lunes, 20 de agosto de 2012

CINE: PRIMOS (ESP, 2011)

Me gusta el cine de Daniel Sánchez Arévalo, un director muy popular por sus aclamados cortos y que se estrenó como director de largos con 'AzulOscuroCasiNegro' -que veré esta semana-. Sus otros dos largos los he visto: éste del que ahora hablo y 'Gordos', un film de 2009, muy fresco y asombroso, con una magnífica actuación de su amigo y, probablemente, actor fetiche, el malagueño Antonio de la Torre. 
Hay que decirlo desde el principio: 'Primos' no es una película perfecta -como casi ninguna-, ya que en mi opinión abusa demasiado de las escenas  y diálogos con mensaje (algo sobre lo que parece ironizar el propio director en la última escena del sobao)  pero es una delicia para los sentidos. Ocurrente, divertida, original, muy humana y con una fotografía excelente. Rodada íntegramente en vistosos pueblos cántabros como son Comillas, San Vicente de la Barquera y Cabezón de la Sal -y algún otro que no recuerdo-, nos muestra, probablemente, de lo más fresco y de lo mejor hecho del actual cine español. 
Que un director de largos, derive de cortos asegura, por lo pronto, originalidad en su temática y mucha imaginación. Tarea que puede ser más llevadera cuando se cuenta con un elenco de buenos actores que han echado las muelas contigo y con los que existe una química muy palpable. Tanto Antonio de la Torre como Raúl Arévalo y Qim Gutiérrez comparten mucho del universo de Sánchez Arévalo y es algo que se aprecia en cada escena. De hecho, si no fuera así no sería fácil ejecutar guiones tan personales (sí, Sánchez Arévalo es también guionista de sus propias películas y antes lo fue de muchas series de éxito españolas), entre otras cosas porque hay mucha distancia entre dirigir y hacer el guión, algo que se desboca cuando son distintas personas las encargadas de una cosa u otra. En este caso, guión, dirección e interpretaciones parecen tener un mismo cuerpo, algo muy evidente en los diálogos de esta excelente comedia y también de la anterior, 'Gordos'. Y como comedia que es -aunque toda buena comedia contiene también mucho drama encubierto- lo he pasado en grande viendo esta película y me he reído de veras con el disloque de estos tres primos. Magnífica la interpretación cómica del joven Daniel Lastra, un joven talento interpretativo y musical,  que fue nominado como actor revelación en los últimas Goyas. 
A la hora de ver una película española, uno siempre vive con la dualidad permanente de no saber qué te encontrarás, pero últimamente estoy teniendo bastante suerte, o a lo mejor es que contamos con una nueva hornada de nuevos directores muy talentosos y meritorios como ocurre en el caso que exponemos. 
Una película que merece mucho la pena ver.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

PERCEPCIÓN DEL FRACASO

Con ocasión de una reflexión en mi muro de Facebook de Antoine de Flové sobre el fracaso , consideré que es un asunto que da para un buen ...