miércoles, 5 de noviembre de 2008

OBAMA, CIUDADANO AMERICANO.



Hoy, con motivo de la victoria de Barack Obama, he podido recordar algunas cosas que en los últimos años conocí a través de conversaciones directas con ciudadanos norteamericanos o amigos, familiares y conocidos que han vivido durante algún tiempo en este enorme país.
Por ejemplo, hace unos años, conocí a una pareja norteamericana, naturales de Boston, amigos d
e una vecina de mi anterior residencia. Ellos adoraban Granada y querían casarse en esta ciudad, en un carmen albaicinero. Así que mi vecina me pidió un favor muy especial: "Jose, tú que has sido concejal y tienes alguna experiencia en matrimonios civiles, ¿por qué no casas simbólicamente a mis amigos americanos?" Y yo, que adolezco de muchos defectos, siendo uno de ellos la facilidad de arrojarme a nuevos retos, le dije: "díme el día y la hora". Así que celebramos esa boda "civil" simbólica en el sín igual Carmen "Aben Humeya" del Albaicín, rodeados de muy pocos españoles y bastantes americanos. De manera que esa noche, en la cena, en los postres y en las copas, teniendo por testigo el sin par monumento nazarí, pude hablar con bastantes ciudadanos estadounidenses invitados a aquella boda, muchos de los cuales me parecieron personas excepcionales. Entre ellos había, desde trabajadores hasta profesores universitarios, pasando por policías de Chicago. Personas inteligentes, cálidas, consecuentes y muy volcadas con su patria. Personas que necesitaban trabajar y mucho para poder sobrevivir en un sociedad predadora, impositiva fiscalmente y cara como ella sóla. Y, claro, hablamos de su sociedad, de sus políticos, de su economía, de su hegemonía internacional. Cuando salí de aquel excepcional lugar, ya clareando el día, mientras bajábamos aquellas sinuosas y empinadas cuestas albaicineras pensaba en aquellas conversaciones y llegaba a la conclusión que Estados Unidos no es el país que nos pintan, ni en muchos casos tienen los políticos que merecen.
Al poco tiempo conocí a Antonio, hermano de mi vecina. Antonio llevaba años vivi
endo en Estados Unidos donde impartía clases en una Universidad del Estado de Nueva Orleans. Vivía con su pareja, un varón de aspecto inequívocamente norteamericano, de un metro noventa y ciento treinta kilos de peso, al que siempre sorprendía con una Coca-Cola en la mano y que no hablaba una palabra de español. Formaban una pareja bien avenida pero en su país, en su estado, no podían contraer matrimonio, pero en España pronto sería posible, si bien al no ser uno de ellos español y no tener su residencia en España, tampoco les iba a ser viable. Así que mi vecina volvió a abusar de nuestra amistad y me embarcó en otro "casamiento", muy excepcional en este caso ya que se trataba de una boda entre personas del mismo sexo, a meses de aprobarse en España la ley que permite el matrimonio de personas del mismo sexo, al amparo del Código Civil y el artículo 32 de la Constitución. Obviamente esa boda no tenía carácter legal, tan sólo dotada de simbolismo y valor emocional para los contrayentes y sus respectivas familias. Así que de nuevo fue protagonista el mismo carmen albaicinero y nuevamente nos vimos rodeados de ciudadanos estadounidenses con los que charlamos de manera amplía y distendida bajo la luz de aquella increíble luna de agosto granadino. Y volvimos a conocer detalles muy concretos sobre los valores sociales y políticos de aquellas nobles personas y de los desasistidos que estuvieron por la Administración Bush con motivo de la calamidad provocada por el Katrina, ya que la mayoría residían en Nueva Orleans. Conocí aquel día que el padre del novio americano, un tipo que se había hecho a sí mismo y jamás había salido de su país, abrazó durante todo el acto una sonrisa emocionada al ver cómo su hijo contraía matrimonio simbólico con otro hombre, alejándose de esa imagen retrograda que se nos ofrece sobre la norteamérica profunda, mientras su esposa no dejaba de sonreír y dispararnos fotos con sus máquina Polaroid toda la noche. Y volví a ratificarme en la idea de que los ciudadanos de ese país no son como nos los pintan. O al menos, no todos.



Hoy ha ganado Obama las elecciones a la Presidencia de Estados Unidos. Ha ganado un negro. Un negro de padre negro y madre blanca, la síntesis de la historia estadounidense del último siglo. Un país al que aún le cuesta asimilar otro color que no sea el blanco tendrá un Presidente negro y ese salto histórico se ha debido a que el 52 por ciento de los estadounidenses han depositado en él la confianza, hastiados y diezmados por la ultra liberal e inhumana política llevada a cabo por el aún Presidente electo. Se ha abierto de esa forma una nueva época en el país más importante del mundo y por tanto en todo el planeta.
Así que ha sido preciso que ocurra esto para que yo comprenda plenamente lo que ya barruntaba hace unos años mientras bajaba con Mati y mis vecinos las empinadas calles del Albaicín.

15 comentarios:

  1. Hoy lo que más he oído es "un nuevo mundo es posible", ¿por qué? ¿por qué no es posible un nuevo EEUU y sí un nuevo mundo? ¿hasta cuando va a depender el mundo de ellos unos para bien y otros para mal?

    Al final será todo lo mismo, espero equivocarme.

    Saludos y buen texto.

    ResponderEliminar
  2. Pues sin profundizar demasiado en reformas sociales, económicas ni en relaciones internacionales de USA en años venideros, intuitivamente sí que siento algo positivo. Intuyo que por coherencia y por justicia para los propios Estados Unidos, la elección de este Obama como presidente aporta esperanza, espero que mundial.
    Por supuesto, en una sociedad tan plural y magna como la estadounidense es imposible generalizar. Lo que pasa es que la administración ha hecho mucho daño a la imagen que América ha proyectado al mundo, por sí misma y por las feroces críticas que desde dentro han surgido. Y si no que se lo digan al demagogo de Michael Moore, un auténtico oportunista.

    Saludos (demócratas)

    ResponderEliminar
  3. Obviamente me refiero a la administración de Bush.

    ResponderEliminar
  4. José Antonio, no sé si decirte que "algún día" seas mi casamentero. Seguro que no fallarías, desde luego.

    La verdad es que estas historias reales, vividas y recordadas, nos dan muchas claves sobre lo que somos y lo que nos rodea.
    Estamos siempre arrinconados con esos malévolos yankis y sus prejuicios, pero no sabemos distinguir los ciudadanos de ese enorme país con las personas que lo habitan y sus sentimientos.

    Creo que esas dos bodas en las que participaste en primera persona, fueron la solución a esos fantasmas que nos asolan (a casi todos) respecto a EE.UU.
    Obviamente, el terror (Bush) tiene mucho que decir sobre esos "fantasmas".

    Tu relato es un ejemplo de entendimiento y comprensión. Te felicito por ello. Muy bueno.

    Salud amigo. Alfa79

    ResponderEliminar
  5. Jesús: También he defendido en otras ocasiones que existe vida más allá de EEUU, pero hacen más por la paz mundial y la calidad de vida de los ciudadanos unas buenas relaciones entre países que unas malas. Espero que algo cambie. Saludos y gracias.

    Javí, claro, entendía que te referías a la Administración Bush.
    Está claro que Michael Moore hizo su agosto con el tema Bush, pero hizo algo positivo: mostrar a la gente el patán que tenían como Presidente ¿ no crees ? Pero sí, todos estamos esperanzados. Lo estábamos también con ZP, si bien en muchos aspectos nos ha defraudado. Aunque una cosa quizá esté claro: no se irá a peor que con Bush. Saludos

    Alfa, con el paso del tiempo uno se queda con el parecer de los ciudadanos. Cuando sales a otros países y hablas con la gente llegas a la conclusión que no somos tan distintos, y que es probable que tengamos los dirigentes que nos merecemos, hasta que decimos ¡basta!, que es lo que ha dicho el pueblo americano. Nos muestran una USA color de rosa, pero cuando hablas con la gente de allí comprendes que su vida no es fácil y despotrican de sus políticos. Como aquí. Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  6. No creo que el mundo deba bailar al son de la música que toque Estados Unidos pero está claro que al ser el pais mas poderoso del mundo sus políticas pueden hacernos la vida mas o menos difícil al resto, como prueba estos últimos ocho años.
    Por otro lado pienso que la sociedad norteamericana no es tal como nos la pintan, es mas creo que algo si tenemos que aprender ellos. En primer lugar su sistema de elección democrático esta a años luz de la "dedocracia" que domina a nuestros partidos políticos. En segundo lugar, en algo mas de 50 años han pasado de discriminar totalmente a la gente de color a elegir a un negro como presidente. Y por último allí la gente está orgullosa de su pais y espresarlo sin miedo a que por ello a uno lo miren mal.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado esas dos historias que nos has contado.
    Con el gran avance que tiene la sociedad, no debería de sorprendernos que un negro esté en la casa blanca. Pero bueno con algo se empieza, y una vez mas el pueblo americano nos ha dado una magistral lección. Su democracia es fuerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. USa es un país rico, en todos los sentidos. Contradictorio, claro. Pero no podemos movernos solo en base a tópicos viscerales. Su condena: tipos como Bush

    ResponderEliminar
  9. Onio, precisamente yo valoro mucho de los amigos yankis su mejor entendimiento de la política. En España hastía comprobar a cada instante que prima el amiguismo y como bien dices la dedocracia. Lógicamente en Estados Unidos eso es más admirable, son como más transpartentes.

    Gracias amigo Paco, parecen nos historias noveladas, pero reales como la vida misma. Como bien dices, que un negro ocupe la Casa Blanca -vaya contradicción-, es un paso hacia la esperanza.

    UN pais de luces y sombras Alter, pero coíncido contigo; inmensamente rico y versátil. Hay que eliminar tópicos, desde luego.

    ResponderEliminar
  10. Estados Unidos es capaz de lo mejor y de lo peor, lo que está claro es que de fronteras para adentro, nadie puede darles lecciones de democracia. Es, con difrencia, la sociedad más dinámica de la tierra, lo ha sido desde el momemto mismo de su fundación. De hecho las mejores ideas de la humanidad encontraron allí el eden donde florecer.

    Ahora bien, Obama no es Bakunin. Hace tiempo leí que en Estados unido sólo hay derecha y extrema derecha, eso creo que cambiará poco, y, por otro lado, habeis pensado, que a pesar de las mentiras, de Irak, de la crisis, de la estupidez de Bush y todo lo que querais, los republicanos han obtenido el 48% de los votos, cuesta creerlo.

    Desde luego Obama, puede suponer una forma diferente de hacer las cosas, pero, especialmente en Política Exterior, el objetivo es mantener a EEUU como hegemon mundial, aunque para lograrlo se apoye en un multilateralismo comedido y en el, menos descarnado, soft power. No olvidemos que una de sus referencias en politica exterior es Ronald Reagan, cosa que ma satisface enomemente.
    La hegemonía estadounidense ha sido el objetivo fundamental de todos los presidentes, desde Roosevelt, y, ahora, andan envueltos en el proyecto Para el Nuevo Siglo estadounidense, que no creo sea abandonado por Obama, aunque si reinterpretado.
    En cambio, en política interna si veremos actuaciones diferentes que tiendan a limar las diferendias que exiten en su sociedad. Pero nuevamente el sueño americano, de él que quiere puede, y que él encarna a la perfección, no va a dejar su sitio a un estado social.

    ResponderEliminar
  11. Antono, me ha gustado tu comentario que ya conocía habías hecho. Hay sensatez en lo que dices. Y de todo, en lo que estoy más de acuerdo es que jamás será un estado social, de hecho este tipo de estado desaparecerá incluso en Europa. Ahora bien, dicho esto, en mi opinión, EEUU jamás volverá a la órbata neocon de los años Bush. Existirá, como dices, algo de mejoras internas, y en el ámbito internacional, no me gustó mucho Reegan -en realidad su politica exterior fue una obsesión con los cártel de Colombia, más que otra cosa-, así que prefiero la politica Clinton, que creo será la brújula que seguirá Obama. Pero igual nos equivocamos, ya que EEUU, no depende tanto del Presidente como se piensa, hay muchos más factores, sin duda. Además el republicanismo sigue estando muy vivo, como bien comentas. Saludos y a agotar esos últimos kilómetros en los próximos dos meses.

    ResponderEliminar
  12. Ya sabíamos que después del 4-N vendrían los agoreros de siempre a contarnos las penurias y el "obamismo". Vamos, el ¡ todo seguirá igual !

    Sin embargo José Antonio, yo me quedo con que ya hay un cambio, un grandísimo cambio en las mentalidades y en las personas. Y ese ha sido y es el gran triunfo.
    Por otra parte, hay cuestiones que trascenderán y para bien: menos guerra (retirada de Irak), apoyo y firma del protocolo de Kyoto (sólo recordar lo que quiere hacer la Sarah Palin en Alaska con las compañías pretoleras), más unión y coordinación con el resto del mundo. Y yo quiero seguir soñando.

    ¿ Y dónde anda ahora el "tío del bigote" (Ansar) ?
    Ojalá fuese procesado (en unión de Bush y Blair) por tantos crímenes contra la humanidad.
    Más de medio millón de muertos en Irak y a cambio de pasearse dando conferencias por Georgetown.
    Pero ¡ qué asco de mundo !

    Abrazos republicanos. Toni

    ResponderEliminar
  13. José Antonio, me han parecido muy ilustrativas las dos historias que has contado. Estados Unidos es un país enorme donde hay de todo (el Ku Klux Klan y mucha gente con una mentalidad abierta y tolerante como la que has conocido).

    Creo que debemos felicitarnos por el triunfo de Obama por varias razones: la revolución que supone en un país donde sólo hace unas pocas décadas las personas de raza negra apenas tenían derechos, la mejora de la imagen de Estados Unidos a nivel internacional y el desbloqueo de las relaciones bilaterales con España (tras la torpeza de Zapatero al sentarse al paso de la bandera norteamericana).

    Lo que me preocupa son, por muy bien que lleve a cabo su gestión el nuevo inquilino de la Casa Blanca, las expectativas que ha generado. Son de tal magnitud, que es prácticamente imposible que no decepcione.

    En cuanto a McCain, ha sido injusta su identificación con Bush. Pese a pertenecer ambos al Partido Republicano, se trata de un político muy independiente que muy poco tiene que ver con el Presidente saliente. Por cierto, chapó por su discurso una vez conocidos los resultados electorales (eso es saber encajar con elegancia la derrota).
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Toni, yo también creo que se ha producido un cambio histórico. Como dije Obama representa la síntesis de la historia del Siglo XX en EEUU: Pare negro, muy negro y madre blanca, muy blanca. Los países son lo que son ahora pero también lo que han sido. Por eso vaticino a EEUU un cambio en el modelo social, si bien jamás será un Estado social porque estos fenecerán incluso en Europa, al tiempo que intentará preservar su hegemonía, pero más en la linea de Clinton, en mi opinión.
    Y sobre la responsabilidad de Aznar, Bush y Blair, en mi opinión la hay y será la historia la que juzgue a estos personajes y descubra sus razones verdaderas de intentar criminalizar a un mundo en contra de otro. Saludos republicanos siempre.

    Vacuit: Siempre he considerado a EEUU un gran país. Valoro su buen cine, su buena literatura, su buena música, qué sería de la historia reciente sin EEUU! Igual que la historia de la humanidad pasa por Europa la del siglo XX está muy centrada en EEUU, sin duda.
    Creo que Mccain ha errado por incluir a Palin como acompañante . No es el tipo de politica que necesita ahora EEUU y el mundo. Ahora es el momento de los demócratas y los republicanos se han de transformar mucho para que el electorado USa olvide a Bush, a pesar de las grandes franjas de votos que aún posee. Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...