jueves, 26 de febrero de 2009

RECUPERADO




Han transcurrido unos pocos días desde la maratón sevillana, pero ya me siento prácticamente recuperado. Desaparecieron esta mañana los molestos -aunque no intensos- dolores, sorprendentemente, con mucha más rapidez de la estimada, y he de decir, por tanto, que mi recuperación ha sido inmejorable.
De ahí que me atreva con la siguiente aseveración: no será la última maratón que haga. Sí, reconozco que hubo un momento nada mas acabar la prueba en el que me dije que probablemente no asumiera más entrenamientos intensos ni hiciera más esta prueba, pero al día siguiente comenzaron a aflorar las buenas sensaciones y contemplaba esos entrenamientos con cierta nostalgia. Se olvida el sufrimiento porque la mente es selectiva y perduran esas buenas sensaciones. Es por eso por lo que nos enganchamos a estas proezas atléticas.
Además he decir que creo haber interpretado bien esta distancia.
Cuando corrí mi primer maratón en Madrid, el estado de confusión sobre ritmos, kilómetros u otras cuestiones, era caótico. No pude pensar con claridad ni durante la carrera, ni tras finalizarla; pero ahora sí tengo mucho más claros los conceptos.
Probablemente, no articularé una futura carrera de 42 kilómetros pensando en la marca, pero sí podré mejorar en cuanto a estrategia y diseño de la misma. Es lo más importante que aprendí el domingo en Sevilla.
Por tanto, probablemente le toque el turno a Valencia el año próximo. O, tal vez, a Barcelona.

En otro orden de cosas, he de decir que esta semana no daré un paso y en la misma medida no desdeñaré alimento alguno por muy calorífico que este sea. Sé muy bien que el desgaste físico de un maratón comienza en el momento en el que se cruza la meta. El sistema inmunológico queda tocado y la musculatura extenuada y son aspectos que hay que cuidar sobremanera si no queremos convertirnos en vulnerables.
Ya habrá tiempo de comenzar a trotar la semana próxima cuando el cuerpo y la mente se encuentren en condiciones más favorables.

Como retos próximos tenemos la dura prueba de Loja y la Media Maratón de Málaga. A esta última, con toda probabilidad, llegaré con lo puesto, pero sí me gustaría acudir a Málaga en mejores condiciones.
En estos momentos el fondo físico está en su momento idóneo, por lo que no sería mala idea intentar trabajar la velocidad las semanas previas a la prueba malagueña.

Lo positivo de acabar una dantesca prueba con reservas y conservadurismo es que inmediatamente surgen las buenas sensaciones y se olvida el sufrimiento. En eso no erré y en estos momentos celebro que así fuera.

13 comentarios:

  1. Buena estrategia y buenos resultados. Nos veremos en Málaga, aunque la verdad es que no se en que estado..
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy igual, analizando en qué fallé en la preparación. O mejor dicho, en cómo afrontar la preparación para la próxima ;-)

    Qué volubles somos jajaja

    ResponderEliminar
  3. Pues real: como la vida misma; desde la distancia se te percibe una metamorfosis,(desde noviembre a este tiempo) que pudiera parecer "incredibilis" pera tan efectiva y verdadera.
    Me entusiasma el poder comprobar que feneciese el fantasma de la duda que deambulaba por aquel entonces.
    Jose Antonio has equilibrado de forma majestuosa cuerpo y alma, y estás transmutando el correr por correr en
    correr por placer.

    ResponderEliminar
  4. Sensaciones contradictorias las que se perciben al finalizar un maratón. Lo mejor, además de haber podido cruzar la meta, es saber asimilar lo que se ha hecho y cómo se ha conseguido, recuperarse, descansar, y, si cabe, pensar en próximos objetivos.

    Yo hice mi primer maratón muy bien preparado, pero salí desde el primer kilómetro apurando los tiempos de paso (a 4´30´/km), lo que me llevó a quedarme literalmente seco en el 39. Para el próximo, ya se lo que tengo que hacer, aunque ni siquiera se si podré prepararme en condiciones.

    A ver si os veo en Málaga, pues correr no correré (aunque tal vez 8-10 kms).

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. José Antonio, tus entrenos realizados con mucha cabeza, han dado como resultado, el éxito que has cosechado en Sevilla, a la par que tu organismo haya sido capaz de asimilar ese esfuerzo tan tremendo de una forma razonable.
    ¿Quien iba a decirlo oyéndote y leyéndote hace tan solo unas pocas semanas?
    Enhorabuena de nuevo, y a pensar en el próximo reto de 42 km.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Nos veremos en Málaga Paco. El año pasado no corrí con buenas sensaciones pero me gustó la prueba, así que repetiremos si nada ocurre. Saludos.

    Alter, analizé con frialdad la prueba y llegué a la conclusión que el entrenamiento es clave. Me gusta eso de "afrontar la prepraración de la próxima", jeje.

    Lo has explicado perfectamente Pedro. En aquella fecha vi el final del tunel, hasta el punto de detenerme a falta de tres kilómetros en una prueba de diez cuando corría a 4,15 el mil. Pero creo que eso ya pasó. Ahora disfruto más corriendo. Saludos.

    Franfri, comprendo perfectamente eso de quedarse seco. Me pasó en Madrid e intenté por todos los medios no quedarme seco en Sevilla. El domingo empleé algo más de tiempo del previsto, pero fue una buena estrategia. Espero que nos veamos en Málaga. Saludos.

    Lo que cambia este mundo Abel. Pero, como dices, he sido consecuente y constante en los entrenos y eso ha dado resultado. Esperamos tu pronta incorporación. En Málaga el año pasado te fue de maravilla y no pude seguirte. Por tanto, es el momento de reincorporante.

    ResponderEliminar
  7. ¿Recuperado del todo? Estupendo, pues. Yo ando aún renqueante. Ayer salimos Antonio y yo por la Alhambra, en plan paseíto nocturno, muy placentero. Pero no, muscularmente sigo machacado y ahora me ha resurgido un viejo dolor en la espalda que me ha tenido todo el día literalmente paralizado, en cama y sillón. El cansancio ha llegado a mí con la intención de que no me olvide fácilmente de él (llegó incluso antes de la maratón). Descansa y planifiquemos la media de Málaga, a ver cómo llegamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por tan magnífica recuperación, que seguramente es resultado de una preparación muy concienzuda.

    Cuidado con las cuestas de Loja, muchas suerte para la prueba de Málaga y que sigas disfrutando con cada kilómetro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Celebro que pienses en el próximo maratón, esto es buena señal. Espero verte en la media de mi ciudad, menos mal que el recorrido es el mismo, pues lo habían cambiado a peor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Ya toca correr Javi. Este finde será la primera sesión y poco a poco hay que ir incrementando.

    Vacuit: Las cuestas de Loja son muy duras y casi siempre se nos atragantan. Compruebo que las conoces, si es así nos veremos por allí. Saludos.

    Paco, si es el mismo recorrido del año pasado mucho mejor, a pesar de la cuesta última. Nos veremos allí sin duda.

    ResponderEliminar
  11. tiene usted que recoger un premio...., un pequeño avituallamiento.

    ResponderEliminar
  12. Mil gracias, Mayoyo, lo recogeré con mucho gusto. Y ¡ a por la Tercera, que ya es hora!

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...