domingo, 15 de octubre de 2017

CAPÍTULO I: ¿DESEAS CORRER? DE MI EBOOK "TÚ PUEDES CORRER. COMIENZA A CORRER DESDE CERO"

CAPÍTULO I: ¿DESEAS CORRER?

1.    ¿Te ha picado la curiosidad o, tal vez, quieres mejorar tu forma física?

Sea por el motivo que sea, lo importante es que te has interesando por correr. Es posible que hayas visto a cada vez más gente corriendo por la calle y por los caminos de las afueras de tu ciudad o pueblo. O, incluso, que alguien de tus amigos o familia ya corra de manera habitual. Te han hablado de la bondad de este deporte y quieres probar por ti mismo esa bondad. Es probable que tu decisión haya sido para bajar de peso y elevar tu forma física o porque estás harto de postergar una decisión que hace tiempo ya casi habías tomado. Fuere por el motivo que fuere, lo importante es que en tu pensamiento ya existe esa opción. Ya está sembrada la semilla. Por tanto, no la dejes escapar porque estás en el buen camino.
Si algún día llegas a ser corredor o corredora —ese es mi propósito—, seguramente no recordarás con exactitud cuál fue el motivo que te lanzó a correr. Eso será lo de menos. Lo importante es que ya habrás desarrollado el hábito y correr será ya una de las cosas más importantes de tu vida, dando gracias a los dioses cada día por haberte convertido en corredor. Todo esto que te cuento, lo he experimentado. Es más, he lamentado muchas veces no haber comenzado antes, es decir, no haber comenzado antes a correr de manera habitual. Pero, como siempre digo a quien me pide consejo, nunca es tarde; no existe la edad ni la condición física. Solo existe la determinación de dar el primer paso, todo lo demás llegará poco a poco.  

2.    Vas a dar un paso importante: piénsalo bien, ¡que los sueños, suelen cumplirse!

Será por aquello de que los sueños hay que dosificarlos porque suelen cumplirse, es muy importante que tengas muy claro que quieres dar el paso. Porque una vez dado, cambiarán muchas cosas en tu vida. Sencillamente, por el cambio de hábitos y por el tiempo necesario que deberás dedicar a esta tu nueva faceta deportiva. Te advierto que es adictiva. Sobre todo, al principio. Con el tiempo esa adicción se atempera y se integra en tu vida de una manera natural. Es un proceso necesario.
También cambiarán tus relaciones personales en mayor o menor medida. Mucha de la gente que te rodea, ya sean familia o amigos, no comprenderán inicialmente tu cambio de hábito —y de vida— y eso, en ocasiones, ha creado algunas tensiones en corredores que he conocido. Incluso, puedo hablar en primera persona de esos desajustes. Piensa, por ejemplo, que, si tienes el hábito de tomar unas cañas con tus compañeros de trabajo tras la jornada laboral y eso lo has hecho a lo largo de los últimos años, es probable que debas desistir de algunas de esas agradables reuniones de amigos y compañeros porque tengas que entrenar esa tarde. No todo el mundo tiene el mismo nivel de comprensión. O bien, ya no te interese o no te venga bien trasnochar si lo hacías habitualmente. Por eso es muy importante que una vez hayas decidido dedicarte a esto de manera habitual lo hables con tus seres queridos y amigos más cercanos. Lo comprenderán, sin lugar a duda, si te respetan y quieren lo mejor para ti. Los más interesados, egoístas, desleales y demás adjetivos, no te entenderán o no querrán entenderte. Les mueve más perder al amigo de cañas (hábito que tampoco es necesario perder, sino moderar y organizar) que ganar al amigo que se preocupa por su salud y su estado físico y mental. Pues bien, esos probablemente no sean los amigos que necesitas. Da el paso sin miedo.  
Posteriormente encontrarás otros obstáculos, pero los irás superando si ya has tomado una decisión y ésta es firme. Por tanto, si ya estás decidido, comienza ya.   
Has de tener en cuenta, no obstante, que lo que se cuece en la mente necesita ser refrendado con la actividad, sobre todo si se trata de una actividad que requiere un hábito. Porque si hay alguna acción que esté relacionada directamente con el hábito esa es la de correr. Y como todos los hábitos, cuesta al principio, pero con el paso del tiempo, si porfiamos, cada vez será más fácil. Por tanto, si ya estás decidido…. ¡Adelante!     
Todo lo que te cuento acerca de los amigos y familia y su comprensión o incomprensión lo he vivido de manera directa, pero siempre lo tuve muy claro. Es más, no tuve reparo alguno en cortar una seudoamistad si ésta me imponía unos límites, porque la amistad verdadera no debe imponerlos. Te diré que comencé historias independientes pero conexas sobre un personaje que un buen día decide correr, tras haberse pasado su vida encorsetado en un trabajo aburrido y mecánico y un tiempo perdido con colegas, que solo tenían la ambición de beber hasta derrumbarse y trasnochar cada día. A esa historia le denominé “X quería correr”, la cual publicaba en mi blog. Tuvo sus buenos seguidores y es posible que algún día la retome y se llegue a publicar como novela.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL TEMPLO ROMÁNICO (MICRORRELATO)

EL TEMPLO ROMÁNICO F ue extraordinario que en la pequeña aldea, que constaba de ocho o diez casas y una tienda -que era al mismo ti...