jueves, 28 de mayo de 2009

NUEVA CONSTRUCCIÓN DE EUROPA


El domingo, 7 de junio, estamos convocados de nuevo para -de nuevo- construir Europa. Es un estribillo que ya nos conocemos. Que sonó bien en su momento, que creó esperanza, anhelo, ilusión, sobre todo para quienes creemos en el modo de vida europeo.
Pero la pregunta obligatoria a hacerse es la siguiente: ¿ Se está construyendo Europa adecuadamente? 
Europa, de cara al exterior, es señalada como una gran potencia económica, junto a Estados Unidos y Japón, sin que quede claro en los tiempos que atravesamos si su peso es mayor o menor que las otras dos potencias citadas.
De entrada, existe una nota diferenciadora: Europa -la Unión Europea- cuenta con 27 socios de muy distinta configuración y potencial, mientras que EE.UU y Japón son países con una soberanía individual, si bien el primero es un cúmulo de 51 estados, cada un con un potencial propio. Por su parte Japón, obedece a un mecanismo económico muy distinto, basado en un fuerte dominio en su zona de influencia, gozando de una economía basada en una fuerte industrialización a escala mundial. 
Sin embargo, el 7 de junio, se está dejando muy de lado el ámbito económico, básicamente como respuesta a la fuerte crisis mundial que se atraviesa y en gran parte para no reconocer fehacientemente que el modelo capitalista, tal y como estaba concebido hasta ahora, parece haber hecho aguas. De ahí que se quiera enfocar el futuro europeo, basándose en ámbito social. De hecho, el modelo político parece detenido por el fiasco de la grandilocuente Constitución Europea.  
Pero ¿de qué ámbito social hablamos? ¿ Una Europa para los ciudadanos europeos? ¿O una Europa, como modelo de puertas abiertas a otros ciudadanos no europeos más desfavorecidos?  
A tenor de los mensajes de los grandes partidos, pareciera que esa va a ser la gran cuestión a plantear el próximo 7 de junio. Una gran cuestión que no va a obtener un apoyo importante, dada la desmotivación del electorado hacia la clase política en general. Pero nos jugamos mucho, nos guste o no reconocerlo. 

Opino que en el futuro próximo en la Europa de los 27 habrá un menor interés por la economía -sin que ese menor interés signifique olvido-. Pero ese menor interés lo será por la economía, tal y como ha estado concebida hasta ahora. Lógicamente, se arbitrarán medidas más socializadoras en cuanto a control de la banca y el gran capital por parte de los poderes públicos. Pero el verdadero caballo de batalla será decidir si se renuncia a ese modelo social que han abanderado los países europeos más importantes, o si por el contrario se favorecerá una mayor llegada de inmigración legal como contribución a un mercado de trabajo, que además está ahora en sus horas más bajas. En ese sentido, las políticas menos liberales de Obama tendrán mucho reflejo en la futura Unión Europea.
¿ Qué opináis ?  

6 comentarios:

  1. Pues que defender la Europa Social permite usar una serie de tópicos con los que todos estamos de acuerdo, pero que en realidad no sirven para nada.

    O afrontamos la Unión Política, con todas las consecuencias, o Europa siempre será un proyecto frustrado.

    ResponderEliminar
  2. El problema, Jesús, es que la unión política ha hecho aguas. Lo hizo con 15, donde es más fácil consensuar, mucho más lo será con 27, supungo.

    ResponderEliminar
  3. Difícil, muy difícil volver a una nueva y eficiente construcción de esa anhelada Europa social y política.
    Como tú bien dices, si con 12 ó 15 Estados fue imposible un mínimo acuerdo de bases, con 27 será imposible.

    El inicio fue en los años 50 con aquel "Mercado Común", es decir con el factor económico por encima de todo. Por tanto, han sido las mercancias y -especialmente- los mercaderes quienes más se han privilegiado.
    Los derechos de las personas y la organización social no empezó a tratarse en serio hasta los años 90 (casi 40 años después).

    Creo que desde la entrada en masa de los países del Este, Europa ha sufrido un grave retroceso en todos los sentidos. Incluso, estuvieron a punto de aprobar las 65 horas semanales (algo inédito en Estados como Francia o España, en donde imperan las 35 ó 40 horas).
    Sobre los inmigrantes, más de lo mismo. El aumento habido, ha sido destinado a la mano de obra barata, para beneficio de algunos empresarios sin escrúpulos y para perjuicio de una gran parte de los ciudadanos de cada país.
    Ya se sabe que los inmigrantes trabajan más horas, cobran menos y no protestan.
    Sólo hay que darse una vueltecita por las tardes y en cualquier barrio medio o zona centro de Granada, y observarás la multitud de inmigrantes (casi todos hispanoamericanos) que acompañan a nuestros ancianos en sus paseos vespertinos.

    La unión política no llegará a producirse. Cada uno va a su interés.
    El Parlamento Europeo, actualmente no sirve para nada. Ni sus leyes son vinculantes, ni siquiera eligen al presidente y al Gobierno de la Comisión. Es todo escaparate.

    ¿ En que elecciones europeas hemos votado a un tal Solana o a otro tal Almunia, incluso a un tal Durao Barroso, para que ocupen cargos mucho más importantes que todas las decisiones que se adoptan en el Parlamento Europeo ?

    Saludos republicanos. Toni Sagrel.

    ResponderEliminar
  4. Mario, suscribos tus palabras, jeje.

    Toni, certeros argumentos los tuyos. Una disección real de actual UE la que escribes.
    Y una gran verdad: hay un claro retroceso con los paises del Este. Yo creo que se ha ido demasiado rápido en esa última integración.
    Ahora llaman a las puertas países -con los que comulgo por su modelo social- que antes nada querían saber de Europa. Países que han quebrado económicamente como es el caso de Islandia.
    La UE llegará a reinventarse, al tiempo.
    Saludos Republicanos. Un día menos para el reinado de los borbones.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...