viernes, 9 de marzo de 2018

SERIE: EXPEDIENTE X -USA- (1993-2001 Y 2016- )

Resultado de imagen de expediente x


      Cuando la serie Expediente X comenzó allá por 1993, yo fui uno de sus seguidores más acérrimos. No tuve que esperar muchos episodios para entrar en conexión con esa pareja de lunáticos, Fox Mulder y Dan Scully (interpretados por los actores David Duchovny y Gillian Anderson). Para un servidor, cada capítulo era un acontecimiento. No sabría decir qué fue, en realidad, lo que me atrapo de esta serie. Porque no se trataba tan solo de la temática, casi toda fantástica e improbable, sino más bien el ambiente dado a la misma y el particular trabajo de los dos raros y extraños agentes del FBI. 
      No obstante, he de matizar lo de lunáticos, raros y extraños. En puridad esos adjetivos, que cuentan con cierto aire peyorativo, podrían ser atribuibles al agente Mulder, ese extraño y brillante agente del FBI que pudiendo haber tenido una carrera meritoria dentro del máximo de investigación criminal de Estados Unidos, decide tirarlo todo por la borda y dedicarse a algo que provoca hilaridad en el resto de sus respetables y respetados compañeros. Tan es así que se le asigna como pareja una mente científica para que contraste y, de camino, vigile sus extravagantes pasos por la senda del misterio. Es ahí cuando aparece la agente Scully. Pero ocurre que Mulder tiene un pasado extraño. Por lo pronto, un padre que también pertenecía al gremio investigador y una hermana que, al parecer, fue abducida por una raza alienígena con supuestos contactos con el gobierno de Estados Unidos o, al menos, con sus militares y eso lo marcó sobremanera, hasta el punto que su vinculación con estos temas era de carácter doméstico. Y, claro, metidos en harina, la sucesión de casos, de carácter extraterrestre o terrestre inexplicables, acaban por hacer dudar a esa mente científica de Scully que observa que todo lo que deriva de la imaginación de su atractivo compañero puede ser algo más que real. Hasta ahí el esqueleto de la trama. 
Chris Carter (July 2008).jpg
     Lo portentoso, lo realmente grande, deriva de la imaginación de un genio como es Chris Carter, el creador de la serie. Todo un torrente de imaginación perfectamente captado por todos los actores que van apareciendo por la serie. Ésta llegó a la novena temporada de forma ininterrumpida, con unas cifras de audiencia que pocas series han logrado captar ni aquí ni en Estados Unidos, el país de origen. De por medio hubo algunas películas que siguieron el mismo esquema. Se podría decir que eran como episodios alargados de la serie. También contó con episodios independientes. Así que cuando acabó todo, algunos nos sentimos un poco huérfanos. 
     Estos actores no han proliferado demasiado en el cine con posterioridad y si lo han hecho ha sido interpretando papeles muy diferentes. A Gillian Anderson no la he visto demasiado, pero sí a David Duchovny, el cual se atrevió a producir e interpretar una de las series más fascinantes que he visto en los últimos años y que llegó a contar con siete temporadas (ignoro si habrá más en el futuro): Californication. En ella, con su mismo humor y espíritu raro y polémico, interpretó a un autor de culto que llegó lejos con su primer libro, pero que luego no supo que más escribir y se dedicaba a follar con la primera mujer que caía rendida en sus brazos musculosos y varoniles, creando a su alrededor todo un mundo caótico en el que cae todo el que se acerca o está en su círculo: su pareja, su hija, su representante y la mujer de ésta. Un mosaico de personajes dislocados en la dislocada sociedad rica y libertina de la costa de Los Ángeles, en la que confluyen escritores, artistas, productores de cine, directores, actores y bandas de rock, y  toda una pléyade de desquiciados personajes, todos ellos con un factor común: un enorme problema mental y muchos medios económicos y materiales para dar rienda suelta a sus manías, fobias y obsesiones. 

      Así que cuando en 2016 se reanudó la mítica serie de los agentes del FBI que perseguían cosas extrañas, yo dije: hay dios. Por tanto, ni tan siquiera tengo que explicar que estoy enganchado con la temporada 10, en la que se sigue con la misma mecánica y ambiente (y eso es complicado conseguirlo después de un parón de quince años) a lo que hay que sumar un ejercicio de cínica autocrítica sana y humorística acerca del trabajo de ambos agentes en el pasado, introduciéndose, eso, mucho humor y algo de drama consistente en la desaparición (de nuevo el problema extraterrestre) de ese hijo común que tuvieron ambos agentes. Por ejemplo, el capítulo sexto de esta décima temporada nos obsequia con unas escenas para guardar en las que Mulder, alterado por la influencia de hongos sicotrópicos penetra en un estado de tal vitalidad que le hace sumergirse por los ambientes más juergistas y nocturnos de la también dislocada ciudad de Texas, sin que se pueda evitar ver en estas escenas un claro homenaje a Resacón en las Vegas, una de las películas de esta saga tan apreciadas por éste que escribe. La imagen del bueno de Fox Mulder deslumbrando con un bien coordinado baile de Country es de premio. Y a pesar de ese humor y sana autocrítica la serie sigue descubriendo enigmas sin perder un ápice de interés, como el capítulo dedicado a la tecnología utilizada por el complejo militar norteamericano de origen extraterreste, con una clara referencia al suceso de Roswell. 
      Todo un disfrute que no esperaba tener tras quince años de espera.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LA VIDA BOHEMIA (Finlandia, 1992)

Si hablamos de cine finlandés, es probable que muchos no tengamos nada qué decir, pero distinto es hablar del cine finlandés de Kaurismäki...