miércoles, 16 de mayo de 2012

UNA RUTA CON VENTAJAS ADICIONALES


Ésta ruta que vemos en la imagen es una ruta urbana -y por tanto no está entre mis predilectas- pero es muy aconsejable ya que tiene ventajas adicionales. La primera es que se convierte básicamente  en extraurbana, gracias, principalmente a que las aún no utilizadas vías del metropolitano -va para largo- ofrecen al corredor unas magníficas condiciones para correr sin obstáculos de personas, coches, cosas o animales. Además, se da la circunstancia que gran parte del trayecto se hace sobre césped artificial lo que conlleva un mimo extra para los miembros inferiores. Se pisa muy poca acera y muy poco asfalto. Por tanto, ni que decir tiene, se ha convertido en una improvisada pista de atletismo para decenas de corredores de Granada, Maracena, Albolote y urbanizaciones cercanas, ya que la ruta transcurre entre la zona de expansión noroeste de Granada, atravesando Maracena y llegando a Albolote, para volver a Granada. Las posibilidades de alterar y alargar esa ruta -si se conoce bien la zona- son diversas. Con cierta ambición, también sería posible llegar hasta el Pantano del Cubillas o subir al Torreón, pero esas distancias ya son casi para entrenamiento maratoniano. Todo se andará.
La presencia de muchos corredores en esta ruta, básicamente, se debe a que tanto Maracena como Albolote son dos municipios que cuentan con mucha tradición atlética representada en sus diversos clubes y, como sabemos, en el segundo se celebra cada año la segunda prueba del Circuito de Diputación.
Quien esto suscribe, dado a coger el coche y perderme por esos caminos de Dios, ha encontrado en esta ruta una posibilidad muy "economicista", en términos de tiempo ya que puedo salir desde casa y volver en menos de una hora. La ruta cuenta con 10 kilómetros aproximados y tiene la posibilidad de poder hacerla en la tarde noche ya que existe suficiente luz artificial, evitando así las calores de estos días. Por tanto, una bicoca para correr entre semana.
En otro orden de cosas, las próximas dos pruebas del calendario son en cuesta: Órgiva y Dos Colinas. Exigentes, además. Por tanto, hay que ir introduciendo entrenamiento en este terreno y abandonar por ahora el terreno llano. Los próximos entrenamientos de fin de semana serán una subida al Torreón de Albolote -al que temo y amo a partes más o menos iguales, como ocurre con los amores imposibles- y una subida a Tiena, y si es posible a Moclín, pero eso son ya palabras mayores, si bien todo tendrá su momento que es un buen momento de la temporada para hacer planes para el resto del año.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...