miércoles, 17 de febrero de 2010

PEDIR AUSTERIDAD (IDEAL 17/02/2010)


Bajo el título "Pedir austeridad" publico hoy un artículo en Ideal. Pensé en escribir el artículo tras escuchar unas palabras al ministro de Fomento a cuento del mayúsculo cabreo que tenía por lo que cobran los controladores aéreos (¿le indigna en realidad su sueldo o que cobren más que él? Nunca se sabrá). A ver qué os parece.


Pedir austeridad a los españoles. Frase muy utilizada en estas fechas tan alejadas de esos años dorados de constructores y banqueros. Y, curiosamente, al escuchar esa frase interpreto más una orden que una amable petición de nuestros patricios salvapatrias. Y también interpreto, o al menos intuyo, que con esa frase se dirigen a esa masa anónima y amorfa que trabaja y paga impuestos (excluyamos por tanto a toda esa masa amorfa y anónima que ni trabaja ni paga impuestos). Deduzco que tampoco hay que meter en esa infame masa a quienes jamás se les exige nada, a ese colectivo de elegidos y alumbrados, que lejos de exigírseles, al contrario, son ayudados, aupados.

Como lo han sido los banqueros y grandes empresarios justo en el momento que se disponían a dejar su imperio caído a la deriva. A abandonar el barco, a pesar de ser los capitanes.

Porque para pedir austeridad a los españoles no es necesario que ésta sea voluntaria –pocas austeridades lo son- sino inducida, forzada ¿Cómo? Muy fácil: eliminando los cuatrocientos euros de subvención vía IRPF, incrementando los años para acceder a la jubilación, convirtiéndonos en operarios carcamales, por no hablar de los nulos incrementos retributivos o la subida del IVA que nos espera para el mes de julio. Pedimos austeridad a los españoles. Es la frase de moda.

La pronunció el ministro de Fomento a cuento del asunto de los controladores aéreos (no es legítimo que cobren tanto, mientras al resto de los españoles se les exige austeridad, o algo así dijo). De manera que mientras decía aquello yo me imaginaba que el ministro se imaginaba al mismo tiempo una beatífica sonrisa en nuestros rostros humildes y cetrinos.

Pero también lo dice el Presidente del Gobierno en los foros internacionales y en reuniones de oraciones laicas (nueva acuñación lingüística, junto a la de alianza de las civilizaciones), allá donde se le invita. Pero no dice: españoles, ni nos define como: austeros, sino como jornaleros, término que en sí mismo encierra austeridad a borbotones y nos deja indefensos ante al mísero jornal del dueño del cortijo.

Pero puestos a pedir austeridad, también se enganchan a esa moda los enormes empresarios, algo que suena como una especie de petición redundante, casi grosera. Austeridad como argumento para no negociar subidas, para renunciar a mejoras sociales o para no permanecer en la empresa más tiempo que el preciso, que pedido de esa manera pareciera que el insolidario, el derrochador, el manirroto es el trabajador, que al mismo tiempo es el ciudadano incomprensivo y egoísta, que observando cómo su gobierno se va a la deriva precipita aún más la caída y hace amago de negarse a que la enorme mano de ese leviatán ya no entre más en su escuálida saca. Egoístas y malos ciudadanos a todas luces que no están dispuestos a retrasar su jubilación por el bien de la colectividad, que a estas alturas uno ya no sabe qué o quién es. Algo parecido a esa prestación personal que aún está legislada en algunas leyes locales y que puede ser exigida por las autoridades.

Y si el ciudadano de a pie optara por no ser solidario que se atenga a las siguientes consecuencias: más pobreza, más paro, más impuestos, menos jubilación. Es decir, que siempre se llegará a la misma solución en esa inaudita espiral.

Que no se diga que no fuimos advertidos.

6 comentarios:

  1. A todos estos "listos" que hablan de austeridad y de próxima salida de la crisis, me los traía a mi puesto de trabajo a que recogieran los CV de la gente que viene desesperada por encontrar un empleo sin distinción de hombres, mujeres, jóvenes ó mayores, padres ó hijos... Desesperanza, desilusión y mucha rabía es lo que veo. Rabia que aumenta hasta no poder más, cuando escuchamos debates tan vacios y estériles, tan inútiles e ineficaces como los de ayer en el congreso y que no demuestra más que nuestros representantes públicos (empezando por ZP y su ejecutivo, ya que son los que gobiernan) están apoltronados en sus sillones cobrando demasiado dinero por ello.
    A esta repulsiva lacra política, empresarial y sindical, los ponía aquí a recibir esos CV y a que vieran la realidad en las nos tienen hundidos.
    Quién maneja los hilos de este país, empresarios, politicos, sindicatos, bancos, etc.. dan asco, mucho asco y están consiguiendo sembrar una semilla que traeran tormenta. Al tiempo.
    Siento ser pesimista, pero desde mi puesto de trabajo (que espero mantener) y por gente cercana a mi conozco la durísima realidad de multitud de personas que a pesar de ser "tios hechos y derechos" ó "madres luchadoras" lloran delante de gente desconocida ante la impotencia que tienen por no poder de comer a sus hijos. Triste muy triste lo que España esta viviendo gracias a estos grandísimos ..... me callo.
    Saludos de Aleandro.

    ResponderEliminar
  2. Aleandro, no te falta razón en todo lo que expones. La indignación y la desesperación está a flor de piel. Y lo peor es que se está creando un cisma entre el ciudadano y la clase dirigente, que cada vez más favorecen su posición y en ese paquete meto a monarquía y políticos varios.
    Como bien dices, esto puede traer tormenta, en la que nos mojaremos todos irremediablemente.
    Gracias por tu aportación y espero verte corriendo pronto.

    ResponderEliminar
  3. Excepto I.U. todos nos piden austeridad;es curioso, nacionalistas de todo signo, socialistas, conservadores...y se la piden a los que desde hace años soportan contratos precarios, sueldos de 600, 800, 1000 euros; a los que reciben aumentos salariales del 1%, 2%, a los que han tenido que hacer destajos para cobrar buenos jornales, en negro; a los que han tenido que aceptar congelaciones salariales, alos que se vieron obligados a firmar hipotecas infernales a los que se le hizo creer que podían consumir sin fin, alos autónomos que llevan buena parte del peso empresarial sobre sus espaldas.
    No le piden a bancos, a grandes empresarios,a capitalistas austeridad. No les piden que moderen sus beneficios, que aplaquen su codicia y piensen en los demás, en las víctimas de sus crisis; no les piden que contribuyan aportando una parte de sus beneficios para que sus conciudadanos alivien su penuria. Nadie excepto I.U.; no se puede descalificar como demagógicas esas propuestas; demagógico y mentiroso es hacer que se habla para todos y se actúa sólo para unos. El famoso pacto para salir de la crisis debe contemplar esto. En caso contrario no se habla de austeridad, se llama crueldad.

    ResponderEliminar
  4. Sensatas tus palabras Eldecano. Hasta el Rey llamó a los sindicatos, seguramente -porque no ha trascendido- para pedirles que les pidan austeridad a los trabajadores. Curiosamente,no ha llamado ni a bancos ni a empresarios.
    Nuestro país es así.

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes, hoy 24 de febrero la prensa de la comunidad Valenciana informa de la declaración de bienes de nuestro Honorable President Francisco Camps: una cuenta bancaria con 905 euros y un coche comprado hace 15 años. Este individuo está implicado presuntamente en el caso Gurtel, comisiones ilegales, financiación ilegal....
    Pero el hombre ha dicho la verdad. ¿Para qué comprar coche si dispone de coches oficiales? ¿Dónde está el dinero ganado como President? Aaaahhhh.

    Pero gana por mayorías absolutas.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...