viernes, 28 de febrero de 2014

MÚSICA: PORCUPINE TREE (UK, 1987-ACT).

Porcupine Tree es una veterana banda británica que hace rock Progresivo y, en ocasiones, metal Progresivo, siendo la línea entre ambos géneros parientes poco nítida. 
La descubrí hace un par de años, a pesar que llevan en escena de forma ininterrumpida veintisiete años. Pero ocurre que estas bandas de culto comienzan a dar pasos lentos, inicialmente, en su entorno y con suerte saltan a la escena internacional. Otras muchas se quedan en el camino. 
Porcupine Tree tuvo suerte comercial, pero hubo de esperar unos quince años para que sus discos comenzaran a venderse a lo grande en Europa y EEUU. 
Aunque se trata una banda adscrita al rock Progresivo -también cultivan el psicodélico- parece que en los últimos años se han decantado algo más por el Heavy Metal, que es suave y considerado también progresivo, aunque muy distinto al que se hace en los países escandinavos. 
Porcupine es arrastrada desde el principio por un líder carismático llamado Steven Wilson, que es uno de esos tipos totalmente volcados en la música desde muy joven y con dotes creativas. Él sostiene que la música de su banda es sencilla, pero todos coinciden que es compleja. Yo también. Tienen diez discos de estudio y su propia discográfica, estudio y tienda; o sea, ellos se lo cocinan y se lo comen y como suele ser habitual en estas bandas trabajan con guitarras -principal, rítmica y bajo- teclados, piano, sintetizadores, batería y, por supuesto, voz. De ellos me gusta particularmente el esmero de sus temas, que es algo muy británico, y poder descubrir sus inmensos sonidos. Particularmente me gustan los teclados y la contundencia del bajo. Muy aconsejables, pues. 
Aquí inserto un vídeo de YouTube reciente con muy buen sonido e imagen y subtitulado en español, ya que sus letras no dejan indiferente a nadie:   

martes, 25 de febrero de 2014

CINE: GRAVITY (USA, 2013)

Gravity
No pensaba que lo diría antes de verla, pero he de ser sincero como lo soy con el resto de las películas que voy viendo: Gravity me ha parecido totalmente decepcionante. Una vez superada la primera impresión de las majestuosas vistas de la madre tierra desde el espacio, todo lo demás me ha parecido aburrido. Poco que contar en noventa minutos cortos de película que tiene su razón de ser en el impacto visual. He de decir que aunque no la he visto en 3D, la he visto en HD-BD en casa, en una pantalla FULL HD de Sony de 52 pulgadas y un buen equipo -Yamaha- de cine en casa. Y sí, el disfrute visual -ya digo- ha sido excepcional, pero nada más aparte de eso ha llamado mi atención en cuanto a la historia que pretende contar.

Y tras la desaparición de escena de George Clooney, que es un actor con buenos registros interpretativos, todo ha ido a peor, porque no ha habido más remedio que enfrentarse a las torticeras e inexpresivas dotes interpretativas de Sandra Bullock, en mi opinión, una de las peores actrices de Hollywood (premios en ese sentido ha tenido). Por suerte no fui al cine. 
Imagen perfecta, sonido perfecto, pero más de lo mismo. Nada que no nos pudiera ofrecer con maestría cualquiera de las míticas películas del género ficción-espacio. Mejor hubiera sido que el bueno de Alfonso Cuarón hubiera hecho una documental estilo 'Tierra'.
Porque contar cómo una científica, sin habilidades de astronauta, se las ingenia para llegar hasta la tierra, saltando de una estación USA a otra de la antigua URSS y, después a otra China (en la que sólo se escuchan por radio aullidos de perro y llantos de bebé), no es contar apenas nada, aparte de los consabidos efectos especiales.
Por tanto, al margen de la visualidad y el sonido, ya digo, para olvidar. Sólo espero que los Oscar no sean generosos con ella. Aunque como documental, sí que podría haber triunfado en la gala.     

domingo, 23 de febrero de 2014

MICRORRELATO: CAMINOS OPUESTOS



         Cuando ambos acabamos la carrera, me dijo: "vente conmigo". "¿Adónde?" le pregunté. "Al despacho de mi padre". Rehusé. Le dije que iba a opositar para Inspector de Policía. Él se rió despectivo. Era mi mejor amigo. Con el paso del tiempo, mientras yo apenas podía pagar mi hipoteca y mi primer y único coche me traía de cabeza, él invertía sus elevadas minutas en inmuebles y coches de alta cilindrada. El lujo era su talón de Aquiles. Hacía mucho tiempo que no le veía, pero sabía por la prensa que a pesar de su antigüedad y prestigio como abogado, sus negocios le habían apartado de los tribunales. Hoy todo el mundo lo ha visto en televisión esposado y con la cabeza cabizbaja. Hacienda acaba de licitar todos sus bienes. Ha sido mi detención más difícil desde que entré en la policía.


participa_microrelatosfebrero2014.jpg(Este  microrrelato ha sido seleccionado como finalista del mes de febrero en el VI Concurso de Microrrelatos sobre abogados organizado por el Consejo General de la Abogacía española, abierto a nivel nacional e internacional. Acceder a la página.)

viernes, 21 de febrero de 2014

MÚSICA: OPETH (Suecia, 1991-Act)

La banda sueca Opeth me enganchó desde el primer minuto. Es una de esas bandas que no se encasillan y que teniendo un trasfondo metálico, apuntan a otros géneros como el rock progresivo o el jazz y el blues. Sin embargo, de esta banda prefiero sus cortes de Doom Metal y Death metal progresivo. 
Sus veintitrés años en los escenarios les ha dado para tener un público muy fiel en todo el mundo y están avalados por sus más de doce discos, además de grabaciones en vivo y singles. No obstante, no es un grupo de masas, probablemente por decisión propia.
Como suele ser habitual en todos los grupos metaleros, los cambios han sido constantes, pero hay un liderazgo permanente que es fiel a la esencia del grupo desde su nacimiento. Y ese líder no es otro que el sueco de Estocolmo, Mikael Äkerfeldt, que cultiva varios instrumentos, pero básicamente la guitarra principal, además de su sugestiva voz. Han grabado discos íntegros como Rock progresivo (Heritage, 2011, por ejemplo)  y otros más -la mayoría-  de corte más metalera.
En sus actuaciones suelen utilizar, guitarra, guitarra bajo, batería, teclados e, incluso, piano.
Aquí les vemos en un concierto reciente. 



jueves, 20 de febrero de 2014

CINE: LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA (ESP, 2013)

La gran familia españolaAcabo de ver la comedia española que más expectación consiguió el año pasado, destinada también a arrasar en los Goya de este año, cosa que no ha hecho. Es más, no sólo que no ha arrasado sino que tan sólo ha obtenido el Goya a la mejor canción original y a la mejor interpretación masculina de reparto -muy merecido, por cierto-, en la persona de Roberto Álamo. 
De todas formas, lo que ocurra en los Goya es algo que nunca me ha interesado mucho. Quizá demasiados intereses de todo tipo a la hora de nominar y premiar películas. Lo importante es que el espectador disfrute con la película que ha visto, que es el fin último y lo que pretendo reflejar con estas entradas de cine que escribo más o menos de manera habitual.
Decir previamente que me gustaron los tres largometrajes anteriores de Daniel Sánchez Arévalo ('AzulOscuroCasiNegro' -2006-, 'Gordos' -2009- y 'Primos' -2011-). Pero la que más, con diferencia, 'Primos', una comedia que encarna muchas cosas buenas del ser humano que, además, es nostálgica, cercana y entretenida (aquí ya escribí sobre ella). Dicho ésto, no puedo afirmar que 'La gran familia española' sea demasiado inferior a las otras tres. En ella se aprecia el peculiar estilo del buen director madrileño tanto en el guión como en la dirección, así como los exclusivos momentos que identifican su cine. Es una película que se disfruta en general, pero que también tiene momentos bajos para, al final, resolverse de manera brillante.
En mi opinión, esta película tiene bajones por el pírrico nivel de algunos de su actores y actrices. Hay demasiada diferencia de calidad interpretativa. No diré que algunas interpretaciones estropeen el conjunto, pero casi.
Las actuaciones portentosas de Antonio de la Torre o de Roberto Álamo, se ven claramente ensombrecidas por las de Arantxa Martí o Verónica Echegui y eso lastra, en general. Por suerte, el buen Quim Gutierrez, con mucho oficio ya, mejora bastante el resultado final con su casi unívoca interpretación en el desenlace.
Sin embargo, la película no se escapa de las manos porque hay una historia, que está bien contada. Y no se escapa tampoco porque está bien resuelta la complejidad de cada uno de los personajes, estableciéndose un completo análisis de los importantes, sin que exista pérdida o confusión, que es una técnica difícil de conseguir tanto en cine como en narrativa. 
La película cuenta con una excelente fotografía y un excelente sonido y buena banda sonora, pero mejoraría mucho que algunos de los actores y actrices más jóvenes vocalizaran mejor. No es que hablen sólo como si tuvieran un chicle en la boca sino que hablan como si estuvieran almorzando en el Macdonald's.  Eso hace mucho daño al cine español, ya que hay una enorme diferencia entre éstos actores más jóvenes y los más maduros -que vienen del mundo del teatro en su gran mayoría- a la hora de vocalizar, pronunciar las palabras y hacerse entendibles. 
No obstante, valoro en líneas generales, bastante bien esta película aunque jamás la pondría en el mismo pedestal que sitúo a 'AzulOscuroCasiNegro'  'Gordos', y sobre todo a 'Primos'.   

lunes, 17 de febrero de 2014

UN RELATO GÓTICO BREVE: UNA REVELACIÓN INQUIETANTE

     En una visita rutinaria a casa de mi madre, ésta me soltó dentro de una conversación circunstancial: 'yo nunca he sentido miedo de dormir aquí sola en la casa en la que hemos vivido toda la familia. Dicen que los muertos a veces regresan, pero eso yo no lo he visto. Tan sólo en una ocasión, cuando estaba en la cama, vi unas sombras muy oscuras junto a las cortinas de la ventana que da al balcón'.
          Fue una revelación inquietante.
          No me la esperaba y me quedé helado. No sé si por la forma tan casual en que lo dijo o por la revelación en sí.
          -¿Unas sombras? -le pregunté-.
          -Sí, unas sombras muy negras, que se movían un poco.
          -Madre, seguramente que lo que se movía eran las cortinas. Sobre todo si estaba la ventana abierta.
          -No, las cortinas no se movían porque era en invierno, uno de los días más fríos.
          -Es probable que fueran los claroscuros que forman los faros de los coches al pasar por la calle.
          -Estoy acostumbrada a ver el reflejo de los faros de los coches que entran por las ranuras de las ventanas. Precisamente la luz que entra es clara y no oscura.
          -Pero..¿tenían alguna forma humana? -me atreví a preguntar-
          -Sí. Al principio me pareció que sí, pero luego se tornaron sin forma alguna, como una especie de círculo. Les hablé.
          -¿Cómo que le hablaste?
          -Sí. Les pregunté que a qué venían.
          -Madre, ¡por Dios!. ¿Le hablaste a unas sombras?
          -Sí. Podrían tratarse de espíritus de muertos. A veces nos visitan para comunicarnos algo.
          Escruté el rostro de mi madre. Siempre había sido sensata. Era una persona ya mayor pero no parecía ninguno de los males que deprecian la mente de las personas mayores, tales como el Alzheimer o la demencia senil.
          -¿Y qué paso? -me esforcé en no ser condescendiente-
          -Les pregunté: ¿Qué queréis? ¿A qué venís?
          -¿Hubo alguna respuesta? ¿Alguna señal? ¿Algún movimiento?
          -No nada. Pero desde que les hablé no han vuelto a aparecer.    

         Posteriormente seguimos hablando de cosas insustanciales, de ésas que se hablan 
con los padres o con algún miembro de la familia. Sin embargo, no he conseguido quitarme esa revelación de la mente.   

sábado, 15 de febrero de 2014

CONFIESO QUE HE CORRIDO

El 15 de febrero era la fecha prevista. Y el verbo se ha hecho carne. 

Tras una Navidad renqueante, en la que no llegaba a despegar, tras un fin de temporada muy satisfactorio, poniendo el broche de oro en la Media Maratón de Antequera el 10 de noviembre del año pasado -ahí sigue, en el margen derecho; inamovible-, el primer día del nuevo año, cuando los caminos se encontraban aún más solitarios que de costumbre, salí a hacer unos catorce kilómetros y comencé a sentir molestias en la parte alta del gemelo de la pierna derecha cuando aún me quedaban tres o cuatro kilómetros para acabar el entreno. Lo dejé durante unos días -cogí la MTB en esos días- y volví a salir a correr el día de Reyes, hallando de nuevo los caminos solitarios-. A los pocos kilómetros de iniciada esa ruta, que pretendía ser de unos catorce kilómetros, comenzó la molestia, y luego dolor, en la misma zona. Decidí no continuar.
Era el momento de tomar una decisión drástica: parar durante más de un mes. Así que con la tranquilidad y  la paciencia que ofrece el llevar bastante tiempo corriendo, apelotoné la ropa técnica en el bolso, justo encima de las zapas, y me dije que ese bolso ya no volvería a abrirlo hasta el 15 de febrero, fecha que barruntaba suficiente para recuperar la zona afectada. 
MIS NUEVAS ZAPAS.. NEW BALANCE 1080 V3Por delante, quedaba todo un trabajo de recuperación que hacer, al margen de las sesiones en MTB, que siempre es mi mejor aliada cuando estoy lesionado. MTB, infrarrojos, ultrasonidos, Compex, Traumeel y, sobre todo, mucha paciencia. Además, había un incentivo inédito: las NB 1080, aún sin entrenar, dormitando en su caja.  
La semana pasada estuve tentado de correr, pero alivié el deseo saliendo a hacer largas caminatas andando, incluso subiendo monte. Me atreví en mitad de las caminatas a correr un poco, toda vez que llevaba puestas las Salomon relax, que gracias a su gruesa suela son idóneas también para amortiguar la pisada. Y al comprobar que el dolor en el gemelo estaba ausente, sentía dicha e ilusión por la llegada de la próxima semana.
Cada día de esta semana pasada he ido contando los días. Ya no me encontraba a gusto en el mundo de los no corredores. Necesitaba patear caminos. No obstante, subyacía la angustia cuando se me representaba la fatídica idea de que el gemelo pudiera no estar totalmente recuperado. Y con esa angustia he salido a trotar esta mediodía, con una temperatura excelente, a pesar del molesto aire. 
La angustia fue desapareciendo a medida que transcurrían los kilómetros y comprobaba que el dolor no reaparecía. Por lo general, éste solía hacer aparición a partir del kilómetros dos, que es cuando el músculo acumulaba el trabajo hecho y mostraba su lastrada deficiencia. Pero hoy, tras el dos vino el tres y posteriormente el cuatro, el cinco y el seis. El dolor no ha aparecido en ningún momento. Ni tan siquiera las avisadoras y previas molestias. Así que lo dejé en seis kilómetros para no cargar la zona. Hoy habrá sesión de Compex -el programa de masaje relajante- y mañana volveré a la carga con otros seis kilómetros, que espero sean los que confirmen la recuperación total. Espero que así sea porque rondan por mi mente infinidad de pruebas  a realizar a partir de ahora.         

martes, 11 de febrero de 2014

RELATO BREVE: NATURALEZA

Allá, donde apenas no alcanza la vista. Cerca de la vaguada que acoge generosa la torrentera de las aguas caídas durante el otoño. Por donde los caminos se bifurcan. Uno de ellos se pierde en la maleza y seguir su rastro se me antoja imposible. Pareciera que por ese sitio no ha pasado jamás un alma; ni tan siquiera un animal, deduzco. En cambio, el otro es espacioso y muestra señales de acoger en su seno el paso continuo de personas, animales e, incluso, ruedas de carros. Pero, curiosamente, no lleva tampoco a ningún sitio y a simple vista cualquier observador atento deduciría que hubiera sido mucho más práctico e inteligente haber abierto el paso por el camino que se pierde en la maleza. 
Una vez superada la vaguada y los caminos, surge un pequeño promontorio que acaba en picacho en forma de cono. Allí se resguardan las aves migratorias en sus descansos, después de llevar miles de kilómetros en sus alas para buscar climas cálidos. Pero jamás se ha visto postrada en el picacho a ningún ave no migratoria, de esas que aguantan los climas tórridos a la par que los fríos. Se podría deducir que existe toda una teoría de la cortesía entre ellas. 
Tras el picacho, emergen cientos de olmos negros. De color grisáceo con la salida del sol, estos árboles se vuelven oscuros a la puesta. Pero de noche su color es totalmente negro. Es entonces cuando de sus ramas salen toda una amalgama de sonidos. Por una parte, son las propias ramas las que parecen aullar al viento; pero en otras ocasiones, son graznidos de distintas aves y por encima de esos graznidos el acompasado ulular del búho real, que orgulloso y enorme se convierte en el rey de la oscura noche.     
Aquellos lugares deben de ser muy bellos para la vista, de esos en los que se pueden encontrar los materiales para construir los sueños.Pero jamás los visité.  

sábado, 8 de febrero de 2014

CUANDO ANDAR ES SINTOMÁTICO

En una tarde  de sábado, lluviosa pero preñada de luz, andaba por una de las rutas por las que suelo correr. Es una ruta por la que pasan conocidos. Unos andando, otros en bici; la mayoría en coche y casi nadie corriendo. Así que esta tarde nadie corría, a pesar de que la tarde era espléndida para ello. Una lluvia de las llamadas 'gallega', un frío harto soportable, luz clara y poquísima gente por los caminos (cuando llueve la gente no se lanza a la calle. No lo comprendo). 


Así que andaba, disfrutando del paisaje, que es algo que no se puede hacer con deleite cuando corres. Miraba en lontananza y afloraban los recuerdos de todos esos lugares, mientras que a lo lejos se veía en todo momento la peculiar silueta de mi pueblo. Andaba en soledad, es decir, andaba con mis recuerdos y todo eran buenas sensaciones. El paseo invita a ello. El esfuerzo físico al andar es pequeño -y mucho más para quienes corremos habitualmente-, así que da tiempo a observar, a pensar, a sentir. Un pájaro que se posa en un árbol lo observas con claridad y un graznido a tu derecha lo escuchas con nitidez. El tiempo pasa más despacio y pareciera que se elongan los campos. Sensaciones muy distintas a cuando corres, donde todo se ve, escucha o aprecia a otra velocidad.
Iba introducido en mis recuerdos, cuando de pronto un conocido, al que no había visto de tan absorbido, que venía en dirección contraria, se detuvo al pasar a mi lado y me preguntó que qué me pasaba. 'No me pasa nada, ¿por qué? le respondí y pregunté. 'Como no vas corriendo', contestó. Seguí mi camino y no pude más que sorprenderme de que algo que aconsejan pertinazmente los médicos para preservar la salud sea sinónimo de estar mal o, al menos, de que te pasa algo. O sea, andar es sintomático.
Por tanto, para no preocupar a mis muchos conocidos, no tendré más remedio que comenzar a correr. Lo haré ya la semana próxima y de esa forma daré por finalizado el parón técnico.              

viernes, 7 de febrero de 2014

EL AUGE DE LOS PRODUCTOS CHINOS

Ayer escribía que estaba subyugado con los smartphones chinos. Es cierto, pero es, básicamente, una metáfora. 
Cuando leí 'Gomorra' de Roberto Saviano, no pude más que sorprenderme de la forma de operar que tenían los chinos para copiar a los diseñadores y sastres italianos que, como sabemos, tienen un enorme prestigio mundial. Grababan en vídeo todos los pasos necesarios para confeccionar un caro traje de diseño italiano -por ejemplo-. Desde el inicial corte de la tela hasta el bordado más sofisticado, si era necesario. Posteriormente, veían una y otras vez esas imágenes grabadas y acababan por igualar el producto, que luego vendían a precio mucho más bajo. Lógicamente, pronto tuvieron enfrente a las sagas mafiosas del sur de Italia, al comprender éstas que su negocio se podía ir al traste. El armisticio fue fácil: trabajáis para nosotros, aunque no fue nada fácil, toda vez que los chinos también estaban bien organizados.   
Pero, en fin,  no sólo se limitan a la ropa, como todos sabemos, lo hacen también con los coches, con las motos, con la maquinaria, los electrodomésticos, la informática, la electrónica y ahora lo están haciendo con los smartphones, porque han comprendido que hay mucho negocio en este sector a nivel mundial. Además, están haciendo cara a las grandes marcas como Apple, Sony, Nokia, Motorola, Samsung o LG. De hecho, ayer saltaba la noticia que el gigante norteamericano Motorola ha sido adquirida por Lenovo, una de las compañías informáticas y de comunicaciones más importantes de China. También ha adquirido el sistema de servidores de IBM. Y, lógicamente, eso es mucho más que una promesa de expansión. De hecho, a Lenovo ya se le considera un gigante a nivel mundial.
Hemos de reconocer que aún desconfiamos de los productos 'chinos', si bien cada vez menos. Pero hay que matizar el termino: no es igual decir producto 'chino', que producto 'hecho en China', porque, de hecho, la mayoría de las multinacionales, ya sean del deporte, de la electrónica e, incluso ya de la automoción, fabrican o ensamblan sus productos en China, por aquello de la competitividad, los bajos salarios y el bajo coste laboral y tributario. Es algo cuestionable, pero de esa manera está configurada la oferta y la demanda en un mundo de mecánica capitalista. En mi opinión particular, que las grandes multinacionales fabriquen en China, además de los argumentos dados, tiene el objeto de no ser imitados por los hacendosos y hábiles empresarios de aquel país.  
Y de todo eso, China, está sacando buena tajada. De hecho, el poder fabricar en su país los productos más sofisticados de las grandes internacionales está haciendo que imiten cada vez mejor, hasta el punto de superar en muchos casos a las propias grandes marcas. Además, surgen cada vez más marcas volcadas en el I+D del producto.
Por ejemplo, en el sector de los smartphones, ya comienzan a llegar a Europa y a otros continentes marcas de telefonía con cada vez más prestigio comercial, caso del mismo Lenovo, Huawei (que ha conseguido introducir sus teléfonos móviles-fijos en un amplio sector de la Junta de Andalucía, por ejemplo), Xiami -la marca china más prestigiosa en smartphones y que fabrica, probablemente, algunos de los mejores del mundo-, ZTE -que opera con casi todos los operadores de telefonía móvil españoles y de otros países europeos-, HTC -que destaca por la calidad y el alto precio de sus terminales- Cubot,  Jiayu, THL, Zopo, One y otras muchas marcas que ahora nos suenan a ídem, pero que en poco tiempo nos sonarán cada vez más, ya que la mayoría de nosotros llevaremos tarde o temprano un teléfono chino en el bolsillo. Por lo pronto, ya hay en torno a los seis mil millones de smartphones chinos repartidos por el mundo. Pero lo realmente fascinante es que esas marcas son cada vez más conocidas por nosotros y muchos usuarios ya las están valorando por encima de las marcas 'sagradas', gracias al menor precio y a la calidad y diseño del producto en sí. Ocurre que quien se atrevió a comprar hace un año un terminal chino de gama alta hace un año, pagó la mitad de lo que vale ahora. De hecho, el modelo más avanzado de HTC, tiene un precio superior a la gama alta de Sony, teniendo su precio casi equiparado al iPhone de más memoria de Apple.
Comentaba ayer que Japón comenzó de similar forma con los coches. Hará unos treinta años, poca gente confiaba en un coche japonés. Mientras tanto, éstos se limitaban a seguir copiando los modelos alemanes, sin inmutarse. Hoy día, un coche japonés es señal de prestigio, calidad y buen precio, que ha arrasado el mercado norteamericano y europeo, que son los paraísos tradicionales de las grandes marcas de coches.
¿Ocurrirá esto con los productos chinos en unos pocos años? ¿Ocurrirá con los smartphones? Estoy convencido que ocurrirá. Ya está ocurriendo.             

miércoles, 5 de febrero de 2014

ESTUDIANDO SMARTPHONES CHINOS

Sólo una cosa breve: perdonad por la poca actualización del sitio. Toda mi energía está ahora empleada en el estudio concienzudo de los smartphones chinos. Un tema apasionante. En serio.  Ese tema me tiene francamente subyugado. 
Cuentan por ahí que de similar forma comenzaron los japoneses con sus acreditados coches.

lunes, 3 de febrero de 2014

MICRORRELATO: ALEGATO FINAL

-Yo comencé en este oficio hace ya muchos años. Cuando salí de la Facultad de Derecho ya tenía claro que quería ejercer. Desde un primer momento, ignoré todo lo que estaba relacionado con lo material y crematístico; es más, mis primeros clientes tenían en común que ninguno de ellos jamás abonó un céntimo por mis servicios. Pero a mí eso no me importaba. Lo importante era poder ofrecer a la humanidad una brizna de justicia, y si yo podía contribuir con mis conocimientos adquiridos durante cinco años de carrera a esa idealizada justicia universal, lo haría gustoso. 
Cada año comenzaba con el mismo propósito. No ganar más dinero para tener más propiedades ni caprichos. Nada de eso. Lo único que quería era seguir encontrando la justicia universal que, en mis años de estudiante, imaginaba podría encontrar algún día. Pero he de decir, que a día de hoy nada de eso existe. Nada encontré, aunque busqué. Se lo puedo asegurar. Han pasado muchos años y mis fuerzas ya no son las mismas y mis clientes cada vez son menos. Aquellos que en mis inicios atendí y que nunca me abonaron minuta alguna, me han dado la espalda. Son ahora respetables hombres de negocios o políticos y su riqueza o poder les impide recordar lo que hice por ellos. Pero eso no importa ya...es tarde y usted, y sus funcionarios, seguramente, querrán ya que acabe la jornada laboral. Supongo.
-Es ése su alegato final, letrado.
-Sí. lo es, Señoría.  

domingo, 2 de febrero de 2014

PHILIP SEYMOUR HOFFMAN: MUERTE DE UN ACTOR DE RAZA.

Philip Seymor Hoffman, interpretando al padre Flynn
en 'La duda"
Me entero a través del blog hermano de mi amigo Jesús Lens que ha muerto Philip Seymuor Hoffman. Ha sido un mazazo tremendo. Una muerte sentida como si fuere la de un amigo. 
A mi me gustaba cómo interpretaba este tipo. La primera que le vi interpretar un papel protagonista -es probable que el primero importante que hizo- fue en la excelente 'Truman Capote" - por la que obtuvo el Osca el mejor actor- y después en 'Antes que el diablo sepas que has muerto', 'La duda', (de la que hice un comentario hace poco aquí), 'Radio encubierta', 'The Master' y tantas otras. Era un actor muy talentoso y camaleónico. Y gracias la enorme cantidad de registros que tenía, cada vez era más demandado en Hollywood para papeles importantes, a pesar de su, aún,  juventud.
Ha muerto joven, porque seguramente ha vivido muy rápido. Tanto como su meteórica carrera.
El año pasado intentó desligarse de su adicción a la heroína, pero al parecer ha sido demasiado tarde. 
Lo lamentable de la muerte de este tipo de actores de raza -al margen del drama humano que siempre representa una muerte- es que con ella desaparece la posibilidad de verles en futuros papeles cada vez más complejos y brillantes y, por lo tanto, no poder disfrutar de futuras extraordinarias películas magistralmente interpretadas. Pero así es la genialidad: efímera.   

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...