domingo, 4 de marzo de 2012

EN MANOS DE EXPERTOS

Mis sesiones de entrenamiento, por ahora, se reducen a veinte minutos diarios de "microondas" y "ultrasonidos". Se trata de una rotura fibrilar en el gemelo interno que tarda en curar y necesita sus cuidados. Ahí, en esa zona, según me ha dicho la Dra., existe una zona que tiene poca flexibilidad por haber sido zona de antiguas lesiones, y ahora hay que intentar flexibilizar e irradiar de sangre esa parte y eliminar los residuos que se han acumulado como consecuencia de haberse curado bien las lesiones antiguas. Llueve sobre mojado y por eso hay que actuar antes de que sea demasiado tarde, si no lo es ya. Esperemos que no. Ya veremos cuando acabemos las diez sesiones que tengo, inicialmente, programadas.    
Por tanto, no dudé en acudir  a una clínica especializada en medicina deportiva cuando tuve la segunda recaída y ahora soy mucho más prudente porque sé que las lesiones necesitan dos requisitos a cual más importante: atención médica y paciencia. Y esos dos requisitos los estoy llevando a cabo sin desmayo. Es lo que toca. 
Por ahora, me limito a sesiones más o menos suaves de MTB que me ayudan a mantener la forma, a duras penas el peso, y sobre todo me sirven para mantenerme en activo porque si no lo hago me convierto en un ser huraño e irascible, porque una vez te enganchas al deporte, es más, te enganchas al disfrute de la naturaleza, ya no te puedes apear de ese carro. Y, por lo pronto, el pedaleo me mantiene a raya, me ilusiona, motiva y suple.  
Es más, me preocupa muy poco cuando podré dar los primeros pasos, aunque espero que sea para Semana Santa más o menos. Esa será mi penitencia particular.    

2 comentarios:

  1. Es la cara fea de nuestro deporte. Es lo peor, con diferencia. Querer y no poder. Yo me voy cobrando las secuelas de la maratón: tendinitis aquílea, contractura en cuádriceps derecho y consecuentemente, dolor de ligamentos y tendones de la rodilla. Paciencia, mtb y nadar, cosa que no llevo nada bien.

    En fin, es lo que nos gusta, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Javi, y tiene sus secuelas. Es el precio que pagamos.
    Regenera musculos y tendones tras el maratón, que el cuerpo tiene memoria....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...