viernes, 17 de octubre de 2008

LA MEMORIA HISTÓRICA



Sospecho que la decisión judicial del juez Garzón no va a ser pacífica. Yo creo que razón jurídica no le falta porque lo ocurrido durante la Guerra Civil y durante los años de franquismo podrían ser considerados delitos de lesa humanidad al existir asesinatos, tortura y exterminio. ¿ Pero seremos capaces en nuestro país de no politizar esta decisión judicial ?
Garzón es un juez controvertido para muchos. Algunos le alaban su valentía jurídica y otros le tachan de "juez estrella". En mi modesta opinión jurídica el Juez Garzón se acoge a la Ley Orgánica del Poder Judical (Ley 6/1985, de 1 de julio), que en su artículo 4 establece lo siguiente:

Igualmente será competente la jurisdicción española para conocer de los hechos cometidos por españoles o extranjeros fuera del territorio nacional susceptibles de tipificarse, según la ley penal española, como alguno de los siguientes delitos:

a. Genocidio.

b. Terrorismo.

c. Piratería y apoderamiento ilícito de aeronaves.

d. Falsificación de moneda extranjera.

e. Los delitos relativos a la prostitución y los de corrupción de menores o incapaces.

f. Tráfico ilegal de drogas psicotrópicas, tóxicas y estupefacientes.

g. Tráfico ilegal o inmigración clandestina de personas, sean o no trabajadores.

h. Los relativos a la mutilación genital femenina, siempre que los responsables se encuentren en España.

i. Y cualquier otro que, según los tratados o convenios internacionales, deba ser perseguido en España.

Es el artículo al que se ha acogido para perseguir los delitos de lesa humanidad perpetrados por el régimen de Pinochet en Chile o por la dictadura militar en Argentina. Además España ratificó el Estatuto de Roma de 17 de julio de 1998 que es constitutivo de la Corte Penal Interncional y tiene ratificada la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por tanto, me parece que el juez Garzón actúa de una forma inapelable y con la independencia jurídica necesaria. Lo que realmente sorprende es que no se haya actuado con anterioridad.
Ahora bien, ese asunto está en la calle y está en la agenda política de los principales partidos españoles y, lógicamente, traerá cola.




Principalmente porque ha irrumpido el asunto mediático de los restos del poeta Garc
ía Lorca, si bien hay que ir más allá de esa dato, que también es importante e icono.
Para muchos, desenterrar el pasado es poco menos que resucitarlo; pero para otros es necesario saldar las heridas que aún no están cerradas.
Durante la Guerra Civil española se cometieron delitos de lesa humanidad en uno y otro bando, pero fue el bando republicano el que puso más muertos sobre la mesa, en opinión de la mayoría de los investigadores. Lógicamente los 40 años de dictadura franquista echaron más tierra si cabe a todos esos enterramientos y la llegada de la democracia fue un ejercicio de responsabilidad de unos y otros y, por tanto, no era posible sacar a flote todo este correoso asunto. Han transcurrido ya casi 30 años desde la aprobación de la Constitución de 1978 y el dictador ya lleva 33 muerto, por tanto, no hay motivo para seguir escondiendo cadáveres en el armario o bajo tierra.
Muchos medios de comunicación han titulado a estas investigaciones judiciales como un proceso al franquismo y, en mi opinión, razón no les falta. De hecho, se intentan buscar cabezas culpables con nombres y apellidos. Algunos de estos actores (no digo imputados) aún viven. Es decir, miembros relevantes del franquismo, como es el caso de Manuel Fraga. Pero no olvidemos que nuestro monarca fue declarado heredero muchos antes que falleciera Franco y, por tanto, era alguien relevante en el franquismo. Hay que considerarlo todo, como diría Guillermo de Baskerville en el Nombre de la Rosa.



En mi opinión, se ha de hacer justicia a la II República, que fue apartada violentamente del poder que adquirió en un momento convulso de nuestra historia política española, por medio de unas elecciones municipales, que además y para colmo, siendo la ultrajada fue la que más muertos puso sobre la mesa.

17 comentarios:

  1. Nadie duda, José Antonio, de que la República puso más muertos sobre la mesa, pero discrepo de que la actuación del juez Garzón sirva para hacerle justicia a ese periodo, sin duda interesante pero también convulso, de la historia de España.

    El asunto de la memoria histórica no me gusta. Confío en que cualquiera que lea esto vaya más allá de un análisis superficial del estilo "vaya, otro que está en contra de la memoria histórica, otro facha, otro franquista, bla,bla,bla" pero estoy con los que piensan que lo que se ha hecho ha sido instrumentalizar el dolor justificado de las familias con muertos sin encontrar para reescribir la historia, la complejísima historia de España llena de matices, mezquindades y contradicciones, en clave de buenos y malos.

    Pienso que la actuación de Garzón en un brindis al sol, una garzonada más de un juez dominado por su incontenible vena mediática. La mera posibilidad de identificar unos cuantos huesos (quizás cientos) y la remota opción de encausar a algunos de sus responsables después de tantos años no justifica el enorme gasto de tiempo y recursos que este proceso cuesta (ya está costando) a la administración de justicia y a otras administraciones implicadas (el mismo Ayuntamiento de Granada ha dedicado a varios funcionarios a confeccionar, durante semanas, listas de desaparecidos). Pero es que no es sólo una cuestión de recursos y resultados prácticos, es que pienso que es inútil reabrir heridas y debates (que se abrirán, por mucho que no queramos, no hay que recordar cómo somos los españoles) teniendo un presente tan arduo por delante lleno de obstáculos y problemas de toda índole.

    La transición, la Constitución, la joven democracia que todavía somos, se ha levantado también sobre pequeñas o grandes transacciones, pactos y renuncias. Ésta es una de ellas, y no es trivial.

    Tú argumentas que precisamente el tiempo transcurrido debería ayudar a que la búsqueda de desaparecidos, depuración de responsabilidades, etc. se hiciese sin mayor revuelo, pero es que eso no es posible. Es absolutamente imposible.

    En fin. Creo que este gobierno nefasto ha gastado su escaso talento en cuestiones de escasa trascendencia (comparada con otras) como ésta y así nos va.

    El dolor de una familia que no sabe qué pasó ni dónde está su bisabuelo fusilado debe ser inmenso, pero si para satisfacer su deseo debemos cumplir aquello de "hágase justicia y húndase el mundo", apaga y vámonos.

    Hala, yo sí que apago y me voy. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, en el blog verde te he formulado una propuesta. A ver qué dices.

    ResponderEliminar
  3. Siento discrepar de una manera tan absoluta con tus planteamientos José Antonio.
    Si quieres un buen resumen para tu entrada, pide que juzquen a Juan Carlos I por haber sido un franquista declarado. Por cierto, creo recordar que Santiago Carrillo sigue vivo, que tambien le abran las fosas que ordenó llenar.
    Más que nunca "cordiales" saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Depende de cómo se afronte el procedimiento. Si vamos a hacer una competición de buenos contra malos, maniquea y simplista, flaco favor le haremos a la memoria histórica. Lo que pasa es que un concepto como ese, tan sonoro, tan bonito... supone hablar de personas con nombres y apellidos, asesinos y asesinados. Y de sus familias.

    Pero eso pasará siempre y, por tanto, nunca sería el momento oportuno.

    Lo realmente perjudicial de este tema es que sea precisamente el Juez Garzón el que lo lleve adelante. ¿Por qué no se pilla otra excedencia... de diez añitos?

    ResponderEliminar
  5. Vaya. Esto va a traer cola. Primero me gustaría recordar que desde los juicios de Nuremberg (y por tanto, con el franquismo en plena ebullición) ya se empezó a hablar de "crímenes contra la humanidad", luego esta historia de Garzón está, cuanto menos, legitimada, como bien aclaras.
    Por otro lado, no creo que debamos basarnos en el número de muertos que uno u otro bando aportaron para sentir que se hace justicia con esta decisión. Creo, como bien decís todos, que habrá responsables de crímenes de todos los colores. Por ello, la memoria histórica no debería verse como un proceso al franquismo, pienso yo, ni como una forma de hacer justicia a la II República.

    Hay dramas, tragedias, restos de familiares perdidos, hay personas, al fin y al cabo. Y sacar esta historia a flote, en este país, causará controversia política ahora y dentro de muchos años.
    Creo firmemente que en este caso, el fin no justifica los medios.

    ResponderEliminar
  6. Creo que ya existe una Ley de Memoria Histórica que otorga a las CCAA la posibilidad de abrir las fosas comúnes cuando lo soliciten las familias de desaparecidos. ¿Para que tanta parafernalia por parte de Garzón. Por cierto la Junta de Andalucia, ya paralizo el trabajo en una fosa en SEvilla, hace poco.
    Lo que está claro, que mis abuelos, más partidarios de Franco, porque les tocó ahí, ayudo a Republicanos a escapar, les dió de comer y cobijo y ellos no tenían tanto odio como lo tienen ahora sus hijos y nietos, justificado o no, que no vivieron esa época. A mis abuelos en el Peñón de La Mata (Cogollos VEga), les dispararon tanto Nacionales y como REpublicanos por ir a rebuscar aceituna y que los Repúblicanos les hacían trabajar para llevarse los viveres a sus trincheras, ¿quién le paga eso a mi abuelo?.. Carrillo. A él siempre le dio igual y decía que algo tenían que comer cuando los soldados, cuando él y su familia estaba esperrilla.
    Creo que existe un revanchismo, mucha mirada hacia atrás para tirarse los muertos a la cara, pero que es un debate interesadamente introducido en la sociedad por el PSOE, para "ganar" ahora la guerra.
    Garzón está muy politizado, ¿porqué desestimo la denuncia contra Carrillo?.
    Desde luego las familias se merecen encontrar y saber donde están los restos de sus familiares, pero que Garzón no utilice esto para tener portadas en los medios de comunicación. ?Porqué no se mete con los millones de asesinados por Stalin?. Además que pague también Carrillo, que encima en Honoris Causa...Por cierto, si hubo más muertos de un lado que de otro... todos tiraron a matar.
    PErdón por estas líneas pero este tema me enciende un poquito. Siempre con respeto.
    Saludos a todos de Aleandro.

    ResponderEliminar
  7. Que investigue también y juzgue y condene a los criminales y asesinatos cometidos por los del bando popular o republicano; que investigue paracuellos y al genocida Carrillo... entonces creeré en su imparcialidad...
    ESTO NO ES MAS QUE UNA CORTINA DE HUMO PARA DISTRAER a LA OPINIÓN publica inculta y aborregada DE LA ENORME CRISIS ECONÓMICA EN LA QUE ESTAMOS Y LO QUE ESTÁ POR LLEGAR Y LOS SOCIATAS SON EXPERTOS EN DESVIAR SU RESPONSABILIDAD CON EL TAN MANIDO TEMA DE LA GUERRA CIVIL FRANCO Y DEMÁS. QUE ESTAMOS EN 2008 COJONES!!!
    LO PUEDO DECIR MÁS CLARO PERO NO MAS ALTO y perdón por las mayúsculas.
    Suerte el domingo en la Media.

    ResponderEliminar
  8. los muertos no son para esconderlos bajo la mesa, pero tampoco para arrojarlos sobre ella. Puede ser que y es que hubiera mas muertos en el bando republicano, pero la maldad no se juzga por al número sino por el hecho, y en eso ambos bandos son perdedores, y puestos a juzgar algun supervieviente de esa maldad ,como apunta Abel Santiago Carrillo, sigue vivo. En fin, que ma gustao eso que alguien se autoproclame habilitado para el caso de juzgar la historia, pensaba que la hsitoria era para conocerla y estudiarla... sera que el paso de 70 años no hace de la guerra civil del 1936 sea historia. Pronto juzgaremos a Rodrigo Díaz de Vivar.

    ResponderEliminar
  9. Desde que escribí la primera palabra sabía que el asunto sería polémico. Pero no porque yo lo escribiera sino porque el asunto es complejo y polémico por sí mismo. Pero lo importante es que todos podamos opinar, porque todo el mundo puede tener una parte de razón -no toda desde luego-. Me aseguré muy mucho de decir al principio de la entrada que se juzgue los crímenes de ambos bandos porque no hay que frivolizar con esto. Pero dejemos a la justicia que actúe evitando que la política no entre en juego. Nosotros podemos opinar como mejor creamos, pero a los jueces hay que dejarlos que hagan su trabajo. Esa es la esencia Estado de Derecho, en el que han de estar equilibrados los tres poderes. Ahora bien, la opinión que tanga cada uno del juez Garzón es muy suya. La mía es que con sus sombras -como todo el mundo-, hace una labor extraordinaria que otros jueces autocomplacientes e inmovilistas deberían seguir. Esa es mi opínión y lógicamente no voy a deiscutirla. Pero respeto otras opiniones, por supuesto.
    Gracias a todos por vuestras sinceras y honestas opiniones, que es de lo que se trataba. Muchas no las comparto en absoluto, pero las respeto. Lo importante es que cada uno opinemos de acuerdo con nuestras creencias. Esa es la verdadera democracia. Si esto hubiera sido así siempre no hubiera habido necesidad de coger las armas.
    Somos la nosequé generación de aquellos que perdieron la vida por sus ideas en aquella fraticida guerra y todos tenemos antepasados que murieron en uno u otro bando. La mayoría de los que murieron no eran culpables, simplemente se dieron las circunstancias casuales de que su pueblo o su ciudad estaba en un lado o en otro. Ahora 70 años después habría que cerrar todas las heridas, pero en mi opinión, cerrarlas bien. Y por supuesto las cosas iran mejor cuando vayan desapareciendo testigos más o menos presenciales de un lado y otro por muy importantes cargos que ahora ocupen. Borrón y cuenta nueva ¿no creéis?

    ResponderEliminar
  10. Mi opinión, cuando la transición ese tema quedó zanjado, no habríamos que echarnos los tiestos en cara, y en este caso los muerto. En toda guerra, ha habido masacres en ambos bandos. Creo que desenterrar muertos republicanos o fascistas de nada nos va a servir, nada mas que para volver otra vez con la maldita guerra civil que tanto daño nos hizo.
    Dejemos a todos los muertos tranquilo y vivamos sin rencores.
    Los nacionales dirán ellos y los republicanos dirán ellos.
    Yo creía que eso era un tema olvidado y otra vez a avivar las llamas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Lo importante es que no se vuelva a repetir Paco, pero ya sabes la frase que afirma que los hechos históricos que se olvidan tienden a repetirse. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Soy apolítico por naturaleza. Eso sí, si alguien comete un delito, sobre todo de alto grado, que lo pague y que no le salga gratis. Sea de las ideas, religión o estatus social que sea.

    ResponderEliminar
  13. Es el mensaje que he intentado transmitir en esta entrada: que actúe la justicia. Saludos y nos vemos el domingo.

    ResponderEliminar
  14. Lamento discrepar contigo sobre este tema. Primero por lo pintoresco de que quien impulsa la causa, segundo por lo surrealista de ésta, y tercero por lo que de tramposo y maniqueo tiene su motivación.

    Garzón, el narcisista juez que investiga los crímenes cometidos durante la guerra civil por una parte de los españoles -los perpetrados por el otro bando carecen de importancia para él- en virtud de la Ley de Memoria Histórica, no es competente, sino que corresponde a los juzgados territoriales.

    Hace ya muchos años que Franco y sus generales fallecieron –esperpéntica la petición de pruebas sobre la muerte del dictador- y juzgar los hechos de los que fueran protagonistas, con rigor y sin sectarismo, corresponde a los historiadores.

    Por último, señalar que en mi opinión el fundamento -la recuperación de la memoria histórica- para iniciar la investigación está inspirado en la obsesión revanchista de un presidente de gobierno, a quien el juez estrella acude a echarle una mano para desviar la atención de los medios y los ciudadanos sobre la crisis económica.

    Resumiendo, esta causa está totalmente politizada desde su origen, no va a tener ningún efecto positivo, y lo único que puede cosechar es reavivar hogueras que parecían felizmente ahogadas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Apreciado Vacuit, no hace falta que diga que discrepamos.
    Sigue creyendo que hay razones jurídicas y no tendría yo tan claro que la competencia no fuera de la Audiencia Nacional, que arroga la competencia en cuanto a crímenes de lesa humanidad -artículo 4 LOPJ- a ese órgano jurisdiccional. Los juzgados unipersonales o colegiados territoriales, lógicamente asumirán la correspondencia que les corresponde y les arroge la LOPJ y la Ley de Demarcación y Planta Judicial, en función de competencias territoriales concretas.
    La relación entre el presidente del gobierno y el Juez Garzón, sinceramente, no la entiendo tal y como la planteas.
    No olvidemos que un juez como Garzón tiene muchos defectos, pero también muchas virtudes. Para muchos, lo importante es dejar que muera lo que aun colea, pero creo que son necesarios jueces como Garzón. Sus resoluciones gustarán más o menos, pero no olvidemos que gracias a él se consiguió procesar a Pinochet e indagar en el asunto de los desaparecidos de la represión militar de Argentina y es el juez que está desmantelando la mafia rusa en España a través de la operación "Troika"; de hecho hoy se está investigando a un políico ruso con mansión en Mallorca, ¿ También es eso populismo ?
    Saludos y gracias por tu aportación

    ResponderEliminar
  16. Lo primero, es que observo como algunos comentaristas se dicen ser "apolíticos", y yo creo que nadie en la vida es apolítico. Se puede ser apartidista, pero en el momento que hablas sobre un tema (cualquiera)y que afecta a la sociedad, pues ya dejas de ser "apolítico".

    Por otra parte, creo que Garzón puede o no llevar razón, pero lo que sí que es razonable es que se haga Justicia contra tantísimos crímenes que se produjeron durante la Guerra Civil y sobre todo con posterioridad, y por el terrorismo franquista.

    La República fue un régimen democrático (a pesar de sus fallos). El golpe terrorista-franquista sólo fue una reacción brutal de los poderes fácticos, para recuperar sus privilegios y ese poder que lo creían como propio e impuesto por designación divina.

    Saludos republicanos. Alfa79

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...