domingo, 18 de junio de 2017

CINE: COMANCHERIA (USA, 2016)

Tenía mono de western. Y por ello volvía una y otra vez a El Dorado, a Río Bravo, a Sin Perdón, a Solo ante el peligro...Y apareció Comanchería. Un western actual con todos los ingredientes de los clásicos. No daba crédito a que en plena crisis del género (crisis no porque haya perdido vigor, sino porque se hacen pocos) apareciera esta enorme película dirigida por David Mackenzie, del que había visto tan solo Rock'n Love, película apenas conocida, pero que me fascinó.
Reconozco que acudí a Comanchería atraído por la intervención del gran Jeff Bridges, al que siempre he considerado uno de mis actores fetiche, e impresionado también por la coautoría de la banda sonora a cargo del "gótico" Nick Cave. Curioso, me dije. Aunque fuera tan solo por la aparición y participación de estas dos estrellas merecerá la pena, me dije también. Pero no. No mereció la pena tan solo por Jeff Bridge ni por la música coautora de Nick Cave, nada de eso, mereció la pena por mucho más. Por encontrarme ante una película magnífica, fiel al western clásico, pero transcurriendo en nuestra época contemporánea. Porque el western en sí, ya no es solo un género, es una forma de vivir y de estar que atesoran determinadas zonas de Estados Unidos. Los caballos de antaño son ahora las destartaladas rancheras polvorientas y los indios comanches ahora son policías serios y concienzudos, que mueren también de forma violenta, defendiendo ideales distintos, eso sí. Y también están esos ranchos de antes en los que ya no hay un afanoso granjero holandés trabajando de sol a sol, junto a su familia, sino enormes máquinas extractoras de petróleo trabajando también de sol a sol, sobre todo si están ubicados en Texas. Y existen idénticas pasiones e idénticos posicionamientos ante la vida, ante la ley o ante la lealtad. Y todo ese cóctel propio del western llevado a nuestra actualidad más radiante, bien narrado y dirigido, se convierte en algo delicioso. Es lo que vi el otro día. Y por eso esta película ya me parece un clásico. No exagero.          

2 comentarios:

  1. Estimado amigo. El viernes pasado la vi. Desde que leí tu reseña...quería verla. Fue un doble visionado, no descarto un tercero, etcétera...no hay robos a caballos, ni cantinas...pero si hay autos...casinos...bares de carreteras... la malaleche...y que decirte...aquel final que me ha recordado a Colorado Territoy...un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Amigo Paco, es un western de los que se quedan en la retina. Pocas cosas se hacen ya así..Tiene sabor a clásico. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...