miércoles, 19 de enero de 2011

SOMOS PELIGROSOS

Hace un mes (el pasado 17 de diciembre), un grupo de empleados públicos de la Junta de Andalucía –no más de cincuenta- nos dirigimos pacíficamente a Plaza Nueva de Granada, lugar en el que se encuentra la sede gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. La idea no era otra que hacer lo que estamos haciendo en todos los rincones de Andalucía: protestar ante el cargo público de turno –en este caso era el mismo Presidente de la Junta de Andalucía- que acudía para asistir a la toma de posesión del nuevo Presidente del máximo tribunal andaluz.

Durante toda la semana las consignas que nos intercambiamos a través de correo electrónico eran de máximo respeto y educación, lo que conllevaba no crear algarabía con nuestros potentes silbatos ya que allí se encontraban los máximos representantes del Poder Judicial y contra ellos no iban nuestras protestas. Además, circuló la idea de ir con alguna prenda negra para dar más solemnidad al acto de protesta en total convergencia con lo que allí se iba a celebrar.

Seguramente la concentración silenciosa hubiese consistido en algo ejemplar y virtuoso, pero no lo entendió así el Subdelegado del Gobierno de la provincia de Granada que, ajeno a nuestras inquietudes, decidió dar la orden de acordonar la plaza con un bueno número de efectivos policiales que venían con la lección bien aprendida: había que inmovilizar y alejar lo máximo posible a esos insumisos del sistema, a esos apenas cincuenta antisistema que vienen a boicotear el nombramiento del máximo responsable del Poder Judicial en Andalucía, a toda esa gente peligrosa con un largo historial delictivo sobre sus espaldas, se dijeron.

Y, efectivamente, así lo hicieron. Algunos policías estuvieron amenazantes en todo momento creando tensión donde no la había. E incluso pidieron algunos documentos de identidad, asegurando que estábamos infringiendo varios preceptos de la normativa sobre Seguridad Ciudadana e infringiendo el Derecho de Reunión, ya que no se había pedido autorización (¿Autorización para qué? ¿Para estar pacíficamente en silencio en la plaza sin obstaculizar el natural orden de las cosas? ¿Autorización para respirar?. En definitiva, que éramos un serio peligro para el sistema, las instituciones y la convivencia pacífica en general.

El resultado de aquella acción propia de un Estado policial está llegando ahora a los buzones de algunos compañeros y compañeras en forma de infracción administrativa con multa de 301 €. Lean, lean lo que le ha llegado a una compañera a la que pidieron el DNI:

HECHOS DENUNCIADOS: Del informe propuesta emitido por la Brigada Provincial de Información de la Jefatura superior de Policía de Andalucía Oriental en Granada, se desprende que, entre las 11,00 y las 12,00 horas del día 17.12.2010 y con motivo de la toma de posesión del nuevo Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, en Plaza Nueva de esta capital, unas 100 personas (supongo que en esa cifra están incluidos los propios policías, también funcionarios) se concregaron (no es una falta ortográfica, sino que viene así en el escrito) en contra de las medidas en el ámbito de la Función Pública, tanto nacional como regional, concentración que no había sido comunicada previamente a esta Subdelegación del Gobierno, siendo Vd. Una de las organizadoras (es compañera de trabajo y la conozco, y es una persona peligrosa donde las haya, añado yo; de hecho cuando anda por los pasillos de las dependencias todo el mundo busca un lugar en el que esconderse. Una batasuna, vamos. ) de la misma dado que portaba pancarta y se mostraba más activa, incumpliendo con su comportamiento los requisitos establecidos en la Ley de Derecho de Reunión.

Está claro que han perdido el norte y se muestran totalmente nerviosos. De ahí que esté justificado seguir protestando por nuestros derechos, a pesar de que nos consideren antisistema y batasunos.

4 comentarios:

  1. Este es el sistema de bananarismo andaluz: carnet, colocación a dedo y después a favorecer a quien nos dio un puesto de trabajo.
    La pena, es que sólo fueran 50 personas, ¿será que UGT y CCOO ya han tragado y ahora defienden a capa y espada sus subvenciones?.
    En fin, que esto no sale en ningún medio de comunicación, sabiendo que si este enchufismo se diera en Valencia o Madrid, tendríamos noticia hasta en la sopa.
    Triste, muy triste, ya basta de caciquismo socialista.
    Aleandro.

    ResponderEliminar
  2. Así es Aleandro, gente que lleva demasiados años haciendo lo que les da la gana y un buen día se les retira la máscara. Y para colmo el vergonzoso papel de los medios.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. paisano siempre quedara el botellodromo

    ResponderEliminar
  4. Sí, ahí no te pueden multar..¡ Esto es un régimen paisano !

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...