domingo, 28 de mayo de 2017

ROMA: LA CIUDAD ETERNA (I)


Una frase retumbó en mi mente una vez acabado el viaje a Roma: "A Roma hay que ir alguna vez". No sé por qué surgió. No existió una reflexión previa para que así fuera, pero la frase estaba ahí. Y ha estado durante varios días. Era algo que ya barruntaba. Presentía que ese viaje podría ser experimental, que la experiencia quizá fuera única; sin embargo, hay que dejar siempre paso a la realidad y que ésta se impusiera.
     'A Roma hay que ir". Es una frase redonda, asertiva. No obstante, también necesita ser matizada. Se podría hacer afirmando que hay que ir si perteneces a la religión más practicada del mundo y si eres devoto fiel; o, tal vez, afirmando que hay que ir por el mero hecho de pertenecer a occidente. Cualquiera de esos dos motivos podrían ser válidos y cada cual elegirá el suyo. 
     Dentro de Roma -lo sabemos todos- está el Vaticano, Ciudad-Estado minúsculo con un inmenso poder, no sabemos si celestial -está por demostrarse aún-, pero sí terrenal. Y al Vaticano van los católicos, igual que los musulmanes van a la Meca o los judíos a Israel, su patria divina. Y en Roma también está el germen más sofisticado de nuestra civilización occidental, heredera directa de la Grecia de los grandes filósofos. Por tanto, sea por un motivo o lo sea por otro, esa visita siempre es debida.
     Y así lo deben de entender los millones de turistas de todo el mundo que cada año atascan las calles de la vieja "Ciudad Eterna" y llenan sus monumentos, por no hablar de sus trattorias, restaurantes y pizzerías. Todo es excesivo en esta ciudad, doy fe. Todo ello convierte a Roma en una ciudad de excesos. Excesos en cuanto a patrimonio histórico, arqueológico y artístico; excesos en cuanto a masificación; excesos ante suciedad; excesos ante el endiablado tráfico...Hay tantos excesos que no se podrían enunciar en unas cuantas líneas. Una ciudad que parece vivir a gusto y en perfecta armonía a pesar de ellos; una ciudad en la que todo parece improvisación y al mismo tiempo perfecta organización; decadencia y modernidad; mala y buena educación; ruido y silencio...Todos los extremos se dan en ella. Pareciera que sus miles de años de historia hayan dejado una impronta permanente, que la ciudad clásica y antigua no se quiera ir del todo para dejar paso a la modernidad de la nueva, como si el subsuelo pidiera constantemente ser desenterrado para que la ciudad pueda seguir viviendo sus años imperiales.
     Las piedras de los foros imperiales o republicano, del Palatino, de su orgulloso anfiteatro de Flavio (conocido como Coliseo) pugnan por ganar protagonismo a todo lo demás, y si eso no fuera suficiente, siempre encontrarán apoyo en cientos de ruinas que surgen por doquier casi en cualquier parte. Pero no es solo la ciudad republicana anterior a Jesucristo ni la imperial de los césares, no, porque por encima surge la ciudad medieval, la judía, la bizantina, la renacentista... Surge el orgullo de sus palazzos, de sus lujosas villas, de sus infinitas y ostentosas basílicas e iglesias, todo surge al mismo tiempo y en no demasiado espacio físico, haciendo válido el dicho de que son necesarias varias vidas para conocer Roma. Varias vidas que sean bien aprovechadas, diría yo, que de lo contrario tampoco daría demasiado tiempo a conocerlo todo, si es que eso es posible.
     El viajero se sorprenderá de todo ello. Despotricará de su caótico transporte público, del incivismo de sus conductores, maldecirá el pasotismo de sus funcionarios, pero al mismo tiempo, si observa con ojo avizor, comprenderá que quizá no haya otra forma de funcionar, que pesa la historia, el tiempo, el carácter, que todo se une de manera natural y surge un producto tan novedoso, una manera de ser y vivir que ni tan siquiera, nosotros, sus vecinos españoles, tan iguales y tan distintos, podemos comprender.  (Continúa en Roma, Ciudad Eterna (II)

CINE: FRANTZ (Francia, 2016)


Frantz es una película sentimental con mucha hechura artesanal. Una película que ahonda en los sentimientos encontrados o residuales que siempre dejan las guerras (en este este caso pos 1ª Guerra Mundial). Historias de amor triangulares que no dejan un sabor empachoso en el espectador y eso ya resulta un enorme mérito de su director François Ozon, muy curtido ya en este tipo de película (suya también es la conocida 'Dans la maison', que a mí me dijo poco). Una película que juega con el blanco y negro de los clásicos del cine y con el color elegante cuando hay cierto repunte de esperanza y felicidad, que son pocas veces. Por tanto, es una película triste, que como si de vasos comunicantes se trataran no mezcla la tristeza, la melancolía, la nostalgia y el perdón, que de todo hay. También es una película entrañable que hace que la lentitud de las escenas sean saboreadas con delectación. Eso siempre es un riesgo, ya que la lentitud mal planteada puede convertirse en algo aburrido si no hay una mano firme que dirija y unos intérpretes que sepan entrar bien en su papel. Y, por suerte, todo eso consigue de manera muy brillante en este filme francés de época. 

Hay que decirlo ya: Frantz es una pequeña joya, que a pesar de tener algunos premios parciales importantes, como es el César francés a la mejor fotografía, podría -o debería- ser merecedora de más premios prestigiosos, sobre todo porque no existe demasiado cine preciosista en la época en la que estamos. No hay nada de sexo -que es algo muy recurrente cuando algo se viene abajo en una película- ni tampoco violencia morbosa, a pesar de tener un trasfondo bélico. Incluso el odio entre dos países vecinos, pero enemigos en la Gran Guerra (Alemania y Francia), no se muestra de manera violenta ni tan evidente. Sí destila por alguno de los poros, porque es lógico que así sea, pero no como un argumento principal. Todo eso convierte a esta buena película en un territorio de perdón y comprensión. El amor lo puede poder todo, pero no siempre lo consigue y tampoco ha de acabar como en un cuento de hadas por mucha escena de beso y despedida en el andén de un tren, que es un recurso inagotable del buen cine y la buena literatura.
Una película muy aconsejable, a mi atender.   

viernes, 5 de mayo de 2017

CINE: MANCHESTER FRENTE AL MAR (USA, 2016)


Lo diré desde las primeras líneas: "Manchester frente al mar" es una película sobresaliente, extraordinaria. En tiempos de héroes, antihéroes, efectos especiales, divas y divos, encontrar una película de esta hechura no es común. El espectador asistirá a cine sin florituras, sin un gramo de efectos especiales ni tropelías visuales mareantes. Un cine de autor en el que los minutos y los días transcurren como en la vida real y las personas tienen problemas, defectos, alegrías y tristezas como en la vida real. No hay sonrisas "Profiden". Las cosas son como son y para que sean mejores se ha de establecer un baile sin máscaras. Por tanto, es lo contrario al teatro.

La textura de la película es intensa sin necesidad de eliminar los planos cortos; y en los largos, el espectador verá mar, calles, nieve, campo...Igual que vemos a diario en todas las partes del mundo.
Porque la vida es hiperrealidad y el cine pocas veces la muestra; la vida se cuenta por minutos y por horas y por días y es un ir y venir de atrás para adelante y de adelante para atrás. La vida son personas débiles y fuertes; personas que viven y mueren y que tienen trabajos de mierda...Todo eso es la vida. Y por eso es tan buena está película.
Se aprecia la mano de un director (Kenneth Lonergan) que también es guionista y se aprecia la proverbial actuación de sus actores y actrices, con un espléndido Casey Affleck. Sin esas interpretaciones tan soberbias esta película no sería posible. En ella pones a actores mediocres y se cae el edificio. He ahí la importancia de las actuaciones.
Por tanto, a esta película no hay que perderla de vista jamás, porque será una de esas que siempre lleves en tu zurrón, si es que te gusta este tipo de cine, que a pesar de tener más de dos horas de metraje no se hace pesada en ningún momento y eso, hoy día, es muy difícil de mantener, sobre todo si no hay efectismos artificiales, escenas de sexo o tipejos malvados. Y esa esa también es otra enorme virtud de esta película. 

martes, 2 de mayo de 2017

IDEAL: EL LORO DE SCARPONI (2/5/2017)

EL LORO DE SCARPONI

Por José Antonio Flores Vera

              Uno agitaba sus hermosas y coloridas alas al viento y el otro volaba a lomos de una sofisticada bicicleta. Ambos eran amigos y entrenaban cada día por los alrededores de Ancona, su desconocido pueblo italiano. Y ahora un loro solitario dicen que espera y espera, sin que pueda comprender qué ha ocurrido para que ya no pueda volver a desafiar al viento junto a su amigo humano. Ha muerto otro ciclista. Otro más. Y con su muerte también fenece de alguna manera su compañero de entrenamiento, un loro que parecía ir marcando el ritmo de su compañero, como si de un dron de plumas se tratara, aunque en esa fatídica mañana poco pudo hacer por él. El ciclista se llamaba Michele  Scarponi y el loro se llamaba Frankie.
 
            No significaré aquí que Michele Scarponi era un campeón, ya que eso importa poco cuando la parca nos toca y nos iguala. Lo que sí significaré es que es demasiada la gente que muere montada en bicicleta y algo habrá que hacer. Esta tragedia que está demasiado presente en el día a día de los ciclistas -profesionales o no- no debería pertenecer a este mundo, supuestamente, civilizado. Demasiadas muertes, demasiadas imprudencias. Ocurre que la sociedad y la tecnología avanzan a distinta velocidad. Cada vez hay menos espacio —a pesar de que cada vez parecer haber más— para quien desea alejarse de los ruidosos y contaminantes motores y pasear o entrenar al ritmo redondo del pedaleo con el solo motor de sus pulmones y su corazón. La vía pública parece haberse hecho en exclusiva para esos artilugios mecánicos de todo tipo, que manejados por ciertos individuos se convierten en verdaderas armas letales. No discutiré aquí que existan ciclistas desaprensivos —pocos, he de decir—, pero sí, porque lo observo cada día, individuos que respetan demasiado poco esa línea divisoria y fronteriza que hay que dibujar cuando adelantamos a un ciclista, que es tan vulnerable como vulnerable es el cuerpo humano. Porque hay quienes sentados cómodamente en su sofisticado vehículo ven el exterior como un juego, sin que parezca que lleguen a apreciar que todo lo que hay a su alrededor (personas, animales, cosas) es vulnerable a su paso, sobre todo cuando se va a una velocidad inadecuada, que son las más de las veces. Lo veo cada día en las carreteras, cada fin de semana cuando voy en coche; igual que lo observo cuando voy en bici o corriendo. Observo que hay demasiado poco respeto por la vida de los demás. Es más, cuando en la carretera un domingo cualquier —que es el día en el que suele haber más acumulación de ciclistas— veo que muchos automovilistas, camioneros, conductores de autobús y demás conductores con vehículos a motor, cuando veo, decía, que pierden la paciencia cuando circulan detrás de un grupo de ciclistas y adelantan sin guardar la distancia mínima, siento ganas de convertirme en un Guardia Civil de Tráfico vengativo y sin escrúpulos y comenzar a incautar vehículos sin ton ni son. Por eso, cuando leo cada poco que un nuevo ciclista ha muerto me arrepiento de no haberme convertido en ese agente de la autoridad que deseo ser en esas ocasiones.
            Lo he dicho en muchas ocasiones —e incluso lo he escrito en este medio—, una de las mayores asignaturas pendientes que tienen los gobiernos de todo pelaje es una legislación mucho más rigurosa que la actual relacionada con la circulación de vehículos a motor. En el caso de Scarponi, se trató de una inadvertencia de una señal de tráfico por parte del conductor del vehículo mortal, pero muchos son los casos en los que la causa son la ingesta de alcohol o de drogas; de hecho, suelen ocurren muchos de ellos los domingos por la mañana que es cuando el deportista suele encontrarse con el anónimo autor de su fatídica muerte, que exprime su motor en retirada tras una noche excesiva. Por tanto, falla la norma y falla el control de la misma. Lo único que no falla y va en aumento es la muerte en la carretera de cada vez más ciclistas, esa perpetúa película de Juan Antonio Bardem cuyo título no deja de repetirse.      


       

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...