martes, 8 de mayo de 2012

CINE: EL RETRATO DE DORIAN GRAY (UK, 2009)


Si hemos leído la más famosa novela de Oscar Wilde sabremos qué temática aborda esta película que dirige Oliver Parker, que igual dirige una comedia como es el caso  de "Jhonny English returns", ese imposible agente espía del MI7 británico interpretado por Rowan Atkinson (Mr. Bean) como esta versión de la obra del excelente novelista, poeta y dramaturgo. Nada que ver una con  la otra, aparte de que ambas son películas británicas, que es la nacionalidad del director. 
Pero en el Dorian Gray de Parker -ha habido más versiones- se destila una ambiente gótico muy conseguido que hará las delicias de quien gusta de este género. Lástima que no acompañe una excelsa banda sonora del mismo estilo, que hubiera ido de maravilla. 
Por lo demás, nos encontramos -en mi opinión- con una película más que aceptable y con unas interpretaciones sobresalientes como es la llevada a cabo por el cada vez más elevado Collin Firth, que demuestra que no sólo sabe ir detrás de rubias metidas en carnes o hacer de atormentado y homosexual hombre soltero. Sin embargo, un Dorian Gray casi adolescente me hizo desconfiar desde el principio, pero hay que decir que el "narniano" Ben Barnes salva bien la papeleta, aunque no era nada fácil. 
Oscar Wilde era un genio, que al margen de su azarosa vida privada contaba con una capacidad creativa muy adaptada a su propio ego homosexual, pero ese tipo de exhibición artística si no se crea con genialidad podría desembocar en la más triste banalidad. De ahí la importancia de la obra de escritor irlandés del siglo XIX. 
Por otra parte, hay que decir que el londinense Oliver Parker se arriesga con esta versión y consigue con nota establecer un ambiente oscuro muy propio de un Londres victoriano que tanto rédito ha dado a la cinematografía británica. 
No hay más remedio que aconsejar esta película por esos motivos y por muchos otros que se irán desvelando a lo largo de su visionado. Buen cine británico, sin lugar a dudas. 

1 comentario:

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...