miércoles, 29 de septiembre de 2010

HUELGA: EL PAPEL DE LOS SINDICATOS



Trás la celebración de esta huelga general –bastante artificiosa y desnaturalizada, por cierto- debería de abrirse un largo debate sobre el papel de los sindicatos en esta economía tan globalizada.
En eso pensaba esta mañana y comentaba con compañeros cuando observaba que la gran mayoría de los trabajadores no mostraban ánimo por secundarla y el pequeño comercio buscaba el momento más oportuno para abrir sus locales temerosos de los piquetes que, en pequeños grupúsculos, “vigilaban” las calles más comerciales.
Y habría que debatir largo y tendido sobre el papel de los sindicatos porque el modelo actual puede ser que ya no sirva como no sirve determinada forma de producción de bienes o determinadas formas de prestación de trabajo.
Nos guste o no –y a mi no me gusta- las fuerzas socio-económicas de nuestro tiempo ya no la encabezan los estados ni los agentes sociales. Lo son el capital ciego que circula a velocidad de vértigo de una pantalla de ordenador a otra en cualquier parte del mundo (mucho de él refugiado en paraisos físcales) y las grandes corporaciones económicas.
Los estados desde hace tiempo han entrado en una economía de mercado debido a que deben de acudir a los mercados financieros y endeudarse y tener a alguien que compre esa deuda para luego recoger la cosecha en forma de cuantiosos intereses. Pero ese proceso se puede convertir en una gran bola de nieve –que son los cada vez más crecientes intereses y la cada vez mayor necesidad de endeudarse más- que acaba por destrozar a los cimientos del estado mismo. Y ante ese panorama, las huelgas por muy eficaces y seguidas que sean poco van a poder solucionar.
De hecho nuestro país está inmerso en una dramática situación, apuntalado por los mercados internacionales, que sólo compran deuda y letras del tesoro español si el estado lo devuelve a cambio de grandes sumas de intereses. Y, claro, a mayor presupuesto para pagar intereses y, consecuentemente, mayor emisión de deuda, más recorte de gasto que siempre afecta a bienestar social y a inversiones, es decir, a los ciudadanos del país que pagan impuestos.
Por tanto, los sindicatos han de ver las cosas de otra manera para seguir defendiendo los derechos de los trabajadores que es su fin y así está previsto en las constituciones occidentales.
Hasta ahora los sindicatos, están manifestándose o haciendo huelgas parciales o generales una vez que las medidas están tomadas y aprobadas. Y en mi opinión eso es un gran error porque eso supone aceptar ser parte de un sistema que te excluye. En cambio, deberían actuar con la anticipación precisa para que no se lleguen a plantear tales situaciones en el fluturo. Es decir, a formar parte de ese estado que ha de defenderse del gran capital.
Por ejemplo, el mercado de trabajo se viene desregularizando desde hace lustros debido a que el capital ciego dicta sus leyes, pues bien, los sindicatos eso deben de apreciarlo con la suficiente anticipación y trabajar para que no se lleguen a tomar medidas desregularizadores. Otro ejemplo: las Administraciones Públicas en España se están privatizando desde hace lustros, últimamente a pasos agigantados, alejándose del modelo de función pública francés que apuesta por una función pública fuerte, basada en los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad, mientras se acercan al modelo del “spoil system” anglosajón, basado, entre otras cosas, en una función pública que apuesta por la contratación a conocidos y simpatizantes del partido en el poder y no tanto por oposiciones, que yo creo es el sistema realmente garantista y profesional que debe de imperar. Sin embargo, los sindicatos parecen no haber captado ese alejamiento de ese modelo y cuando ya se de, ya será tarde.
Por tanto, ¿en qué deberían ya de estar pensando para que el trabajador no pierda más derechos en vez de enviar piquetes y aterrorizar a los cuidadanos? ¿En qué deberían estar pensando para evitar que se desplome por completo la función pública, qué ya va camino de ello?
En mi opinión, sería mucho mejor despojarse del actual modelo sindical y adoptar un modelo similar al alemán, holandés o americano, en los que el sindicato pasa de ser un órgano subvencionado a un órgano activo que asume las políticas de empleo del país.
¿Qué pensáis?

5 comentarios:

  1. Llego tarde a tu anterior entrada y sólo comentar que únicamente he leído "Plataforma" de Houellebecq (el nombrecito se las trae), y decir que me pareció una novela muy lograda y un autor muy interesante y original.

    Con respecto a "El papel de los sindicatos" opino que están totalmente burocratizados y anquilosados. Su futuro es una transformación profunda de su estructura y fines (menor tamaño, mayor independencia y mayor agilidad en la defensa de los intereses reales de los trabajadores)o, por el contrario, no variar ni un ápice y cerrar por derribo.

    Otro asunto fundamental para su futuro es la forma en la que van a encarar la reestructuración del sector pùblico. Concretamente en Andalucía, nuestro gobierno autónomo pretende el mayor atentado contra la función pública que se ha cometido en muchas décadas. Los funcionarios vamos a pesar a estar dirigidos, cuando no sustituidos por personas que en muchos casos no van a tener más mérito que su pertenencia a un partido político, su amistad o familiaridad con algún cargo público. Esto es Administración a la carta, formado por empleados dóciles a los capricho políticos y no por funcionarios públicos, que ingresan en la Administración teniendo en cuanta los principios de publicidad, igualdad, mérito y capacidad, y cuyo objetivo es el interés general. A mí me recuerda a la época de la Restauración: la alternancia de partidos en el gobierno español, y la figura del cesante en la Administración.

    En resumen, que si no ponen remedio a esta privatización encubierta de la función pública su credibilidad va a ser aún más pobre, paupérrima.

    Felicidades por tu entrada y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Vacuit, estamos en una línea muy similar de pensamiento. Precisamente tengo en el borrador del blog una entrada dedicada al asunto que comentas de la reestructuración de la función pública de la Junta de Andalucía (que no ha entrado porque era necesario escribir sobre la huelga) y algo escrito para Ideal, que finalmente me he pisado a mi mismo porque se me ocurrió otro artículo.
    Realmente, como digo, vamos hacia una situación de clientelismo muy similar al Spoil System, aunque aquí se hará de manera cutre, porque el sistema anglosajón es un sistema legal basado en una forma concreta de entender la función pública y aunque se trate de clientelismo se busca gente idónea y preparada para el puesto. Pero aquí no. Por ejemplo la Junta está repleta de puestos cuyo único mérito es pertenecer al PSOE o estar en los aledaños de él y, como sabes, esa administración paralela se quiere blanquear (hablaré sobre ello largo y tendido).
    Gracias por tus interesantes aportaciones.
    Si te gustó "Plataforma", no te va a desilusionar "Ampliación del campo de batalla".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esta mañana haciendo la compra en los pequeños comercios que suelo frecuentar, se palpaba la impotencia de esos tenderos de toda la vida que ayer se vieron amedrentados y asustados por grupos de " liberados" de no menos de 15 individuos/as que les obligaban a cerrar. Transmitían a los clientes su rabia y resentimiento ante esa humillación.
    Yo no quería hacer huelga pero sino cierro me rompen el escaparate...y nosotros no somos como el Corte Ingles que viene la policia a protegerlos... y otras frases del mismo estilo son las que definen una parte de lo que sucedió ayer. Seguramente también mucho empresario "Matón" amenazaría a sus empleados con el sino vienes mañana o haces huelga.. ya sabes.
    Ambas situaciones me producen sonrojo me asquean y me parecen igualmente deleznables.
    Y el botarate que nos ha metido en lo económico y en lo ético y moral en esta situación tan nefasta ha salido de rositas ... porque como siempre la culpa es del PP.
    SaludoSS.

    Jose Antonio, cuánto te midió el fore305 en Guadix de distancia de carrera?

    ResponderEliminar
  4. Alfredo, jamás hubiera pensado que tendría que dar la razón a opiniones como la tuya. Me explico. Uno, que viene de manifestaciones y de considerar que las huelgas -las de antes- eran necesarias, en ésta me he posicionado en otro lugar porque todo me ha parecido un despropósito: despropósito del gobierno, de los sindicatos, de los empresarios, de la oposición. Y, sí, también fui testigo ayer del miedo de los comerciantes del centro de Granada a los piquetes, que incluso a mí me produjeron algo de miedo tomando un café en una recóndita cafetería abierta del centro de Granada. Allí me replanteé muchas cosas cuando escuchaba a pequeños comerciantes mitad indignados, mitad temerosos, mientras el piquete venía tirando petardos. Como digo en la entrada, que hay que cambiar el modelo sindical, porque éste ya no sirve.
    A mí me midió el Forer en Guadix 21.330, pero ya sabes que depende de cómo te cierres en una curva o si cruzas la carretera, etc. etc.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Decenas de policías velaban porque el Corte Inglés abriera. El pequeño comercio... acojonado. En la época de Internet, ¿alguien entiende qué función cumple un "piquete informativo"?

    Sólo la Justicia está más anquilosada en el siglo XIX que los sindicatos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...