domingo, 25 de marzo de 2018

CINE: A GHOST STORY (EE.UU, 2017)

A Ghost Story¿Verías una película con planos infinitos, pocos diálogos, banda sonora escasa y muchos, muchos silencios? ¿Verías una película cuyo título evoca terror, pero que no lo hay en absoluto, pero sí un desasosiego espiritual infinito? Si aceptas el reto -o los retos- has de ver A Ghost Story sin dudarlo. Pero advierto que es una película que no es para todo el mundo y para quien lo es deberá de superar esos lentos diez o quince minutos, en los que no se sabe bien hacia dónde se dirige la historia, es más, ni tan siquiera si hay historia. Pero la hay. Una historia distinta, extraña, poética. Porque esta película es un bello y triste poema visual, en la que no se encontrarán efectos especiales (una sabana de fantasma de toda la vida no cuenta como efecto especial), ni sexo, ni violencia. Lo importante no es es eso, es otra cosa o muchas otras cosas.
A medida que pasaban los minutos de esta película, que no llega ni a la hora y media, me sentía cada vez más cautivado y más triste. Pero una tristeza no humana, o tal vez sí, no lo sabría afirmar con exactitud. Los fantasmas en las películas de terror están ahí para producirnos miedo o risa, si se trata de comedia del tipo Los fantasmas atacan al jefe, pero jamás están para producirnos tristeza, melancolía, desasosiego, pena y hasta llanto; o, bien, para preguntarnos a nosotros mismos por el sentido de la vida, por la muerte, por la vida, por el tiempo, el espacio o, tal vez, el universo y eso gracias a ese punto de inflexión del discurso del progre intelectual cuya verborrea lúcida capta la atención del fantasma y explica muy bien su tránsito por el espacio y el tiempo. 
Me pregunto de qué fuentes habrá bebido el director y guionista, David Lowery, un tipo aún muy joven y de aspecto un tanto extraño del que conocemos básicamente su película, Peter y el Dragón, pero de las que haya bebido han de ser muy rebuscadas pero también muy lúcidas y brillantes. Por tanto, en mi opinión, estamos ante una obra maestra, ante una película que irá a más y que será de culto en determinados círculos cinéfilos. Y si no fuera así, estamos ante una película innovadora, distinta a lo visto hasta ahora, honesta representante del cine indie estadounidense que tanta sombra hace al efectista y millonario de Hollywood. Y hasta ahí puedo contar.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LA VIDA BOHEMIA (Finlandia, 1992)

Si hablamos de cine finlandés, es probable que muchos no tengamos nada qué decir, pero distinto es hablar del cine finlandés de Kaurismäki...