jueves, 26 de enero de 2012

CINE: PAUL (USA, 2011)

Una de las películas que mejor sabor de boca me ha dejado en los últimos meses es Paul, la película de Greg Mottola que es todo un homenaje a todo friki que cuando ve que algo se ilumina en el cielo inmediatamente piensa que es un OVNI; un homenaje a todos aquellos -entre los que me cuento- que cuando emitían un capítulo de Expediente X desconectaban hasta el teléfono para no ser interrumpidos. 
Nos aseguramos en esta película con la genial interpretación de Simon Pegg -que ya demostró su vena histriónica en Corredor de Fondo -2007- y Nick Frost -que junto a Simon Pegg protagonizaron la, quizá, película zombi más desternillante de la historia del cine: Zombi party (una noche...de muerte), cuyo increíble final aún lo retengo en mi mente porque es inolvidable -UK, 2004-. Para mí se trata de una película de culto. Curiosamente estos dos actores británicos son almas gemelas en el cine y, probablemente, en la vida. Existe una interesante química entre ellos que hace que sus interpretaciones sean excelentes como ya demostraron en Zomby party y ahora en Paul.  
Este película que comentamos es un homenaje irónico, inteligente y divertido, sobre todo muy divertido que va camino -a pesar de ser de 2011- de convertirse en película de culto.  
La aventura de dos frikis ingleses que hacen el viaje de su vida visitando el Comic Con de San Diego y dirigiéndose a la mítica Área 51 supone para el espectador dado a este tipo de asuntos un goce sin par, que no dejará de sorprenderse por la serie de personajes que van apareciendo en escena y las vicisitudes que sufren estos apasionados por la vida extraterrestre. 
Pero quizá lo más curioso sea contemplar al ser extraterrestre, que podría pasar por ser el más friki de todos. En definitiva, una delicia de película que no hay que dejar de ver bajo ningún concepto por muchos motivos, pero quizá el principal sea por el guión tan peculiar, algo que se agradece. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LA MADUREZ DEL ESCRITOR INDIE

Es común que quienes dedicamos gran parte de nuestro tiempo libre a escribir (porque no somos profesionales y hay que compartirlo con un...