miércoles, 14 de marzo de 2012

VUELVO A LOS CAMINOS

Hoy, por fin, acabo las sesiones de rehabilitación de calor y ultrasonidos y los médicos tras ver la ecografía ha afirmado que la zona muscular del gemelo interno se ha recuperado. Está bastante bien, han sido sus palabras. 
Ahora toca -también palabras de los facultativos- reforzar esa zona y estirar porque resulta -ya lo sabía- que tengo un gran volumen muscular en los gemelos -uno es esclavo de su genética y resultado de los deportes anteriormente practicados-, el cual me "ha ido presentando" en la ecografía. 
Y, lógicamente, a más volumen muscular se necesita más reforzamiento de la zona y mucho más estiramiento, que es la asignatura siempre pendiente de la mayoría de los corredores. 
Esto satisfecho, por supuesto. He recuperado la zona, se ha flexibilizado, y hay que intentar no volver a agotar en exceso un grupo muscular que siempre será mi Talón de Aquiles. Por tanto, a partir del jueves habrá sesión de reforzamiento y estiramiento y a partir del fin de semana comenzaré los primeros trotes cortes y por zona blanda.  
El asunto de las lesiones, a pesar de sus complejidades de músculos, tendones, cápsulas, huesos y demás elementos, tiene una base muy sencilla: hay una discordancia entre la resistencia muscular y tendinosa-osea y el volumen de trabajo practicado.
Si nosotros, por ejemplo, pretendemos exponer un motor de una scooter de 125 cc. a un trabajo continuado de 110 km/horas desde Granada a Málaga -por ejemplo-, que son unos 120 kms., sin descanso, lo normal será que el motor se acabé cargando y finalmente averiando, algo que no ocurrirá si el motor es de 250 cc.Y de una manera similar ocurre con nuestros músculos, tendones y huesos. 
No nos damos excesiva cuenta porque no aparece el dolor (este aparece cuando la lesión ya está iniciándose) y nos sentimos bien; hay buenas sensaciones y la resistencia aeróbica es alta, pero no reparamos en el trabajo que hacen los músculos, tendones y huesos, por lo que si no le damos el necesario descanso -una recompensa, como me decía los doctores-, el estrés al que se han sometido acaba pagando factura. 
Por tanto, amigos y amigas corredores, sed muy sensatos y ofrecer descanso a esos elementos del organismo que nos posibilitan disfrutad de nuestro deporte. Darles descanso, masajes, spa...todo eso le irá muy bien. 
Yo a partir de ahora les mimaré mucho más. Hasta casi llegar a ser más un protector que un portador. No olvidemos que ese buen trato será lo que nos posibilite correr hasta una edad tardía.          

5 comentarios:

  1. Precisamente ayer "terminé" mis sesiones con el fisio-masajista, que no es otro que el genio Fonta. Es un GENIO, un maestro en lo suyo de los grandes. He recuperado el cuádriceps, castigado tras el maratón, las molestias en los tendones de la rodilla han desaparecido (parcialmente) y vuelvo a poder correr, que es una alegría mayúscula.
    También me dijo lo mismo, al cuerpo hay que recompensarlo descansando tras un período de alto estrés. Vencer a nuestra cabeza, no obedecer a sus estímulos y ser sensato y descansar. A mí la bicicleta me ha sentado de maravilla y cada vez tengo más claro que uno aprende a conocer su cuerpo con los años.
    Un masaje de descarga cada dos semanas, imprescindible, y si es con el Fonta, mejor.

    A por los caminos

    ResponderEliminar
  2. Javi, precisamente me decía el doctor que me ha tratado -también me ha tratado una doctora- que para descarga tras un periodo de fuerte carga es más aconsejable un masajista que un fisio porque conocer mejor los músculos que hay que descargar. Y volví a acordarme del Fonta, al que tengo muy abandonado y al que he de volver.
    Me temo que su teléfono lo he perdido -a ver si me lo puedes pasar por email-.

    Pues sí, vuelvo a los caminos con calma el sábado por la mañana. Expectante estoy, pero también algo acojonao.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. adelante paisano, justo a tiempo con el clima ya mas benigno

    ResponderEliminar
  4. Mario, de cada lesión se aprende; de ésta también he aprendido. Sí, hoy he pasado calor corriendo.

    ResponderEliminar
  5. Te he enviado un mail, bueno dos, pidiéndote un favorcillo. A ver si me explicas a qué doctor vas.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...