04 agosto 2020

LOS BLOGS NUNCA MUEREN

He comprobado (o me he ratificado) que los blogs aún no han muerto y tienen su importancia. Es posible que aún más importancia. 
Resulta que –como muchos amigos conocéis– yo vengo del mundo del blog y que, tras la irrupción de las redes sociales, como nos pasó a muchos, lo abandoné (aunque nunca del todo). Así que hace un mes decidí retomarlo, haciendo lo contrario a lo que había hecho: dar un paso atrás en las redes sociales. Y el resultado no ha podido ser más interesante. Cuando decidí retomarlo, justo el treinta de junio, las estadísticas de visitas eran algo más de 2500 al mes, resultado de las búsquedas aleatorias en Google casi siempre de temas que el blog incluye (cine, música, reflexión, etc.). 

8574 (número), la enciclopedia de los números
Tras un mes de actividad y 17 entradas julio ha arrastrado una estadística de más de 8574 visitas, más del tiple de los datos que arrojaba hasta entonces, un dato exponencial que demuestra que cuando un blog se actualiza las visitas se disparan. Nunca fue mi fin competir en este aspecto y escribir para que las visitas se disparen (de lo contrario escribiría sobre Belén Esteban y los hermanos Matamoros) sino de intentar introducir contenidos originales e imprimirles la máxima calidad de la que sea capaz. Cuando me siento a escribir una entrada en el blog, me muestro igual de concienzudo que cuando me pongo a escribir un libro. Eso no puede ser artificioso en absoluto. O escribes en serio o no escribes, no hay otra opción. Al menos, en mi caso. Porque intento ser concienzudo, incluso, hasta para escribir un guasap. 
No obstante, dejé abierto el canal de mi página de autor en Facebook para compartir los contenidos del blog, que suelen ser del orden de dos a cuatro semanales, porque a diferencia de las redes sociales los contenidos en los blogs permanecen y suelen ser más largos y trabajados, por lo que no conviene ser demasiado prolijo en entradas, si bien es cierto que hay veces que escribo una cada día, todo depende de la temática, la extensión, la inspiración, el tiempo disponible y las ganas.
Tampoco ha sido mi fin último que los comentarios en el blog sean infinitos. Es cierto, que en esta etapa son muchos menos (aunque los que hay son extraordinarios) que en la época dorada de los blogs en la que los comentarios mismos, en ocasiones, oscurecían la entrada, creándose verdaderos debates de alto nivel, pero espero que poco a poco vayan llegando más. Es decir, ir consiguiendo atraer a amigos de las redes sociales hacia el blog porque creo, sinceramente, que a quienes nos gusta escribir y leer con mayor profundidad, el blog nos brinda verdaderas experiencias de conocimiento y comunicación. 
Por lo tanto, satisfecho por la decisión tomada ese treinta de junio pasado. 
Y muchas gracias por vuestro seguimiento.

4 comentarios:

  1. José Antonio, es cierto amigo que un blog, si la temática es buena y trata de varios temas nunca mueren. El tuyo es uno de ellos. Sigo algunas columnas de periodistas o escritores que trata sobre la vida en general, y no de un tema en concreto que no es de mi gusto. Las redes sociales se han vuelto tan simplona y además, lo peor, hay censura. Lo veo bien cuándo son temas inmorales o que incitan al odio, el terrorismo, etcétera. Pero me cansa y ocupa una buena parte de mi tiempo en que no me aporta nada. Ahora voy al grano y a lo que me aporta algo. Así que ánimo con tu blog, pues es una ventana a otro tipo de música, películas o lecturas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo, quién mejor que tú para comprender todo este mundo tan apasionante de los blogs que administraste uno con mucho éxito y que espero que algún día puedas retomar.
      Ya sabes que mis inicios fueron dedicados por completo a entradas sobre correr y que poco a poco fue derivando a algo más ecléctico. Ocurre que los blogs es la traslación a pantalla de los que nos gusta y pensamos. Muchas gracias por estar ahí de nuevo en esta renovada etapa.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Evidentemente tocayo, las redes sociales son eso, redes "sociales". Es una forma de comunicación por el simple hecho de comunicarnos. Por la necesidad de contacto continuo con otros indivíduos que la mayoría de las personas tiene.

    El blog es otra cosa. Y, si es un buen blog, como lo es el tuyo, tiene muchas más posibilidades que cualquier red "social". Porque tus publicaciones dan, digamos que, mucho más "juego". Tus publicaciones nos dan pie a comentarlas de una manera meditada, argumentando lo que se dice.

    En tus comentarios no sólo aprendemos de ti, sino que, a través de los temas que tratas, como películas, libros, música etc. De tus publicaciones podemos sacar buenos, a la vez que provechos ratos viendo una película que recomiendas, o un libro que te haya podido parecer interesante.Como bien dices "el blog nos brinda verdaderas experiencias de conocimiento y comunicación".

    Enhorabuena por esta encomiable labor "social" que realizas a través de tu blog, brindándonos conocimiento de materias muy diversas.

    Un abrazo tocayo, y sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto tocayo, esa ha sido siempre la filosofía de los blogs, una ventana con contenidos alternativos y con mucha interrelación personal. Un abrazo.

      Eliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

NUEVA SELECCIÓN DE RELATOS

 Ante el panorama desolador de la cultura, de la que forman parte los libros, el antídoto es la creatividad ; y seguir publicando lo creado....