lunes, 29 de noviembre de 2010

LA TORTICERÍA JURÍDICA DEL GOBIERNO DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

La torticería jurídica del gobierno de la Junta de Andalucía espreocupante. Tan ansiosos se muestran en querer introducir una norma injusta que yerran y hacen el ridículo jurídico y político a cada paso que dan.
En julio, con total alevosía, introdujeron por la vía de la urgente y extraordinaria necesidad una reordenación del sector público, que debieron previamente acordar con los sindicatos más representativos de la mesa sectorial de la Administración General de la Junta de Andalucía y con los dos partidos -Partido Popular e Izquierda Unida- con representación en el Parlamento de Andalucía. Pero no, apoyándose en la prepotencia que brinda gobernar durante treinta años sin interrupción, decidieron tramitar esa reordenación del sector público apoyándose en la figura legislativa del Decreto-Ley, regulado en el nuevo artículo 110 del reformado Estatuto de Autonomía de Andalucía y que es una copia casi literal de lo establecido en el artículo 86 de la Constitución, texto básico del que trae causa.
Pero no contaron con que el silente empleado público ya ha dejado de serlo y este colectivo a la vuelta de vacaciones comenzó una batería de protestas que no ha hecho otra cosa que crecer con el paso de los meses; y a medida que crecía esainsurgencia pacífica crecía aún más la tropelía jurídica que hay instalada en el Palacio de San Telmo.
En el pasado mes de julio fue aprobado el Decreto-Ley 5/2010 y ahora, a las puertas de Navidad, ha sido aprobado el Decreto-Ley 6/2010, que recoge lossurrealistas acuerdos pactados con los sindicatos mayoritarios de la Mesa General de la Función Pública, que no es el órgano -una nueva trampa- que debía de acordar nada referido al sector de la Administración General de la Junta deAndalucía, que para eso tiene su mesa sectorial propia, la cual ha sido evitada porque tanto UGT como CCOO son la cuarta y quinta fuerza sindical de la misma. Por tanto, acudiendo a la Mesa General de la Función Pública se quitaban de un plumazo a los sindicatos más representativos del sector, principalmente al CSIF, que es más votado y que fue invitado a una mesa de negociación-trampa.
Al parecer, la idea inicial del gobierno andaluz era que el nuevo Decreto-Ley 6/2010 asumiera el contenido del 5/2010 más los acuerdos pactados con UGT yCCOO e inmediatamente se enviara al Parlamento, para que -tal y como establece el número del artículo 110 del Estatuto de Autonomía "en el plazo improrrogable de treinta días subsiguientes a su promulgación" se convalide. Asimismo, este mismo artículo establece que el "Parlamento podrá acordar la tramitación de los decretos-leyes como proyectos de ley por el procedimiento de urgencia", que parece ser que era la idea del Presidente de la Junta. Sin embargo, el nuevo Decreto-Ley ha sido publicado y está en pleno vigor y no sabemos qué ocurrirá ahora en el Parlamento porque la chapuza jurídica es tan oscura que ya ni ellos se atreven a dar el siguiente paso.
Y, claro, la pregunta que nos hacemos todos es el porqué de la urgencia del Decreto-Ley 5/2010, cuando siendo aún "nasciturus" ya ha sido devorado por otro Decreto-Ley de similar naturaleza.
¿Pero qué está ocurriendo en los altos palacios autonómicos para que se produzca este desaguisado? Muy fácil: están muy nerviosos. Saben que el empleado público no va a detenerse y que el gobierno cada vez se tambalea más.
Estamos asistiendo, probablemente, al derrumbe de un régimen por lo que al margen de que los empleados públicos luchen por sus derechos ya existen voces, propias y ajenas, que quieren seguir adelante para acabar de una vez por todas con treinta años de despropósitos, prebendas, enchufismo, nepotismo,despilfarro y mal gobierno.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

CAMBIO DE ARMARIO


Hoy me ha tocado hacer lo que yo denomino cambio de armario. Es decir, poner en primer línea la ropa técnica de otoño-invierno y pasar a una segunda linea la de primavera-verano.
Y es una actividad un tanto dura -dado el volumen de ropa técnica que he ido acumulando con el paso de los años-, pero al mismo tiempo placentera porque me permite tener un contacto visual con prendas que ya casi tenía olvidadas.
El trasvase lo suelo hacer en dos fases diferenciadas: por una parte aglutino toda la ropa técnica de la temporada y por otra aglutino la ropa -que no es técnica- pero sí deportiva que uso antes y después de correr.
La ropa técnica para correr tiene una particularidad: por lo general, bien tratada, suele durar mucho y el desuso se debe más bien a que ya no es útil si se pierde peso que, por lo general, suele darse. Sobre todo si comparamos la comprada hace unos años y la actual. Lógicamente hay un cambio de tallaje. Y cuando eso ocurre, la que ya es demasiado amplia para correr, la suelo utilizar como ropa de recambio, es decir, la que utilizo antes y después de correr.
Como veis y conocéis todo un complejo mecanismo.
Pero ocurre que hay que ser prevenido y nunca guardo toda la ropa de verano, ya que en ocasiones en pleno invierno la temperatura invita a correr con manga corta y pantalón que no sea malla técnica; por otra parte está la ropa de competición del Club Caja Rural, la cual siempre es la misma para todas las temporadas (competir con camiseta de tirantes y pantalón de competición siempre es lo más cómodo), a excepción de alguna prenda de invierno que es, quizá, demasiado gruesa para competir ya que al final te acaba sobrando.
Además, también están los calcetines técnicos. No soy demasiado meticuloso en ese aspecto pero es normal tener unos calcetines menos gruesos para verano y otros más gruesos para invierno, aunque en mi caso no suelo diferenciar demasiado ya que lo que busco es una buena protección del pie.
Por suerte, los cinco pares de zapatillas las uso indistintamente para todas las épocas del año, pero sí procuro siempre tener siempre a mano gorros de lana, bragas para el cuello y guantes técnicos. E intento que un juego de todo esto último siempre exista en el maletero del coche ya que suele ser frecuente en mí que me olvide echar esos accesorios de abrigo (algo que también se me olvida con frecuencia son las zapatillas y por ello siempre llevo un par en el coche).
Y hay que considerar que es cada vez más frecuente que en las pruebas de competición entreguen ropa técnica, cada vez de más nivel (en ese sentido Jaén se lleva la palma).
Pues bien, a pesar de ese volumen siempre estoy pensando en la posibilidad de comprar más ropa.
¿Fetichismo o droga?

martes, 23 de noviembre de 2010

¡QUE ACABE YA LA FUNCIÓN!



Al margen del conflicto en la función pública andaluza, cada vez estoy más convencido que este régimen mal llamado socialista de la Junta de Andalucía está dando sus últimas bocanadas. Y lo saben.
No es posible que treinta años de mal gobierno siga su curso porque acabarán desmoronando los cimientos de esta conformista región y adueñándose de lo poco que aún respira y está latente en la sociedad civil.
El tiempo, gran constructor, dictará su veredicto y -espero- que ponga en su lugar a toda la golfería que ha danzado por estos lares haciendo y deshaciendo a su antojo, aprovechándose del duermevela que caracteriza a una gran parte de la población y comprando voluntades con subvenciones, rocios, feriasdeabril y prebendas. Utilizando la Administración como su cortijo y tergiversando la realidad con ese bodrio peligroso denominado Canal Sur.
Mucho habría que meditar sobre la necesidad de una Autonomía que ha estado en manos de bandoleros y asaltadores (ya sólo les quedaba por asaltar la función pública), verdaderos maestros en manipular las normas y prodigiosos predegistadores del engaño y la manipulación.
Si toda esta banda volviera a ganar las elecciones no habría más remedio que fugarse de esta región enferma en la que sólo avanza quien medra y satiriza a las personas decentes.


El tiempo, gran juzgador, deberá de poner a cada uno en su sitio; deberá de explicar el por qué de la permisividad del vergonzoso espectáculo de Marbella; del sonrojante y deleznable negocio de la Expo, del lamentable atentado a la playa del Algarrobico en Carboneras; del despilfarro sin control en asesores y cargos de confianza; del uso desmedido de coches oficiales, dietas, comidas y viajes; de la utilización irresponsable del dinero público.
Las personas decentes deberían de tomar las riendas de esta Andalucía maltratada; personas que no interpreten que el dinero público es suyo; personas que primen el esfuerzo y el mérito por encima de subvenciones y prebendas; personas honestas deberían de regenerar esta tierra que está a punto de claudicar.
Todos los tics de un régimen, pero con el agravante de que un verdadero régimen se suele girar en torno a posturas ideológicas concretas mientras éste que ha manejado los designios de Andalucía tan sólo lo ha hecho por el vil metal, sin otras inquietudes reconocidas. Da asco.

domingo, 21 de noviembre de 2010

EMPLEADOS PÚBLICOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA TRAS LOS PASOS DE GRIÑÁN.Granada 21 Noviembre.





Andaluces levantaos. Así reza una de las estrofas del himno de Andalucía que los socialistas cantaban cuando a principios de los ochenta se mostraban ansiosos por reivindicar la autonomía para esta tierra. Con el tiempo hemos comprendido el por qué de tal ansiedad. Ahora los empleados públicos profesionales (a los que llamo así para distinguirlos de los paniaguados) esa estrofa se la cantan a ellos, además, de la canción-símbolo de Jarcha: sin ira libertad.
Porque estamos hablando de un nuevo régimen. Un régimen construido a lo largo y ancho de treinta largos años. Un régimen que comienza a hacer aguas e intentamos tambalear los empleados públicos profesionales.
El domingo, 21 de noviembre, en Granada, alrededor de 500 empleados públicos profesionales acudían a protestar a Griñán que llegaba a la ciudad a presentar a su candidato a la Alcadía -que dicho sea de paso jamás alcanzarán porque Granada hace tiempo despertó-. Quinientos empleados que haciendo dejación de su día de descanso acudían en una mañana plomiza a las puertas del Palacio de Congresos y Exposiciones, tras renunciar el PSOE a utilizar el primer lugar propuesto con el fin de evitar las pitadas: el Parque de las Ciencias.
¿Y con qué nos encontramos en ese lugar? Nos encontramos con los símbolos de cualquier régimen dictatorial que se precie: policía, mucha policía, amén de una ingente guarda pretoriana montada por el propio PSOE, que actuaron como verdaderos matones a la salida de Griñán, que como las inmundas ratas salía en su reluciente Audi A-8 blindado -doy fé- de los garajes, lugar en el que hubo algún que otro altercado y ciertos momentos de tensión.
Los empleados públicos profesionales estuvieron haciendo guardia en la puerta principal del Palacio de Congresos y Exposiciones desde las 11,00 -algunos desde antes, incluso- hasta pasadas las 14,30 bajo una ingente cantidad de decibelios expulsados por vuvuzelas, pitos y otros artilugios propios de eventos deportivos de masas.
Muchos de los allí asistentes no esperaban esa asquerosa chulería en los gestos de decenas de afiliados y afiliadas que iban saliendo del recinto. Otros ya sabíamos de ella y no nos sorprendíamos. Y, lógicamente, las caras más conocidas del socialismo granadino fueron los más homenajeados con frases duras y contundentes (pude escuchar algunas como: ladrón-ladrona; chorizo-choriza; sinvergüenzas, entre otras muchas). En ese sentido la policía censuraba a muchos militantes para que no provocaran con gestos ofensivos a los manifestantes. Bien por la policía, que al contrario que en Torretriana hace algunos días, estuvo muy correcta y comprensiva con los manifestantes. Lógicamente, no deseo afirmar con estas palabras que todos los afiliados socialistas tengan esa actitud sobrada y chulesca. En absoluto. Tengo amigos socialistas y siempre me han parecido personas sensatas y educadas, pero sí es cierto que existe una feligresía que, protegidos por su gobierno y beneficiados por prebendas inconfesables, actúan como el amo del cortijo dentro de lo que creen y sienten como su territorio soberano.
Dentro del recinto Griñán hablaba y mentía sobre el servicio público, arrogándose él, su partido y su gobierno como los más protectores de los funcionarios y del servicio público en general. Y esas frases ya recuerdan a esas grandes mentiras históricas de oscuros líderes que mentían para seguir manipulando y engañando a las masas.
Lo que está ocurriendo en los actos de la verdadera función pública andaluza es un fenómeno que tarde o temprano se esperaba que ocurriera en esta Andalucía silente. Con una universidad dormida, una izquierda servir, unos sindicatos subvencionados y una ciudadanía ausente o desilusionada, nadie esperaba -y menos que nadie el gobierno andaluz- que fueran los empleados públicos, siempre tan acomodaticios, los que enervarán la bandera de la libertad que esta casta lleva treinta años mangoneando. Ojalá a esta iniciativa apolítica y ciudadana se le vayan sumando más colectivos de empleados públicos (SAS, sector educativo, Justicia, Universidades) y ciudadanos, porque es notorio que aquello de las barbas de vecino siempre ha acabado cumpliéndose.
Seguimos en la lucha.

sábado, 20 de noviembre de 2010

OTOÑO


Foto de Jose ManuelFV

Creía yo (estaba convencido de ello) que el invierno era la estación del año que más me gustaba. Pero cuando irrumpe el correr-estilo de vida en mi existencia (creo que ha estado ahí desde siempre) hace ya algunos, años la estación otoñal cada vez me cautiva más.
El pasado jueves corría entre el Pantano del Cubillas y Caparacena y como iba tranquilo, a un ritmo no superior a 5'15'' me dediqué a embelesarme con los distintos matices de color de las copas de los árboles. Intenté dar número a cada tono pero era una tarea imposible, algo que comprobé de manera efectiva cuando a la vuelta apreciaba que esos colores que ya había numerado eran otros, heridos por la luz del cielo a medida que caía la tarde.
Y esta tarde, a eso de las 14,30 horas, salía a hacer 13 kilómetros por la Vega y me emocionaba cuando pisaba las hojas secas caídas de las choperas. Pero me costaba adivinar si la emoción era mayor aún cuando escuchaba el silencio a mi alrededor, un silencio que, incluso, casi posibilitaba escuchar el latir de mi corazón.
Y el humo de las chimeneas de los cortijos y casas de labranza. Un espectáculo que sólo se aprecia en su profundidad en otoño porque el color plomizo del cielo crea una estampa tan pictórica que impresiona. Comprendo ahora por qué los grandes pintores han dedicado su talento a esta estación en pugna con la tumultuosa primavera.

En el sentido más deportivo del término he de decir que sigo corriendo a un menor ritmo por las distintas ocupaciones y por la traición que insufla la caída de la noche. Y como no soy un corredor nocturno procuro correr siempre tras un almuerzo muy frugal procurando no salir después de las cinco de la tarde.
Pero me encuentre bien, rodando a ritmos aceptables, aunque sin esforzarme demasiado y buscando la posibilidad de correr alguna prueba de competición en el mes de diciembre que me posibilite ir creando el hábito adecuado de cara a la muy probable participación en la Media Maratón de Almería a finales de enero de 2011.
Esta noche del sábado, 20 de noviembre, se ha celebrado la prueba nocturna de Atarfe, prueba que siempre me ha parecido simpática y rápida, pero este año no me ha apetecido mucho ir.

viernes, 19 de noviembre de 2010


Hoy, viernes, el periódico El Mundo ha publicado una carta que les envíe ayer sobre la vergonzosa manipulación de Canal Sur (una de las televisiones y radios públicas más manipulada y al servicio del golferío de la Junta) en el conflicto que mantienen los Empleados Públicos de la Junta de Andalucía con el gobierno andaluz por causa de ese ilegal Decreto-Ley 5/2010 que pretende meter por la puerta de atrás a más de 30.000 paniaguados. A ver qué os parece, que ha tenido su repercusión mediática.


MANIPULACIÓN INFORMATIVA DE CANAL SUR EN EL CONFLICTO DE LA FUNCIÓN PÚBLICA ANDALUZA

Sr. Director:

En esta Andalucía silente gobernar medrando y manipulando es tremendamente fácil. Pero, si además, se controla un medio de comunicación público la tarea casi se convierte en placentera.

La RTVA, cuyo buque insignia es Canal Sur TV, está sostenido con los impuestos de todos los andaluces pero controlado de forma partidista por un gobierno cínico que obtiene rédito electoral y mediático. Y para muestra la vergonzosa manipulación por parte de los servicios informativos de Canal Sur – televisión y radio- en la espectacular y permanente protesta contra el Decreto-Ley 5/2010 que están llevando a cabo los empleados públicos de la Administración General de la Junta de Andalucía en respuesta al mayor atentado contra la función pública desde la eliminación de la cesantía.

El día de la macro-manifestación de Sevilla, el pasado 13 de noviembre, el informativo de Canal Sur TV de las 20,55 horas, se refirió de pasada a este espectacular evento en cuarto lugar, mereciendo mayor atención los dos mil manifestantes pro-saharaui en Madrid y la liberación de la premio nobel de la paz camboyana. Pero, no contentos con ese ninguneo informativo dijeron: “miles de manifestantes”, sin atreverse a apostillar lo que sí afirmaron medios como éste: que la cifra superaba los treinta mil y que había sido una concentración histórica. Y algo similar hicieron hace unos días en la manifestación del día 17 de noviembre, celebrada en Granada con este mismo fin. De nuevo se limitaron a informar de pasada, bajando la asistencia a una cifra irrisoria. Pero, en fin, de qué podemos extrañarnos a estas alturas, tras treinta años de delirio gubernamental.. Si Andalucía, algún día, dejara de ser silente se eliminarían las barreras y se cumpliría la estrofa del himno que proclama una Andalucía libre. Ojalá este despertar de la función pública andaluza sea el principio.

José Antonio Flores Vera

Empleado Público de la Junta de Andalucía



jueves, 18 de noviembre de 2010

LOS EMPLEADOS PÚBLICOS DE LA JUNTA SON TRATADOS COMO DELINCUENTES: EL MUNDO AL REVÉS


Agresión policial en Torretriana a empleados públicos de la Junta de Andalucía (día 18/11/2010)

Paradojas de la vida. Y de la política.
Ha tenido que ser una norma contraria a la función pública constitucional la que esté poniendo patas arriba a la Junta de Andalucía y quitando caretas.
En esta Andalucía silente, el clientelismo político y subvencionado ha danzado a sus anchas durante treinta años. Si acaso, hubo unos pocos años de esperanza, que son los coincidentes con la transición política. Pero la realidad es que los andaluces se libraron de un franquismo para entrar en una dictadura supuestamente democrática.
Una Andalucía que ha estado comandada por quienes han tenido todo el cinismo necesario de ofrecer el elixir del sueño y del silencio. Una especie de pacto mafioso o chino que ha posibilitado que se llenen barrigas y bolsillos sin freno. Pocos adivinarían que en este régimen, los funcionarios, tan acomodaticios y desinteresados fueran los que abrieran la caja de los truenos cuando ese papel siempre ha estado reservado a la Universidad y, últimamente, a los antisistema, que siempre tienen la de perder.
Lo que está ocurriendo en la función pública -pero también en la sociedad andaluza- es una auténtica rebelión y lo visto hoy en Torretriana, en Sevilla, no es más que el comienzo de una situación que probablemente se torne cada vez más violenta porque al ladrón hay que detenerle como sea )de hecho tras como muestra el vídeo de los sucesos de Torretriana no sea más que el colofón). Y aquí el ladrón ha sido toda esa golfería anquilosada en las instituciones de la Junta de Andalucía, una casta rancia e iletrada; ambiciosa y embustera que han utilizado los recursos como les ha venido en gana.
Es demencial. Los empleados públicos, que accedimos creyendo en el sistema legal, hemos tenido que ver cómo las oficinas públicas se han llenado de intrusos, de verdaderos vividores adosados al partido en el poder. Ver cómo utilizan a sus anchas los coches oficiales; ver cómo se autoadjudican sueldos millonarios; ver cómo cobran hasta la última dieta; cómo cobran la productividad que debería corresponder a los trabajadores; y lo peor de todo ha sido ver cómo todo ello lo han hecho -y están haciendo- con total prepotencia y altivez.
Comprobar cómo a un iletrado alcalde le regalan un puesto púbico de directivo sin tener la titulación adecuada -tal y como ha denunciado la Cámara de Cuentas- y ver cómo los hijos de los dirigentes, a su vez, obtienen otro cargo mientras miles de jóvenes mucho más preparados y honrados vagan por las colas del paro ante la impotencia de sus padres.
Esta gentuza se ha ido apoderando de la sociedad civil con la misma táctica caciquil de los dictadores hasta el punto de que si ellos no obtienen beneficio, cargos o gloria no dejan títere con cabeza. Como en las mejores dictaduras están presentes en todos los frentes. En eso son especialistas. Y en ese clientelismo han integrado a sus dos sindicatos comparsas: CCOO y UGT, ambos de glorioso pasado pero de triste papel contemporáneo.
Hay que decir basta ya. Y desde aquí animo a todo empleado público andaluz, ya sea del SAS, de la Universidad o del sistema educativo a que se alcé contra esta golfería, porque han de saber que ellos serán los próximos en sufrir el acoso que estás sufriendo los empleados públicos de la Administración General.
¡ No nos pararán !

LA JUNTA DE ANDALUCÍA COMIENZA A DAR MUESTRAS DE NERVIOSISMO



El gobierno andaluz está cada vez más nervioso. Están cometiendo el error de no unificar el mensaje que quieren mostrar ante la espectacular movilización de los empleados públicos de la Administración General de la Junta de Andalucía.
La Consejera de Presidencia vino a decir que los más de 30.000 manifestantes de Sevilla del pasado día 13 de noviembre no habíamos comprendido el Decreto-Ley 5/2010, es decir, que la Consejera tiene un ejército de iletrados e iletradas trabajando en la Administración andaluza; y hoy, la Consejera de Hacienda y Administración Pública ha dicho que las movilizaciones se deben al malestar que nos provoca saber que perderemos mucho dinero en la paga extra de diciembre. Pero en absoluto esta movilización está demandado cuestiones económicas porque será el Poder Judicial el encargado de enjuiciar si las salvajes rebajas de sueldo se ajustan a la legalidad o no. Lo que se está reclamando es muy sencillo: unos servicios públicos garantistas y profesionales y la eliminación de esa Administración paralela compuesta por paniaguados y afines al partido del gobierno. Luego, ¿no están dando síntomas de estar muy nerviosos?
Además, hoy jueves, se convoca la Mesa General de la Función Pública. Que será un paripé montado por la Administración y estos sindicatos afectos al poder de la Administración que cada vez tienen más color amarillo. Será invitada la central sindical CSIF, que es la mayoritaria en la Junta de Andalucía pero, en mi opinión, ésta no deberá de, ni tan siquiera, llegar a sentarse si uno de los puntos de la orden del día no es la discusión sobre la posible derogación del Decreto-Ley canalla.
Mientras tanto los empleados públicos seguimos en la brecha. Con fuerza. Tal y como se ha demostrado en la tarde-noche del miércoles, en la que más de 2.000 han recorrrido la Gran Vía granadina -desde la Plaza de Isabel la Católica hasta la sede de la Delegación de Gobierno de la Junta de Andalucía (antiguo edificio de La Normal)-, bajo amenaza y posterior lluvia y un ruido ensordecedor de vuvuzelas, pitos, voces, cánticos y muchas pancartas. Una vez más se ha demostrado que no es necesaria la presencia de sindicatos representativos para aunar reivindicaciones sindicales.
La lucha (porque se trata ya de una lucha) va en aumento, en la misma medida que la mirada sorprendida de este nefasto gobierno andaluz, que tiene por bandera el hundimiento de la sociedad civil a cambio de su pertinaz permanencia en el poder.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

PACO MONTORO: EL CORRER COMO VIDA.



Paco Montoro, corredor y amigo de los libros y el buen cine tiene la facultad de escribir con el alma. Además, es de mi generación.
En su última entrada lo ha vuelto a hacer, por lo que cada una de sus palabras encierra una verdad absoluta y descarnada, por lo que no puedo más que identificarme con ellas.
Desde siempre intuí que su vida es rica porque ama correr por encima de muchas cosas y, como nos pasa a muchos, que amamos el correr por encima de muchas cosas no anhelamos mucho más.
Comprendo y comparto su opinión y desazón hacia lo que le rodea que no es más que la solución a la que llegan las personas honestas y sensatas ante tanta estulticia. Una suerte de Ignatius Reilly que incapaz de comprender el mundo que le ha tocado vivir decide hacerlo de forma creativa e intrigante, aunque lo verdaderamente creativo e intrigante para Paco - y para mí- no sea otra cosa que perdernos por esos caminos, en mi caso, de la Vega y por esos montes malagueños en el suyo. Con eso es suficiente. O bien una suerte de personas alejadas pero unidas en el destinO como ya aprendimos de Murakami cuando insiste sobre la espiritualidad que representa correr.
Muchas personas deambulan por el mundo provistos de riqueza y de ambición. Pero es tan atroz su deambular que asustan y el alma se les corroe al mismo ritmo que acumulan cada céntimo. No existen pero lo ignoran.
Sin embargo, hay otras personas que sí existen y tienen un fin aunque nada desean. Tan sólo desean que les dejen ausentarse como Paco leyó un buen día de su admirado y ya desaparecido Dr. Sheehan. Desde entonces el buen doctor corredor se convirtió en su guía y mentor.
Un buen día Paco Montoro se asomó al tubo catódico y se miró a si mismo y lo que vio no le gustó en absoluto. Comprobó que se estaba convirtiendo en un tipo al que se le escapaba la vida por la anchura de su abdomen. A la mañana siguiente comenzó a correr y desde entonces no se ha detenido. Tan sólo hizo lo que debió. Nada más.
Este breve escrito podría parecer un panegírico pero era necesario hacerlo una vez leída su última reseña.
Tal vez sea esto lo más sensato que jamás he escrito.

martes, 16 de noviembre de 2010

LOS EMPLEADOS PÚBLICOS DE ANDALUCÍA DESTAPAN LA CAJA DE LOS TRUENOS


La encarnizada protesta de los empleados públicos andaluces resume y sintetiza todo poso de silencio que se ha ido acumulando en esta Andalucía silente y rociera a lo largo de muchos lustros.
El andaluz medio se ha acostumbrado a vivir con la omnipresente y ramplona Junta de Andalucía, que lejos de ser una institución legalista siempre se ha dedicado a asuntos contrarios al interés público. Asuntos que poco a poco van saliendo a la luz.
El primero con magnitud considerable que ha salido a la luz pública es el que están denunciando los cuarenta mil empleados públicos profesionales que emplea la Administración General. Y ese asunto no es otro que el vergonzoso nepotismo que el gobierno andaluz y sus adláteres han ido desarrollando a lo largo y ancho de treinta años de reinato ininterrumpido. Pero más vale tarde que nunca.
Lo que probablemente no sospecha el gobierno andaluz es que el empleado público, harto de tanto ver y callar, ya ha destapado la caja de los truenos y no hay día en el que no se denuncien abusos y corruptelas. Los correos electrónicos de los empleados públicos arden cada día en varias ocasiones. Y eso es porque la unidad que ha conseguido provocar el gobierno de Andalucía en éstos no tiene límites y se están denunciando todos los atropellos, prebendas, corruptelas y demás canalladas que se han ido llevando a cabo a lo largo de los años. Y eso que aún no se ha destapado la caja de los truenos de esos dos otros monstruos del funcionariado andaluz: el Servicio Andaluz de Empleo y el Sector Educativo. Cuando eso ocurra ya no existirá títere con cabeza.
En esta región se ha visto como normal -ya lo he denunciado en anteriores artículos- que cualquier exalcalde, exconcejal, exdiputado o lo que exloquesea -y los hijos y familiares de todos éstos- al día siguiente de cesar en su mandato, automáticamente, obtenga una excelente plaza pública bien retribuida, sin esfuerzo, sin cumplir los requisitos legales constitucionales y sin que se sepan exactamente sus funciones. Esas maniobras de asalto y ocupación del sector público de Andalucía ha creado la friolera de más trescientos entes, entre empresas públicas, sociedades, agencias, fundaciones y otras formas jurídicas que se nos escapan y muchos ya han obtenido la fijeza por la vía del derecho laboral (personal laboral fijo). Ha sido el acto de bandolerismo más importante que ha tenido la historia de Andalucía, y el ciudadano tiene derecho a saberlo porque todo eso lo están haciendo con sus impuestos. Si la gente de la calle supiera en qué se gastan sus impuestos, más de una torre palacial en la que todos estos sinvergüenzas descansan sus gordas posaderas ya estarían derribadas. Si supieran las comidas, los viajes, los coches oficiales, los gastos exorbitados y todo lo que derrochan ya habría ardido más una torre de marfil.
Los empleados públicos de Andalucía ya están comenzando a contarlo porque tienen el poder para hacerlo. Conocen el aparato administrativo como la palma de su mano. Conocen todos los resortes para derribar a este gobierno trepador. Lo que se tarde en hacerlo será lo de menos. Porque al final se conseguirá.
Es lo más parecido a una revolución pacífica. Algo inédito en esta región complaciente y comprada.

sábado, 13 de noviembre de 2010

MACRO-MANIFESTACIÓN DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS DE LA JUNTA DE ANDALUCIA (Sevilla 13/11/2010)





Hoy en Sevilla los Empleados Públicos de la Junta de Andalucía han demostrado el valor de la unidad. Un colectivo disperso compuesto por laborales y funcionarios de muy distintas categorías, que jamás ha estado unido ante las medidas negativas de los distintos gobierno, si bien es cierto que ninguna medida, por muy nociva que haya sido, ha tenido la magnitud que la que pretende adoptar la Junta de Andalucía.
Los sindicatos firmantes -UGT y CCOO-, jamás han tenido esa capacidad de convocar a tantos miles de empleados públicos y esta convocatoria no ha tenido color sindical, ya que los sindicatos contrarios al Decreto-Ley 5/2010, simplemente han asistido a esta macromanifestación de manera voluntaria. Los protagonistas absolutos han sido los empleados públicos de la Administración General de la Junta de Andalucía venidos de todos los rincones de la región.
El número de manifestantes no es fácil de apreciar, pero podríamos hablar de muchos miles que precisarán las autoridades y manipularán los medios afines al PSOE como son Canal Sur, que es la cadena de televisión y radio gubernamental, y diarios como El País. Por lo pronto, Canal Sur TV, en sus noticias de las 8,55 del día 13 de noviembre habla de miles y de manifestación multitudinaria porque seguramente no se han atrevido a manipular unas cifras que saben con certeza han sido muy altas.
Hay que seguir hablando claro: lo que pretende la Junta de Andalucía no es otra cosa que hacer fijos y sin oposición a miles de contratados. Sabemos que muchos de esos contratados no son personal afín, pero han de saber que no pueden acceder a la función pública sin superar un procesos selectivo. Y los contratados afines -exdiputados, exalcaldes, exconcejales, afiliados al PSOE y familiares de todos los ex y de esos familiares- deben de saber que su contratación es completamente ilegal y que tienen que estar ya inmediatamente despedidos. De manera que si quieren entrar en la función pública han de hacerlo cumpliendo las normas.
La gente de la calle ha de saber que treinta años de Junta de Andalucía han servido para fabricar tics muy cercanos a la dictadura. Sencillamente, se creen los dueños de todo lo que respira en Andalucía y atropellan todo lo que se les pone por delante sea legal o ilegal.
Llevan lustros utilizando la Administración Pública de todos como les da la real gana. Contratan sin control -además de en las empresas públicas, sociedades instrumentales y fundaciones- a cargos del partido y exdirigentes políticos como personal eventual a los cuales le ofrecen sueldos de técnicos -Grupo A1 o Grupo I-, y les encomiendan funciones que ya están llevando a cabo los funcionarios. A los Delegados y Delegadas Provinciales les pagan cantidades astronómicas en concepto de sueldo y productividad. Por ejemplo, la productividad que cobra cualquier empleado público al año no supera los 700 €. Sin embargo, a los Delegados y Delegadas les dan una media de 3.000 € anuales, ¿qué ocurre, que producen más?
Emplean los recursos públicos a su antojo y con total libertad, utilizando el dinero público sin mesura, mientras que hay millones de andaluces que ni siquiera llegan a final de mes; y sobredimensionados como están de tanto gasto ahora quieren reordenar el sector público de manera torticera e ilegal.
El sector público andaluz necesita una reestructuración -no una reordenación- pero ésta se tiene que hacer desde dentro, es decir, con los empleados públicos profesionales que accedieron cumpliendo los principios de mérito y capacidad y negociando esa reestructuración con los empleados públicos.
En una sociedad cambiante los servicios públicos tienen que adaptarse a esos cambios y hay que afrontar reformas. Sin embargo, la Junta de Andalucía quiere vender a la población que se va a llevar a cabo ese tipo de reformas cuando en realidad lo que están haciendo es engañar al ciudadano. No, tan sólo quieren colocar a todos sus afines por la vía de los hechos consumados. Saben que están muy cerca de perder el poder y quieren dejarlo todo atado y bien atado (qué ironía de frase, que es de otros tiempos).
Pero no van a poder llevar a cabo todo esto porque enfrente tienen a todos los empleados públicos que están luchando por sus derechos legítimos y no piensan detenerse en ningún momento. La manifestación de hoy, día 13 de noviembre, es sólo el principio.

jueves, 11 de noviembre de 2010

CUANDO LA JUNTA DE ANDALUCÍA DECIDE CONFUNDIR A TODO EL MUNDO

En la entrada anterior ha habido tres comentarios. Pocos, para el asunto que tenemos entre manos, si bien han sido tres comentarios densos, respetuosos y muy interesantes, aunque lo que más me ha sorprendido es la condición de quienes los firman. Los tres se caracterizan por la corrección y el uso de la razón contenida en los mismos.
El primer de ellos se debe a la pluma de un empleado público del Estado, representante de CCOO en la AGE -Administración General del Estado-, que en un tono muy positivo y autocrítico reconoce que en su sindicato firmante del acuerdo con la Junta de Andalucía se tenía que haber discutido con las bases, que es uno de los elementos básicos del funcionamiento democrático de un sindicato de clase como CCOO.
El segundo comentario, podría considerarse como la voz de las personas que pretenden entrar en la Administración Pública a través del esfuerzo máximo que supone acceder por medio de un sistema reglado en el que debe primar el mérito y la capacidad. Y con este comentario hay que hacer una valoración especial, ya que lo que está ocurriendo en la Junta de Andalucía echa por alto la expectativas de miles de jóvenes que deciden probar acceder a la función pública andaluza.
Pero el tercer comentario me ha sorprendido gratamente, ya que entraba en juego la tercera voz de este asunto. Si en el primer comentario se alzaba la voz de un representante sindical de CCOO -que, insisto, es uno de los dos sindicatos (junto a UGT) firmantes de un acuerdo que no convence a casi nadie-, y el segundo comentario se debía a quienes aún no están dentro de la función pública, pero tienen el derecho legítimo a estarlo, en el tercero se alzaba la voz de una persona que trabaja en una de esas empresas públicas que están en el punto de mira de todos los empleados públicos de la Administración General de la Junta de Andalucía. Y su discurso -sinceramente- me ha parecido razonable y sensato. Al mismo le voy a dedicar algunas lineas.
Decía este trabajador de una empresa pública que ni conocía a nadie ni era ex de nadie, que es algo de lo que estoy convencido porque podría existir algún equívoco en mi entrada anterior, pudiendo dar a entender -involuntariamente- que todos esos 35.000 que se evalúa hay en las empresas públicas son ex o conocen a alguien. En absoluto es así. Con la entrada anterior denunciaba a los que estaban ocupando plazas ilegalmente y sí son ex o conocen a alguien del partido en el gobierno, que son los que realmente deben de preocupar por el bien de una función pública legal y honesta y por el bien de una ciudadanía que tiene todo el derecho a contar con empleados públicos que hayan accedido cumpliendo los principios de mérito y capacidad.
Dicho esto hay que decir lo siguiente: la Junta de Andalucía no sólo ha utilizado las empresas públicas para introducir a mucha de su gente sino que también lo ha hecho para contratar sin control. Y, lógicamente, a esas personas contratadas -como es el caso de nuestro anónimo comunicante- no se les puede reprochar que no hayan rechazado el trabajo ofrecido: le han ofrecido un contrato y, lógicamente, han accedido porque todo el mundo tiene derecho a trabajar. El problema es otro, que entronca con lo que comenta este trabajador en cuanto a que no realiza funciones públicas. Lógicamente, no puede realizar funciones públicas porque no posee el carácter ni la potestad administrativa necesaria que sólo ofrece el sistema legal al funcionario público de carrera -ni siquiera al personal laboral fijo-.
Por tanto, en su situación y en la de tantos cientos de trabajadores emerge la irresponsabilidad de la Junta de Andalucía que debe cumplir la legalidad y no la cumple. Resumidamente dicho: la Junta de Andalucía debe de abstenerse de contratar como si fuera una empresa privada y, por el contrario, debe de ofertar las plazas que necesite por medio de la herramienta jurídica correcta: la oferta de empleo público, que es lo que no está haciendo o lo está haciendo con cuenta gotas.
Seguramente que este trabajador que nos envía un comentario preferiría, sin lugar a dudas, poseer una plaza de funcionario que no pertenecer a un colectivo -que como él mismo comenta- podría tener los días contados porque es probable que a trabajadores como a él la Junta no le ofrezca estabilidad aunque sí se la proporcionará a todos sus afines.
Y es que, tal y como titulo esta entrada, la Junta de Andalucía se ha especializado en confundir a todo el mundo con un único y exclusivo fin: dejar asentados a sus afines. Esa es su única intención. Por tanto, trabajadores como nuestro amigo informático también podría ser en poco tiempo una víctima propiciatoria.

martes, 9 de noviembre de 2010

EL NEPOTISMO IMPARABLE O CÓMO ASALTAR LA FUNCIÓN PÚBLICA

Sería interesante hacer un estudio de cómo esta gente de la Junta de Andalucía se ha ido adueñando del sistema profesional de acceso a la función pública. Se trata, sin duda, de un trabajo continuado que copiaron de sus mayores en el gobierno del Estado, que desde su llegada al poder en 1982 -más en concreto, desde que aprobaron la Ley de Medidas Urgentes para la Reforma de la Función Pública de 1984- no han hecho otra cosa que introducir a los suyos en las distintas Administraciones Públicas por la vía de los hechos consumados y utilizando todo tipo de tácticas: desde la designación política de Directores Generales hasta la contratación de personal eventual y, posteriormente, la torticera e interesada utilización de la libre designación, que para colmo es un sistema de provisión de puestos de trabajo. En este último caso, al menos, se exige ser funcionario de carrera, y no dudo de que en algunos supuestos la libre designación haya sido acertada, pero en otros muchos casos ha servido para hacer plazas a la medida del funcionario o funcionaria propuesto. También fueron los iniciadores de las empresas públicas y fundaciones.
No obstante, en la Junta de Andalucía han rizado el rizo de manera bestial, inicialmente, con medidas puntuales que posibilitaron que muchos interinos -los pata negra les llamaban. Muchos de ellos acólitos suyos- pudieran acceder con el paso de los años a la función pública tras sumarles méritos múltiples. Hubo casos en los que el interino llegaba a jubilarse y aún no había sacado su plaza. Plazas que eran interinas, pero jamás cubiertas por personal funcionario que iba accediendo a través de una oposición legal. Lógicamente las opciones para gente de la calle eran menores al tiempo que si incumplía lo que las leyes de función pública establecían para el interino: ocupar la plaza mientras no hubiera titular. En todo caso una solución muy puntual.
Además, en la Junta de Andalucía han utilizado múltiples procesos para ofrecerles trabajo a sus acólitos. Uno de los más jugosos y mejor pagados ha sido la designación de Delegados Provinciales de las distintas Consejerías. En muchos casos, el Delegado propuesto cuenta con un puesto de trabajo -casi siempre peor pagado- y obtiene con su nombramiento unos privilegios jamás soñados en su puesto anterior: coche y chófer, dietas, viajes, comidas, alta productividad y un excelente sueldo...y claro, el cambio siempre es más favorable. Pero en otros casos -muchos- el Delegado o Delegada no posee trabajo alguno y, de la noche a la mañana, se encuentra con una cuantiosa nómina -incluso la productividad que cobra quintuplica a la del empleado público profesional- y todos los privilegios que antes describía. En estos casos el cambio de situación era totalmente espectacular. Incluso proveyeron mecanismos de acceso para que casi todo acólito pudiera ser Delegado Provincial: tener una licenciatura en cualquier disciplina o bien haber sido concejal de algún lugar, por pequeño fuere. Es decir, se atinaba en la mayoría de los casos. Con esta estrategia, al mismo tiempo que se ofrecía un trabajo bien remunerado sin oposición ni problemas de acceso se controlaba la Delegación en cuestión.
Posteriormente, conocedores de que no había suficientes puestos para todos comenzaron a crear las empresas públicas y fundaciones -que sumultaneaban con la contratación de personal eventual y nombramientos de Delegados Provinciales, Directores Generales, Secretarios Generales y un largo etcétera-. Es probable que al principio -muy al principio- algunas cabezas pensantes dentro del seno del PSOE y de la Administración andaluza, planearan la necesidad de crear empresas públicas para fines más o menos lógicos y honestos (por ejemplo si hay que limpiar el margen de un río es defendible que se cree una empresa pública o bien para atender asuntos como la asistencia sanitaria urgente por la dificultad y rigidez del horario, aunque eso no significa que no sea necesario poner en marchar el sistema legal de acceso a la función pública que sigue siéndola), pero una vez advertidas las múltiples ventajas de crear empresas públicas y el poco control de los órganos fiscalizadores existentes, se fueron creando por cientos y ya no con el fin de desarrollar una labor especializada sino con el único fin de que fuera el nicho de nuevo empleo para afiliados, exalcaldes, exconcejales, exdiputados y muchos ex, hasta exmujeres, exmaridos, excuñados, en fin, todos los ex que se le pueda ocurrir al atento lector entraban en las empresas públicas. Ahora a la mayoría de esa gente la quieren hacer fijar por medio del Decreto-Ley 5/2010. E incluso, muchos de ellos ya son fijos porque les han sacado concursos a su medida y ya son laborales fijos. Algunos de ellos están ahora como Delegados Provinciales, ganado aún más.
Hablamos tan sólo del caso de la Junta de Andalucía, pero en Diputaciones y Ayuntamientos la sangría ha sido bestial. Por ejemplo, un chico de mi pueblo, sin formación ni inquietudes, que desde pequeño pertenece a las Juventudes Socialistas y es contratado para trabajar en la sede del PSOE, acaba de empleado público en Diputación como personal laboral. Ahora es asesor de su grupo provincial, además de concejal. Sigue sin haber pisado la universidad pero le han asegurado un puesto de por vida.
Mientras tanto, miles de chicos y chicas andaluces se rompen la crisma a diario para estudiar, agotan los recursos económicos de sus padres haciendo másteres inútiles y, como mucho, acabarán poniendo copas en un bar o archivando legajos en un sucio y oscuro sótano cobrando al mes no más de 600 €, luego ¿no estamos, entonces, ante una dictadura y un nepotismo bestial?
Jóvenes y suficientemente enchufados como es el caso de un conocido político granadino que sin oficio llegó a las más altas cúspides de las instituciones y, finalmente, le buscaron un retiro genialmente retribuido. Ahora es su hijo el que comienza a ocupar cargos.
No sé si hay jóvenes que lean este blog -seguro que sí- pero si lo hacen o lo hacen sus padres les doy un consejo: que estudien inglés, que cojan las maletas y se vayan de esta región enferma. Para no volver o, en todo caso, volver como los turrones, sólo en Navidad. Os aconsejo.

domingo, 7 de noviembre de 2010

SOBRE RITMOS Y CARRERAS


Excelente la audiencia - y el contador de visitas - en relación a la denuncia que sistemáticamente llevo a cabo contra el vergonzoso nepotismo de la Junta de Andalucía. En pocos días habrá otra entrada sobre este mismo asunto, abundando más a medida de que dispongamos de más datos.
Sólo decir que el rechazo de los empleados públicos profesionales de la Junta de Andalucía cada día va a más y muchos medios ya están comenzando a comentar los problemas políticos del gobierno andaluz.
Advierto que seré muy contundente en la próxima entrada porque hay que desenmascarar ya a esta gente.

Pero mientras tanto, apetece hablar de correr, que es algo a lo que nos dedicamos con mucha frecuencia.
Por primera vez, he tenido la suficiente sangre fría al decidir no correr una prueba señera para todos los granadinos como es la Media Maratón de Granada, celebrada en la mañana del domingo, 7 de noviembre.
Los motivos, en esta ocasión, no ha sido la baja forma ya que estoy en un buen momento actualmente y en un peso idóneo para mi estatura. Tampoco ha sido decisivo el problema físico, a pesar de que existe alguna contractura leve en el gemelo izquierdo. Por tanto, la decisión de no correr ha sido más por motivos estratégicos. Una decisión que ya tenía tomada desde hace tiempo.
Quise correr tres de las siguientes cuatro medias maratones últimas: Guadix, Motril, Jaén y Granada. Finalmente no pude correr tres porque días antes de que se celebrara la de Motril sentí molestias en gemelo izquierdo y decidí que me tratara el fisio. Pero sí corrí posteriormente Jaén, en cuya segunda vuelta de esta dura prueba comprobé que estaba en un momento de forma muy adecuado, algo que he vuelto a corroborar esta misma mañana. A la misma hora que se celebraba la prueba granadina hacía 10,5 kms., por la Vega de Pinos Puente, pisando caminos alfombrados de hojas otoñales, y comprobaba que "andaba" muy bien, a ritmo suelto y rápido y sin apenas esfuerzo. Han sido sólo diez kilómetros pero a estas alturas uno sabe cuando está perfectamente y cuando no.
Juguetear espontáneamente con ritmos de 4'15'' en bastantes tramos del entrenamiento ha sido una tarea muy fácil y las sensaciones han estado a flor de piel, incluso en esos ritmos.
Pero estoy muy satisfecho de no haber corrido esta Media porque la mejor lesión es la que no se provoca y hubiera habido muchas posibilidades de haber pinchado porque es una prueba -la prueba de tu ciudad- en la que corres y vas a tope.
Precisamente cuando escribo esta entrada me entra un SMS en el móvil en el que Mario me informa de su tiempo espléndido, cerquísima de los noventa minutos. Una noticia espléndida, que demuestra la facilidad de Mario para mantener los tiempos -e incluso mejorarlos- con el paso de los años. Seguramente que en el futuro será un veterano G que estará siempre en el podio.

jueves, 4 de noviembre de 2010

MÁS SOBRE EL NEPOTISMO DE LA JUNTA DE ANDALUCIA

En la Junta de Andalucía, seguimos con la lucha y la indignación va creciendo cada día en proporción a las nuevas noticias que nos están llegando acerca de los motivos que sospechamos esgrime el gobierno andaluz para blanquear esa administración pirata de 35.000 personas que ha ido construyendo día a día, en la sombra.
La última noticia ha sido el abandono que han sufrido los empleados públicos por parte de los sindicatos más representativos a nivel estatal y andaluz: UGT y CC.OO.
Estos sindicatos, efectivamente, son los más representativos a nivel nacional y a nivel andaluz, de acuerdo con la Ley Orgánica de Libertad Sindical, porque poseen más del 10%, del total de delegados de personal, de los miembros de los comité de empresa o de los correspondientes órganos de las Administraciones Públicas a nivel estatal y también porque poseen más del 15% de esa misma representación a nivel andaluz. Pero no lo son en el ámbito sectorial de la Junta de Andalucía, organismo en el que ocupan el cuarto y quinto lugar en cuanto a fidelidad de voto. Es decir, que la audiencia que la Ley Orgánica de Libertad Sindical le reconoce en la suma de todos los sectores, no la tienen en el sector de la Junta de Andalucía, que es en el que se va a producir -si los funcionarios con sus movilizaciones o el Tribunal Constitucional no lo remedian- la mayor sangría e injusticia en la historia de función pública, en la historia de nuestra democracia. Ni la derecha más rancia se atrevería a llevar a cabo una reforma así. Aunque yo particularmente dudo que no estemos ante la derecha más rancia expresada en la definición de "nuevos ricos" que se lanzan sin mesura ni control hacia todo lo que sea dinero público sin el más mínimo sentido de la ética ni de la razón.
Porque de lo que se trata con este Decreto-Ley no es otra cosa que estabilizar por la cara a miles de personas contratadas con total impunidad y sorteando todos los filtros legales de acceso a la función pública.
Para recordar datos, hay que decir que lo que pretende hacer la Junta de Andalucía es reordenar a su antojo el sector público por medio de Decreto-Ley, (una norma jurídica que aprueba el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía y posteriormente convalida en el Parlamento ya que gozan de mayoría absoluta -el PP e IU votaron en contra-) que es un instrumento normativo pensado para abordar asuntos legales sobre aspectos que requieran extraordinaria y urgente necesidad. Y resulta que esa extraordinaria y urgente necesidad no se ha explicado ni motivado en absoluto, a no ser que sean otras que la de acelerar el proceso para dejar bien atado a todo su personal afín, ahora que se ve muy cercano el declive electoral, tal y como hoy me comentaba hoy un amigo que -atención- fue alcalde socialista en un pueblo.
Y lo más grave es que lo harán, usando sin mesura y control el dinero público y perjudicando de manera irreversible al empleado público profesional andaluz, al que le usurparán todo su futuro y carrera administrativa y usurpándole las posibilidades de entrar en la función pública a todo ciudadano que se lo merezca y demuestra mérito y capacidad.
La barrabasada es de proporciones tan gigantescas que es difícil añadirle un adjetivo clarificador de lo que está pasando.
Pero seguimos en la lucha y vamos a seguir así hasta que se sepa en todos los foros. De hecho, cada vez más medios -incluso nacionales- ya se están haciendo eco de esta cacicada.
El andaluz tiene que saber que están jugando con sus impuestos, con su derecho a unos servicios públicos. Tiene derecho a saber que en este cortijo sociata nada crece a no ser que se trate de algo en lo que ellos tengan intereses. Es el país de los chaves, las aidos, las pajines y toda una panda de personas que sin mérito alguno -tan sólo estar en política y medrar- están construyendo su futuro y destrozando el de los demás. Algo muy similar a una dictadura. Palabra.

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...