lunes, 19 de marzo de 2012

CINE: THE THING -LA COSA- USA, 2011

El pasado domingo vi The Thing, pensando que era un "remake" de la famosa película de 1982 -de mismo nombre- de John Carpenter hasta que un compañero de trabajo me sacó del error, ya que se trata de un preludio de aquella. 
Ocurre que no recuerdo bien la de John Carpenter -e incluso es posible que no llegara a verla-, pero me dice mi compañero que ésta de 2011 acaba donde comienza la anterior, algo muy curioso en cine, pero no inédito. 
¿Y qué vamos a encontrar en este película? Lógicamente, unos efectos especiales muy avanzados dado que es de 2011 y un ambiente claustrofóbico de la Antártida bien conseguido, ideal para este tipo de encuentros con seres alienigenas que para nada vienen en son de paz ni tienen de lejos nuestro aspecto, al menos inicialmente. 
La película está dirigida por el neófito director holandés Matthijs Van Heijinnge, que en mi opinión dirige un trabajo bastante correcto y serio, apreciándose que su formación cinematográfica no está empapada por Hollywood, que todo lo empapa. Lógicamente, en una película de este tipo no se puede escapar al tremendismo y a escena violentas, pero se pueden hacer bien sin caer en el a veces simplón efectismo americano donde casi todo siempre acaba bien y ganan siempre los buenos, con la excepción de Alliens y poco más. 
Sin lugar a dudas, es una película hecha para amigos de este género, pero que no dejará parpadear a cualquier que se disponga a verla (si es en HC, mucho mejor, ya que posee sonidos explosivos y ciertamente aterradores). 
   

1 comentario:

  1. Al final he visto las dos, la moderna y la antigua. Ambas me han hecho pasar un buen rato de cine y suspense. Magnifico el sónido y los efectos especiales de la mas reciente.
    SaludoSS.

    P.D. gracias Sinde....

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...