jueves, 7 de abril de 2011

CAMBIAR KILÓMETROS POR RAQUETA

Pala de <span class=
Sinceramente, ni yo mismo doy crédito a la decisión que he tomado: dejo de correr. Todo lo dicho aquí sobre este deporte lo mantengo: las sensaciones, el buen estado físico que proporciona, la paz mental y espiritual...pero todo eso se convierte en un mero buen recuerdo cuando te adentras en otro deporte que te llena más.
Hasta ahora he alternado el correr con algo de bicicleta y no quería explorar otros deportes más del fútbol del que pendí -y estuve federado- durante bastantes años.
Pero resulta que un amigo apasionado del pádel -deporte en el que está federado y participa en competiciones por toda Andalucía- me sacó el compromiso de que jugáramos una partida.
Que no, que temo por mis articulaciones; que temo lesionarme y no poder correr; que las uñas de los pies se ennegrecen porque están mal desde hace muchos años; que a mi sólo me gusta correr...
Ante todas esas escusas, mi amigo, que me conoce y sabe de mi curiosidad por los deportes, sonreía de forma socarrona. Así que casi sin darme cuenta me encontraba en una excelente y moderna pista de pádel de césped artificial, vistiendo una excelente camiseta de competición y empuñando una atractiva raqueta, algo más pequeña y compacta que una de tenis, con una pala exenta de cuerda y con un color que la hacía realmente atractiva. Desde ese momento mi amigo y yo sabíamos que estaba ya perdido y que ese deporte me iba a dar muchas satisfacciones.
Y, efectivamente, desde ese día no me pude quitar de la cabeza esa hora de partido, esas sensaciones cuando se alcanza una pelota, esos intentos por golpear la pelota con la raqueta, esa rapidez de juego, esa movilidad, ese sudor resultado del esfuerzo, todos esos materiales técnicos...
Cuando salimos de las instalaciones y mientras tomábamos unas verdes, le confesé a mi amigo que todo el tiempo disponible lo quería dedicar a ese deporte. ¿Y tus carreras? me preguntó mi amigo. Me va a costar dejarlas, le contesté, pero no me puedo dedicar a ambas cosas.
Cuando llegué a casa abrí el armario y observé todas las camisetas técnicas, pantalones técnicos, calcetines, zapatillas y he de decir que sentí tristeza ¡Cuántas horas invertidas en ese deporte! ¡Cuántas buenas sensaciones! ¡Cuántos buenos recuerdos! Pero tenía que decidir.
Por tanto, ya he formulado mi baja en el club y probablemente introduzca toda esa ropa técnica y las últimas zapatillas técnicas en Ebay, que puedan servir a otros. Mientras tanto, ya no paro de buscar ropa técnica y una buena raqueta para jugar al pádel -mientras tanto me la presta mi amigo federado-; e incluso ya estoy haciendo gestiones para federarme en este apasionado deporte, porque según me confesó mi amigo no se me da nada mal, de hecho soy zocato.
Ha sido tan intensa la catarsis que ni sabía cómo escribir esta entrada; de hecho, he tardado días en hacerlo, algo en mí bastante extraño.
Y es que la vida te lleva por derroteros inimaginables. Un creyente diría que los caminos del Señor son insondables...

12 comentarios:

  1. Amigo Flores, los puristas dicen que en el padel se llama .. pala y no raqueta. Alejandro.

    ResponderEliminar
  2. No doy crédito a lo que cuentas. ¿De verdad te planteas abandonar los caminos por el pádel? Hombre, es divertido, pero de ahí a abandonar un deporte que te ha dado tantas satisfacciones por otro que desconoces totalmente me parece una decisión demasiado drástica.
    Yo he estado jugando cinco o seis años al pádel y sí, me he divertido mucho pero lo dejé por diversos motivos. Uno de ellos porque prefiero entrenar triatlón, en cualquiera de sus especialidades a realizar un deporte que no me reportar una buena condición física, que es lesivo y que además,cuando llegas a cierto nivel se produce un estancamiento que hace que pierdas interés.
    No sé, piénsatelo bien. Creo que es perfectamente compatible jugar un par de veces a la semana y seguir disfrutando del runnig.

    Es mi opinión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Creo lo mismo, pienso que e compatible los dos deportes,pruebalo y nos cuen

    ResponderEliminar
  4. al menos espero verte en el Padre mArcelino... aunque no te veo yo dandlo al fronton diariamente.

    ResponderEliminar
  5. Repentina decisión, la tuya decía. Me ha sorprendido sobremanera. Sin lugar a dudas ha sido todo un "flechazo" lo tuyo con el pádel. También soy de los que opina que puede haber una buena compatibidad entre, el correr y esta "nueva novia".
    La cuestión es no aparcar el deporte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, yo que no soy muy Santoral...¿hoy no será el día de los inocentes, no?

    Vamos, vamos, para mear y no echar gota...

    ResponderEliminar
  7. se veía venir, ya había algunos indicios del cambio. Primero fue la deriva ideológica desde la izquierda hasta el centro derecha, ahora el paso desde un deporte popular donde se suda la camiseta a uno de pijos adinerados que usan cinta para el pelo,qué será lo próximo? te veo en FAES de conferenciante sentado a la diestra del Asnar.
    Supongo que esto será un experimento sociológico para un posterior artículo en prensa no?
    Qué número gastas de saucony, para quedarme las naranjas ahora que ya no piensas correr nunca jamás?
    En el club de padel no vayas a beber directamente las birras en el botellín que te echan , allí esperas que el camarero te la sirva en un vaso.
    SaludoSS.

    ResponderEliminar
  8. Inesperada decisión, y ya me extrañaba a mí esta tardanza en escribir, por lo menos era, sospechoso.
    Yo no voy a entrar a valorar tu muy pensada y difícil decisión.
    Pienso personalmente que la vida son etapas y que hay que aceptar y vivir cada etapa conforme viene, sin intentar buscar siempre un porqué, una explicación correcta o lógica, es más sencillo que eso.
    Si te sientes bien y tranquilo por dentro pues disfruta de tu decisión. Hay que buscar los buenos momentos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Y que algunos se lo crean...
    Pues espera a descubrir las bondades del golf...

    ResponderEliminar
  10. Pero amigo José Antonio!!!esto no puede ser!!!!es intolerable tu decisión!!!
    Me da la impresión y apuesto por ello mi libro Correr es salud de Sheehan, que es una broma...¡¡dios lo quiera!!!

    Un abrazo y te espero en la media de málaga

    ResponderEliminar
  11. Estimado Jose Antonio todo esto será una broma, no?

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...