viernes, 24 de diciembre de 2010

MAÑANABUENA

No me he olvidado de la "Mañanabuena", esa tradición antiquísima de correr el día de Nochebuena, como recordarán los más antiguos de este espacio virtual. En realidad, para quienes corremos, es un día más de "trabajo", acumulando kilómetros por esos caminos solitarios y hermosos, pero tiene mucho sentido correr hoy. Porque lo he hecho siempre, sólo o acompañado. Durante muchos años con mi amigo Paco y otros pocos con Paco y muchos amigos de Las Verdes.
Pero esta tarde -comencé a las dos de la tarde- hice la "Mañanabuena" en soledad. En soledad pero acompañado por tanta belleza natural que iba desfilando a ambos lados de la ruta de Caparacena, que ha sido hoy la elegida; en soledad, pero al mismo tiempo ensordecido por esa quietud del paisaje. Sí, sin duda, ha vuelto a ser especial correr este día.
Diez kilómetros tranquilos, sin prisas, sin reloj, sin GPS. Encontrándome con la aldea de Caparacena relajada, como esperando una noche que será, sin duda, mucho más tumultuosa. Las chimeneas escupiendo un ligero humo grisáceo que se perdía sin remedio en un cielo luminoso y claro, totalmente distinto al de los últimos días lluviosos. Y frío. Un frio del Norte que helaba el rostro, pero incapaz de detener el ritmo continuado de unos pies acostumbrados a pisar esa tierra.
No, no he olvidado la "Mañanabuena" porque es esencial seguir recreándola mientras se pueda, convirtiéndola en un día más para correr, pero un día más muy especial.
Amigos-as, que paséis unos días dichosos en estas fechas tan familiares.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado eso de la mañanabuena!!! Yo también la practico! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Isidro. Sí, es una tradición muy arraigada que compruebo tu comprendes muy bien.
    Compartimos el mismo gusto por una película: Top Secret. Gracias por tu visita. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Dilecto amigo, Feliz Navidad.
    Igual que tu no faltas a tu cita en la mañananueva, año tras año me gusta leer esta entrada tuya tan entrañable.
    Yo también tuve mi mañananueva, y hoy día de Navidad, he realizado 25 kms en solitario por los montes en un día frío y gris. Sin ver un alma en el camino, tan solo una piara de javalíes que se me cruzó en el recorrido. El susto fue recíproco, yo era el intruso.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si lo llego a saber, allá que me presento. Aunque no estoy para velocidades, para una charla en plan trote, seguro que sí. Aprovecho ahora que veo al amigo Paco Montoro que si quiere le preparo lo de todos los años por estas fechas. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...