martes, 27 de abril de 2010

UN FISIO DE BOLSILLO




Harto de escuchar excelsas opiniones documentadas sobre este aparato y curioso como soy con todo este tipo de artilugios, me dije que mi latente tendinitis aquilea y mis contracturados gemelos podrían verse beneficiados con este aparato, que es como un fisio de bolsillo.
Un Compex dotado de unas prestaciones exorbitantes con el que nos estamos familiarizando en casa a marchas forzadas.
Correr y estar en las mejores condiciones posibles es algo impagable.


3 comentarios:

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...