domingo, 19 de octubre de 2008

REGRESANDO DE LOS INFIERNOS


Foto debida a Ana

Todo parece indicar que regresamos de los infiernos de la lesión paralizante. La cautela esta mañana en la Media Maratón de Granada era comprobar si el gemelo derecho -y eventualmente el izquierdo- respondería a la carga de kilométrica por las calles de Granada.
Correr puede se prescindible -como casi todo en la vida-, si se opta por dejar esta actividad de forma
meditada y racional, pero un retiro involuntario, no premeditado, no escogido, -como todo en la vida- podría ser el concepto más apropiado de pérdida de libertad. Se corre o se lee porque forma parte de la esencia de un individuo. Y si eso ya no es posible que ocurra ese individuo queda diezmado. Para siempre.
Por eso me refiero a ese regreso de los infiernos, si bien los vericuetos de este lugar teológico pueden ser infinitos. Como infinitos han sido esos kilómetros a los que debía enfrentarme en esta mañana granadina.

Si la existencia no es otra cosa que un lugar común hostil, correr se puede convertir en su crónico. El individuo corre porque debe hacerlo; porque está configurado para hacerlo; porque es lo natural y lo obvio; porque ha estado corriendo desde siempre; porque no debe renunciar a hacerlo. La sociedad evoluciona a un ritmo totalmente antagónico a la acción de correr. Donde correr se convierte en ocio aparecen los primeros demonios de la inactivad ¿Para qué correr? ¿Por qué correr? Si se valoran o se responden a estas preguntas con respuestas indiferentes sabremos, entonces, que el infierno existe.
El infierno existe. Existe si un individuo busca seguir la esencia de la naturaleza -correr- y no consigue hacerlo. Hablamos de la esencia de la lesión, entonces.

Que te persigan (las lesiones) no debe ser la respuesta de la naturaleza. Ésta debe responder de otra manera: agotando el petróleo, bajando la producción de vehículos, pero no desdotando al individuo de esa esencia natural. Por eso hoy debía correr la Media de Granada esta mañana.
Porque debía reinventarme. Porque tras algunos años de decisiones espontáneas que
acababan siempre en participar en carreras y entrenamientos, contemplé las llamas del lugar de Azrael. Y debía purgarme de eso sin exorcisarme. No obstante, conocía que existía la penitencia. El regreso es la penitencia. El no tener energía desde el primer kilómetro prácticamente, el ir a un ritmo por debajo de lo acostumbrado, conociendo que, incluso, ese ritmo era suficientemente alto para mi estado actual. Pensando en cada kilómetro que debía retirarme, que me producía hastío y ansiedad saber que la mayoría de los corredores parecían ir mucho más enérgicos que yo. Sabiendo que iba perdiendo fuerza a cada paso. Sabiendo que la ilusión, la alegría, la fuerza, el empuje.., que nada de eso existía. Sabiendo que la mente ante la imposibilidad de provocar dolor en los gemelos avisaba a los diversos órganos que se activaran para posibilitar la retirada. Pero ésta no llego. ¿ Por qué ? Porque soy corredor.


Foto debida a Francisco J. de www.granadafotosdefondo.com

Se abre una nueva etapa. He decidido cuidar alguna divisa, si aún la poseo. Porque no corro para ganar, corro para correr, para sentirme unido a la naturaleza, par
a no despegarme de la esencia del individuo, porque aún apostaría que llegaran los tiempos en los que el individuo debía correr kilómetros o probablemente varias días para saborear algún alimento, porque hay que volver a la dieta del paleolítico, porque hay que negar que el individuo cada vez sea más una masa amorfa, ya escasamente pensante, siempre con exceso de colesterol, siempre con un cigarro en la boca, siempre conduciendo un coche, siempre con el mando del televisor en la mano. Porque no es ese el mundo que imaginaba. Por todo eso, sé que seguiré dedicándome a correr, a pesar de la visita a las infiernos y esa obligada penitencia que, en mi caso, hoy ha sido la Media Maratón de Granada. Total de tiempo empleado 1 hora, 39 minutos y 45 segundos. Seis minutos por encima del año anterior.


Mi grupo verdoso y dos amigos corredores.

22 comentarios:

  1. Una penitencia que gusta, sin duda. Me ha gustado el enfoque que has dado a la entrada, alejada de la acostumbrada y oficial crónica post-carrera. Claro que eres corredor. De otro modo no habrías ni salido hoy; de otro modo, ¿habrías acabado una media maratón?

    SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. Alter, hoy, por primera vez, me siento corredor. Sí. Somos corredores. llevamos el veneno en la sangre. Y sí. Correr es necesario. Otras cosas serán prescindibles pero correr... nunca.

    Enhorabuena por el regreso. Un regreso glorioso.

    Ahora... ¡A por la siguiente!

    ResponderEliminar
  3. La entrada está genial. Seguro que a pesar de los pesares has disfrutado. Eso es lo importante. Enhorabuena. Espero que nos veamos en otra!

    ResponderEliminar
  4. Otra óptica distinta. La crónica la dejamos para el blog verde. Sin duda el oficio me ha hecho acabar, tras pensar mil veces en retirarme. Saludos amigo

    Alter, has de sentirte así por mérito propio que duda cabe. Ya sabes, ahora a plantearle a Antonio y Victor otra subida a Tiena, jeje. Enhorabuena.

    Paco, lástima no vernos. Pero quedan muchas carreras. Por lo que leo te ha gustado la organización de la media de esta ciudad. Gracias por tus palabras. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho esa entrada, vamos saliendo del pozo amigo, sobre todo del psicológico. Deberías decir "sólo seis minutos más que el año pasado". despues de todo ha estado muy bien. Creo que ha sido una de las mejores carreras que ha hecho el grupo, todos podemos estar contentos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena.
    Me congratula, me emociona el asistir y ver que a pesar de esos demonios, has vencido a la carrera. Demonios que no han podido, pese a las mil intentonas, arrancarte de la carrera.
    Saludos a todos, de un principiante, por ese carreron, y enhorabuena de nuevo, CORREDOR.

    ResponderEliminar
  7. Coño, José Antonio, cuando te pones metafísico... ¿sabes? Una de las cosas que siempre me atrajo del correr fue esa posibilidad de trasladarse de un lugar a otro, de viajar, aunque fueran poquitos kilómetros comparados con los que se recorren en coche en un momento. Saber que uno es capaz de viajar por su propio pie, que tiene en el cuerpo un medio de locomoción. ¿Qué fue lo de Filípides al fin y al cabo?
    En fin, que no estás tan mal como tú crees. Te fuiste de mi lado nada más empezar y sólo te alcancé por el kilómetro 8 ó 9. Que los árboles no te impidan ver el bosque. Una 'media' por debajo de 1h 40' es una buena media te pongas como te pongas. Ánimo y un saludo.

    ResponderEliminar
  8. se pudo hacer más.... y menos, el caso es que la satisfacción de nuevo por haber corrido existio josé antonio

    ResponderEliminar
  9. Muy buena entrada Jose Antonio. Sin lugar a dudas sólo alquien que se sabe corredor sale del temido infierno de las lesiones para plantarse delante de 21 km sabedor de que va a sufrir desde el primero.
    Me ha gustado esa idea de volver a la "dieta del paleolítico", probablemente sería una buena solución a muchos de los problemas que genera nuestra "amada" sociedad.
    Me alegro de que recuperes el ánimo que al fin y al cabo es lo mas importante ya que es este el que mueves las piernas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. A mi me han gustado mucho vuestros comentarios, es más, me han motivado más aún de lo que estoy. Que lo estoy de veras.
    Antonio, amigo, esa persistencia es buena parte gracias a tí. A esa ilusión que transmites.

    Pedro, sinceramente, agradezco enormemente ese gesto de querer llevarme hasta la meta, pero es que cuando huno no puede -ya lo comprobaste- pues no se puede. Tu ibas la mar de fresco. Gracias de nuevo.

    Manolo, quería ver la carrera desde otra óptica, hacer ver que nuestra afición es mucho más que el mero hecho físico de correr. Cuando llegaste a mi alcance a la altura de Hipercor, te ví con ganas y olvidado de la lesión, por eso te dije que te fueras que yo iba a aflojar. Recuerda que íbamos a 4,25. Enhorabuena, no ya por la carrera que fue muy buena, sino por la superación de la lesión. Por cierto, excelente crónica la tuya en Ideal aderezada por la bonita reflexión de Antonio.

    Mario, estás que te sales paisano. A la altura de cuando hicíste ese gran tiempo en Linares -carrera de la que curiosamente tengo mayor recuerdo de las cervezas que nos tomamos que de la prueba en sí, jeje-

    Onio, vas por el camino correcto. Recuerda que sólo pude darte alcanze en el 16 aprox., lógicamente te ví tocado, estábamos ambos para una foto de familia. Aumentando el kilometraje en los entrenos pronto estarás más fino. Sigue así.

    ResponderEliminar
  11. Creo que has hecho la media que tenías que hacer y fíjate que pedazo de entrada te ha inspirado. Aunque solo fuera por eso, ¿no merecía la pena?. Enhorabuena por ir superando esos demonios que te han tenido atrapado lejos del running.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Sin lugar a duda José Antonio un día para sufrir y para sacar conclusiones.
    Viendo lo positivo de todo ello, no ha reaparecido tu lesión, lo cual imagino que es el gran alivio; el tiempo, teniendo en cuenta esos condicionantes, no es nada malo, en absoluto.
    Por tanto creo que en efecto sales de los abismos, para de nuevo entrar en la senda que te conducirá a muchas carreras llenas de alegrías y satisfacciones.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  13. José Antonio, cuando dices:

    "...Porque no corro para ganar, corro para correr, para sentirme unido a la naturaleza, para no despegarme de la esencia del individuo,..."

    Esta explicación en lo suficientemente convincente para seguir corriendo y sintiendo esa naturaleza.

    Muy buen artículo.

    Salud. Toni (Alfa79)

    ResponderEliminar
  14. Te admiro, con la edad que tienes hacer 1 hora 36 , no se de que te quejas joder. ya quisiera yo!
    Animo y felicidades por la carrera y por el artículo.
    Saludos antirepublicanos!

    ResponderEliminar
  15. José Antonio, con este artículo estás demostrando que ATLETISMO y FILOSOFÍA van cogidos de la mano. Sentí un cierto malestar por tus palabras de desánimo al finalizar la carrera. El lógico que se te pasara por la cabeza abandonar esta locura definitivamente.

    Pero luego viene el reposo y las ideas descansan, reflexionas y sabes que este es tu estilo de vida y vas a imponerte a él. He tenido la experiencia de sufrir lesiones y no compartirlas con corredores por ser un INDEPENDIENTE. Ahora tenemos la suerte de los blogs, con los que nos animamos unos a otros. Tu regreso y recuperación van a ser cercanos y vas a seguir "dando guerra" en las pistas y en la red. Muchos ánimos.

    ResponderEliminar
  16. José Antonio, en la media de Málaga yo hice 1h42 y sufrí como un condenado, como tu bien dices, terminé porque soy corredor y mas en la media de mi ciudad....cosa que no me ocurrió en Motril, me fue imposible correr amigo.
    Hacer 1h39 y con estos problemas musculares que has tenido, mas parón, etc es para estar contento como lo estas, lejos de tu mejor marca, de acuerdo, pero estas están ahí para mejorarla en otra ocasión.

    Así pues enhorabuena por tu marca y por ser CORREDOR.

    ResponderEliminar
  17. Víctor, si no corro como quisiera al menos escribo, me dije. Ambas cosas para mi son apasionantes. Lo importante es que podamos compartir carreras. Me alegro que te haya gustado el artículo.

    Abel, en cierto modo me quejo bastante, pero ¡ vaya año que llevo !. Bueno, también he subido el número de carreras y de entrenamientos. Lo de ayer fue una prueba más que puedo seguir corriendo y eso es lo importante.

    Toni, cuando llegas a casa y te sientas ante el ordenador expulsas todos esos demonios que produce no poder correr como quieres, pero eso también te hace más corredor. Gracias por tus palabras.

    Alfredo leche que no soy Tutankamon!. Yo creo que mientras que la mente y el cuerpo aguante hay que estar ahí, llegará el tiempo en el que eso no sea posible. Saludos.

    Amigo Gregorio, cuando llegas con tas malas sensaciones más lo del payaso que me empujo al entrar en meta -aun tengo rabia y no me arrepiento de haberlo hecho cara-, pues pronuncias esas palabras. Y es que llega un momento en el que te hartas de estar tanto tiempo en baja forma por las lesiones y te planteas abandonar. Pero ya lo veo distinto. De hecho mañana comienzo mis sesiones médicas en el Centro de Médicina Deportiva y todo mejorará.
    Tu tiempo fue increible, y considero que aún tienes más margen de mejora.

    Paco, me acordé de tu pájara de Motril y así se lo comenté a Mati. Son cosas que pasan. NO me retiré por dignidad, por estar corriendo en mi ciudad, pero en esas condiciones correr - ya sabes bien tú- es una tortura. Pero llegaran tiempos mejores. Gracias por tus palabras y enhorabuena por ese terce premio de tu club.

    ResponderEliminar
  18. Pues aquí sumando... sumando otra Media Maratón, mi segunda pero no mi última.
    Una pena que por una lesión y las sus consecuencias que acarrea no puedes conseguir el objetivo marcado, pero otro año más que has corrido por Graná, otro año más compartiendo las sensaciones tan especiales con tú famoso grupo (buena crónica la de "IDEAL", otra MM al bolsillo, otra historia más que contar. Eso es lo importante sumar, aunque sea poco a poco y para el año que viene más y mejor.
    Saludos de Aleandro.
    Enviaré la crónica al email que habeis puesto para ver que os parece.

    ResponderEliminar
  19. Excelente Aleandro, esa crónica esperada tiene un espacio para tí en el blog Verde, envíalo al email y la subimos. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Grandiosa reflexión, me ha gustado mucho, ya que en gran parte me siento muy identificado.

    De más sabemos que los corredores tenemos esa "Capacidad de Sufrimiento" que nos hace fuertes para afrontar los momentos difíciles y duros.

    Este domingo pude compartir al fin un buen rato junto al grupo de Las verdes, aunque fuese en la linea de salida y de meta.

    Me gustaría poder compartir mas momentos y km junto a todos vosotros pero la distancia me lo impide.

    Un Saludo. (el calvito de la derecha de la foto)

    ResponderEliminar
  21. Tu debút como aspirante a Verde fue grandiosa Manuel Jesús. De hecho, saliste en la foto que publicó Ideal. Eso es entrar con buen pie. Celebro que te haya gustado el artículo. Hasta otra carrera -o entrenamiento-.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...