viernes, 8 de abril de 2011

CONTINÚA LA PASIÓN


No puedo comenzar esta entrada de otra forma que agradeciendo vuestro interés y palabras (y mucho me temo que un buen grueso de lectores de este blog aún no han leído esa catarsis). Porque comprendo el estupor que os ha producido la noticia. De hecho, yo fui el primero en experimentar ese estupor. Pero es bastante habitual que la iniciación en un deporte te haga experimentar esas nuevas sensaciones.
Ocurre que a lo largo de tu vida deportiva te aventuras a iniciarte en nuevos deportes y unos te enganchan y otros no. Recuerdo en una ocasión cómo tras correr unos cuantos kilómetros con mi amigo Paco - y estando ya la marcha consagrada en el deporte español-, ambos decidimos practicar unos kilómetros de marcha. Seguramente la técnica era desastrosa, pero aquella experiencia nos elevo. Sencillamente, se trataba de algo fantástico. No porfiamos en aquel empeño, pero a punto estuvimos de dedicarnos a ello; al menos nos conjuramos en esa promesa. Y qué decir de mis años de portero de fútbol. Un portero bastante irregular, según la opinión de la mayoría. Para muchos, un portero muy malo; y para otros -entre los que se encontraban técnicos que habían jugado en primer división, todo hay que decirlo- un portero con mucho talento. Sin embargo, poco me importaban aquellas opiniones ya que lo único que pretendía es hacer paradas espectaculares y rodar por los suelos (me motivaban particularmente los embarrados, que el césped por entonces estaba reservado a muy pocos).
Por no hablar de los años de ciclismo en ruta. Fueron los mejores años del ciclismo patrio. Años en los que Perico Delgado bajaba a tumba abierta las rampas del Joux Plane e Indurain subía impertérrito las rampas del Tourmalet sin levantarse de la bicicleta. Años de emoción por ver a estos dos grandes ciclistas encabezar el ciclismo mundial y años de emoción por poder montar día sí día no en una bicicleta y perderme por las carreteras.
El deporte, sin duda, despierta en nosotros las más sanas pasiones. Como lo hizo en su día el correr; y como lo ha hecho ahora el pádel

Y ahí estoy, cargando con esa nueva pasión.
Ayer por la tarde, casi saqué de su casa a mi amigo para proponerle jugar una partida en el selecto centro WeFitnessClub; de hecho, ya había llamado y reservado una hora de pista. Lógicamente, mi amigo, conocedor del veneno del pádel esbozó una socarrona sonrisa cuando fui a recogerlo: qué, que casi ni has podido dormir, me soltó divertido.
Lógicamente, existe una enorme diferencia de nivel. Él es un jugador avanzado y yo un nini que como bien advirtió Alejandro llama a la pala raqueta. Por cierto, hablando de palas y material técnico de este deporte, ayer tras jugar el partido, me dediqué a rastrear por Internet sobre materiales técnicos propios de este deporte y no salía de mi asombro: los precios son altos, altísimos. Seguramente habrá que dar la razón a "Arathon" (en eso, no en la opinión política) de que este deporte bien pudiera estar concebido -o probablemente creado por pijos-; de hecho, lo puso en órbita el inefable Aznar.
Sin embargo, considero que si quieres hacer algo medianamente bien en materia deportiva es conveniente seguir las reglas y comprar cosas de calidad.
En primer lugar, opté por la pala que, obviamente, seleccione para jugadores que se inician. Opté por la marca Bullpadel, módelo Strength, que cuesta la friolera de 85 €. Mejor no hablar de los precios para niveles más avanzados. La ropa técnica está en unos precios muy similares a la utilizada para correr, pero me da la impresión que el calzado técnico es mucho más cara. Aún no me he decidido por ninguna zapatilla en concreto, pero me atrae sobremanera la Asics Gel Resolutión 3 OC, probablemente elegida por tratrarse de Asics.
Y sí, he de volver a dar la razón a Arathon, ni me atreví a beberme a cogote la 1925 que nos tomamos tras el partido. No sin antes ducharme debidamente y cambiarme de ropa (que tiempos aquellos en los que tras correr tomabas unas verdes con la gorra de correr junto a la cerveza y la tapa) para evitar inquisidoras miradas de la múltiple clientela in.
Por cierto, la talla que tienen las Saucony naranjas es la 10,5 UK.
Seguiré contando.



7 comentarios:

  1. buenas,aunque no venga al tema mi comentario he leido en tu blog q creiste tener problemas cn el tendon de aquiles y que un buen profesional d medicina deportiva en granada t dio bueno consejos y te trato tu problema. Pues bien,tengo problemas n un pie y tndon aquiles segun m han dicho y no puedo correr ni calzarme el pie,necesito un especialista q m diga q tengo porq cada vez m duele mas.T IMPORTARIA DARME DATOS DEL MEDICO?es q no encuentro nada en granada y lo necesito lo antes posible.GRACIAS.espero que m puedas ayudar!

    ResponderEliminar
  2. Yo acudo al Centro de Medicina Deportiva de Granada porque es una opción que tengo como federado, pero desconozco si tu lo estás. Si lo estuvieras, la cita la tendrás que gestionar a través de la federación granadina de atletismo. Si no lo estás, me temo que la única opción es la medicina general pública -vía médico de cabecera- o privada. Te aconsejaría que fueras a un fisio que vea lo que tienes, porque es probable que no sea un problema del talón de Aquiles y sí fascitis u otra dolencia. Espero haberte ayudado. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Conoces fisionat? que te parece?
    Me interesaria que me hicieran una eco.

    No puedo aguantar el dolor y cada vez me duele por zonas diferentes desde que lo tengo en reposo y vendado.

    No creo que sea fascitis porque tengo crepitacion justo en el tendon.


    No sabes si el medico que te atiende tendria consulta privada o donde puedo encontrar informacion de un buen traumatologo deportivo?
    gracias.

    ResponderEliminar
  4. Dirígete al Centro de Medicina Deportiva, que está en el Antiguo Hospital de S.Juan de Dios (C/San Juan de Dios/Gran Capitán) a ver si te pueden ver. De hecho, es un centro público (está adscrito a la Junta de Andalucía) y seguramente que te atenderán si el médico de cabecera te reenvía allí al tratarse de una lesión deportiva. Haz la consulta.
    La opción del fisio es buena porque aunque no sea médico te detecta la lesión que padeces. Va directo al problema. Cualquier fisio te podrá atender con garantías.
    No conozco ningún traumatólogo privado, porque siempre he ido al Centro de Medicina Deportiva.
    Si las otras opciones no funcionaran el médico de cabecera te enviaría al traumatólogo público, pero ya sabes cómo está la lista de espera.
    Sigue esos pasos y me cuentas.

    ResponderEliminar
  5. Es decir que vaya al medico de cabecera y que me haga un volante para enviarme al Centro de Medicina Deportiva? eso se podria hacer?

    Es una lesion producida por la practica deportiva pero no soy deportista profesional.

    Si el medico de cabecera me envio a urgencias y no me hicieron pruebas y a un traumatologo pero me puedo quedar sin pie para cuando me dan la cita y pueda atenderme :)

    ResponderEliminar
  6. Sí, inténtalo. Y no olvides lo del fisio. Ánimo, que todo se cura.

    ResponderEliminar
  7. Volverás, Alter. Antes que después. Los amores a primera vista son intensos, pero pasan rápido jajajaja.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...