domingo, 14 de diciembre de 2008

SUBIDA AL ALTO DEL CONJURO: UNA PRUEBA QUE HABÍA QUE HACER


Me dije que era necesario hacer esta prueba, subir al Alto del Conjuro. Porque necesitaba demostrarme que estaba vivo en esto del correr. Porque el año ha sido fatídico, malo de solemnidad en líneas generales.
Es una subida dantesca, lo sé; un día frío de invierno, lo sé; un sufrimiento que asoma a flor de piel en esas rampas, todo eso lo sé, pero quienes corremos somos así de inconsecuentes y contamos con ese grado de locura, imprescindible para llevar a cabo este tipo de gestas, a la que no acuden más de 250 corredores, provistos de una piel curtida y un corazón agrandado.
Consideré ilusionante cerrar bien un mal año y no lo dudé. Y a pocas horas tras la finalización de la prueba percibo que ha sido una sabia decisión, honestamente
De nuestro grupo Las Verdes, cinco fuimos los "valientes", pero había uno más en espíritu que hubiera estado atacando esas rectas con el coraje y facilidad que le caracteriza. Se trata de Antonio, que en gran parte fue el que nos arengó a todos a acudir. Su rodilla - que no sus aposentos - se lo han impedido, pero eso será efímero.
Hace unos meses, yo hubiera desistido de hacer esta prueba. Arrastrando casi todo el año, de forma intermitente unos gemelos afectados no era posible comprometerse en nada exigente. Pero por suerte, siguiendo las pautas indicadas de tratamiento, de estiramiento, de medias largas protectoras y de una actitud positiva, todo eso por ahora es historia. De ahí que la prueba de hoy haya puesto el cierre de oro a este "anno horribilis", algo que consideraba incierto.
Ahora, en breve, comenzará 2009 y con él un nuevo año de proyectos deportivos, y dedicado a esto de correr como estoy dedicado, habrá que ir puliendo los aspectos que exigen mayor atención, porque si una afición te arrastra más vale seguir sus criterio.
Finalmente dar la enhorabuena a mis acompañantes del grupo: Javi, Victor, Jesús y Onio, porque, amigos, habéis demostrado que cuando se quiere se puede. Esa es la grandeza del correr, la grandeza del individuo.

13 comentarios:

  1. Desde luego Jose Antonio que es un buen cierre,me alegro que tus sensaciones vuelvan.Animo y a continuar! saludos

    ResponderEliminar
  2. José Antonio, imagino el frío que habéis pasado, a destacar sobre todo la dureza del circuito. No se este año, pero cuando yo corrí la prueba daban chocolate caliente, y se agradece por el frío que hace esperando el autocar.
    Haber si este 2009 vuelven esas buenas sensaciones...saludos

    ResponderEliminar
  3. Paco, muy importante para mí esta carrera, a nivel personal. Podré comer los mantecados con más tranquilidad. Gracias.

    Paco M. un frío enorme, que recordarás seguramente. Ese chocolate tras el agua sentaba bien. Además llegamos muchos con lluvia y la lluvía persistió recogiendo la bolsa. Excelente prueba la del Conjuro, una de las más bonita que he hecho. Saludos y gracias amigo

    ResponderEliminar
  4. Había que correrla, efectivamente. Y nos ha salido bien ¿verdad? Una mañana de lo más grato y agradable, compartiendo buena charla y buena sesión de deporte. Así despedimos el 2008 con buenas sensaciones.

    Ardiendo por leer Las Verdes...

    ResponderEliminar
  5. Había que hacerla, qué duda cabe. Además, nos ha hecho despedir el año atlético con una sonrisa y unas sensaciones inmejorables. Lo mejor que hemos hecho ha sido acudir. Como nos sentimos hoy es la recompensa a nuestro esfuerzo por el madrugón, el frío y todo lo que conlleva ir a las carreras. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  6. José Antonio me alegro mucho de que te haya gustado, te insistí para que la hicieras y disfrutaras lo mismo que yo disfruté cuando la hice.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La subida parece que ha sido la carrera de “su vida”. Esas dudas existenciales de hace unos meses se van disipando y la fortaleza mental colabora con la física para realizar grandes gestas. Me satisface oír de esas ambas recuperaciones.

    ResponderEliminar
  8. Alter, poco prometía la carrera, después de las prisas de última hora con la demora en la entrega de dorsales y la localización del sitio. Al final, todo perfecto. Un gustazo.

    Javi, la foto lo dice todo. Todos contentos y felices. Un colofón sin igual ¿ qué más pedir ?

    Antonio: En gran parte la hice gracias a tí, por eso te lo agradezco enormemente. Pronto estarás dando guerra.

    Gregorio: Eso era lo más importante: volver a creer en las posibilidades. Una buena recuperación. Buen juego de palabras, jeje.

    ResponderEliminar
  9. José Antonio, he leído tu crónica y se te ve bastante emocionado con esta carrera ¡ exhausta carrera !

    Creo que este año no ha sido horrible -como tú dices-. Me parece que fue un año diferente, en donde la reflexión personal se impuso a la complexión e inflexión que implica el correr.
    Has positivado mucho más de lo tú que piensas.

    La grandeza de correr es, saber que puedes seguir o parar, pero nunca desistir o sufragar.

    Salud republicana. Alfa79

    ResponderEliminar
  10. Disculpa amigo.

    Quería decir... "desistir o naufragar".

    ResponderEliminar
  11. Toni, ha sido un año en el que se ha producido una catarsis y mucha reflexión. Finalmente ha llegado esta carrera y me he reencontrado. Eso ha sido estupendo. Muy de acuerdo con tu interpretación de este año raro. Gracias republicanas.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...