuro y que nada tiene ya remedio, que de nada sirve crear ni formarse; que más vale claudicar y dar por cerradas todas las buenas opciones que pudieran surgir del alma humana y que la mejor forma de acabar con todo esto es entregando el testigo cuanto antes y, de camino (porque es lo que buscan en última instancia), atender a sus recomendaciones que de forma invariable contienen mensajes mercantilistas y lucrativos. Basta tan sólo con observar atentamente para descubrir que este tipo de personajes están por todas partes. Es más, por lo general, al tratarse de gente con nombre y fama forjada a base de aparecer en programas televisivos sensacionalistas suelen crear tendencias y sorprende ver el enorme seguimiento que tienen tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales. Venden mal llamados libros, escriben columnas en prensa, tienen programas propios en televisión o radio y se pavonean por todas partes escupiendo mensajes vacuos, simplificados y tremendistas. Y, lógicamente, toda esa parafernalia les hace cada vez más ricos a la vez que más depravados.
            Pero también la crisis crea otros especímenes a los que habría que encuadrar llanamente en el grupo de los cenizos. No persiguen aumentar su cuenta corriente pero disfrutan lanzando mensajes catastrofistas y sesgados, de manera que alrededor de ellos nada se crea ni renueva. Es su manera de autoafirmarse. No son famosos, pero deambulan a nuestro alrededor por doquier. Los tenemos cerca en todos los actos de nuestra vida cotidiana. Y, quizá, de toda esa galería de monstruos que está generando este periodo histórico son los más nocivos, ya que de los primeros es posible zafarse, sencillamente negándose a participar de sus paridas mediáticas, pero de los segundos no es tan fácil ya que conviven entre nosotros como si se tratara de seres camuflados de otros planetas, propios de una execrable película de ciencia ficción de los años cincuenta. Es más, alguno de ellos podríamos ser hasta nosotros mismos.

            Por tanto, no pensemos bajo ningún concepto que la crisis económica siempre viene sola y aislada. Al contrario, siempre suele llegar acompañada de otros elementos más aún nocivos y perniciosos.     

lunes, 3 de junio de 2013

SIEMPRE QUEDARÁ MADRID

Cuando quiero viajar no muy lejos y no me apetece ir a ningún lugar -por conocido o por aburrido- acabo en Madrid. 
Porque cuando vas a Madrid la primera vez ves una ciudad; pero cuando has ido por enésima vez, acabas viendo enésimas ciudades. Así de versátil es esta ciudad. Por tanto, a la única conclusión a la que llegas, es que no existe Madrid: existen muchos Madrid. Y quizá sea eso lo que me atrae de la capital de España, algo que sólo Barcelona y pocas ciudades más pueden contar en nuestro país. 
Al principio, iba a Madrid de vez en cuando; posteriormente, iba una vez al año; y últimamente acabo yendo dos veces al año. Lógicamente, no voy solo, pero sí es habitual que pasee sólo por la ciudad en los días de estancia y en esos paseos descubro nuevos rincones. Y me sorprendo de cómo esta ciudad siempre vive en constante cambio y contradicción. Me sorprende encontrarme a alguna viejecita sentada en la puerta de su casa en las estrechas y ajadas calles del Madrid de los Austrias, en los alrededores de la Calle Toledo; y me sorprende encontrar dos calles más arriba -o en la misma calle, incluso- un innovador y moderno local en el que se pueden beber cócteles imposibles al tiempo que puedes leer algo de literatura de viajes de alguno de sus libros de su coqueta biblioteca. 
Ya lo había vaticinado todo el inmortal Paco Umbral; y antes que él, Ramón Gómez de la Serna, Mesonero Romanos, Larra, Quevedo, y tantos otros literatos. 
Ocurre que Madrid te atrapa o no te atrapa. Si lo hace, quedas atrapado para siempre; y si no lo hace, no te atrapará ya jamás. A mí, me ocurrió lo contrario desde que hice el servicio militar allí. No había mucho que hacer y tenía tiempo libre; así que me dediqué a conocer el Madrid más literario -el cual ya conocía con anterioridad por los libros-,  guiado siempre por lo que escribían los autores citados. 
Esta imagen es bastante típica en el centro histórico de Madrid. La falta de espacio de las viejas viviendas agudiza la imaginación. 

Una de las cosas que jamás deberían de perderse en Madrid son las librerías de viejo, que tan particular sello imprimen a la ciudad.   

En plena calle Toledo me pude encontrar con esta tienda, que aún se mantiene, rodeada de comercios ultramodernos de telefonía móvil y otros artículos de pleno siglo XXI 


La Puerta de Toledo supuso y sigue suponiendo una de las entradas más importantes a la ciudad.

Es impresionante el recogimiento que ofrece esta biblioteca de la UNED en los restos de las Escuelas Pías de S. Fernando, a pesar de encontrarse en uno de los barrios con mayor jolgorio de Madrid, el multiétnico Lavapiés. Fueron incendiadas en la Guerra Civil española por cenetistas para expulsar a falangistas allí atrincherados, que disparaban de  forma indiscriminada a cualquier transeúnte. 

La Plazuela del Conde de Miranda es un remanso de paz en pleno centro histórico.

Puedo recordar vivamente cómo con 'El buscón' de Quevedo en mano, me adentraba por esas calles del Madrid de los Austrias y supuso todo un descubrimiento de los sentidos, descubrir 'La Posada de la Villa', ya citada en esta obra cumbre de nuestra literatura del Siglo de Oro, que se encontraba en ruinas por entonces. Hoy día 'La Posada de la Villa' es un animado local en la Cava Baja, justo enfrente de una taberna de nombre muy conocido, gracias a la obra más señera de Pérez-Reverte 'El Capitán Alatriste', muy cerca de un lugar emblemático del Madrid de aquella época y  del de ahora: 'El Mercado de la Cebada', que comparte vecindad con el castizo teatro de 'La Latina'. 
En Madrid no hay espacio para el aburrimiento como sí lo hay en la mayor parte de las ciudades españolas. Madrid siempre es distinto y cambia en cada calle y cada plaza. La galería de personajes es diversa, curiosa e interesante. Y por mucho que nos esté azotando la globalización, esta extraña y perniciosa moda no hace sucumbir a esta ciudad. 
Al contrario de lo que pasa con Madrid, muchas ciudades españolas son aburridas.  Son planas, sin emoción apenas, demasiado correctas. Cuando las visitas la segunda vez, compruebas que ya está todo visto. A esa rutina escapan algunas, lógicamente; entre ellas, Barcelona. 
Lo que fascina de Madrid, no son sólo sus calles y plazas. Ni siquiera toda esa mística literaria y mística que posee. Lo que fascina es que siempre te encuentras a la ciudad viva. Una viveza interior que se extiende a lo ancho y largo de sus muchos lugares en los que se desarrolla una actividad continuada de música, teatro, literatura, cine..., gente que está continuamente creando, elaborando ideas y que no sucumbe a pesar del mal momento que atraviesa el país, en parte gracias a la ridícula y estrecha forma de ver la creatividad que tienen estos energúmenos del PP y su bestial subida del IVA cultural. 
Pero a pesar de las dificultades, Madrid siempre se reinventa. 
Pero también existe un Madrid menesteroso (ya decía al principio que existen muchos Madrid). Un Madrid poblado de criaturas sin dirección conocida y que confluyen en la gran ciudad atraídos por sus largos brazos acogedores. Muchos aportan, pero otros muchos no. Pero, incluso, esa impronta de ciudad menesterosa que tienen algunos ajados barrios del centro histórico, también conlleva su atractivo. Pareciera que todo lo que existe en esta ciudad, para bien o para mal, acaba siempre matizado por el distinto color de su cielo azul, como ya observara Umbral en su Trilogía de Madrid, quizá una de las mayores obras literarias escritas sobre esta ciudad y que hay que volver a releer para ver la perspectiva del paso del tiempo. 
Las mañanas de Madrid son distintas a todo. Observas una ciudad que se desespereza a su propio ritmo y ese lento ritmo, de súbito, adquiere una extraña velocidad cuando asoman los rayos del sol del mediodía. Y por la noche, ya todo cambia. Las luces cálidas de sus farolas alumbran rostros sedientos de noche y cuando el reloj ya traspasa la medianoche -sin que importe demasiado el día de semana- las terrazas y los locales rebosan de bocas y sentidos sedientos, porque siempre hay algún argumento para beberse la noche dada la enorme cantidad de actividades que se despliegan en un día cualquiera. 
Al llegar el fin de semana, se suelen agregar a esa gran bacanal cultural y de ocio las gentes que llegan de fuera; y éstos unidos a los de dentro crean todo un carrusel de sonidos e imágenes difícil de digerir si no se tiene el hábito adecuado. Por eso, el lema de 'Madrid, me mata' que se acuñó en los años de la movida de los ochenta, aún sigue muy presente.  

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...